In English | En español
¿Preguntas sobre el cáncer? 1-800-422-6237
Boletín del Instituto Nacional del Cáncer
 Página principal del BoletínArchivoContáctenos
  • Publicación: 13 de octubre de 2009

Opciones

  • Imprimir página
  • Imprimir documento
  • Ver documento
  • Enviar este documento

La información y los enlaces en esta página ya no se están actualizando y se proporcionan únicamente como referencia.

El levantamiento de pesas reduce los síntomas de linfedema después de cáncer de mama

> Lea el artículo en inglés

Muchas sobrevivientes de cáncer de mama presentan linfedema, una incómoda y a veces dolorosa hinchazón en la parte superior del brazo o de la mano que puede ser debilitante y deformante y para la que no hay cura. Contradiciendo las recomendaciones del pasado de evitar levantar cosas pesadas y movimientos repetitivos rápidos después de cirugía de mama, el estudio aleatorio controlado más grande realizado hasta ahora ha mostrado que el levantamiento de pesas lentamente progresivo no aumenta la hinchazón del brazo y parece ser seguro. Las mujeres que levantaron pesas mejoraron su fuerza, según los autores, y disminuyeron sus síntomas de linfedema.

El estudio, que apareció el 13 de agosto en el New England Journal of Medicine, fue dirigido por la doctora Kathryn H. Schmidt, una fisióloga especializada en el ejercicio y profesora adjunta del Centro Oncológico Abramson de la Universidad de Pensilvania. Los investigadores diseñaron la intervención para que fuera suministrada por los centros de ejercicio urbanos como el YMCA, con la esperanza de que el programa pudiera adoptarse ampliamente.

La mitad de las 141 mujeres fueron asignadas aleatoriamente al grupo de levantamiento de pesas. Estas mujeres se asociaron a un gimnasio local, donde los entrenadores les enseñaron ejercicios útiles, supervisaron su progreso y vigilaron si ellas tenían brotes de linfedema durante un año. Las mujeres asignadas al grupo de control mantuvieron su nivel normal de ejercicio. Estas pacientes recibieron muchos más tratamientos para los brotes de linfedema que las pacientes que levantaron pesas (195 veces contra 77).

La doctora Wendy Demark-Wahnefried, del Centro Oncológico M.D. Anderson de la Universidad de Tejas en Houston, consideró que el estudio fue "una contribución importante a la evidencia disponible para apoyar la intervención del levantamiento de pesas… la cual] ofrece una amplia garantía con respecto a la seguridad", del entrenamiento con pesas bajo supervisión. La doctora añadió que la inclusión de "mujeres que no son blancas y de mujeres con una amplia gama de niveles ocupacionales y educacionales sugiere que los resultados del estudio pueden generalizarse bastante…y pueden ser particularmente valiosos en las poblaciones desfavorecidas" las cuales son las más afectadas por el linfedema.

"Este estudio amplía nuestro entendimiento del linfedema y agrega una estrategia de manejo que puede ser importante para este efecto inquietante del tratamiento del cáncer", dijo la doctora Noreen Aziz, directora principal de programas de la Oficina de Supervivencia del Cáncer del NCI. "Las metodologías de medición del linfedema que usaron estos investigadores podrían darse a conocer a los médicos generales a cargo del cuidado de mujeres con riesgo de linfedema con el fin de que esta afección sea detectada al principio y sea controlada cuidadosamente".