Boletin
 
11 de octubre de 2011 • Volumen 3 - Edición 11

Mutaciones hereditarias en el gen BAP1 aumentan el riesgo de mesotelioma

> Artículo en inglés

En dos estudios independientes, investigadores demostraron que las personas con mutaciones hereditarias en el gen denominado BAP1 tienen una predisposición a padecer mesotelioma maligno y melanoma ocular (melanoma uveal o intraocular), y un tipo específico de tumor cutáneo benigno. Los resultados, publicados en Internet el 28 de agosto en Nature Genetics, indican que las mutaciones hereditarias en el BAP1 también podrían relacionarse con otras formas de cáncer, como el melanoma cutáneo.

En un estudio, respaldado por el NCI, un equipo de investigadores dirigido por el doctor Joseph Testa del Centro Oncológico Fox Chase y la doctora Michele Carbone del Centro Oncológico de la Universidad de Hawái se concentraron en dos familias de los EE. UU. con incidencia elevada de mesotelioma. El estudio es el primero en mostrar que ciertas mutaciones genéticas hereditarias pueden influir en el riesgo de mesotelioma de una persona (uno de los tipos de cáncer menos curable). El mesotelioma está generalmente asociado a la exposición al asbesto o a una fibra mineral similar, la erionita.

El segundo estudio, dirigido por los doctores Thomas Wiesner de la Universidad de Medicina de Graz, Austria, y del Centro Oncológico Memorial Sloan-Kettering (MSKCC); Boris Bastian del MSKCC; y Michael Speicher, también de la Universidad de Medicina de Graz, se concentraron en dos familias, una de Alemania y otra de Austria, cuyos integrantes presentaron numerosos crecimientos cutáneos, pequeños y benignos, desde una temprana edad. Estos crecimientos abultados se formaban en las células productoras de pigmento denominadas melanocitos, pero tenían el color de la piel, a diferencia de los clásicos lunares.

En ambos estudios, los investigadores se centraron en el gen BAP1 luego de hallar cambios genéticos en la región del cromosoma humano 3, o cerca de la misma, donde se ubica al BAP1. El gen BAP1 codifica una proteína conocida como BRCA1-proteína asociada-1, que se encuentra en el núcleo celular y se piensa que puede inhibir tumores. La proteína BAP1 interviene en una gama de procesos celulares, como la regulación de la proliferación y división celulares y la respuesta ante daños en el ADN.

En las dos familias con mesotelioma, los doctores Testa, Carbone y sus colegas hallaron mutaciones en el BAP1 en dos personas con melanoma uveal y, una de ellas, posteriormente, presentó mesotelioma. El equipo de investigación también halló alteraciones hereditarias en el BAP1 en 2 de los 26 pacientes con mesotelioma esporádico. A ambos individuos se les había diagnosticado melanoma uveal previamente, aunque este no fue el caso en los otros 24 pacientes. Se descubrió que algunos de los pacientes con mesotelioma esporádico tenían alteraciones en el BAP1 no hereditarias en sus tumores.

Los resultados, indicaron los doctores Testa y Carbone, "indican que las personas con melanoma uveal portadoras de mutaciones hereditarias en el BAP1 enfrentan un riesgo elevado de padecer mesotelioma y deben seguir controles médicos estrictos".

En cada una de las familias estudiadas por el doctor Wiesner y sus colegas, un integrante con tumores cutáneos benignos también tenía melanoma ocular. Además, a tres miembros de una familia se les diagnosticó melanoma cutáneo. Estos investigadores también hallaron mutaciones en el BAP1 no hereditarias en tumores seleccionados de manera aleatoria de un grupo independiente de pacientes con melanoma ocular y cutáneo.

En otros dos estudios recientes (aquí y aquí), se encontraron mutaciones en el BAP1 no hereditarias en el tejido tumoral de casos esporádicos de mesotelioma y melanoma ocular.