Boletin
 
14 de agosto de 2012 • Volumen 4 - Edición 9

Edición Especial: Enfermería oncológica

Bertie Ford: cómo capacitar al personal de enfermería oncológica y ayudar a personas con acceso limitado a servicios médicos

> Artículo en inglés

Especialista principal en oncología clínica
Genentech BioOncology

Bertie Ford
Bertie Ford

Bertie Ford sabe el cambio positivo que puede hacer un buen mentor en la carrera de un profesional de enfermería recién recibido. Aún antes de decidirse a estudiar enfermería, cuando trabajaba en el Servicio de Información sobre el Cáncer de Ohio, se sintió inspirada por una conferencia sobre prevención y exámenes selectivos de detección de cáncer dictada por la enfermera de oncología Elaine Glass. "Fue ahí donde decidí que ‘yo quería hacer lo que ella hacía’", recordó Ford, quien en la actualidad es especialista en oncología clínica en Genentech BioOncology.

Ford recibió su maestría en enfermería de la Universidad Estatal de Ohio (OSU) y, posteriormente, Glass la contrató y fue su supervisora en la unidad médica del centro oncológico de la OSU. Durante ese periodo, Glass recomendó a Ford como oradora en una reunión de la división local de la Sociedad Americana Contra el Cáncer (ACS). Esa "fue una gran experiencia de aprendizaje para mí", recordó ella, y sirvió como inicio de la exitosa trayectoria que Ford ha tenido como oradora, planificadora de programas y líder en las divisiones locales de la ACS y de la Sociedad de Enfermería Oncológica (ONS). Su supervisora también motivó a Ford a participar en foros de información para personal de enfermería sobre un programa de estudios clínicos de fase I.

No obstante, cuando Ford decidió seguir una carrera como enfermera de investigación años después, "no tuve una buena relación de mentoría con mis colegas y directores médicos", comentó. "Tuve que entender por mí misma cuál iba a ser mi función", explicó, especialmente cuando hizo la transición de enfermera de planta cuyo enfoque era la atención primaria, a enfermera de estudios clínicos, tarea que requiere habilidades complejas de organización y registro.

Desde entonces, Ford ha dedicado su carrera a ser la mentora de muchos profesionales de enfermería oncológica. Su larga trayectoria en posiciones de liderazgo en la división de Columbus de la ONS ha sido instrumental en sus actividades como mentora. Entre otras cosas, Ford considera que es importante participar en investigaciones científicas y en esfuerzos para ayudar a las poblaciones con acceso limitado a los servicios médicos.

En una reciente entrevista con la revista ONS Connect, Ford expresó: “La participación profesional alimenta el alma. Inventé el Premio al Principiante del Año en reconocimiento a los profesionales de enfermería jóvenes que eran parte de mi división y marcaron la diferencia desde un principio. ¡La persona que recibió el primer premio como Principiante del Año es ahora la presidenta de nuestra división local!"

Una enfermera que se ha beneficiado en gran medida del respaldo y el consejo de Ford es Torri Curtis, quien trabaja actualmente en la unidad de hematología y oncología del Centro Oncológico Integral de la OSU, el Hospital Oncológico Arthur G. James y el Instituto de Investigación Solove (conocido como "el James"). Curtis conoció a Ford poco después de su graduación de la facultad de enfermería, cuando trabajaron juntas en la unidad de enfermería oncológica del centro médico de la OSU. "También formé parte de la división de Columbus de la ONS, por lo que me encontraba con Bertie en las reuniones y en la unidad de oncología", dijo Curtis;

En ambos lugares, Ford "fue una gran mentora para mí" dijo Curtis. Fue Ford quien impulsó a Curtis a postularse a la posición de historiadora de la división. Además, cuando el Hospital Oncológico James abrió sus puertas en 1990, Curtis fue a trabajar a ese establecimiento, donde Ford ocupaba el puesto de directora de servicios de enfermería para la investigación clínica. "Hay muchos estudios clínicos que se llevan a cabo en "el James", y en ese tiempo el hospital estaba creciendo rápidamente", comentó Curtis.

Ford instó a Curtis a postularse a una posición de investigación clínica. "Estaba dedicada más a estudios de fase I", comentó. "Bertie me guió en lo que tenía que hacer para organizar esos estudios, así como en todas las revisiones y documentación necesarias para un estudio clínico". Además, Ford motivó a Curtis a atender conferencias sobre estudios de investigación clínica.

Ford, quien es afroamericana, también se dio cuenta desde muy temprano de la necesidad de fomentar la capacitación de proveedores de atención médica, entre ellos el personal de enfermería, para que participasen en esfuerzos de extensión comunitaria a fin de mejorar el control el cáncer y el tratamiento en las poblaciones minoritarias con acceso limitado a servicios médicos. En 1993, mientras era presidente de la división de Columbus de la ONS, Ford formó un Comité de Alcance Comunitario "para enseñar, colaborar y realizar actividades con la comunidad", según sus palabras.

A través de una serie de pequeñas subvenciones para la enseñanza durante los años siguientes, el comité estableció varios programas dirigidos a los proveedores de atención médica y a los grupos desfavorecidos, como talleres de competencia cultural, ferias de salud y el Desfile de Modas para la Salud Mamaria que se ha venido celebrando anualmente por seis años. Estos esfuerzos también fueron reconocidos en el Congreso de la ONS de 2012, en el que el comité de la división de Columbus, que ahora cuenta con 20 miembros, recibió el premio Pearl Moore "Marcando la diferencia" al logro en equipo.

Ford considera que orientar a profesionales de enfermería y a otros proveedores para que aumenten su competencia cultural es un factor clave en el aumento de la participación en estudios clínicos de las poblaciones con acceso limitado a servicios médicos.

"El problema es que muchos de los investigadores y proveedores de atención médica se ponen a la defensiva en torno a este tema", señaló Ford. "Ellos dicen: ‘nosotros tratamos a todo el mundo por igual y eso es algo bueno’". No obstante, comprender mejor a otra cultura "puede contribuir a aumentar la comodidad que los pacientes sienten con uno, y hacer que estén más dispuestos a escuchar lo que decimos cuando les hablamos de participar en estudios de investigación", puntualizó.

"La desconfianza en las instituciones médicas es un enorme obstáculo" que impide atraer pacientes de las poblaciones minoritarias, agregó Ford. "Se debe trabajar siempre en colaboración con las comunidades con el fin de superar ese temor".

El legado de Ford como mentora y contribuyente al campo de la enfermería oncológica llevó a la ONS a rendirle un reconocimiento a través del Premio Nacional de Mentoría de la ONS en el trigésimo séptimo Congreso Anual que tuvo lugar el pasado mes de mayo.

Ford no tiene intenciones de detenerse ahora: "Mi tarea como men­to­ra se ha convertido en algo más global y abarca tanto mis pensa­mientos como mis acciones" dijo. "El campo de acción ha cambiado de solo una divi­sión local de la ONS a un nivel regional y luego nacional, lo cual fo­men­ta una mayor participa­ción de los profesionales de enfermería oncológica en sus respectivos centros. En realidad, todos podemos marcar la diferencia".

—Bill Robinson