Boletin
 
19 de julio de 2011 • Volumen 3 - Edición 8
Estudios científicos respaldan nuevas advertencias gráficas en los cigarrillos

Por primera vez en más de un cuarto de siglo, cambiará la apariencia de las cajetillas de cigarrillos que se venden en los Estados Unidos, gracias a nueve etiquetas gráficas con advertencias contra el tabaquismo que entrarán en efecto en el 2012.
.

Mensaje a los lectores

Le invitamos a que comparta esta publicación con sus amigos, familiares y colegas y nos ayude a continuar nuestra misión de difundir las investigaciones más recientes sobre la prevención, el tratamiento y la información del cáncer.

También puede visitar nuestra página de Facebook en http://www.facebook.com/cancer.govespanol, donde puede enterarse de lo que está haciendo el NCI, compartir sus opiniones y hacer preguntas en su calidad de profesional de la salud, investigador, paciente, familiar o miembro del público en general.

.
Los artículos originales en inglés se encuentran disponibles en las páginas del NCI Cancer Bulletin.

El Boletín es una publicación del Instituto Nacional del Cáncer (NCI), una entidad gubernamental de los Estados Unidos creada en 1937. A través de formación académica y estudios de investigación básica, clínica y biomédica de base poblacional, el NCI realiza y financia investigaciones sobre el cáncer que se espera permitan en un futuro determinar las causas genéticas y ambientales del cáncer, prevenir el cáncer antes de que aparezca, identificar los cánceres que surgen en etapa temprana, eliminar cánceres a través de intervenciones y tratamientos novedosos, y controlar biológicamente aquellos tipos de cáncer que no pueden ser eliminados para poderlos manejar y tratar como enfermedades crónicas.

Para obtener más información sobre el cáncer, llame al 1-800-4-CANCER o visite la página http://www.cancer.gov/espanol.

Cualquier inquietud o pregunta para el equipo del Boletín del Instituto Nacional del Cáncer puede enviarla a nciboletin@mail.nih.gov.

Estudios científicos respaldan nuevas advertencias gráficas en los cigarrillos

> Artículo en inglés

Dos de las nueve etiquetas gráficas de advertencia para los productos de tabaco Dos de las nueve etiquetas gráficas de advertencia para los productos del tabaco.

Por primera vez en más de un cuarto de siglo, cambiará la apariencia de las cajetillas de cigarrillos que se venden en los Estados Unidos, gracias a nueve etiquetas gráficas con advertencias contra el tabaquismo que fueron divulgadas el 21 de junio por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA). Para el otoño del 2012, se requerirá que las compañías tabacaleras cubran la mitad de la parte del frente y de atrás de las cajetillas y cartones de cigarrillos con las advertencias, las cuales incluirán imágenes de pulmones invadidos de cáncer, dientes podridos y un bebé rodeado de humo secundario de cigarrillo.

Las advertencias también requerirán que se cubra el 20 por ciento de todas las formas de mercadeo de cigarrillos, como los anuncios en revistas y periódicos, folletos, cupones, letreros de ventas al detal y en puntos de venta, al igual que la publicidad por Internet. Se espera fomentar con las nuevas advertencias que los fumadores actuales dejen el hábito y que las personas que no fuman, especialmente los jóvenes, no se fumen ese primer cigarrillo.

"Las nuevas etiquetas gráficas de advertencia constituirán las advertencias de salud más enérgicas y eficaces contra el tabaco en la historia de este país, y además dicen la verdad", dijo la secretaria del Departamento de Salud y Servicios Humanos Kathleen Sebelius en la conferencia de prensa llevada a cabo en la Casa Blanca el 21 de junio. "Con estas advertencias, toda persona que agarre un paquete de cigarrillos sabrá exactamente cuáles son los riesgos que está tomando".

La Ley de Prevención del Tabaquismo y Control del Tabaco, promulgada el 22 de junio del 2009, otorgó autoridad a la FDA para regular los productos tabacaleros y exigir la implementación de las nuevas advertencias gráficas de salud. El pasado noviembre, la FDA presentó 36 imágenes, de entre las cuales se escogieron las nueve imágenes finales.

"Las nueve imágenes finales se seleccionaron con base en varios criterios de importancia", anotó la doctora Margaret Hamburg, directora de la FDA, en la conferencia de prensa realizada en la Casa Blanca. "Tomamos en cuenta comentarios del público obtenidos de aproximadamente 1 700 personas y partes interesadas, entre las que se incluyeron  expertos y representantes de la industria, algunos de los cuales presentaron estudios de investigación", explicó.

La FDA también llevó a cabo un estudio nacional  para medir la reacción de las personas a las advertencias de salud gráficas en las cajetillas de cigarrillos. Este fue el estudio más amplio realizado en la actualidad, en el que participaron 18 000 personas, dijo la doctora Hamburg.

"Analizamos la eficacia de las advertencias propuestas para comunicar los riesgos de salud, así como su capacidad para fomentar la cesación del tabaquismo y si desanimaban a los no fumadores —en especial a los niños— a empezar a fumar" añadió.

Además de las grandes imágenes a color, todas las advertencias incluirán el número de la línea telefónica nacional para dejar de fumar,1-877-448-7848, y frases didácticas, como "los cigarrillos causan cáncer", "los cigarrillos causan adicción" y "el humo del tabaco es perjudicial para los niños".

La evidencia respalda las nuevas advertencias

Más de 30 países y jurisdicciones requieren en la actualidad el uso de advertencias gráficas de salud en las cajetillas de cigarrillos y productos de tabaco. La Subdivisión de Investigaciones para el Control del Tabaco del NCI ha financiado varios proyectos de investigación que estudian el impacto de las advertencias de salud que han sido implementadas en diversos países.

Un mostrador de ventas de cigarrillos antes de que entren en vigencia las nuevas normas Haga clic en esta imagen para ver las nuevas etiquetas de advertencia en los cigarrillos, que aparecerán en las cajetillas e imágenes publicitarias una vez que entren en vigencia las nuevas normas.

"Algo que salió a relucir con claridad en nuestras investigaciones es que mientras más descarnada sea la advertencia, el público la notará más", dijo el doctor K. Michael Cummings del Instituto Oncológico Roswell Park, quien dirigió uno de los proyectos de investigación que recibió apoyo del NCI. "También observamos que las advertencias que son gráficas y reflejan con exactitud el daño causado por los cigarrillos tienden a cambiar las opiniones y creencias sobre el riesgo del tabaquismo", dijo. "Las advertencias gráficas ciertamente hacen un mejor trabajo que lo que hemos notado con las advertencias de texto".

El doctor David Hammond, de la Universidad de Waterloo en Ontario, Canadá, otro investigador que recibió el apoyo del NCI estuvo de acuerdo, y dijo "El uso de imágenes garantiza que las etiquetas de advertencia puedan ser comprendidas por las poblaciones con bajos niveles de alfabetización, incluso por los niños pequeños. Las advertencias incorporan algunas de las prácticas recomendadas por la evidencia científica: tienen un tamaño relativamente grande, aparecerán en la parte frontal y trasera de las cajetillas de cigarrillos y al menos algunas de las advertencias contienen información que tendrá un efecto en el área emocional de las personas".

Ofrecer información sobre cómo dejar de fumar directamente en los empaques de cigarrillos y avisos publicitarios también ha demostrado tener efectos positivos. "Sabemos, por una cantidad de estudios, que incluir información que permita a los fumadores encarar inmediatamente el riesgo para la salud descrito en los mensajes de advertencia, como proporcionar el número telefónico de la línea para dejar de fumar o la dirección del sitio web al cual se pueden dirigir las personas para buscar ayuda, servirá para fomentar los intentos para dejar de fumar y ayudará a esas personas a obtener asistencia basada en datos científicos", dijo el doctor Cummings. (Además de usar el servicio 1-877-448-7848, las personas fumadoras también pueden conseguir ayuda para dejar de fumar en www.cancer.gov/espanol/cancer/tabaco o en www.smokefree.gov, este último sitio solo está disponible en inglés).

El doctor Cummings indicó que se requiere realizar más investigaciones para comprender la frecuencia con que se deben cambiar los mensajes de advertencia y cuáles nuevos temas se deben añadir a las etiquetas, de tal manera que los consumidores permanezcan informados adecuadamente de los riesgos que conllevan los productos del tabaco. Por ejemplo, el hecho de que el consumo de cigarrillos filtrados o con bajo contenido de alquitrán no reduce el riesgo o las razones por las cuales la adicción a la nicotina es tan difícil de vencer, son temas para tener en cuenta en futuras etiquetas de advertencia.

Nunca es tarde para dejar de fumar

La Directora General de Servicios de Salud de los Estados Unidos (U.S. Surgeon General), doctora Regina Benjamin asistió a una segunda conferencia de prensa para expresar su apoyo al uso de las nuevas etiquetas de advertencia y ofrecer su punto de vista sobre el estado actual del consumo del tabaco en los Estados Unidos. "Gracias a muchos esfuerzos, nuestra nación ha reducido el consumo de tabaco a la mitad desde ese primer Informe del Director General de Servicios de Salud divulgado en 1964", dijo. "Sin embargo, desde el 2003, nuestro progreso se ha estancado. Uno de cada cinco adultos en los Estados Unidos sigue fumando. Uno de cada cinco adolescentes fuma. El consumo del tabaco continúa siendo la causa principal de muertes prevenibles en los Estados Unidos y es responsable de más de 440 000 muertes prematuras anualmente".

Además de la pérdida de vidas, el consumo de tabaco tiene consecuencias financieras significativas. "Cerca de USD$200 000 millones se pierden al año en los Estados Unidos debido al aumento de los gastos por servicios de salud y costos por pérdida de productividad", dijo el doctor Lawrence Deyton, director del Centro sobre Productos del Tabaco de la FDA. "Debemos trabajar juntos para que las muertes y enfermedades asociadas al tabaco sean cosa del pasado en los Estados Unidos y no parte de su futuro", añadió.

"A pesar del gran progreso alcanzado, el consumo de tabaco sigue siendo la causa principal de muertes por cáncer en los Estados Unidos y es la causa principal de desigualdades en salud por cáncer", añadió el doctor Robert Croyle, director de la División de Control del Cáncer y Ciencias de la Población del NCI. "Estamos muy entusiasmados por las posibilidades que ofrecen las nuevas advertencias gráficas de salud para contribuir a reducir la carga del tabaco en nuestro país".

Dejar de fumar a cualquier edad y en cualquier momento trae beneficios. Nunca es tarde para dejar de fumar, pero mientras más pronto se haga será mejor.

—Dra. Regina Benjamin, Directora General de Servicios de Salud de los EE. UU.

