Boletin
 
19 de julio de 2011 • Volumen 3 - Edición 8

Opciones

  • Imprimir página
  • Imprimir documento
  • Ver documento
  • Enviar este documento

La doctora Martha Linet comenta sobre el uso de teléfonos celulares y el riesgo de cáncer

> Artículo en inglés

Doctora Martha Linet Doctora Martha Linet

La Agencia Internacional de Investigación del Cáncer (IARC) publicó el 22 de junio por Internet una sinopsis de su próxima Monografía sobre la evaluación de los riesgos cancerígenos para los seres humanos en la revista Lancet Oncology. La monografía clasifica la exposición a teléfonos celulares como "posiblemente cancerígena para seres humanos". La doctora Martha Linet, jefa de la Subdivisión de Epidemiología de los Efectos de la Radiación  de la División de Epidemiología y Genética Oncológica del NCI, aborda el dictamen del grupo de trabajo de la IARC y sintetiza algunas investigaciones en curso sobre los teléfonos celulares y el riesgo de cáncer.

¿Existen evidencias de que el uso de teléfonos celulares aumenta el riesgo de cáncer?

La mayoría de los estudios a la fecha no han encontrado una asociación entre el uso general del teléfono celular y la aparición de tumores. Sin embargo, algunos estudios han demostrado una asociación y un mayor riesgo de glioma en un número pequeño de usuarios de teléfonos celulares que reportaron haberlos usado por mucho más tiempo. De esos estudios con asociaciones positivas, los resultados son contradictorios y no muestran una relación dosis y efecto. Además, no hay un mecanismo biológicamente justificable ni evidencias en animales de que los teléfonos celulares puedan causar cáncer.

¿Por qué esas incongruencias entre los estudios?

La mayoría de los estudios están basados en datos de entrevistas sobre patrones de uso de teléfonos celulares en pacientes con tumores cerebrales y participantes de grupos de control. Sabemos que este tipo de datos autorreportados no siempre son precisos. Los pacientes tienen más propensión a reportar un mayor uso del teléfono celular que los grupos de control, o puede ser que no recuerden con certeza en qué lado de la cabeza apoyaban su celular. La tecnología de los teléfonos celulares ha cambiado drásticamente con el tiempo y los estudios cubren distintos periodos. La manera en que la gente utiliza los teléfonos celulares también ha cambiado, lo que dificulta todavía más recordar con certeza.

Además, ninguno de los estudios epidemiológicos mide la verdadera exposición cerebral a la radiofrecuencia; la exposición se calcula a través de los datos de las entrevistas.

¿De qué manera ha reaccionado a comunidad de epidemiólogos a la decisión de la IARC de clasificar los teléfonos celulares como "posiblemente cancerígenos para los seres humanos”?

Ha habido un debate muy intenso entre los epidemiólogos y mucho interés en los foros sobre epidemiología. Hemos identificado algunas brechas en la investigación que deberán ser abordadas por los estudios en curso. Las tres brechas principales son: ninguno de los estudios, incluido Interphone -un estudio a gran escala a nivel internacional sobre el uso del teléfono celular en más de 5 000 pacientes de 13 países que tenían glioma o meningioma- contaba con pacientes que hubieran usado el teléfono celular por periodos prolongados o de manera muy intensa. De modo que los riesgos asociados a la alta exposición se basan en cifras muy pequeñas.

En segundo lugar, no hay estudios publicados sobre el riesgo de cáncer en personas que comenzaron a usar los teléfonos celulares durante la niñez o la adolescencia.
Tercero, los estudios con animales a la fecha han sido limitados, pero el Programa Nacional de Toxicología está llevando a cabo un estudio controlado muy grande con miles de roedores. Los resultados se esperan para el 2014.

¿Puede describir algunos de estos próximos estudios?

En Europa se está realizando un estudio a gran escala, principalmente en países nórdicos y del norte del continente, denominado COSMOS, el cual da seguimiento a 250 000 personas de 30 a 59 años de edad con repetidas entrevistas, comparación de información de abonados a teléfonos celulares y vinculación periódica a información de los registros del cáncer.

Estudio de los factores de riesgo epidemiológico del meningioma

El Programa de Investigación en Epidemiología y Genética de la División de Control del Cáncer y Ciencias de la Población del NCI está financiando cuatro estudios de control sobre el meningioma en la población. Los investigadores están recogiendo información sobre los posibles factores de riesgo, incluido el uso del teléfono celular, en las personas a las que se les ha diagnosticado meningioma intracraneal, y están comparando esta información con la de participantes de grupos de control correlacionados por sexo, grupo étnico, ubicación geográfica y edad. Estos estudios representan el primer esfuerzo concentrado para examinar los factores de riesgo ambiental y genético del meningioma.

Varios estudios subvencionados por el NCI que tienen lugar en los Estados Unidos analizan la relación entre los teléfonos celulares y la exposición a radiofrecuencia y el riesgo de meningioma y otros tumores cerebrales en distintas poblaciones. (Ver recuadro con más información).

Y hay otra iniciativa europea subvencionada llamada Mobi-Kids, que tiene como modelo el estudio Interphone. Mobi-Kids estudia el riesgo de tumores cerebrales asociados al uso de teléfonos celulares en personas de 10 a 24 años de edad.

¿Cuál es la principal conclusión de todo esto?

El grupo de trabajo de la IARC clasificó el uso del teléfono celular como posiblemente cancerígeno. Si uno mantiene presente que "posiblemente" significa una "posibilidad", esto va acorde con los informes de asociación positiva y la incongruencia general de los datos. Los estudios en curso que buscan abordar las brechas en la investigación proporcionarán información que esclarezca las cuestiones que no han sido abordadas a la fecha y será importante continuar monitorizando las tendencias en la incidencia de tumores cerebrales.

Las medidas sugeridas por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) y la Comisión Federal de Comunicaciones para reducir la exposición incluyen limitar la duración y el número de llamadas hechas con teléfonos celulares, usar teléfonos fijos en lugar de celulares y usar los dispositivos “manos libres”.

Por supuesto, una de las recomendaciones de seguridad general más importantes es no utilizar el celular mientras se maneja un vehículo.

< Sección anterior  |  Siguiente sección >