Boletin
 
14 de agosto de 2012 • Volumen 4 - Edición 9

Una prueba podría reducir la necesidad de cirugía para el diagnóstico de cáncer de tiroides

> Artículo en inglés

Una nueva prueba podría evitar la cirugía de diagnóstico en algunos pacientes que presentan nódulos en la tiroides de posible naturaleza cancerosa. Un grupo de investigadores analizaron muestras de nódulos tiroideos extraídos por medio de la aspiración con aguja fina para detectar la expresión de un panel de 167 genes, y encontraron que la prueba identificó con precisión si los nódulos eran cancerosos. Estos resultados fueron publicados el 25 de junio en la revista New England Journal of Medicine.

Entre un 15 y un 30 por ciento de los pacientes que se someten a una aspiración con aguja fina debido a nódulos tiroideos de apariencia dudosa, obtienen resultados indeterminados en las pruebas citológicas convencionales, es decir, los resultados indican modificaciones celulares que pueden hacer pensar en la posibilidad de cáncer, pero no son definitivos. Si bien la mayoría de aquellos pacientes con resultados dudosos tienen una afección benigna, la mayoría se somete a una cirugía de tiroides para determinar si padecen de cáncer.

Varios investigadores dijeron que es posible que la prueba modifique la práctica clínica al eliminar o demorar la necesidad de ese tipo de intervención quirúrgica en algunos pacientes.

Los investigadores reunieron más de 4 800 muestras aspiradas de cerca de 3 800 pacientes que fueron tratados en 49 centros académicos y hospitales comunitarios durante un periodo de 19 meses. Del total de las muestras, se analizaron las extraídas por aspiración con aguja fina que tenían resultados indeterminados provenientes de 265 nódulos, de los que también se tenían las correspondientes muestras quirúrgicas. Las muestras de la aspiración con aguja fina se analizaron usando el panel de 167 genes que los investigadores diseñaron basándose en investigaciones anteriores.

En general, al comparar los resultados de la prueba de expresión génica con los resultados del diagnóstico a partir de las muestras tiroideas extraídas durante la cirugía, la prueba identificó correctamente 92 por ciento de las muestras malignas y 93 por ciento de las muestras benignas. Sin embargo, cerca de la mitad de las muestras que la prueba de expresión génica identificó como sospechosas (no claramente malignas ni claramente benignas), resultaron ser benignas a partir del análisis quirúrgico.

En pacientes con resultados citológicos indeterminados, la prueba de expresión génica "puede ser útil para tomar decisiones importantes de manejo del paciente, como recomendar una espera cautelosa en lugar de una cirugía de diagnóstico", escribieron el doctor Erik Alexander, investigador principal, y sus colegas del Brigham and Women's Hospital.

La doctora Ann Gramza del Centro de Investigación Oncológica del NCI estuvo de acuerdo, pero advirtió que "un resultado negativo no debería descartar la necesidad de un paciente de continuar los controles de seguimiento y vigilancia del nódulo".

"El riesgo que enfrentamos es que entre el 5 y el 10 por ciento de los nódulos clasificados como benignos tienen la posibilidad de ser malignos (resultado negativo falso), en particular aquellos que son indeterminados desde el punto de vista citológico pero que permiten suponer la presencia de cáncer" escribió el doctor J. Larry Jameson de la Universidad de Pensilvania en un editorial adjunto. El doctor explicó que en estos pacientes "puede ser sensato" hacer otra biopsia por aspiración con aguja fina o realizar un procedimiento quirúrgico de diagnóstico.

El doctor Jameson señaló que los resultados de un reciente estudio permiten suponer que, aun teniendo en cuenta el costo de la prueba, la reducción de cirugías por el uso de la misma (aproximadamente 25 000 menos operaciones por año), "podría resultar en un considerable ahorro en costos".