La doctora Benjamin animó a los fumadores que desean dejar el cigarrillo a que consulten con sus médicos. Los pacientes que reciben recomendaciones de sus proveedores médicos tienen un índice de éxito 66 por ciento más alto, explicó. Al dejar de fumar, el riesgo de enfermedades cardiacas disminuye rápidamente después de tan solo 1 año y el riesgo de accidentes cerebrovasculares se reduce a casi el mismo que tiene una persona no fumadora después de 2 a 5 años. El riesgo de cáncer de la boca, garganta, esófago y vejiga disminuye a la mitad después de 5 años y el riesgo de morir por cáncer de pulmón baja a la mitad después de 10 años.

"Dejar de fumar a cualquier edad y en cualquier momento trae beneficios", dijo la doctora Benjamin. "Nunca es tarde para dejar el hábito, pero mientras más pronto se haga es mejor".

Un compromiso a largo plazo

Una preocupación con respecto al uso de las nuevas etiquetas de advertencia es la posibilidad de que los consumidores se desensibilicen a las imágenes y a las advertencias de salud asociadas a las mismas. La doctora Hamburg indicó que la FDA evaluará con regularidad la eficacia de las imágenes y hará los cambios necesarios. Todos los cambios futuros se harán con base en investigaciones y evaluación y mediante un proceso de reglamentación que incluya avisos al público y la oportunidad de recibir comentarios del público.

Además de actualizar las etiquetas de advertencia en los cigarrillos, los organismos reguladores pueden considerar campañas más integrales de educación del público sobre el tabaco, sugirió el doctor Hammond. Anotó que aumentar los impuestos y la implementación de otras políticas que aumenten el precio de los cigarrillos también reduce el consumo de tabaco.

Cuando llegue la hora de mejorar la nueva generación de etiquetas de cigarrillos, los Estados Unidos podrían tomar nota de la experiencia de otros países como Canadá o Australia, añadió el doctor Hammond. Por casi una década, las cajetillas de cigarrillos en Canadá contienen advertencias gráficas y a partir del próximo año, el gobierno australiano requerirá que todos los cigarrillos se vendan en "paquetes sin decoración", es decir paquetes sin colores o símbolos con la excepción del nombre comercial escrito en un tipo de letra estándar.

"Debido a que el consumo del tabaco sigue siendo la causa principal de muertes por cáncer en los Estados Unidos, el NCI necesita continuar con su compromiso a largo plazo de cesación del tabaquismo y de realización de investigaciones para su control, de tal manera que el país reduzca significativamente la carga del cáncer", dijo el doctor Hammond.

Jennifer Crawford

Nuevas terapias ofrecen valiosas opciones para pacientes con melanoma

> Artículo en inglés

Más de 25 000 médicos, investigadores y profesionales de atención médica de más de 100 países asistieron al congreso anual de la Sociedad Americana de Oncología Clínica (ASCO) del 2011. (Imagen cortesía de ASCO) Más de 25 000 médicos, investigadores y profesionales de atención médica de más de 100 países asistieron al congreso anual de la Sociedad Americana de Oncología Clínica (ASCO) del 2011. (Imagen cortesía de ASCO)

Los esperados resultados de dos estudios clínicos en fase III sobre nuevos tratamientos para pacientes con melanoma metastático no decepcionaron a los asistentes al congreso anual de la Sociedad Americana de Oncología Clínica (ASCO) en Chicago, en la primera semana de junio.

Los estudios confirmaron que los fármacos vemurafenib, utilizado en terapia molecularmente dirigida,  e ipilimumab (Yervoy), con usos en inmunoterapia, ofrecen opciones novedosas y de gran valor para una enfermedad que ha carecido de tratamientos eficaces.

También se dieron a conocer hallazgos prometedores de un pequeño estudio clínico sobre el melanoma que identificó un posible método para prevenir un efecto secundario crítico de los fármacos dirigidos a la misma molécula que el vemurafenib, una forma mutada del gen BRAF. (Ver recuadro al final de este artículo). Otros estudios de laboratorio identificaron posibles marcadores biológicos que pueden predecir los tumores con más probabilidad de responder al vemurafenib y al ipilimumab.

Después de décadas de una falta virtual de avances, estas nuevas investigaciones representan un cambio largamente esperado, destacó la doctora Lynn Schuchter, líder del programa sobre melanoma del Centro Oncológico Abramsom de la Universidad de Pennsylvania.

"Creo que es hora de celebrar la esperanza que esto representa para nuestros pacientes", declaró.

Vemurafenib: Resultados preliminares de estudio en fase III muestran nuevamente respuestas sólidas y rápidas

El estudio clínico del vemurafenib, denominado BRIM3, inscribió a 675 pacientes con diagnóstico reciente de melanoma metastásico inoperable, todos los cuales tenían tumores con la mutación BRAF. Los pacientes recibieron de manera aleatoria ya sea vemurafenib o el fármaco quimioterapéutico dacarbazina, el tratamiento estándar para la mayoría de los pacientes con enfermedad avanzada. En el primer análisis preliminar planificado al cabo de tres meses del estudio, ya se observaba una reducción estadísticamente significativa en el riesgo de fallecimiento (63 por ciento) y de empeoramiento de la enfermedad (74 por ciento) en los pacientes tratados con vemurafenib en comparación con los que recibieron dacarbazina.

Imágenes de dos pacientes antes y después del tratamiento de 2 semanas con vemurafenib (Imágenes cortesía de Plexxikon) Imágenes de dos pacientes antes y después del tratamiento de 2 semanas con vemurafenib (Imágenes cortesía de Plexxikon) [Ampliar]

Casi la mitad de los que tomaron vemurafenib tuvieron una regresión tumoral considerable, en comparación con menos del 6 por ciento de los pacientes del grupo de la dacarbazina. Dados los drásticos efectos antitumorales, los pacientes que tomaban dacarbazina comenzaron a recibir vemurafenib, lo que al decir de varios investigadores puede complicar el análisis de la supervivencia general.

Al tiempo en que se realizaba el primer análisis preliminar, "recién habíamos finalizado la incorporación de pacientes al estudio", explicó el principal investigador del estudio clínico, doctor Paul Chapman, del Centro Oncológico Memorial Sloan-Kettering. "De modo que reportar los resultados de un estudio de manera tan precoz no tenía precedentes y aún así las curvas de supervivencia se diferenciaron desde muy temprano."

Sin embargo, observó que el estudio clínico no tuvo una duración suficiente como para calcular la mediana de supervivencia global.

El índice de respuesta tumoral, aunque sólido, fue considerablemente menor al de los estudios con vemurafenib en fase I y II. Si bien, los pacientes responden por lo general al tratamiento a los 2 meses de comenzado el mismo, esto no siempre suele ser así, señaló el doctor Chapman. Y dado el corto periodo de seguimiento, él cree que el índice de respuesta "tenderá a subir".

Los resultados también confirman que la mayoría de las respuestas tumorales tiene su punto más alto aproximadamente a los 6 meses y que luego sobreviene una recidiva. Así que la prioridad será identificar tratamientos que puedan ayudar a combatir la resistencia tumoral, agregó.

 Casi la mitad de los pacientes que tomaron vemurafenib tuvieron una regresión tumoral considerable, en comparación con el 6 por ciento de los pacientes del grupo de la dacarbazina.

En el 10 por ciento de los pacientes que tomaron vemurafenib se reportaron efectos de toxicidad grave y los efectos secundarios frecuentes comprendieron dolor articular; sensibilidad al sol y formas de cáncer de piel no melanoma, principalmente carcinoma de células escamosas  (SCC), el cual se registró en el 18 por ciento de los pacientes. Un dermatólogo puede extirpar fácilmente lesiones por SCC, explicó el doctor Chapman, y en ninguno de los estudios con vemurafenib se han dado casos de SCC metastásico.

Sin embargo, cerca del 40 por ciento de los pacientes que tomaron vemurafenib en el estudio en fase III tuvieron que suspender el tratamiento temporalmente o se les redujo la dosis debido a los efectos secundarios.

Ipilimumab: Subgrupo de pacientes presenta respuesta prolongada

Los resultados del estudio clínico con ipilimumab fueron más concretos que los del estudio con vemurafenib. En este estudio se asignó, de manera aleatoria, 502 pacientes con melanoma metastásico a inmunoterapia combinada con dacarbazina o solamente a dacarbazina. La mediana de supervivencia global mejoró en solo 2 meses: 11,2 meses frente a 9,1 meses.

Pero esas cifras no muestran todo el panorama completo, dijo el investigador principal del estudio, doctor Jedd Wolchok, también del Centro Oncológico Memorial Sloan-Kettering. Él indicó que los índices de supervivencia a 1, 2 y 3 años fueron más altos en los pacientes que recibieron ipilimumab. A los 3 años, aproximadamente el 21 por ciento de los pacientes todavía seguía con vida en el grupo de ipilimumab en comparación con el 12 del grupo que solo recibió quimioterapia.

También hubo un 24 por ciento de mejoría en la supervivencia sin evolución de la enfermedad en el grupo de ipilimumab, pero entre ambos grupos no hubo una diferencia estadísticamente significativa en la reducción del tumor. El periodo en que los pacientes mantuvieron una respuesta al tumor fue de 19,3 meses en el grupo con ipilimumab y 8,1 meses en el de dacarbazina. La mayor duración de la respuesta y supervivencia a 3 años es "congruente con la inmunoterapia", dijo el doctor Wolchok, debido a que las inmunoterapias tienen más probabilidad de mantener los tumores controlados en lugar de producir reducciones tumorales significativas.

Fenómenos adversos significativos ocurrieron casi en el doble de los pacientes del grupo de ipilimumab (56 por ciento) que en los que tomaron solo dacarbazina (27 por ciento). Si bien menos pacientes que recibieron ipilimumab tuvieron colitis (inflamación del intestino grueso) y diarrea intensa que en los estudios previos, el doctor Wolchok explicó que la toxicidad hepática fue considerablemente más frecuente que la vista anteriormente, lo que probablemente se atribuye a la combinación con dacarbazina.

¿Qué tratamiento debe ser la primera opción?

Antes de que la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) aprobara el ipilimumab en marzo, había dos opciones básicas de tratamiento para el melanoma avanzado: dacarbazina, la cual produce a lo sumo mejorías modestas en la supervivencia de la mayoría de los pacientes o en los beneficios sintomáticos, e interleucina-2, un tratamiento altamente tóxico que induce a remisiones prolongadas en solo un pequeño porcentaje de pacientes.

Roche y Plexxikon, las compañías que elaboraron conjuntamente vemurafenib, remitieron en el pasado mes de mayo una solicitud a la FDA para su aprobación y esperan una decisión para este año. De modo que si bien ipilimumab y vemurafenib serán opciones para pacientes con metástasis, la interrogante clínica clave es: ¿Qué tratamiento se debe usar primero en los pacientes con tumores de mutación BRAF?

Dado que el vemurafenib puede llevar a una rápida regresión tumoral, muchos asistentes al congreso sugirieron que este sea la terapia de primera línea para estos pacientes.

