In English | En español
¿Preguntas sobre el cáncer? 1-800-422-6237
Boletín del Instituto Nacional del Cáncer
 Página principal del BoletínArchivoContáctenos
  • Publicación: 17 de agosto de 2010

Opciones

  • Imprimir página
  • Imprimir documento
  • Ver documento
  • Enviar este documento

Terapia hormonal aumenta el riesgo de cáncer de mama en mujeres con alta densidad mamaria

> Lea el artículo en inglés

Las mujeres que tienen alta densidad mamaria, de acuerdo a un sistema utilizado por los radiólogos para clasificar las mamografías conocido como Sistema de Notificación y Datos sobre Estudios de Mama por Imagen (Breast Imaging Reporting and Data System, BIRADS), enfrentan un riesgo mayor de presentar cáncer de mama que las mujeres con densidad normal.  Además, la terapia hormonal (TH) después de la menopausia, en especial con estrógeno y progestina, también aumenta el riesgo de cáncer de mama. Ahora, un informe del Consorcio de Vigilancia del Cáncer de Mama (Breast Cancer Surveillance Consortium, BCSC) que patrocina el NCI, muestra que la combinación de estos dos factores aumenta hasta dos veces el riesgo de cáncer de mama. El estudio fue publicado el 19 de julio en la edición electrónica de la revista Journal of Clinical Oncology.

El equipo del BCSC, encabezado por la doctora Karla Kerlikowske, de la Universidad de California en San Francisco, examinó los datos de siete registros que representan más de 580.000 mujeres y cerca de 1,350.000 mamografías de detección. Las mujeres tenían 30 años de edad en adelante, sus índices de masa corporal eran normales y respondieron los cuestionarios para indicar si estaban o no en la menopausia, sus antecedentes quirúrgicos y uso de la TH.

La asociación entre densidad mamaria y riesgo de cáncer fue más fuerte en las mujeres premenopáusicas y en las que utilizaban TH después de la menopausia. En el estudio, las mujeres premenopáusicas con densidad mamaria baja o normal presentaron un riesgo de cáncer a 5 años que osciló entre 0,3 y 1,5 por ciento, en comparación con el rango de 0,9 a 3,1 por ciento de las mujeres con mamas densas y muy densas. Los investigadores encontraron que las mujeres posmenopáusicas con una densidad mamaria baja o normal que utilizaban TH, presentaron riesgos a 5 años de entre 0,3 a 2,5 por ciento, mientras que el riesgo para las mujeres con mamas densas o muy densas osciló entre 1,1 y 4,4 por ciento.  (El riesgo fue ligeramente más alto para aquellas que utilizaban estrógeno más progestina, a diferencia de las que usaban solo estrógeno.) Sin embargo, aunque utilizaran o no la TH, el riesgo de cáncer de mama fue bajo para las mujeres posmenopáusicas que tenían mamas de baja densidad.

Los autores destacaron que todavía no se sabe la manera en que la TH y la densidad mamaria interactúan para aumentar el riesgo de cáncer —ya sea que las hormonas hagan más lento el proceso de los cambios naturales en las mamas que, por ejemplo, ocurre con la edad, o si estimulan el crecimiento de células vulnerables al cáncer. Pero, por el momento, “las mujeres posmenopáusicas con una alta densidad mamaria pueden considerar el riesgo añadido de cáncer de mama al momento de decidir si comienzan o suspenden la TH, especialmente la de estrógeno con progestina”, anotaron los autores.