Boletin
 
19 de julio de 2011 • Volumen 3 - Edición 8

Opciones

  • Imprimir página
  • Imprimir documento
  • Ver documento
  • Enviar este documento

Estudios científicos respaldan nuevas advertencias gráficas en los cigarrillos

> Artículo en inglés

Dos de las nueve etiquetas gráficas de advertencia para los productos de tabaco Dos de las nueve etiquetas gráficas de advertencia para los productos del tabaco.

Por primera vez en más de un cuarto de siglo, cambiará la apariencia de las cajetillas de cigarrillos que se venden en los Estados Unidos, gracias a nueve etiquetas gráficas con advertencias contra el tabaquismo que fueron divulgadas el 21 de junio por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA). Para el otoño del 2012, se requerirá que las compañías tabacaleras cubran la mitad de la parte del frente y de atrás de las cajetillas y cartones de cigarrillos con las advertencias, las cuales incluirán imágenes de pulmones invadidos de cáncer, dientes podridos y un bebé rodeado de humo secundario de cigarrillo.

Las advertencias también requerirán que se cubra el 20 por ciento de todas las formas de mercadeo de cigarrillos, como los anuncios en revistas y periódicos, folletos, cupones, letreros de ventas al detal y en puntos de venta, al igual que la publicidad por Internet. Se espera fomentar con las nuevas advertencias que los fumadores actuales dejen el hábito y que las personas que no fuman, especialmente los jóvenes, no se fumen ese primer cigarrillo.

"Las nuevas etiquetas gráficas de advertencia constituirán las advertencias de salud más enérgicas y eficaces contra el tabaco en la historia de este país, y además dicen la verdad", dijo la secretaria del Departamento de Salud y Servicios Humanos Kathleen Sebelius en la conferencia de prensa llevada a cabo en la Casa Blanca el 21 de junio. "Con estas advertencias, toda persona que agarre un paquete de cigarrillos sabrá exactamente cuáles son los riesgos que está tomando".

La Ley de Prevención del Tabaquismo y Control del Tabaco, promulgada el 22 de junio del 2009, otorgó autoridad a la FDA para regular los productos tabacaleros y exigir la implementación de las nuevas advertencias gráficas de salud. El pasado noviembre, la FDA presentó 36 imágenes, de entre las cuales se escogieron las nueve imágenes finales.

"Las nueve imágenes finales se seleccionaron con base en varios criterios de importancia", anotó la doctora Margaret Hamburg, directora de la FDA, en la conferencia de prensa realizada en la Casa Blanca. "Tomamos en cuenta comentarios del público obtenidos de aproximadamente 1 700 personas y partes interesadas, entre las que se incluyeron  expertos y representantes de la industria, algunos de los cuales presentaron estudios de investigación", explicó.

La FDA también llevó a cabo un estudio nacional  para medir la reacción de las personas a las advertencias de salud gráficas en las cajetillas de cigarrillos. Este fue el estudio más amplio realizado en la actualidad, en el que participaron 18 000 personas, dijo la doctora Hamburg.

"Analizamos la eficacia de las advertencias propuestas para comunicar los riesgos de salud, así como su capacidad para fomentar la cesación del tabaquismo y si desanimaban a los no fumadores —en especial a los niños— a empezar a fumar" añadió.

Además de las grandes imágenes a color, todas las advertencias incluirán el número de la línea telefónica nacional para dejar de fumar,1-877-448-7848, y frases didácticas, como "los cigarrillos causan cáncer", "los cigarrillos causan adicción" y "el humo del tabaco es perjudicial para los niños".

La evidencia respalda las nuevas advertencias

Más de 30 países y jurisdicciones requieren en la actualidad el uso de advertencias gráficas de salud en las cajetillas de cigarrillos y productos de tabaco. La Subdivisión de Investigaciones para el Control del Tabaco del NCI ha financiado varios proyectos de investigación que estudian el impacto de las advertencias de salud que han sido implementadas en diversos países.