 A los 3 años, aproximadamente el 21 por ciento de los pacientes todavía seguía con vida en el grupo de ipilimumab en comparación con el 12 del grupo que solo recibió quimioterapia.

Durante la sesión plenaria del congreso, la doctora Kim A. Margolin, de la Universidad de Washington, esbozó un posible esquema para el uso del tratamiento en estos pacientes. Vemurafenib es adecuado para pacientes que tienen síntomas y necesitan una respuesta rápida", apuntó. "Pero ipilimumab puede ser la opción de preferencia para aquellos con una pequeña carga tumoral, síntomas limitados, sin una necesidad urgente de alivio físico y emocional asociados a la regresión rápida del tumor, y cuyo objetivo a largo plazo sea un beneficio duradero".

En vista de los graves efectos hepáticos atribuidos a la dacarbazina durante el estudio clínico, la doctora aconsejó administrar ipilimumab sin combinarlo.

La doctora Schuchter inquirió de inmediato a su colega sobre el manejo de estos pacientes. "Los inscribiría en un estudio clínico", respondió la doctora Margolin. Con los estudios que identifican rápidamente los mecanismos de resistencia tumoral y las combinaciones de medicamentos potencialmente eficaces, prosiguió, "podemos caracterizar todavía más los tumores de los pacientes" por sus distintas anomalías y "remitirlos a los estudios clínicos con las terapias dirigidas pertinentes."

Un estudio clínico es "claramente la prioridad principal", coincidió el doctor Sekwon Jang, un oncólogo médico del Washington Hospital Center, quien atiende principalmente a pacientes con melanoma. "Vamos a tener más opciones de estudios clínicos para estos pacientes", dijo.

De hecho, un día antes de que comenzara el congreso de la ASCO, Roche y Bristol-Myers Squibb, los fabricantes de ipilimumab, anunciaron que habían suscrito un acuerdo de colaboración para realizar estudios clínicos en los que se evalúe la combinación de estos fármacos.

Si por algún motivo un paciente no puede inscribirse en un estudio clínico, indicó la doctora Schuchter, el vemurafenib sería probablemente para ella el tratamiento de primera línea para la mayoría de los pacientes con mutaciones BRAF.

Durante una sesión informativa sobre tratamientos para el melanoma, el doctor Antoni Ribas, del Centro Oncológico Integral Jonsson, de UCLA, quien participó en los estudios con ambos fármacos, dijo que ojala el menor índice de resultados robustos del ipilimumab frente al vemurafenib no disuada a los oncólogos de su utilización. "Es indudable que el ipilimumab tiene un efecto positivo en la supervivencia general", sostuvo.

Con base en la información del estudio clínico, agregó, es evidente que una proporción pequeña de pacientes tendrá respuestas duraderas y objetivas "y probablemente sean curados".

Carmen Phillips

Tratamiento del melanoma: Un fármaco es bueno, dos fármacos podrían ser más seguros

El tratamiento de pacientes con melanoma avanzado, cuyos tumores tienen mutaciones BRAF, con un inhibidor de BRAF acompañado de otra terapia dirigida parece ser al menos tan eficaz como utilizar un inhibidor de BRAF de manera exclusiva, pero el tratamiento combinado reduce considerablemente algunos de los efectos secundarios producidos por cada fármaco en forma individual, informaron investigadores durante el congreso anual de la ASCO.

Los resultados provienen de un estudio clínico en fase I, donde los pacientes recibieron sistemáticamente dosis aumentadas del fármaco experimental inhibidor de BRAF, GSK436, y otro fármaco experimental, GSK212, cuya acción se dirige a la proteína denominada MEK, que se encuentra en la misma vía de señalización molecular que BRAF.

En estudios previos en fase I, ambos fármacos produjeron respuestas tumorales sólidas en pacientes con melanoma avanzado con mutaciones BRAF, pero ambos fármacos ocasionaron toxicidad, como el desarrollo de carcinoma de células escamosas en pacientes tratados con GSK436 y un sarpullido parecido al acné en los que recibieron GSK212.

Entre los 109 pacientes del estudio clínico que recibieron los fármacos combinados, solo uno presentó carcinoma de células escamosas y los incidentes de erupciones cutáneas fueron considerablemente menores, informó el doctor Jeffrey Infante, del Instituto de Investigaciones Sarah Cannon de Nashville, Tennessee. Él agregó que solo en ocasiones inusuales la dosis de estos fármacos tuvo que ser reducida debido a los efectos secundarios.

Entre los 71 pacientes del estudio que todavía no habían sido tratados con un inhibidor de BRAF, el doctor Infante dijo que a entre el 55 y el 77 por ciento se les estabilizó la enfermedad o presentaron cierta reducción tumoral, incluidos cinco pacientes que mostraron respuestas completas después de recibir ambos fármacos simultáneamente, dependiendo de la dosis administrada.

"La adición de un inhibidor de MEK es evidentemente uno de los pasos lógicos para mejorar la eficacia de los inhibidores de BRAF con un solo agente", indicó.

Dosis alta de metotrexato aumenta la supervivencia sin enfermedad en niños con leucemia

> Artículo en inglés

Investigadores del Grupo Oncológico Infantil (Children’s Oncology Group) indican en un estudio clínico de fase III que al aumentar radicalmente la dosis de metotrexato utilizada para tratar pacientes con riesgo alto de leucemia linfoblástica aguda de células B (LLA de células B) se mejora significativamente la supervivencia sin enfermedad a 5 años (es decir, la supervivencia sin problemas de salud graves), en comparación con el estándar de atención actual. Los resultados del estudio se presentaron a principios de junio en la reunión anual de ASCO.

En el estándar de atención actual, conocido como régimen de Capizzi, se empieza a administrar a los pacientes una dosis baja de metotrexato que se incrementa gradualmente con el tiempo. Después del metotrexato se sigue el tratamiento con un segundo fármaco quimioterapéutico llamado asparaginasa. Sin embargo, con el nuevo enfoque, se administra a los pacientes una dosis de metotrexato que es cerca de 50 veces mayor a la dosis inicial del régimen de Capizzi, y no se utiliza asparaginasa.

La nueva generación de estudios clínicos en el que participarán pacientes con LLA de células B de alto riesgo utilizará una pauta terapéutica con una dosis alta de metotrexato, indicó el investigador principal del estudio, doctor Eric Larsen del Centro Médico de Maine. “Es probable que se adopte este nuevo enfoque aun en niños que no estén inscritos en un estudio”.

El régimen de Capizzi ha sido muy eficaz y ha mejorado las tasas de curación de LLA al reducir el retorno de la enfermedad en la médula ósea, en donde aparece inicialmente la enfermedad. Los investigadores plantearon la hipótesis de que una pauta terapéutica con dosis alta de metotrexato actuaría más eficazmente contra las células cancerosas en el sistema nervioso central (SNC), en donde ocurre la mayoría de las recaídas por LLA de células B.

El estudio clínico se inició en el 2004 pero se cerró en forma temprana en enero del 2011, explicó el doctor Larsen, cuando un análisis provisional planificado indicó que el enfoque con metotrexato de dosis alta condujo a una supervivencia sin enfermedad a 5 años "significativamente superior": 82 por ciento frente a 75 por ciento. El grupo con dosis alta de metotrexato también tuvo significativamente menos recaídas por tumores de la médula espinal y el SNC.

A los pacientes del estudio que recibían tratamiento con el régimen de Capizzi y que no llevaban más de 1 año de tratamiento, se les dio la oportunidad de pasarse al grupo con la pauta terapéutica de dosis alta, anotó el doctor Larsen. La mayoría, aunque no todos, decidieron hacer el cambio.

“Teníamos la preocupación de que la pauta terapéutica con dosis alta de metotrexato sería más tóxica, pero se descubrió que era menor que en el régimen de Capizzi”, dijo el doctor Larsen.

La incidencia más alta de efectos secundarios en pacientes tratados con el régimen de Capizzi se puede deber a la asparaginasa, sugirió el doctor Larsen. Además, se utiliza frecuentemente otro fármaco quimioterapéutico, la leucovorina, como terapia de “rescate” para prevenir efectos secundarios comunes asociados a altas dosis de metotrexato (como número bajo de células sanguíneas, llagas en la boca y diarrea), lo cual también podría ayudar a explicar las diferencias en la toxicidad de las dos pautas terapéuticas, explicó la doctora Lisa Diller del Instituto Oncológico Dana-Farber y una de las investigadoras del Grupo Oncológico Infantil.

La pauta terapéutica con dosis alta de metotrexato debería constituirse en el nuevo estándar de atención para LAA de células B de alto riesgo, coincidió la doctora Diller. Aunque se ha mejorado la supervivencia a los cánceres infantiles, continuó, los resultados constituyen una evidencia más de que con estudios clínicos bien diseñados “podemos encontrar nuevas formas de mejorar los resultados con fármacos antiguos”.

Método de detección del cáncer de ovario no conduce a reducción de muertes por esta enfermedad

> Artículo en inglés

Nuevos resultados obtenidos en el Estudio de Detección de Cáncer de Próstata, Pulmón, Colon, Recto y Ovarios (PLCO), patrocinado por el NCI, indican que la detección del cáncer de ovario mediante ecografía transvaginal (ETV) y pruebas de sangre para detección de la CA-125 no llevaron a menor mortalidad por la enfermedad en comparación con las pruebas de detección de rutina. Además, los resultados positivos falsos en los dos métodos de detección con frecuencia condujeron a cirugías innecesarias y otras complicaciones graves. Los resultados fueron presentados el 4 de junio en la reunión anual de la Sociedad Americana de Oncología Clínica (ASCO) y se publicaron por Internet el 8 de junio en la revista JAMA.

El estudio clínico PLCO es un estudio controlado con distribución al azar, de adultos entre 55 y 74 años de edad. Las 78 216 mujeres participantes se asignaron a un grupo que se realizaría pruebas de detección anuales con ETV y la prueba de CA-125 o a otro que recibiría atención rutinaria. (La mayoría de las mujeres en el grupo de pruebas rutinarias se sometió a exploración bimanual con palpación de ovarios). Las participantes se sometieron a pruebas de detección en 10 centros en los Estados Unidos entre noviembre de 1993 y julio del 2001 y se les hizo seguimiento por 13 años. En el grupo sometido a pruebas de detección se presentaron 118 muertes por cáncer de ovario en comparación con 100 muertes en la cohorte que recibió atención rutinaria.

El índice de resultados positivos falsos en el estudio clínico PLCO fue de aproximadamente 5 por ciento en las mujeres que se sometieron a pruebas durante cada tanda de pruebas. De las 3 285 mujeres con resultados positivos falsos en el estudio, 1 080 se sometieron a procedimientos quirúrgicos de seguimiento. Entre estas, 163 mujeres (15 por ciento) presentaron por lo menos una complicación grave. Un informe sobre el estudio PLCO realizado en el 2009 indicó que muchos de los resultados positivos en las ETV y pruebas del CA-125 no resultaron en cáncer. Los investigadores estimaron que solo 1,6 de cada 100 mujeres con resultados positivos en estas pruebas de cáncer de ovario tenían en realidad cáncer.

