In English | En español
¿Prequntas sobre el cáncer?
Boletín del Instituto Nacional del Cáncer
 Página principal del BoletínArchivoContáctenos
  • Publicación: 12 de octubre de 2010

La quimioterapia afecta la estructura cerebral de pacientes con cáncer de mama

> Lea el artículo en inglés

Un nuevo estudio ha brindado algunas de las evidencias directas más sólidas hasta la fecha de que la quimioterapia tiene efectos físicos en áreas del cerebro que, al ser alteradas, podrían causar una variedad de síntomas cognitivos que a menudo se conocen como “quimiocerebro”. El estudio fue publicado en línea el 6 de agosto en la revista científica Breast Cancer Research and Treatment.

En un estudio pequeño de mujeres con cáncer de mama, los investigadores de la Facultad de Medicina de la Universidad de Indiana usaron imágenes de resonancia magnética (IRM) para mostrar que la quimioterapia estaba asociada a una disminución de la densidad de la materia gris del cerebro. Entre las áreas afectadas se encuentran las que tienen que ver con la memoria y la capacidad para procesar información. Aunque otros estudios han mostrado cambios similares en estas áreas del cerebro, este fue el primer estudio que hizo seguimiento en forma prospectiva a mujeres y comparó las imágenes de resonancia magnética antes y después de la quimioterapia.
 
“Los cambios observados en la densidad de la materia gris en el grupo sometido a quimioterapia concuerdan con el patrón de afecciones y deterioros cognitivos que se ha notado en estudios neurocognitivos”, indicaron el doctor Andrew J. Saykin y sus colegas.

El estudio incluyó 17 mujeres con cáncer de mama que se sometieron a quimioterapia después de la cirugía, 12 mujeres con cáncer de mama que no recibieron quimioterapia después de la cirugía y un grupo de control de 18 mujeres saludables. Las imágenes de resonancia magnética iniciales, realizadas poco después de la cirugía en las participantes con cáncer, no mostraron diferencias notables en la densidad de la materia gris en los tres grupos. Sin embargo, un mes después de completar la quimioterapia, las imágenes de resonancia magnética revelaron disminuciones significativas en la densidad de la materia gris en las mujeres con cáncer de mama, así como  cambios en la densidad de la materia gris en las mujeres que se sometieron a cirugía solamente, aunque los cambios en estas mujeres no fueron considerables. No se observaron cambios en las mujeres del grupo de control. Después de 1 año, las mujeres que recibieron quimioterapia, habían recuperado la materia gris perdida en algunas regiones, pero en otras persistía el déficit.

La forma precisa en que la quimioterapia ocasiona estos cambios no está clara, dijo la doctora Brenna McDonald, coautora del estudio. “Sin embargo, el hallazgo de que los cambios parecen resolverse hasta cierto grado en forma natural durante el primer año luego de completar la quimioterapia es muy positivo”, escribió en un correo electrónico. Debido a que el estudio de seguimiento fue limitado, continuó, no está claro el grado de recuperación que puede ocurrir en forma natural. Varios estudios han indicado que dichos efectos cognitivos pueden persistir por muchos años, añadió. Otros estudios están investigando si otros tratamientos, como el de tamoxifeno, pueden tener efectos similares en la estructura cerebral.

Para obtener información adicional sobre este tema, consulte: “Profundicemos sobre los posibles mecanismos que inducen al quimiocerebro” (en inglés).