In English | En español
¿Prequntas sobre el cáncer?
Boletín del Instituto Nacional del Cáncer
 Página principal del BoletínArchivoContáctenos
  • Publicación: 17 de agosto de 2010

Sobrevivientes de cáncer descubren el poder de los blogs

> Lea el artículo en inglés

Ann Silberman recibió un diagnóstico de cáncer en agosto del 2009. Dos semanas después, comenzó a escribir Breast Cancer? But Doctor...I Hate Pink (¿Cáncer de mama?... pero doctor, detesto el rosa), un blog que le imprime un tono más ligero a su lucha contra el cáncer de mama.

Caricatura realizada por Amy Marash, la autora de un blog sobre el cáncer Amy Marash publica sus caricaturas en su blog Cancer Is So Funny, para compartir información con otros pacientes de cáncer.

“Me puedo sustraer del tratamiento y de las situaciones desagradables al pensar cómo voy a escribir sobre ello o buscando el ángulo de humor para mis lectores”, dijo Silberman. “Al poder escribir sobre el cáncer para otras personas, me siento capaz de enfocarme en lo positivo en lugar de lo negativo, porque eso es lo que quiero para mis lectores”.

Nancy Morgan, directora del Programa de Artes y Humanidades del Centro Oncológico Integral de la Universidad de Georgetown, destacó el poder de los blogs para los pacientes.

“Las personas que conozco en el centro Lombardi y que hacen blogs sobre su cáncer se sienten más fortalecidas por su habilidad de articular sus pensamientos y sentimientos sobre el cáncer y de conectar con otras personas”, dijo Morgan. “El coraje de una persona para escribir inspira a otra a expresar sus sentimientos. El alivio que resulta de la autoexpresión es palpable”.

En un estudio publicado en la revista The Oncologist en el 2008, Morgan y sus colegas encontraron que los pacientes se sentían mejor después de realizar un ejercicio de expresión escrita.

“Las encuestas posteriores y las entrevistas subsiguientes identificaron una correlación significativa entre aquellos que sintieron que escribir cambió la manera en que pensaban de su cáncer y mejoró su calidad de vida física”, indicó Morgan.

Amy Marash fue puesta en contacto con Morgan después de que le dijo a su oncólogo que quería dibujar caricaturas para compartir información con otros pacientes de cáncer.  Morgan le dio un cuaderno de bosquejos y Marash comenzó a dibujar caricaturas con bolígrafo, agregando color con marcadores; después de perfeccionar sus diseños con Photoshop, colocó su obra en el blog Cancer Is So Funny (El cáncer es tan chistoso).

“A la gente le encantan mis caricaturas”, dijo Marash. “Dicen que mi obra es ‘pícara y graciosa’ y que les hace reír a carcajadas. Algunas de estas personas perdieron a algún ser querido por cáncer. Uno de mis más fervientes seguidores perdió a su padre y a su hermano por la misma enfermedad. Otros están combatiendo el cáncer y comparten mi tira cómica con sus compañeros de  enfermedad. Hasta ahora, nadie ha dicho que a algún paciente de cáncer le choquen mis caricaturas, y espero que esto no pase”.

Daria Maluta, a quien le diagnosticaron cáncer de mama en el 2000, escribe el blog Living with Cancer (Vivir con cáncer). Tuvo recidivas en el 2004 y el 2008 y actualmente recibe quimioterapia.

“La comunidad de personas que hace blogs ofrece un lugar para que la gente con cáncer se conecte, comparta historias y se anime mutuamente”, dijo Maluta. “A través de los blogs, he aprendido una gran cantidad de cosas, no solo sobre el cáncer y su tratamiento sino también de la manera en que otras personas enfrentan su enfermedad. Creo que me ha hecho una persona más fuerte”.

Carolyn Langlie-Lesnik, enfermera certificada de Indiana, recibió un diagnóstico de cáncer de apéndice en marzo del 2001 y le dijeron que su cáncer no se podía tratar. Su blog, Appendix Cancer Survivor’s Blog (Blog de una sobreviviente de cáncer de apéndice), “está dedicado a compartir la parte más difícil de mi experiencia”, dijo. “El camino emocional y espiritual que he recorrido como una inusual sobreviviente al cáncer”.

Langlie-Lesnik espera que su blog ofrezca a los pacientes de cáncer de apéndice un lugar para expresarse así como información a través de enlaces útiles y otros testimonios de supervivencia.

“Realmente tengo que darle un propósito a mi supervivencia, encontrar una manera de retribuir toda la ayuda que recibí”, dijo Langlie-Lesnick. “Espero que mi blog sirva al propósito de ayudar a otros a ver que no están solos en su lucha; nuestro cáncer es raro y solitario. A través de mi blog he conocido a muchas personas que han ganado mi admiración, aunque muchas han perdido la batalla”.

Silberman tiene un gran grupo de seguidores y su blog está enlazado al sitio web del periódico de su ciudad, The Sacramento Bee.

 “Veo que mucha gente encuentra mi blog usando términos de búsqueda en Google y resulta emocionante saber que lo leen de principio a fin”, dijo Silberman. “Esto me dice que la gente quiere saber realmente lo que le puede pasar”.

Silberman y Langlie-Lesnick ya estaban familiarizadas con los blogs antes de comenzar su carrera como autoras de blogs sobre el cáncer. Langlie-Lesnick comenzó a hacer un sitio web educativo, Appendix Cancer Connection, 5 o 6 años antes de publicar su blog. Silberman dice que anteriormente había hecho blogs sobre otros temas y que sabía manejar las herramientas cibernéticas. Maluta da seguimiento a unos 200 blogs de cáncer. Marash escribió blogs para The Digital Journalist antes de comenzar su propio blog.

Todas estas mujeres han establecido una comunidad con sus lectores.  “Hay ocasiones en que la enfermedad o el tratamiento me deprime”, dijo Maluta. “En el blog digo cómo me siento y lo que estoy experimentando y, sin que te des cuenta, alguien ya está escribiendo un comentario para darme ánimo o me envía un correo electrónico. Unas cuantas palabras de ánimos realmente me levantan la moral. Para ser sincera, no sé qué haría sin mi familia del blog”.

—Elizabeth Goers