Con estos resultados y la eficacia de estas pruebas en entredicho, los investigadores explorarán otras opciones de detección, indicaron los autores del estudio. Ciertas evidencias parecen indicar que los tumores de ovario deben detectarse cuando tienen tamaños relativamente pequeños, mucho más pequeños que el umbral actual utilizado para las ETV, explicó la doctora Christine Berg de la División de Prevención del Cáncer del NCI. “Si se hubiese evaluado en el estudio un umbral menor en la prueba del CA-125, podría haber sido posible detectar los cánceres en etapas más tempranas”, dijo la doctora Berg. “Sin embargo, esto podría haber repercutido en mayores resultados positivos falsos y tal vez en un diagnóstico excesivo de tumores benignos”.

Fármaco en fase experimental reduce tumores en sarcoma poco frecuente

> Artículo en inglés

En un estudio clínico de fase II del fármaco en fase experimental cediranib, más de la mitad de pacientes con un tipo poco frecuente de cáncer llamado sarcoma de parte blanda alveolar  (SPBA) presentó reducción de sus tumores. Los resultados de 33 pacientes que participaron en el estudio se presentaron en la reunión anual de la ASCO realizada el 6 de junio en Chicago.

El SPBA es un tipo de sarcoma de tejido blando que aparece en adolescentes y adultos jóvenes. Por lo general, se presenta en los músculos u otros tejidos blandos de los brazos, piernas, región pélvica o en el área de la cabeza o el cuello. Debido a que por lo general los tumores del SPBA no causan dolor y crecen en forma lenta, con frecuencia no se detectan hasta que el cáncer ha alcanzado estadios avanzados. En la actualidad, no se dispone de un estándar aceptado de atención médica para los pacientes con SPBA en estadio avanzado.

El cediranib interfiere con varias proteínas que ayudan a que los tumores formen los nuevos vasos sanguíneos que requieren para continuar su crecimiento y propagación por todo el cuerpo, un proceso conocido como angiogénesis tumoral. La División de Tratamiento y Diagnóstico del Cáncer (DCTD) del NCI y el Centro para la Investigación del Cáncer lanzaron el estudio en el centro clínico de los NIH con base en la observación de que los tumores de SPBA dependen altamente de la angiogénesis, así como en los hallazgos iniciales de un estudio clínico británico sobre el cediranib en pacientes con diferentes tipos de tumores, entre los que se incluyen algunos con SPBA. El equipo de investigación fue dirigido por la doctora Shivaani Kummar del DCTD. 

En el estudio que se está realizando, los pacientes toman oralmente cediranib diariamente hasta que la enfermedad avance o se presenten efectos secundarios que no se puedan tolerar. En el subgrupo de datos de 33 pacientes que se presentó en la reunión de ASCO, los efectos secundarios incluyeron hipertensión arterial y diarrea, los cuales se pudieron controlar. Algunos de los pacientes todavía continúan tomando cediranib después de más de un año de tratamiento.

“Es poco frecuente observar niveles tan altos de reducción de tumores en un cáncer que tradicionalmente no ha respondido a la quimioterapia estándar utilizada en el tratamiento de sarcomas”, dijo la doctora Kummar. “Estos son excelentes resultados que ameritan más evaluación”.

Los investigadores todavía están inscribiendo nuevos pacientes para este estudio, y están planeando un estudio de seguimiento multicéntrico que comparará cediranib y sunitinib, otro fármaco bloqueador de la angiogénesis.

Servicio de gestión de pacientes redujo el incumplimiento de citas médicas oncológicas

> Artículo en inglés

Un análisis realizado en pacientes de un hospital grande en el área de Chicago indicó que el uso de un servicio de gestión y orientación de pacientes para facilitar el acceso a los servicios de salud, mejoró considerablemente el cumplimiento de las citas de radioterapia para el cáncer. Los resultados del estudio realizado en el H. Stroger Hospital del condado Cook, que presta servicios a una población urbana ampliamente desatendida en el área de salud, se presentaron en una exposición de afiches de la reunión anual de la ASCO, realizada el 4 de junio.

Los investigadores compararon la información de pacientes a los que se les dio acceso a servicios de gestión de pacientes (pacientes caso) con otros que ya eran pacientes antes de que se instituyera dicho programa (pacientes control). Se agruparon los pacientes con base en los siguientes criterios: sitio del tumor, estadio de la enfermedad, raza, sexo y edad. Además de comparar los pacientes caso con los controles, los investigadores analizaron el cumplimiento de las citas entre los pacientes caso antes y después de que empezaran a utilizar el servicio de gestión de pacientes. El servicio ayudó a los pacientes a obtener asistencia para traslado, cuidados infantiles, seguro, alojamiento, educación y consejería emocional.

Los resultados mostraron que los pacientes caso con cáncer de mama tuvieron más probabilidad de mantener sus citas después de recibir la asistencia de gestión, y que el incumplimiento de citas se redujo del 18 por ciento, antes de recibir la asistencia, a un 3 por ciento después. El número de pacientes con cualquier tipo de cáncer que cumplió con todas las citas aumentó del 24 por ciento, antes de obtener los servicios de gestión, a un 36 por ciento; mientras que la proporción de pacientes que no completaron la terapia de radiación programada debido a razones no médicas disminuyó del 19 por ciento al 6 por ciento.

El incumplimiento de las citas puede retrasar o afectar el tratamiento, y posiblemente conllevar a peores resultados, explicó la investigadora principal del estudio, doctora Elizabeth Marcus, quien añadió que, sin tener en cuenta si la persona contaba con seguro médico o no, una de las razones más frecuentes para el incumplimiento de las citas fue la falta de transporte. “Con frecuencia se debió a la dificultad para llegar al lugar”, dijo.

Además de demostrar el valor de los servicios de gestión de pacientes, la doctora Marcus mencionó que el estudio indicó que “tener seguro no significa necesariamente que los pacientes siempre podrán tener acceso a la atención médica”. Explicó que se continuará haciendo seguimiento a los participantes del estudio para determinar si un mejor cumplimiento de las citas mejora la supervivencia, así como para analizar la eficacia de los costos de servicios de gestión de pacientes.

Este estudio contó con el financiamiento de la División de Illinois de la Asociación Americana del Cáncer.

El exemestano reduce considerablemente el riesgo de cáncer de mama

> Artículo en inglés

La lista de fármacos con demostrada posibilidad de reducir el riesgo de cáncer de mama ya puede ampliarse de dos a tres. Los resultados de un estudio clínico presentados en el congreso anual de la Sociedad Americana de Oncología Clínica (ASCO), celebrado la primera semana de junio, mostraron que el inhibidor de la aromatasa, exemestano (Aromasin), utilizado habitualmente para tratar cáncer de mama en estadios iniciales y avanzados, redujo considerablemente el riesgo de cáncer de mama invasor en mujeres posmenopáusicas con alto riesgo de padecer la enfermedad. 

Los resultados también fueron publicados el 4 de junio en una edición electrónica de la revista New England Journal of Medicine (NEJM).

A los 3 años de seguimiento, las mujeres que tomaron exemestano tuvieron un 65 por ciento menos de probabilidad de padecer cáncer de mama que las que tomaron un placebo. Esta es la mayor reducción del riesgo observada en los cuatro estudios sobre prevención de cáncer de mama realizados hasta la fecha. En estudios anteriores, el uso diario de tamoxifeno o raloxifeno redujo el riesgo de cáncer de mama en aproximadamente 50 y 38 por ciento, respectivamente, después de 5 años de seguimiento. Ambos fármacos recibieron la aprobación de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) para utilizarse como profilaxis para el cáncer de mama.

Algunos investigadores advirtieron que 3 años de seguimiento pueden no ser suficientes para determinar la magnitud de posibles efectos secundarios graves, como osteoporosis, por el uso prolongado de inhibidores de la aromatasa en esta población de pacientes.

Todas las mujeres mayores de 60 años, quienes en virtud de su edad tienen un riesgo incrementado de cáncer, "deberían saber de estos resultados".

—Dr. Paul Goss

Pese al tiempo limitado de seguimiento, el investigador principal del estudio clínico, doctor Paul Goss, de la Facultad de Medicina de Harvard, dijo que los hallazgos eran suficientes como para establecer que el exemestano "es una nueva opción para la prevención del cáncer de mama en mujeres posmenopáusicas". Todas las mujeres mayores de 60 años, quienes en virtud de su edad tienen un riesgo incrementado de cáncer de mama, "deberían saber de estos resultados", agregó.

El estudio clínico denominado MAP.3 y patrocinado por el Instituto Nacional del Cáncer de Canadá, inscribió a 4 560 mujeres con alto riesgo de padecer cáncer de mama. El riesgo alto se determinó en función de al menos uno de varios factores de riesgo: 60 años de edad o más; antecedentes de células anómalas en la mama o una lesión no invasiva conocida como carcinoma ductal in situ (DCIS); o un puntaje elevado durante 5 años en el modelo de Gail, un programa computarizado que se utiliza frecuentemente para calcular el riesgo de cáncer de mama.

Las participantes fueron asignadas al azar para tomar exemestano o un placebo diariamente durante 5 años. En general, 11 mujeres que recibieron exemestano contrajeron cáncer de mama invasor en comparación con 32 mujeres que tomaron el placebo. El uso del exemestano también llevó a una reducción estadísticamente significativa en la aparición de DCIS, indicó el doctor Goss, y los tumores invasivos que se desarrollaron en las mujeres que tomaban exemestano fueron menos agresivos que los de aquellas asignadas al placebo.

Comprensión de los efectos secundarios

Lo que es más importante, destacó el doctor Goss, es que las mujeres que tomaron exemestano no tuvieron un riesgo más alto de sufrir efectos secundarios graves. "Tratamos de detectar toxicidades graves, pero no las  encontramos", sostuvo. La incidencia de osteoporosis, eventos cardiacos y fracturas óseas fue idéntica entre las mujeres del grupo de exemestano y las del grupo del placebo. Sin embargo, las mujeres que tomaron exemestano enfrentaron un riesgo pequeño, aunque no estadísticamente significativo, de presentar síntomas menopáusicos más intensos, como sofocos y dolor en las articulaciones.

En general, aproximadamente el 30 por ciento de las participantes dejó de tomar exemestano debido a los efectos secundarios, un 10 por ciento cada año. Esto es similar a lo que se ha reportado en la práctica clínica con mujeres que toman un inhibidor de la aromatasa como terapia adyuvante para el cáncer de mama en estadio inicial.

Los datos del estudio clínico MAP.3 muestran que el exemestano ofrece otra opción para la reducción del riesgo en las mujeres idóneas, dijo la doctora Worta McCaskill-Stevens, de la División de Prevención del Cáncer (DCP) del NCI. "Pero al considerar la prevención, las mujeres preguntan por cuánto tiempo tendrán que tomar el fármaco y quieren tener muy en claro cuáles son los posibles efectos secundarios", advirtió.

