In English | En español
¿Prequntas sobre el cáncer?
Boletín del Instituto Nacional del Cáncer
 Página principal del BoletínArchivoContáctenos
  • Publicación: 14 de septiembre de 2010

Muchos oncólogos estadounidenses y canadienses no están preparados para utilizar información sobre costo-eficacia en su práctica

> Lea el artículo en inglés

Pese a las grandes diferencias que separan sus respectivos sistemas de salud, los oncólogos canadienses y estadounidenses comparten opiniones sobre la manera en que el costo de los fármacos y su eficacia comparada deben ser un factor a considerar en las decisiones acerca del tratamiento de los pacientes, de acuerdo con los autores de una encuesta reciente. (El gobierno canadiense financia el sistema de salud, mientras que el gobierno estadounidense no lo hace). La encuesta también reveló que los oncólogos de ambos países no se sienten bien preparados para hablar con sus pacientes sobre los costos del tratamiento ni de la eficacia comparada. Los resultados se publicaron el 9 de agosto en la edición electrónica de la revista Journal of Clinical Oncology.

Cerca de 800 miembros de la Sociedad Americana de Oncología Clínica seleccionados de manera aleatoria participaron en la encuesta, con el patrocinio de la fundación California HealthCare. En Canadá, se ofrecieron las encuestas a miembros de organizaciones médicas y oncológicas nacionales y 138 respondieron a ellas.

La encuesta mostró que la mayoría de los médicos de ambos países cree que los pacientes deben tener acceso a tratamientos oncológicos eficaces solo si representan “un buen valor por su costo”, aunque fue mayor la proporción de canadienses que opinó de esta manera (75 por ciento frente a 58 por ciento de los estadounidenses). El límite de lo que se considera un "valor adecuado" fue más alto para los canadienses que para los estadounidenses, pero la mayoría de los oncólogos de ambos países cree que sería apropiada una proporción de menos de $100.000 por año de vida ganado. Sin embargo, la mitad de los oncólogos (42 por ciento de los estadounidenses y 49 por ciento de los canadienses) sintieron que estaban preparados para considerar la relación costo-eficacia en sus decisiones de tratamiento.

Los médicos de ambos países no se mostraron a favor de que el gobierno o las compañías de seguro decidan si ciertos fármacos comportan un buen valor, pero estuvieron de acuerdo en que los médicos y las organizaciones sin fines de lucro tomen estas decisiones, mientras que la mayoría de los encuestados de ambos países coincidió en que el gobierno necesita ejercer un mayor control en los precios de los fármacos contra el cáncer, aunque esta opinión era menos frecuente en los Estados Unidos (57 por ciento) que en Canadá (68 por ciento).

Los autores del estudio observaron que es posible que haya un sesgo en sus resultados debido a los distintos métodos para aplicar las encuestas en los distintos países. Pero concluyeron que en vista de que las opiniones de los dos grupos eran tan similares, y debido a que los oncólogos de ambos países enfrentan un rápido aumento en el costo de los nuevos fármacos contra el cáncer que puede o no estar cubierto por los seguros médicos, es necesario que colaboren en estrategias para enfrentar de manera conjunta los desafíos por venir.