Boletin
 
19 de julio de 2011 • Volumen 3 - Edición 8

Fármaco en fase experimental reduce tumores en sarcoma poco frecuente

> Artículo en inglés

En un estudio clínico de fase II del fármaco en fase experimental cediranib, más de la mitad de pacientes con un tipo poco frecuente de cáncer llamado sarcoma de parte blanda alveolar  (SPBA) presentó reducción de sus tumores. Los resultados de 33 pacientes que participaron en el estudio se presentaron en la reunión anual de la ASCO realizada el 6 de junio en Chicago.

El SPBA es un tipo de sarcoma de tejido blando que aparece en adolescentes y adultos jóvenes. Por lo general, se presenta en los músculos u otros tejidos blandos de los brazos, piernas, región pélvica o en el área de la cabeza o el cuello. Debido a que por lo general los tumores del SPBA no causan dolor y crecen en forma lenta, con frecuencia no se detectan hasta que el cáncer ha alcanzado estadios avanzados. En la actualidad, no se dispone de un estándar aceptado de atención médica para los pacientes con SPBA en estadio avanzado.

El cediranib interfiere con varias proteínas que ayudan a que los tumores formen los nuevos vasos sanguíneos que requieren para continuar su crecimiento y propagación por todo el cuerpo, un proceso conocido como angiogénesis tumoral. La División de Tratamiento y Diagnóstico del Cáncer (DCTD) del NCI y el Centro para la Investigación del Cáncer lanzaron el estudio en el centro clínico de los NIH con base en la observación de que los tumores de SPBA dependen altamente de la angiogénesis, así como en los hallazgos iniciales de un estudio clínico británico sobre el cediranib en pacientes con diferentes tipos de tumores, entre los que se incluyen algunos con SPBA. El equipo de investigación fue dirigido por la doctora Shivaani Kummar del DCTD. 

En el estudio que se está realizando, los pacientes toman oralmente cediranib diariamente hasta que la enfermedad avance o se presenten efectos secundarios que no se puedan tolerar. En el subgrupo de datos de 33 pacientes que se presentó en la reunión de ASCO, los efectos secundarios incluyeron hipertensión arterial y diarrea, los cuales se pudieron controlar. Algunos de los pacientes todavía continúan tomando cediranib después de más de un año de tratamiento.

“Es poco frecuente observar niveles tan altos de reducción de tumores en un cáncer que tradicionalmente no ha respondido a la quimioterapia estándar utilizada en el tratamiento de sarcomas”, dijo la doctora Kummar. “Estos son excelentes resultados que ameritan más evaluación”.

Los investigadores todavía están inscribiendo nuevos pacientes para este estudio, y están planeando un estudio de seguimiento multicéntrico que comparará cediranib y sunitinib, otro fármaco bloqueador de la angiogénesis.