Boletin
 
14 de agosto de 2012 • Volumen 4 - Edición 9

Enfermería oncológica: una visión del futuro para el presente

> Artículo en inglés

Doctora Mary M. Gullatte
Dra. Mary Gullatte

En mis 34 años de experiencia como enfermera de oncología, he sido testigo de primera línea de los profundos cambios que han dado forma al sistema actual de cuidado del paciente con cáncer. Por ejemplo, la primera, segunda y ahora la tercera generación de terapias dirigidas han cambiado significativamente el cuidado oncológico, así como se ha reconocido que un buen cuidado del paciente va más allá del tratamiento de los tumores y debe continuar por mucho tiempo más después de que termine el tratamiento activo.

Hoy en día, el cuidado oncológico es una tarea altamente compleja; y con los nuevos avances en la genómica, las terapias personalizadas, las ciencias biológicas, la farmacología, las ciencias sociales y la tecnología de la información médica, esta tarea se hará cada vez más compleja.

Como presidenta de la Sociedad de Enfermería Oncológica(ONS), una organización que cuenta con más de 35 000 miembros, creo que el personal de enfermería oncológica está preparado para ser el abanderado en una multitud de ambientes: académico, de investigación y de servicios clínicos. De hecho,¡ya lo estamos haciendo!

Para dar forma a sus actividades futuras, la ONS emitió recientemente el Plan Estratégico 2012-2016, en el cual, nosotros hablamos de "guiar desde el futuro", es decir, de tener la visión de cuáles serán las necesidades de cuidado oncológico en 5 años. Esa visión nos permitirá preparar mejor al personal de enfermería de manera que sirvan de guía hacia el nuevo futuro del cuidado médico y diseñen modelos de cuidado para acoger el futuro con audacia, confianza y éxito. (Véase recuadro de abajo).

El personal de enfermería desempeña un papel fundamental en el mejoramiento de la eficiencia, los costos, la seguridad y la calidad para promover desenlaces positivos en el paciente. Las enfermeras y los enfermeros son parte integral del equipo de atención profesional, cuyos miembros deben trabajar de manera mancomunada para establecer una relación efectiva con los pacientes y sus familias en una asociación real que permita alcanzar los mejores resultados para el paciente.

Esta edición especial del Boletín del Instituto Nacional del Cáncer se centra en algunas de las tendencias que se están registrando en la enfermería oncológica hoy en día y en los problemas y necesidades que enfrenta, entre ellos la manera como los médicos y el personal de enfermería pueden trabajar en forma conjunta para mejorar el cuidado de los pacientes con cáncer, el papel de los gestores de pacientes y la manera como los profesionales de enfermería pueden ayudar a las familias a cuidar a los pacientes con cáncer.

En cuanto a la investigación, la bioética es un tema que está creciendo en importancia, particularmente entre el personal de enfermería oncológica que participa en los estudios clínicos. Finalmente, aun cuando el cuidado de pacientes con cáncer puede ser gratificante, también puede producir agotamiento e insensibilidad entre el personal de enfermería, un problema que cada vez más están abordando los centros de cuidado médico.

Debido a su profesión y preparación, el personal de enfermería oncológica promueve prácticas basadas en datos de comprobación científica y un cuidado centrado en el paciente y la familia a fin de mejorar la educación, el tratamiento, la supervivencia y los desenlaces positivos en el cuidado del paciente. Estamos preparándonos y estamos listos para acoger el futuro con audacia a fin de tener un mejor  sistema de cuidado médico para nuestros pacientes  y para el equipo de atención oncológica interprofesional.

Dra. Mary Magee Gullatte

Presidenta de la Sociedad de Enfermería Oncológica

Recomendaciones del Instituto de Medicina: el futuro de la enfermería

El nuevo cuidado médico del futuro requerirá que la enfermería esté en manos de un personal robusto, estable y educado. Con este fin, la ONS hace suyos el informe The Future of Nursing, publicado en 2010, y sus cuatro mensajes clave:

  1. El personal de enfermería debe aplicar en su práctica profesional toda su educación y capacitación.
  2. El personal de enfermería debe alcanzar niveles más altos de educación y capacitación a través de un sistema de educación que promueva una evolución académica ininterrumpida.
  3. El personal de enfermería debe ser socio en todo el sentido de la palabra, junto con los médicos y otros profesionales médicos, en el rediseño del cuidado de salud en los Estados Unidos.
  4. La  planificación y toma de decisiones efectiva por parte de la fuerza de trabajo requiere un mejor sistema de recaudación de datos y una mejor infraestructura de información.