De especial preocupación es el dolor intenso de las articulaciones o artralgia, cuya incidencia es relativamente grande en mujeres que reciben inhibidores de la aromatasa en el tratamiento contra el cáncer.

No obstante, varios estudios han mostrado que las mujeres siguieron beneficiándose del tratamiento después de suspender dichos inhibidores, un fenómeno denominado efectos posteriores, y que sufrieron menos fenómenos adversos. Habrá que hacer más seguimiento de las mujeres que participaron en el MAP.3 para evaluar mejor la magnitud y el significado de los efectos a largo plazo, especialmente la osteoporosis, enfatizó la doctora.

En general, debido a que este estudio clínico tuvo un seguimiento corto, es muy pronto para comprender cabalmente los riesgos del fármaco, agregó la doctora McCaskill-Stevens. "No podemos decir que los eventos adversos en este grupo de mujeres serán los mismos que en aquellas que usan un inhibidor de la aromatasa como tratamiento", agregó. "Es una población distinta de pacientes en lo que concierne a riesgos y beneficios".

El doctor Victor Vogel, director del Instituto Oncológico del Geisinger Health System de Danville, Pensilvania, quien participó en los estudios clínicos para evaluar el uso preventivo del tamoxifeno y el raloxifeno, dijo que son “muy impresionantes” los hallazgos sobre reducción de riesgos del exemestano. Explicó que muchos efectos colaterales del exemestano se pueden prevenir y tratar a través del monitoreo.

"Confiamos en que una mujer se beneficiará si lo toma de 6 meses a un año".

—Dr. Paul Goss

Aún si una mujer que busca reducir su riesgo de cáncer deja de tomar exemestano debido a los efectos secundarios, el doctor Goss cree que el esfuerzo habrá valido la pena. "Confiamos en que una mujer se beneficiará si lo toma entre 6 meses y un año", observó.

Varios estudios clínicos en curso podrán arrojar más información sobre la seguridad y los posibles efectos secundarios de los inhibidores de la aromatasa utilizados para reducir el riesgo de cáncer de mama, explicó la doctora Leslie Ford, del DCP.

El estudio clínico británico IBIS-2 está comparando el inhibidor de la aromatasa anastrazol con un placebo en mujeres con alto riesgo de cáncer de mama. Y en un estudio clínico en los Estados Unidos, encabezado por el National Surgical Adjuvant Breast and Bowel Project, se está comparando el inhibidor de la aromatasa letrozol con el tamoxifeno en mujeres posmenopáusicas con DCIS.

Más opciones para la práctica clínica

La no adopción del tamoxifeno y el raloxifeno en la práctica clínica ha sido bien documentada, y una de las principales inquietudes de médicos y mujeres es la toxicidad. "La buena noticia es que el exemastano tiene un perfil de toxicidad completamente distinto", dijo la doctora Susan Domchek, directora del Programa de Evaluación del Cáncer del Centro Oncológico Abramson de la Universidad de Pensilvania, quien participó como investigadora en el sitio de estudio. "Dada esta diferencia, algunas mujeres considerarán el exemestano una buena opción".

Como destacó el doctor Vogel, no son los médicos oncólogos sino los médicos de atención primaria los que hablan con la mujer sobre su riesgo de cáncer de mama y la posibilidad de prescribir un fármaco con fines de prevención. Explicó que a este grupo de médicos, al igual que a las propias mujeres, se les debe educar sobre la prevención del cáncer de mama.

"Tenemos que entrenar a los médicos de atención primaria en los métodos de evaluación de riesgos y sobre cómo asesorar a estas pacientes", señaló el doctor Vogel. "Y asegurarnos de que a estos médicos se les reembolsa por el tiempo que dedican para asesorar a sus pacientes sobre las intervenciones preventivas".

Varios grupos de investigación están elaborando instrumentos para apoyar a los médicos en la evaluación de riesgos y la asesoría a pacientes, acotó el doctor Domchek. En un editorial adjunto en la revista NEJM, los doctores Nancy Davidson y Thomas Kensler, del Instituto Oncológico de la Universidad de Pittsburgh pusieron de relieve la necesidad de identificar mejor "cohortes de alto riesgo y biomarcadores para predecir la respuesta a intervenciones particulares".

De hecho, como lo hizo notar el doctor Andrew Seidman, del Centro Oncológico Memorial Sloan-Kettering, a diferencia de los medicamentos para la hipertensión arterial o el colesterol, uno no puede medir si el tamoxifeno, el raloxifeno o el exemestano está surtiendo los efectos preventivos deseados. "No hay retroalimentación" para que médicos y pacientes sepan si el fármaco está dando resultados.

La patente para el exemestano expiró en el 2010 y Pfizer, la empresa fabricante, no ha dicho si solicitará a la FDA autorización para comercializarlo como medicamento para reducir el riesgo de cáncer de mama.

Carmen Phillips

La doctora Martha Linet comenta sobre el uso de teléfonos celulares y el riesgo de cáncer

> Artículo en inglés

Doctora Martha Linet Doctora Martha Linet

La Agencia Internacional de Investigación del Cáncer (IARC) publicó el 22 de junio por Internet una sinopsis de su próxima Monografía sobre la evaluación de los riesgos cancerígenos para los seres humanos en la revista Lancet Oncology. La monografía clasifica la exposición a teléfonos celulares como "posiblemente cancerígena para seres humanos". La doctora Martha Linet, jefa de la Subdivisión de Epidemiología de los Efectos de la Radiación  de la División de Epidemiología y Genética Oncológica del NCI, aborda el dictamen del grupo de trabajo de la IARC y sintetiza algunas investigaciones en curso sobre los teléfonos celulares y el riesgo de cáncer.

¿Existen evidencias de que el uso de teléfonos celulares aumenta el riesgo de cáncer?

La mayoría de los estudios a la fecha no han encontrado una asociación entre el uso general del teléfono celular y la aparición de tumores. Sin embargo, algunos estudios han demostrado una asociación y un mayor riesgo de glioma en un número pequeño de usuarios de teléfonos celulares que reportaron haberlos usado por mucho más tiempo. De esos estudios con asociaciones positivas, los resultados son contradictorios y no muestran una relación dosis y efecto. Además, no hay un mecanismo biológicamente justificable ni evidencias en animales de que los teléfonos celulares puedan causar cáncer.

¿Por qué esas incongruencias entre los estudios?

La mayoría de los estudios están basados en datos de entrevistas sobre patrones de uso de teléfonos celulares en pacientes con tumores cerebrales y participantes de grupos de control. Sabemos que este tipo de datos autorreportados no siempre son precisos. Los pacientes tienen más propensión a reportar un mayor uso del teléfono celular que los grupos de control, o puede ser que no recuerden con certeza en qué lado de la cabeza apoyaban su celular. La tecnología de los teléfonos celulares ha cambiado drásticamente con el tiempo y los estudios cubren distintos periodos. La manera en que la gente utiliza los teléfonos celulares también ha cambiado, lo que dificulta todavía más recordar con certeza.

Además, ninguno de los estudios epidemiológicos mide la verdadera exposición cerebral a la radiofrecuencia; la exposición se calcula a través de los datos de las entrevistas.

¿De qué manera ha reaccionado a comunidad de epidemiólogos a la decisión de la IARC de clasificar los teléfonos celulares como "posiblemente cancerígenos para los seres humanos”?

Ha habido un debate muy intenso entre los epidemiólogos y mucho interés en los foros sobre epidemiología. Hemos identificado algunas brechas en la investigación que deberán ser abordadas por los estudios en curso. Las tres brechas principales son: ninguno de los estudios, incluido Interphone -un estudio a gran escala a nivel internacional sobre el uso del teléfono celular en más de 5 000 pacientes de 13 países que tenían glioma o meningioma- contaba con pacientes que hubieran usado el teléfono celular por periodos prolongados o de manera muy intensa. De modo que los riesgos asociados a la alta exposición se basan en cifras muy pequeñas.

En segundo lugar, no hay estudios publicados sobre el riesgo de cáncer en personas que comenzaron a usar los teléfonos celulares durante la niñez o la adolescencia.
Tercero, los estudios con animales a la fecha han sido limitados, pero el Programa Nacional de Toxicología está llevando a cabo un estudio controlado muy grande con miles de roedores. Los resultados se esperan para el 2014.

¿Puede describir algunos de estos próximos estudios?

En Europa se está realizando un estudio a gran escala, principalmente en países nórdicos y del norte del continente, denominado COSMOS, el cual da seguimiento a 250 000 personas de 30 a 59 años de edad con repetidas entrevistas, comparación de información de abonados a teléfonos celulares y vinculación periódica a información de los registros del cáncer.

Estudio de los factores de riesgo epidemiológico del meningioma

El Programa de Investigación en Epidemiología y Genética de la División de Control del Cáncer y Ciencias de la Población del NCI está financiando cuatro estudios de control sobre el meningioma en la población. Los investigadores están recogiendo información sobre los posibles factores de riesgo, incluido el uso del teléfono celular, en las personas a las que se les ha diagnosticado meningioma intracraneal, y están comparando esta información con la de participantes de grupos de control correlacionados por sexo, grupo étnico, ubicación geográfica y edad. Estos estudios representan el primer esfuerzo concentrado para examinar los factores de riesgo ambiental y genético del meningioma.

Varios estudios subvencionados por el NCI que tienen lugar en los Estados Unidos analizan la relación entre los teléfonos celulares y la exposición a radiofrecuencia y el riesgo de meningioma y otros tumores cerebrales en distintas poblaciones. (Ver recuadro con más información).

Y hay otra iniciativa europea subvencionada llamada Mobi-Kids, que tiene como modelo el estudio Interphone. Mobi-Kids estudia el riesgo de tumores cerebrales asociados al uso de teléfonos celulares en personas de 10 a 24 años de edad.

¿Cuál es la principal conclusión de todo esto?

El grupo de trabajo de la IARC clasificó el uso del teléfono celular como posiblemente cancerígeno. Si uno mantiene presente que "posiblemente" significa una "posibilidad", esto va acorde con los informes de asociación positiva y la incongruencia general de los datos. Los estudios en curso que buscan abordar las brechas en la investigación proporcionarán información que esclarezca las cuestiones que no han sido abordadas a la fecha y será importante continuar monitorizando las tendencias en la incidencia de tumores cerebrales.

Las medidas sugeridas por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) y la Comisión Federal de Comunicaciones para reducir la exposición incluyen limitar la duración y el número de llamadas hechas con teléfonos celulares, usar teléfonos fijos en lugar de celulares y usar los dispositivos “manos libres”.

Por supuesto, una de las recomendaciones de seguridad general más importantes es no utilizar el celular mientras se maneja un vehículo.

