Boletin
 
11 de septiembre de 2012 • Volumen 4 - Edición 10

Estudio propone una nueva opción de tratamiento para algunas mujeres con cáncer de mama metastásico

> Artículo en inglés

Los resultados de un estudio clínico de fase III parecen indicar que, en algunas mujeres con cáncer de mama metastásico, podría retrasarse la evolución de la enfermedad y la muerte combinando dos fármacos que funcionan de manera diferente para alterar la capacidad del estrógeno de alimentar el crecimiento del cáncer. Los resultados fueron publicados el 2 de agosto en la revista New England Journal of Medicine.

Sin embargo, varios especialistas en cáncer de mama advirtieron que los resultados del estudio no son suficientes para cambiar la práctica clínica y deben ser confirmados.

En el estudio, la supervivencia general sin evolución fue mejor en las mujeres con cáncer de mama metastásico tratadas con el inhibidor de la aromatasa anastrozol (Arimidex) y el antiestrógeno fulvestrant (Faslodex) que en las mujeres tratadas solo con anastrozol. Ya se ha aprobado el uso de ambos fármacos para tratar el cáncer de mama metastásico.

Cerca de 700 mujeres participaron en el estudio clínico auspiciado por el NCI, el cual fue dirigido por SWOG, conocido anteriormente como el Grupo de Oncología del Suroeste (Southwest Oncology Group) Todas las mujeres que participaron en el estudio se encontraban en la etapa posmenopáusica, tenían cáncer de mama metastásico positivo al receptor hormonal y no habían recibido tratamiento contra el cáncer metastásico anteriormente. A las mujeres del grupo que recibió la combinación se les administró la dosis estándar de fulvestrant (500 mg) la primera vez que lo recibieron, seguida por una dosis más baja (250 mg) en los tratamientos restantes. Aproximadamente 40 por ciento de las mujeres incluidas en el grupo que recibió solamente anastrozol comenzaron a recibir una dosis baja de fulvestrant después de que su enfermedad comenzó a evolucionar.

La mediana de supervivencia sin evolución (el criterio principal de valoración del estudio) fue 15,0 meses en las mujeres que recibieron ambos fármacos y 13,5 meses en las mujeres que recibieron solamente anastrozol. La supervivencia general fue de 47,7 meses en el grupo de la terapia combinada y 41,3 meses en el grupo que recibió solamente anastrozol.

En general, los efectos tóxicos fueron relativamente leves y, en este sentido, no hubo grandes diferencias entre los dos grupos. Sin embargo, 42 pacientes que recibieron solamente anastrozol y 51 pacientes que recibieron ambos fármacos experimentaron graves efectos tóxicos, entre ellos, dolor osteomuscular, síntomas parecidos a los de la gripe y dificultad para respirar.

Pero los resultados son convincentes, dijo en una entrevista la investigadora principal, doctora Rita Mehta de la Universidad de California en Irvine. "Fulvestrant y anastrozol deberían ser fármacos estándar en el tratamiento de mujeres que reúnen las condiciones para participar en el estudio", dijo.

No obstante, el doctor Jung-Min Lee, de la Subdivisión de Oncología Médica del NCI, hizo énfasis en que la supervivencia general fue un criterio de valoración secundario en el estudio y dijo que habrá que responder a varias preguntas antes de que la terapia combinada sea utilizada en la práctica clínica. "Debemos comenzar por definir la población que podría beneficiarse más de la terapia combinada", dijo el doctor Lee. "Y necesitamos más datos para confirmar el beneficio de supervivencia general".

Además también hay un conflicto entre los resultados de este estudio y los de un estudio internacional similar denominado FACT, el cual no encontró diferencias en cuanto a la supervivencia general entre las mujeres que recibieron anastrozol y fulvestrant y las mujeres que recibieron solamente anastrozol. Entre los dos estudios hay varias diferencias importantes que seguramente explican las discrepancias entre los resultados, dijo la doctora Mehta.

El estudio FACT era más pequeño, explicó, incluía a más mujeres que habían recibido anteriormente tamoxifeno (70 por ciento en comparación con 40 por ciento), aceptó a pacientes que habían terminado la quimioterapia para la enfermedad en estadio temprano en los 12 meses anteriores al estudio y estuvo limitado a pacientes que habían sufrido una recaída. Estas diferencias en las poblaciones que participaron en los estudios seguramente "enriquecieron el estudio para pacientes con enfermedad relativamente resistente a la terapia endocrina", dijo.

Esta investigación fue respaldada por subvenciones de los Institutos Nacionales de la Salud  (CA32102, CA38926, CA35431, CA35281, CA20319, CA04919, CA67575, CA58861, CA37981, CA46368, CA86780, CA46282, CA63848, CA12644, CA27057, CA95860, CA35119, CA46441, CA11083, CA45450, CA35178, CA13612, CA58882, CA45377, CA45807, CA58723, C14028, CA128567, CA22433, CA52654, CA45560, CA35261, CA073590, CA45808, CA35192, CA42777, CA16385, CA35176, CA63845, CA35128, CA35090, CA63844, CA76447, CA58416, CA63850, CA76462, CA35262, CA77202 y CCSRI155469).