Un mostrador de ventas de cigarrillos antes de que entren en vigencia las nuevas normas Haga clic en esta imagen para ver las nuevas etiquetas de advertencia en los cigarrillos, que aparecerán en las cajetillas e imágenes publicitarias una vez que entren en vigencia las nuevas normas.

"Algo que salió a relucir con claridad en nuestras investigaciones es que mientras más descarnada sea la advertencia, el público la notará más", dijo el doctor K. Michael Cummings del Instituto Oncológico Roswell Park, quien dirigió uno de los proyectos de investigación que recibió apoyo del NCI. "También observamos que las advertencias que son gráficas y reflejan con exactitud el daño causado por los cigarrillos tienden a cambiar las opiniones y creencias sobre el riesgo del tabaquismo", dijo. "Las advertencias gráficas ciertamente hacen un mejor trabajo que lo que hemos notado con las advertencias de texto".

El doctor David Hammond, de la Universidad de Waterloo en Ontario, Canadá, otro investigador que recibió el apoyo del NCI estuvo de acuerdo, y dijo "El uso de imágenes garantiza que las etiquetas de advertencia puedan ser comprendidas por las poblaciones con bajos niveles de alfabetización, incluso por los niños pequeños. Las advertencias incorporan algunas de las prácticas recomendadas por la evidencia científica: tienen un tamaño relativamente grande, aparecerán en la parte frontal y trasera de las cajetillas de cigarrillos y al menos algunas de las advertencias contienen información que tendrá un efecto en el área emocional de las personas".

Ofrecer información sobre cómo dejar de fumar directamente en los empaques de cigarrillos y avisos publicitarios también ha demostrado tener efectos positivos. "Sabemos, por una cantidad de estudios, que incluir información que permita a los fumadores encarar inmediatamente el riesgo para la salud descrito en los mensajes de advertencia, como proporcionar el número telefónico de la línea para dejar de fumar o la dirección del sitio web al cual se pueden dirigir las personas para buscar ayuda, servirá para fomentar los intentos para dejar de fumar y ayudará a esas personas a obtener asistencia basada en datos científicos", dijo el doctor Cummings. (Además de usar el servicio 1-877-448-7848, las personas fumadoras también pueden conseguir ayuda para dejar de fumar en www.cancer.gov/espanol/cancer/tabaco o en www.smokefree.gov, este último sitio solo está disponible en inglés).

El doctor Cummings indicó que se requiere realizar más investigaciones para comprender la frecuencia con que se deben cambiar los mensajes de advertencia y cuáles nuevos temas se deben añadir a las etiquetas, de tal manera que los consumidores permanezcan informados adecuadamente de los riesgos que conllevan los productos del tabaco. Por ejemplo, el hecho de que el consumo de cigarrillos filtrados o con bajo contenido de alquitrán no reduce el riesgo o las razones por las cuales la adicción a la nicotina es tan difícil de vencer, son temas para tener en cuenta en futuras etiquetas de advertencia.

Nunca es tarde para dejar de fumar

La Directora General de Servicios de Salud de los Estados Unidos (U.S. Surgeon General), doctora Regina Benjamin asistió a una segunda conferencia de prensa para expresar su apoyo al uso de las nuevas etiquetas de advertencia y ofrecer su punto de vista sobre el estado actual del consumo del tabaco en los Estados Unidos. "Gracias a muchos esfuerzos, nuestra nación ha reducido el consumo de tabaco a la mitad desde ese primer Informe del Director General de Servicios de Salud divulgado en 1964", dijo. "Sin embargo, desde el 2003, nuestro progreso se ha estancado. Uno de cada cinco adultos en los Estados Unidos sigue fumando. Uno de cada cinco adolescentes fuma. El consumo del tabaco continúa siendo la causa principal de muertes prevenibles en los Estados Unidos y es responsable de más de 440 000 muertes prematuras anualmente".