La combinación perfecta en la búsqueda del origen del XMRV

> Artículo en inglés

El equipo que descubrió los orígenes del XMRV, doctores Krista Delviks-Frankenberry, Tobias Paprotka y Vinay Pathak, director de la Sección de Mutaciones Víricas del NCI. El equipo que descubrió los orígenes del XMRV: (de izquierda a derecha) doctores Krista Delviks-Frankenberry, Tobias Paprotka y Vinay Pathak, director de la Sección de Mutaciones Víricas del NCI.

El doctor Vinay Pathak estaba solucionando asuntos de última hora en el laboratorio del NCI en Frederick y alistándose para un viaje al exterior el pasado diciembre, cuando recibió un correo electrónico que empezaba con la frase "¡LO LOGRAMOS!".

El mensaje, procedente del doctor John Coffin de la Universidad Tufts, describía un análisis genético de dos virus de ratón. Ambos virus —uno descubierto en el laboratorio del doctor Coffin y el otro en el del doctor Pathak— se asemejaban a partes del retrovirus XMRV, pero nunca se habían comparado.

Cuando por primera vez se alinearon las secuencias del ADN vírico, escribió el doctor Coffin en su correo electrónico, fueron "casi exactas" al XMRV (virus relacionado con el virus xenotrópico de la leucemia murina). "La forma en que las secuencias del ADN se acoplan perfectamente es realmente extraordinario", dijo recientemente. "Se juntaron como dos imanes que se atraen el uno al otro".

Este simple experimento ató los cabos de las pistas que los investigadores habían recolectado por meses acerca de los orígenes del XMRV, el cual se descubrió en células de cáncer de próstata en el 2006.  Con base en las evidencias que obtuvieron, los doctores Coffin y Pathak creen que el XMRV se originó cuando los virus de dos ratones se unieron (un proceso conocido como recombinación) durante un experimento de laboratorio en los años 1990.

En el experimento, un técnico de laboratorio estaba multiplicando células de cáncer de próstata en ratones hasta que las células se pudieran cultivar— el primer paso en la formación de una colonia de células o línea de células, con fines de investigación. Cuando finalmente se pudo obtener una muestra de un ratón, la muestra contenía el XMRV, indicaron los investigadores. A partir de ahí, el virus se propagó a medida que la línea de células fue utilizada por más laboratorios.

Los detalles de esta historia detectivesca se publicaron por Internet en la revista Science del 2 de junio. En el artículo, los autores concluyeron que el XMRV emergió cuando los dos virus "progenitores" se recombinaron en un ratón de laboratorio que se estaba utilizando para multiplicar muestras de tumor humano.

"Estos resultados nos dicen en realidad que el XMRV, en su forma conocida, no había circulado en la población humana", dijo el doctor Hung Fan, un retrovirólogo de la Universidad de California, en Irvine, quien no participó en la investigación.

La evidencia señala a la contaminación

Tres años después de que se descubriera el XMRV en células de cáncer de próstata, otro grupo notificó haber hallado el virus en pacientes con el síndrome de fatiga crónica (SFC). Sin embargo, pocos laboratorios han podido confirmar este reporte inicial en muestras de pacientes, por lo que el presunto papel del XMRV como causa de enfermedades en los seres humanos ha sido fuente de controversia.

Todas las cepas aisladas del XMRV reportadas hasta la fecha, se asocian cercanamente a la secuencia vírica que se encontró en la línea de células de cáncer de próstata conocida como 22Rv1. Si los retrovirus se hubieran estado replicado en los seres humanos, estas secuencias contendrían muchas más variaciones, indicaron varios investigadores.

Es más, la posibilidad de que el virus apareciera independientemente en otro ratón o en estado natural es "infinitamente pequeña, cerca de una en mil billones", dijo el doctor Pathak. Es muy poco probable que este virus exista en la naturaleza, por lo que la probabilidad de que una persona podría estar expuesta a un ratón con el virus es también poco probable, añadió.

"Admitimos que no hay evidencia directa de que una muestra de un paciente haya sido contaminada", dijo el doctor Jonathan Stoye del Instituto Nacional para la Investigación Médica del Reino Unido, quien no estuvo vinculado a la investigación. "Sin embargo, toda la evidencia indirecta nos lleva a creer que la contaminación es la explicación más probable" en el caso del XMRV, continuó.

En un taller reciente sobre el XMRV, codirigido por el doctor Stoye, algunos ponentes advirtieron que la contaminación podría ser una razón por la cual algunos investigadores han detectado el XMRV en muestras de pacientes.

"El estudio actual documenta un nuevo ejemplo de la transferencia de virus de ratón a células humanas", dijo el doctor Stephen Goff, un retrovirólogo de la Universidad de Columbia, quien tampoco formó parte del estudio. "Este tipo de transferencia ha ocurrido muchas veces antes en otros experimentos.

"Al hacer crecer tumores humanos en ratones", continuó, "los tumores pueden adquirir los virus del ratón".

El mensaje del estudio actual para los investigadores en este campo, es que "todo aquel que publique un estudio que indique que el XMRV está presente en una muestra de un paciente, tiene que analizar los datos muy cuidadosamente", dijo el autor principal, el doctor Tobias Paprotka, miembro del laboratorio del doctor Pathak.

"Si es XMRV, lo más probable es que se deba a contaminación", añadió el doctor Pathak.

Realización de pruebas en células de cáncer de donantes

Al comenzar su investigación, el doctor Pathak se concentró en una pregunta: ¿Cómo se pudo introducir el XMRV en la línea de células 22Rv1? A medida que avanzaba el análisis, la respuesta —y el propio origen del virus— salió a relucir.

El doctor Fan indicó que este estudio es un buen ejemplo de "arqueología vírica molecular", señalando que los investigadores tuvieron que localizar muestras de tumores en congeladores de todo el país. En California, por ejemplo, el doctor Pathak ubicó una serie de muestras del experimento en el que las muestras de tumor se hicieron crecer en ratones y que fueron utilizadas posteriormente para crear la línea de células 22Rv1.

El doctor John Coffin y Oya Cingöz de la Universidad Tufts (Foto de Kelvin Ma) En la Universidad Tufts, el doctor John Coffin y Oya Cingöz, estudiante de genética de su laboratorio, ayudaron a descubrir los orígenes del XMRV. (Foto de Kelvin Ma)

Una pista importante surgió cuando su laboratorio realizó pruebas en muestras anteriores y no detectó el XMRV. "Si el tumor original de un paciente tenía el XMRV, entonces todas las muestras derivadas del mismo deberían contenerlo", dijo el doctor Pathak. "Esto no fue lo que ocurrió".

No obstante, los investigadores detectaron el XMRV en muestras posteriores, con lo que se indicaba que el virus debía haber surgido durante el experimento. Sin tener conocimiento del riesgo de contaminación, los laboratorios no especializados en virología trabajaron con estas células de cáncer de próstata por una década.

Una vez que el virus se introdujo en la línea de células, "no es difícil imaginar cómo se pudo propagar a través de muchos laboratorios", dijo el doctor Coffin, quien trabaja parte del mes en el laboratorio del NCI en Frederick y es un asesor especial del director del NCI. En su laboratorio en Tufts, Oya Cingöz, estudiante de posgrado en genética, realizó la mayor parte de las investigaciones.

Aunque el XMRV se replica bien en cultivos y podría infectar a las personas, es poco probable que el virus se pueda propagar fácilmente entre las personas. La razón, explicó el doctor Fan en un correo electrónico, es que los seres humanos "tienen un fuerte factor de resistencia intracelular que previene la infección por el XMRV".

Siguiendo la pista a un virus misterioso

En el verano del 2009, el XMRV era conocido como un retrovirus misterioso y posiblemente peligroso. Unos cuantos meses atrás, en la reunión anual sobre retrovirus del Cold Spring Harbor Lab, los investigadores presentaron un estudio que indicaba que, si el virus existía en realidad, millones de personas en los Estados Unidos podrían estar infectadas.

Debido al vínculo con el cáncer de próstata y la probabilidad de que un nuevo retrovirus podría estar circulando en la población y estar causando enfermedades, el NCI convocó una reunión de expertos en julio del 2009.

Ya para septiembre, se había creado un plan y obtenido financiación para la creación de herramientas y la adquisición de los recursos necesarios para el estudio del XMRV. El doctor Stuart Le Grice del laboratorio del NCI en Frederick había formado un equipo de retrovirólogos para que aplicaran sus conocimientos y experiencia sobre el VIH en la dilucidación de los interrogantes sobre un nuevo retrovirus.

"Analizamos el XMRV desde el punto de vista de que podría ser un virus real o el resultado de contaminación", dijo el doctor Le Grice. "No empezamos el estudio con ningún sesgo".

Menos de 2 años después, se encontró la respuesta a este interrogante. Ya con los resultados publicados, dijo el doctor Le Grice, es importante recordar que "todavía no hay evidencia de que el virus estuvo alguna vez presente en los pacientes".

Los hallazgos se publicaron en la revista Science junto con un informe adjunto sobre el síndrome de fatiga crónica. En ese reporte, los investigadores no pudieron detectar evidencia del XMRV en pacientes cuyas muestras sanguíneas habían dado resultados positivos al virus en el estudio original del 2009, también publicado en la revista Science.

La posibilidad de que el virus apareciera en forma independiente en otro ratón o en estado natural es "infinitamente pequeña, cerca de una en mil billones".

—Dr. Pathak

Desde entonces, al menos 10 estudios independientes tampoco han podido detectar el XMRV en pacientes con SFC.

En una declaración que acompañó el estudio, el editor principal de la revista Science, doctor Bruce Alberts, "expresó preocupación" con respecto al vínculo establecido en el estudio del 2009 entre el virus y el SFC que se publicó en Science. La revista científica, escribió, está a la espera de los resultados de dos estudios patrocinados por los NIH sobre el XMRV y el síndrome de fatiga crónica, que se llevan a cabo en la actualidad.

Hace unas semanas, el doctor Dennis Mangan, quien lidera un grupo de trabajo interdisciplinario del NIH sobre el SFC, dijo que se prevé que los estudios continúen hasta su conclusión.

Los nuevos informes en Science "probablemente no constituirán la palabra final con relación al XMRV y estas enfermedades, pero es la información con la que contamos en la actualidad", dijo el doctor Goff.

Aún cabe la posibilidad, anotó, de que algunas personas puedan estar infectadas por un virus que contribuya a esas enfermedades. Sin embargo, en la actualidad la carga de la prueba recae en los investigadores que deben mostrar que todo virus que detecten no es el resultado de la contaminación sino que constituye un factor contribuyente, dijo.

La moraleja sobre la contaminación

"La historia del XMRV es una moraleja sobre la contaminación", dijo el doctor Pathak. "Mientras más sensible sean los equipos y recursos tecnológicos utilizados para detectar la presencia de ADN vírico y de ratón en las muestras de los pacientes, esto constituirá una preocupación mayor".

