In English | En español
¿Preguntas sobre el cáncer? 1-800-422-6237
Boletín del Instituto Nacional del Cáncer
 Página principal del BoletínArchivoContáctenos
  • Publicación: 15 de septiembre de 2009

Opciones

  • Imprimir página
  • Imprimir documento
  • Ver documento
  • Enviar este documento

La información y los enlaces en esta página ya no se están actualizando y se proporcionan únicamente como referencia.

Dra. Jeanette Vega, comentarista invitada

Chile y los Estados Unidos se unen en orgullosa alianza

> Lea el artículo en inglés

Dr. Jeanette VegaNo se puede negar que vivimos en una comunidad global, en la que los eventos de una ciudad o país pueden tener graves consecuencias para los residentes de otra ciudad o país a miles de kilómetros de distancia. Ya sea la pandemia del virus H1N1, los recientes disturbios en Irán o la recesión económica mundial, es evidente que esta interconectividad trae consigo retos importantes. Pero también puede crear oportunidades sin precedentes, en particular aquellas que podrían mejorar sustancialmente la salud pública.

El convenio anunciado la semana pasada entre funcionarios de los Estados Unidos y de la República de Chile constituye un brillante ejemplo de este tipo de oportunidades. Plasmada en ese convenio de cooperación firmado por el doctor John E. Niederhuber, director del Instituto Nacional del Cáncer (NCI), y por mí, la alianza prepara el terreno para realizar proyectos de cooperación entre nuestros países en varias áreas importantes de investigación, como son la investigación básica y clínica del cáncer, la bioinformática y la capacitación e intercambio de recursos.

Estos proyectos se llevarán a cabo bajo el auspicio de la Red de Investigación de Cáncer de los Estados Unidos y América Latina (United States-Latin America Cancer Research Network), la cual fue establecida el pasado mes de marzo. Chile es un orgulloso integrante de esta Red, junto con Brasil, Argentina, México y Uruguay. El convenio de cooperación entre Chile y los Estados Unidos es un resultado directo de esta Red y refuerza lo que yo considero las claves para el éxito de estas iniciativas globales: colaboración, colaboración y colaboración.

Las alianzas que se están creando como resultado de estas actividades preparan el terreno para un progreso importante en América Latina y los Estados Unidos respecto a prevención, detección precoz, tratamiento y supervivencia del cáncer, particularmente en lo que respecta a los cánceres que tienen una enorme repercusión en las comunidades hispanas, como el cáncer de seno y, especialmente en Chile, el cáncer de vesícula biliar.

De hecho, un proyecto de investigación sobre el cáncer de vesícula biliar es una de las tres actividades de alta prioridad que nuestros dos países han elegido llevar a cabo inicialmente conforme a este convenio de cooperación. Las otras dos son la creación de un registro nacional de cáncer y un banco nacional de tumores en Chile, las cuales permitirán que los científicos chilenos realicen investigaciones con la tecnología más moderna y trabajen más de cerca con sus colegas en todo el mundo.

gc_loi-signing
El doctor John E. Niederhuber, director del NCI, y la doctora Jeanette Vega, subsecretaria de Salud Pública de Chile, firmaron un convenio de cooperación el 16 de junio de 2009.

Aunque el cáncer de vesícula biliar es poco frecuente en los Estados Unidos y en muchos otros países, los índices de incidencia y mortalidad de esta enfermedad son particularmente altos entre las mujeres de mi país y específicamente entre los indígenas mapuches, quienes viven principalmente en la parte central y sur de Chile.

Al trabajar con el NCI, esperamos llevar a cabo investigaciones que nos ayudarán a entender mejor por qué los índices de cáncer de vesícula biliar son mucho más altos en ciertas poblaciones chilenas, así como a crear formas de anular esa tendencia. Sin embargo, esta no es una calle de un solo sentido. Tales esfuerzos podrían llevar a obtener un mejor entendimiento de la historia natural del cáncer de vesícula biliar, así como mayor conocimiento de las modalidades más efectivas para su prevención, diagnóstico temprano y tratamiento, todo lo cual se necesita desesperadamente sin importar el país del cual somos residentes.

Durante su reunión la semana pasada en la Casa Blanca, el Presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, y la Presidenta de Chile, Michelle Bachelet, destacaron este nuevo convenio entre nuestros países como una de las diversas áreas importantes en las que podemos trabajar en forma conjunta para mejorar la salud y el bienestar.

Como demuestra la reunión entre los presidentes de nuestros respectivos países y los proyectos que ahora estamos emprendiendo juntos, los dos países compartimos las mismas metas importantes: mejorar las vidas de nuestros ciudadanos por medio de una mejor atención médica, oportunidad de educación y de empleo, y una mayor prosperidad. Al trabajar juntos, no me cabe la menor duda que podremos alcanzar grandes logros.

Dra. Jeanette Vega
Subsecretaria de Salud Pública, República de Chile