Además de la pérdida de vidas, el consumo de tabaco tiene consecuencias financieras significativas. "Cerca de USD$200 000 millones se pierden al año en los Estados Unidos debido al aumento de los gastos por servicios de salud y costos por pérdida de productividad", dijo el doctor Lawrence Deyton, director del Centro sobre Productos del Tabaco de la FDA. "Debemos trabajar juntos para que las muertes y enfermedades asociadas al tabaco sean cosa del pasado en los Estados Unidos y no parte de su futuro", añadió.

"A pesar del gran progreso alcanzado, el consumo de tabaco sigue siendo la causa principal de muertes por cáncer en los Estados Unidos y es la causa principal de desigualdades en salud por cáncer", añadió el doctor Robert Croyle, director de la División de Control del Cáncer y Ciencias de la Población del NCI. "Estamos muy entusiasmados por las posibilidades que ofrecen las nuevas advertencias gráficas de salud para contribuir a reducir la carga del tabaco en nuestro país".

Dejar de fumar a cualquier edad y en cualquier momento trae beneficios. Nunca es tarde para dejar de fumar, pero mientras más pronto se haga será mejor.

—Dra. Regina Benjamin, Directora General de Servicios de Salud de los EE. UU.

La doctora Benjamin animó a los fumadores que desean dejar el cigarrillo a que consulten con sus médicos. Los pacientes que reciben recomendaciones de sus proveedores médicos tienen un índice de éxito 66 por ciento más alto, explicó. Al dejar de fumar, el riesgo de enfermedades cardiacas disminuye rápidamente después de tan solo 1 año y el riesgo de accidentes cerebrovasculares se reduce a casi el mismo que tiene una persona no fumadora después de 2 a 5 años. El riesgo de cáncer de la boca, garganta, esófago y vejiga disminuye a la mitad después de 5 años y el riesgo de morir por cáncer de pulmón baja a la mitad después de 10 años.

"Dejar de fumar a cualquier edad y en cualquier momento trae beneficios", dijo la doctora Benjamin. "Nunca es tarde para dejar el hábito, pero mientras más pronto se haga es mejor".

Un compromiso a largo plazo

Una preocupación con respecto al uso de las nuevas etiquetas de advertencia es la posibilidad de que los consumidores se desensibilicen a las imágenes y a las advertencias de salud asociadas a las mismas. La doctora Hamburg indicó que la FDA evaluará con regularidad la eficacia de las imágenes y hará los cambios necesarios. Todos los cambios futuros se harán con base en investigaciones y evaluación y mediante un proceso de reglamentación que incluya avisos al público y la oportunidad de recibir comentarios del público.

Además de actualizar las etiquetas de advertencia en los cigarrillos, los organismos reguladores pueden considerar campañas más integrales de educación del público sobre el tabaco, sugirió el doctor Hammond. Anotó que aumentar los impuestos y la implementación de otras políticas que aumenten el precio de los cigarrillos también reduce el consumo de tabaco.

Cuando llegue la hora de mejorar la nueva generación de etiquetas de cigarrillos, los Estados Unidos podrían tomar nota de la experiencia de otros países como Canadá o Australia, añadió el doctor Hammond. Por casi una década, las cajetillas de cigarrillos en Canadá contienen advertencias gráficas y a partir del próximo año, el gobierno australiano requerirá que todos los cigarrillos se vendan en "paquetes sin decoración", es decir paquetes sin colores o símbolos con la excepción del nombre comercial escrito en un tipo de letra estándar.

"Debido a que el consumo del tabaco sigue siendo la causa principal de muertes por cáncer en los Estados Unidos, el NCI necesita continuar con su compromiso a largo plazo de cesación del tabaquismo y de realización de investigaciones para su control, de tal manera que el país reduzca significativamente la carga del cáncer", dijo el doctor Hammond.

Jennifer Crawford

< Sección anterior  |  Siguiente sección >