Además, esta historia del XMRV es bastante interesante ya que nos muestra cómo se obtiene la información científica. Aunque los doctores Pathak y Coffin estaban al tanto de que el otro estaba a la búsqueda de otro virus, similar al XMRV, nunca se imaginaron que los virus serían los dos progenitores del XMRV.

La buena suerte también jugó un papel importante. Tal como lo anotó el doctor Le Grice, es posible que los dos laboratorios hubiesen descubierto el mismo virus de ratón en vez de los dos progenitores diferentes, con lo que se hubiese atrasado el progreso en las investigaciones.

El 17 de diciembre pasado, cuando el doctor Coffin hizo el hallazgo, el doctor Pathak estaba tan ocupado tratando dejar todo listo antes de su viaje que no respondió al correo electrónico sino hasta que abordó el avión. Si el doctor Pathak hubiese recibido las noticias unos cuantos días antes, es posible que hubiera pospuesto sus vacaciones de 2 semanas a un lugar sin acceso a Internet.

Tal como ocurrió, tuvo un viaje excelente. Y en los momentos finales antes de que partiera su vuelo, pudo enviar rápidamente una breve contestación al doctor Coffin: "¡Espectacular!"

Edward R. Winstead

Para consultar más información, lea: Asociación entre el virus XMRV y enfermedades humanas: preguntas y respuestas

Curso intensivo de imaginología para investigadores oncológicos

> Artículo en inglés

Estudiantes del Curso Intensivo de imaginología para la Investigación Oncológica del NCI asisten a una lección sobre el uso de material de contraste para mejorar la visibilidad de un tumor en un estudio de imagen por RMI. (Foto de Sharon Reynolds)Estudiantes del Curso Intensivo de Imaginología para la Investigación Oncológica del NCI asisten a una lección sobre el uso de material de contraste para mejorar la visibilidad de un tumor en un estudio de imagen por RMI. (Foto de Sharon Reynolds)

En el laboratorio del sótano, un grupo de estudiantes coloca con delicadeza un ratón portador de tumor en el conducto de una pequeña máquina de IRM para animales pequeños, con el fin de evaluar varios métodos de diferenciación de células cancerosas de las células grasas que las rodean. En la planta alta, otro grupo de científicos rota en tres estaciones de imaginología óptica, observando las distintas maneras en que se puede utilizar la luz infrarroja visible para visualizar las células cancerosas de un ratón. En la mesa de ultrasonido, un joven investigador utiliza un control remoto para dirigir una ráfaga de energía a un pequeño tumor in vivo, activando un material de contraste diseñado para adherirse a los vasos sanguíneos del tumor e iluminarlos.

El Curso Intensivo de Imaginología para la Investigación Oncológica del NCI, patrocinado por el Programa de Imaginología Oncológica (CIP), y que este año tuvo lugar del 19 al 24 de junio en la Universidad de Washington en San Louis, constituye una oportunidad única de inmersión para científicos noveles que buscan incorporar los métodos modernos de imaginología en sus investigaciones. Los educandos no pueden adquirir en solo seis días una comprensión cabal de la tecnología de los estudios de imagen, pero ese no es el objetivo del programa, explicó el doctor Kenneth Krohn, profesor de radiología, radioterapia oncológica y química de la Universidad de Washington en Seattle, y uno de los primeros instructores del curso de imaginología desde que fue creado.

"El objetivo es que aprendan que hay muchas tecnologías en desarrollo y que lo más importante es formular primero las cuestiones de la investigación para después encontrar la tecnología más idónea que responda a esos interrogantes". Lo que deben evitar los investigadores, dijo el doctor Krohn, es utilizar en su investigación los métodos de imaginología simplemente porque están familiarizados con ellos o porque son el único recurso disponible.

Aunque en el curso de imaginología los participantes tienen experiencia con uno o más de los métodos que se enseñan durante la semana, la mayoría los están aprendiendo por primera vez.

Hacia el tercer día del programa de este año, la doctora Ashley Snider, profesora adjunta de medicina e investigadora en lípidos de la Universidad Médica de Carolina del Sur y el Centro Médico para Veteranos del Ejército Ralph H Johnson y novata en imaginología, ya le habían surgido varias ideas. La doctora Snider trabaja en un proyecto de colaboración con dos experimentados investigadores oncológicos para determinar la génesis del cáncer de colon en los pacientes con colitis ulcerosa. Ahora planea evaluar algunas de las técnicas que aprendió en el curso de imaginología para monitorear la sobreproducción de vasos sanguíneos y rastrear la administración de fármacos en el colon.

"Antes de este curso, nunca había hecho estudios de imaginología in vivo", indicó. "Hemos observado en células y en animales que los procesos inflamatorios asociados a los lípidos... contribuyen a la carcinogénesis, pero queremos llevar nuestros estudios a un nivel superior y monitorear mediante imaginología in vivo la respuesta de los tumores a los inhibidores que estamos desarrollando. Por eso estoy aquí".

Estructuración del curso

La idea de un curso intensivo de imaginología surgió del grupo Imaging Integration and Implementation (I2) del NCI, formado en el 2004 para fomentar un mayor uso de los estudios de imagen en las investigaciones oncológicas. Inicialmente, el grupo invitó a la doctora Bonnie Sloane, profesora distinguida y directora de farmacología de la Universidad Estatal de Wayne, como funcionaria de enlace del CIP, con el fin de ayudar a los biólogos del cáncer a obtener un mayor conocimiento de las técnicas de imaginología. La doctora Sloane determinó que la falta de capacitación básica constituye el principal obstáculo para aprovechar mejor la imaginología en la biología oncológica.

Dos estudiantes del curso de imaginología observan la demostración de una sonda fluorescente utilizada para iluminar un tumor con fines de imaginología óptica. (Foto de Sharon Reynolds)Dos estudiantes del curso de imaginología observan la demostración de una sonda fluorescente utilizada para iluminar un tumor con fines de imaginología óptica. (Foto de Sharon Reynolds)

"Si uno cuenta con la capacitación, es fácil utilizar la tecnología. Pero si uno no entiende las modalidades y las ventajas y desventajas de cada uno de los métodos, no puede saber de qué manera ayudarán a resolver las cuestiones de la investigación", explicó. Concebido en el 2005 y lanzado en el 2007, el curso de imaginología reúne a investigadores noveles de diversas disciplinas que confluyen con la biología y los tratamientos oncológicos.

"Es interesantísimo ver cómo se ha introducido completamente la imaginología en este campo", comentó el doctor Suresh Mohla, director adjunto de la División de Biología Oncológica del NCI, quien copresidió el grupo Imaging I2. "Cada vez se utiliza más la imaginología del animal completo para monitorear la evolución de un tumor con el fin de comprender la conducta de los tumores y las células circundantes. Ha abierto toda una nueva perspectiva sobre la carcinogénesis in vivo nunca antes vista, y este programa está contribuyendo a formar a la próxima generación de investigadores oncológicos a través de técnicas innovadoras", agregó.

"Esperamos que los estudiantes del curso de imaginología se conviertan en unos expertos en el futuro y que capaciten a sus propios estudiantes. Dado que no podemos capacitar a centenares de estudiantes todos los años, estamos intentando sembrar la semilla", explicó el doctor Mohla.

Amor a la profesión

Durante sus primeros dos años, el curso fue organizado por la Universidad de Duke; luego, en el 2009, se transfirió a la Universidad de Washington en San Louis. A partir del año próximo, se realizará en la Universidad de Vanderbilt. Todos los años, vienen profesores -todos voluntarios-, de esta y una docena de instituciones del país,  y muchos de ellos han enseñado desde que comenzó el programa.

La planificación, incluidos los aspectos logísticos, la convocatoria de nuevos instructores y el manejo de los modelos animales requeridos para el programa, ocupa una buena parte del año precedente, explicaron los doctores Joseph Ackerman y Joel Garbow, de la Universidad de Washington, quienes han sido los anfitriones en los últimos tres años.

"Pero es un trabajo que los docentes hacen por amor a la profesión", dijo la doctora Anne Menkens, directora de programa de la Subdivisión de Imaginología Molecular del CIP y coordinadora del curso de imaginología del NCI. "No hace falta dedicar mucho tiempo para convencer a la gente de que participe. Lo que los motiva es formar a la próxima generación".

El número de estudiantes y maestros se mantiene casi en una proporción de uno a uno; con solo 25 estudiantes cada año, se puede lograr una interacción constante entre los expertos en imaginología y los educandos. Los profesores a menudo aprenden de los estudiantes conceptos nuevos sobre biología oncológica, comentó el doctor Cristian Badea, físico y profesor adjunto de radiología de Duke, quien ha enseñado en este curso desde su primer año.

"Cada curso es una experiencia nueva. La gente trae todo tipo de experiencia y destrezas, y todos los años aprendo cosas nuevas de los participantes", indicó. "Creo que el futuro de la imaginología es multidisciplinario y desde ahora podemos comenzar a derribar barreras de comunicación entre las disciplinas".

A través de este diálogo, "los estudiantes aprenden a comunicarse con los expertos en imaginología, su jerga profesional y las preguntas que deben hacer durante su investigación", precisó la doctora Sloane. "Esto es muy importante, porque una gran proporción de la tecnología utilizada en imaginología es tan sofisticada, que puede intimidar a muchos nuevos profesionales que no han estado expuestos a la misma".

Acuerdos de colaboración y relaciones profesionales

El curso en imaginología hace énfasis en la cooperación y la colaboración. Este proceso comienza desde la primera noche, cuando los participantes presentan las investigaciones que están realizando y solicitan ideas de la audiencia, tanto de profesores como de estudiantes. En los salones se siguen ventilando ideas, ya que se invita a los estudiantes a intercambiar sus artículos y sugerencias, muchas de las cuales han llevado a proyectos de colaboración mutua, dijo la doctora Menkens. La cooperación y la colaboración prosiguen en sesiones formales de preguntas y respuestas diseñadas para asegurar que cada pregunta sea canalizada a los expertos más adecuados.

Los profesores también ayudan a remitir los nuevos investigadores en imaginología a posibles mentores, incorporando a los educandos en sus amplias redes de contactos. "Les instamos a que aprovechen las opiniones expertas para encontrar un laboratorio con el que puedan trabajar y que cuente con la tecnología que necesitan", dijo el doctor Krohn.

En ocasiones, estos mentores son los mismos profesores del curso en imaginología. La doctora Sloane ha sido patrocinadora de un ex estudiante del curso que buscaba adquirir más experiencia en imaginología óptica. El doctor Samuel Achilefu, profesor de radiología de la Universidad de Washington, quien ha estado a cargo del programa de imaginología óptica de este curso durante los últimos cuatro años, expresa su satisfacción de que haya ex estudiantes colaborando en el grupo.

