Boletin
 
13 de septiembre de 2011 • Volumen 3 - Edición 10

Alta densidad mamaria relacionada con aumento en el riesgo de cáncer y tumores agresivos

> Artículo en inglés

Un estudio de mujeres posmenopáusicas ha confirmado que la densidad mamaria más alta está asociada a un riesgo mayor de cáncer de mama y reveló que los tumores que se originan tienen una mayor probabilidad de ser agresivos. Los resultados se publicaron por Internet el 21 de julio en la revista del NCI Journal of the National Cancer Institute.

El tejido mamario denso, que contiene menos grasa y más tejido glandular y conjuntivo, es un factor de riesgo conocido de cáncer de mama; y las mamografías de tejidos mamarios densos son más difíciles de leer e interpretar. Sin embargo, no está claro si hay subtipos de cánceres específicos para las mujeres que tienen tejido mamario más denso.

Investigadores de la Facultad de Medicina de Harvard analizaron datos del estudio Nurses’ Health Study en el que participaron 1 042 mujeres a quienes se les diagnosticó cáncer entre 1989 y el 2004, y 1 794 de ellas se agruparon con participantes de control saludables. Las mujeres con cáncer de mama tuvieron una densidad mamaria promedio mayor que las mujeres del grupo de control. Aquellas con la densidad mamaria más alta tuvieron una probabilidad más de tres veces mayor de presentar cáncer que las que tuvieron la densidad mamaria menor.

La densidad mamaria tuvo una relación más fuerte con tumores in situ o no invasivos. Además, la densidad mamaria mayor se asoció a tumores más grandes, de grado mayor y que eran  receptores de estrógeno negativo, cuya tendencia es ser más agresivos. Los autores señalaron varias limitaciones del estudio. La más importante es que los resultados solo se aplican a mujeres posmenopáusicas.

En un editorial que acompañó el estudio, la doctora Karla Kerlikowske de la Universidad de California en San Francisco y la doctora Amanda Phipps del Centro Oncológico Fred Hutchinson sugirieron que el “efecto encubridor” mediante el cual el tejido denso evita la detección de tumores más pequeños en las mamografías, puede ser responsable de la asociación observada entre el tejido de mama denso y los tumores más grandes y agresivos.

También propusieron que los tumores pueden ocurrir con más frecuencia en los tejidos mamarios densos debido a interacciones con una mayor cantidad de células epiteliales y estromales presentes.

Los resultados “sugieren que la densidad mamaria es un factor de riesgo importante en una variedad de subtipos biológicamente diversos de cáncer de mama, como los tumores que exhiben características indicativas de peor pronóstico”, escribieron los editores. “Dado que la magnitud de la asociación con la densidad mamaria es sólida en todos los subtipos de cáncer de mama y en particular para la enfermedad con tumores receptores de estrógeno negativo, la densidad mamaria debe incluirse en los modelos de predicción de riesgos en todos los subtipos de tumores”, concluyeron.