Algunas de las colaboraciones han devenido en importantes proyectos. El doctor Garbow participa en el primer año de investigación de una subvención adjudicada a la doctora Cheryl Jorcyk, profesora adjunta de la Universidad Estatal de Boise, y quien asistió al curso de imaginología en el 2009. "Por casualidad nos sentamos juntos en la cena y al levantarnos de la mesa ya teníamos un plan de investigación", recordó el doctor Garbow.

Su proyecto de investigación, financiado por la fundación Susan G. Komen for the Cure, combina los profundos conocimientos de la doctora Jorcyk en la biología de la metástasis del cáncer de mama, con la experiencia del doctor Garbow en la imaginología de pequeños animales modelo de cáncer. "Creo que nuestro proyecto es un ejemplo de la manera en que se pueden establecer colaboraciones mediante este tipo de programas de formación", concluyó el doctor Garbow.

Sharon Reynolds

Estudiantes del curso de investigación oncológica con imaginología

Todos los años, 25 estudiantes son seleccionados para asistir al Curso Intensivo de Imaginología para la Investigación Oncológica. Los estudiantes son profesionales de distintas disciplinas, como química, biología molecular y hasta oncología comparativa. Lea a continuación los perfiles de tres estudiantes y su interés por la formación en imaginología.

Doctora Monique Spillman Doctora Monique Spillman

Doctora Monique Spillman
Profesora adjunta de oncología ginecológica
Universidad de Colorado, Denver

Para sus estudios sobre los efectos del estrógeno y la progesterona en el cáncer de ovario, la doctora Spillman había desarrollado previamente un modelo de ratón con xenoinjerto y utilizado fluorescencia para visualizar células cancerosas en el abdomen; pero esta técnica "carece de sensibilidad para observar las metástasis profundas en los ganglios linfáticos", lo cual corresponde a un área de investigación aplicada que ella y otros colegas buscan explorar. La estadificación de ganglios linfáticos en mujeres con cáncer de ovario inicial, un método fundamental para decidir el tratamiento adecuado, hasta el momento requiere de la toma de muestras extensas mediante cirugía. Una sonda de imaginología in vivo, que reconozca metástasis profundas, "sería menos invasiva y más informativa" y también podría usarse en el laboratorio para comprender mejor la biología detrás de la diseminación del cáncer de ovario a los ganglios linfáticos.

Doctor Vijay Ramakrishnan Doctor Vijay Ramakrishnan

Doctor Vijay Ramakrishnan
Investigador postdoctoral en hematología
Clínica Mayo

El doctor Ramakrishnan ha estado ensayando fármacos y combinaciones de fármacos novedosos en líneas celulares humanas con mieloma múltiple y en células tomadas de pacientes, para examinar la función de las células estromales y endoteliales de la médula ósea en la evolución de la enfermedad. "Sabemos que las células estromales y endoteliales de la médula ósea interactúan, pero no comprendemos de qué manera dicha interacción afecta la evolución de la enfermedad y la reacción a la quimioterapia", explicó el doctor Ramakrishnan. El investigador espera desarrollar un modelo de animal para monitorear esas interacciones in vivo de manera no invasiva. Antes de asistir al curso en imaginología, el doctor Ramakrishnan no tenía experiencia con los estudios de imagen. "Mis colegas y yo creemos que los estudios de imagen in vivo y con células vivas van a arrojar mucha luz sobre la manera en que estas interacciones celulares se alteran después de un tratamiento con fármacos quimioterapéuticos específicos", dijo.

Doctora Jackie Wypij Doctora Jackie Wypij

Doctora Jackie Wypij
Profesora adjunta de medicina clínica veterinaria
Universidad de Illinois, Urbana-Champaign

Como integrante del Consorcio de Estudios Oncológicos Clínicos Comparativos, la doctora Wypij no solo trabaja en estudios clínicos con terapias novedosas para animales domésticos con cáncer sino que también busca maneras de aplicar estos conocimientos a los cánceres en seres humanos. "Hay una gran brecha entre la investigación con ratones y con seres humanos, y es posible que nuestros pacientes puedan aportar soluciones. La genética de algunos cánceres caninos y felinos es muy parecida a la de los cánceres humanos", explicó. "La gente está interesada en que sus mascotas participen en estos estudios clínicos. Lo hacen por sus mascotas, pero también creen que están devolviendo algo a la sociedad para ayudar en un futuro a los seres humanos". Su grupo hace muchos estudios de imagen en perros y gatos pero "todavía no hemos incorporado los métodos avanzados de imaginología en nuestras investigaciones y estudios clínicos" y eso es lo que desearía hacer, en particular buscar marcadores biológicos que podamos utilizar para ensayar nuevos tratamientos", puntualizó.

Posible riesgo cardiaco asociado a fármaco para dejar de fumar

> Artículo en inglés

La Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) ha actualizado la etiqueta de información del fármaco vareniclina (Chantix), que se usa para dejar de fumar, con el fin de advertir que puede aumentar el riesgo de ciertos episodios cardiacos en personas con enfermedades cardiovasculares subyacentes.

Este cambio es el resultado de los hallazgos de un estudio clínico de 700 personas fumadoras con enfermedad cardiovascular, indica el aviso de seguridad expedido por la FDA el 16 de junio pasado. Los participantes en este estudio fueron seleccionados para recibir por 12 semanas vareniclina o un placebo y después se les hizo un seguimiento adicional por 40 semanas sin tratamiento. Aunque los episodios cardiacos “fueron poco frecuentes en general”, la agencia indicó que “ciertos episodios como los ataques cardiacos, se reportaron con más frecuencia en pacientes tratados con Chantix que en los pacientes que recibieron el placebo”.

Otros episodios cardiacos incluyeron un riesgo algo mayor de dolor de pecho, la necesidad de realizar procedimientos de revascularización coronaria e insuficiencia venosa periférica. Los dos episodios más frecuentes en pacientes que tomaron vareniclina fueron ataques cardiacos no mortales (7 frente a 3 en los que tomaron el placebo) e intervenciones para revascularización coronaria (8 frente a 3). Cinco de los siete pacientes que necesitaron procedimientos de revascularización pertenecían al mismo grupo de participantes donde se presentaron los ataques cardiacos no mortales.

Los médicos deben estar atentos a estos riesgos y discutir los beneficios y riesgos potenciales de la vareniclina con los pacientes que tengan cardiopatías, indicó la agencia en su anuncio. En julio del 2009, la FDA añadió una “etiqueta negra” de advertencia sobre el mayor riesgo de síntomas neuropsiquiátricos asociados al uso de fármacos en las etiquetas de vareniclina y de bupropión (Zyban), otro fármaco para la cesación del tabaquismo.

Medicamento contra la diabetes puede aumentar el riesgo de cáncer de vejiga

> Artículo en inglés

El uso del medicamento contra la diabetes pioglitazona (Actos) por más de 1 año puede aumentar el riesgo de cáncer de vejiga, indica un aviso de seguridad de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) publicado el 15 de junio.

El aviso se basa en un análisis provisional de la información de seguridad obtenida durante 5 años en un estudio de cohortes prospectivo a 10 años que está llevando a cabo el fabricante del fármaco, Takeda Pharmaceuticals. El estudio clínico incluye a más de 193 000 pacientes miembros del plan de salud de Kaiser Permanente en el noreste de California. Todos los pacientes en el estudio tienen 40 años de edad o más y han recibido un diagnóstico de diabetes.

No se observó un incremento general del riesgo de cáncer de vejiga en las personas que usaron pioglitazona en comparación con los que nunca habían tomado el fármaco. Sin embargo, los pacientes que habían tomado el fármaco por 12 a 24 meses tuvieron un 40 por ciento mayor de riesgo de cáncer de vejiga, en comparación con las personas que nunca lo habían tomado.

“Aunque en general no hubo un riesgo mayor de cáncer de vejiga debido al uso de pioglitazona, se observó un riesgo mayor de cáncer de vejiga en los pacientes con la exposición más prolongada a la pioglitazona, y en aquellos expuestos a la dosis acumulativa más alta de pioglitazona”, indico la FDA.

Funcionarios de salud franceses recientemente anunciaron resultados similares, obtenidos de un estudio retrospectivo mucho más amplio que contó con la participación de 1,2 millones de pacientes que tomaban pioglitazona. Debido a los resultados, los funcionarios de salud pública en Francia suspendieron el uso de pioglitazona. Además, los funcionarios de salud pública en Alemania han ordenado a los médicos no recetar el fármaco a nuevos pacientes.

La FDA recomienda a los médicos en los Estados Unidos que no receten pioglitazona a pacientes con cáncer de vejiga y que utilicen el medicamento "con precaución" en pacientes que han sido tratados anteriormente por cáncer de vejiga. “Los beneficios del uso de la pioglitazona para el control de la glucosa en la sangre deben ser comparados con los posibles riesgos de recidiva de cáncer”, indicó la agencia.

NCI lanza portal internacional de estudios clínicos

> Artículo en inglés

Imagen del portal de estudios clínicos de colaboración internacional

El NCI acaba de lanzar un portal internacional de estudios clínicos, diseñado para fortalecer las alianzas internacionales en los estudios clínicos sobre el cáncer. Este portal ofrece un lugar centralizado con recursos en línea para que investigadores fuera de los Estados Unidos puedan orientarse y navegar por el sistema legal y regulatorio con el cual se encontrarán cuando emprendan colaboraciones en estudios clínicos con grupos de investigación ubicados en los EE. UU.

Con frecuencia, los obstáculos legales, regulatorios, logísticos y financieros retrasan los estudios clínicos internacionales y, en ocasiones, los investigadores clínicos de otros países requieren de directrices detalladas para poder emprender protocolos de estudio o unirse a un grupo de investigación cooperativa en los Estados Unidos. Además, los investigadores internacionales del cáncer, tienen por lo general preguntas sobre el papel del NCI en los estudios clínicos y el proceso general de estudios clínicos en este país.

El NCI realizó entrevistas a fondo con investigadores clínicos de más de 11 países para determinar la información que se iba a incluir en este nuevo portal. Con base en dichas entrevistas, el portal cuenta con datos sobre centros oncológicos integrales designados por el NCIestudios clínicos de grupos cooperativos y programas internacionales del NCI.

Una sección está dedicada a responder preguntas frecuentes sobre recolección de muestras biológicas, cuestiones éticas en los estudios clínicos, seguros de salud, etiquetas de fármacos y su distribución y garantía de calidad. Al navegar por el portal, los investigadores internacionales podrán ubicar enlaces a formularios de registro y leyes que regulan los estudios clínicos en los Estados Unidos.

"Este nuevo portal de Cancer.gov ayudará a  que los socios actuales y futuros del NCI superen con mayor facilidad los obstáculos y mantengan el ímpetu para trabajar conjuntamente en estudios clínicos", dijo el doctor Ted Trimble, director adjunto del Centro de Salud Global del NCI. "La colaboración internacional permite mejorar los tratamientos y estudios selectivos de detección del cáncer. La realización de estudios clínicos de gran magnitud en múltiples países ayuda a garantizar que los nuevos métodos tengan un alcance mundial".