Boletin
 
8 de noviembre de 2011 • Volumen 3 - Edición 12

Opciones

  • Imprimir página
  • Imprimir documento
  • Ver documento
  • Enviar este documento

Los suplementos de vitamina E se asocian a un aumento del riesgo de cáncer de próstata

> Artículo en inglés

Cápsulas de vitamina EUn nuevo estudio indica que los suplementos de vitamina E están asociados a un riesgo mayor de cáncer de próstata.

Los participantes de un estudio clínico a gran escala sobre la prevención del cáncer de próstata que tomaron suplementos de vitamina E, presentaron un mayor riesgo de padecer la enfermedad en comparación con los hombres que tomaron un placebo, de acuerdo con un seguimiento prolongado hecho a los participantes. El doctor Eric Klein de la Clínica de Cleveland y sus colegas dieron a conocer estos resultados el 12 de octubre en JAMA.

Los resultados provienen del Estudio del Selenio y la Vitamina E para Prevenir el Cáncer (SELECT), en el que participaron más de 35 000 hombres relativamente sanos con un riesgo promedio de cáncer de próstata. El estudio se suspendió prematuramente en el 2008 después de que un análisis preliminar planificado indicara que era improbable que la vitamina E y el selenio (en combinación o por separado) previnieran el cáncer de próstata.

En ese momento, se instruyó a los participantes que dejaran de tomar los suplementos y los investigadores continuaron el seguimiento de este grupo de hombres. El análisis preliminar también indicó que la vitamina E podría estar asociada al aumento del riesgo de cáncer de próstata, si bien este resultado no fue estadísticamente significativo en ese momento.

Al realizar más actividades de seguimiento, los investigadores detectaron un 17 por ciento de aumento del riesgo de cáncer de próstata en los hombres que habían tomado 400 unidades internacionales de vitamina E por día (IU/d), en comparación con los que habían tomado el placebo, una diferencia que era estadísticamente significativa.

Los datos probatorios en contra de la vitamina E

Al reportar los resultados, los investigadores señalaron que, en términos generales, la vitamina E no ha demostrado beneficios para prevenir una variedad de enfermedades. "Los datos probatorios en conjunto indican que la vitamina E no previene otras enfermedades, y ahora contamos con pruebas de que es posible que aumente el riesgo de cáncer de próstata", manifestó el doctor Klein.

Los consumidores deben tomar con escepticismo las supuestas ventajas para la salud de los productos de venta sin receta médica, si no existe evidencia contundente demostrada por medio de estudios clínicos, recalcaron los autores del estudio.

"Estudios como SELECT nos hacen reflexionar y darnos cuenta de que todo agente farmacéutico que usamos puede ser beneficioso y, aunque sea una posibilidad remota, también puede ser perjudicial", puntualizó el coautor del estudio, el doctor J. Michael Gaziano del Brigham and Women’s Hospital.

Los dato probatorios en conjunto indican que la vitamina E no previene otras enfermedades, y ahora contamos con pruebas de que es posible que aumente el riesgo de cáncer de próstata.

—Dr. Eric Klein

"Es por eso que participamos en estos estudios a gran escala de distribución al azar, especialmente cuando se investigan fármacos de uso generalizado", agregó.

Más de la mitad de los hombres mayores de 60 años de edad en los Estados Unidos toman suplementos que contienen vitamina E, y el 23 por ciento toman la dosis que se usó en el estudio SELECT, puntualizaron los autores del estudio. Por lo tanto, el resultado de un aumento del riesgo de cáncer de próstata tiene "implicaciones considerables".

El aumento del riesgo de cáncer de próstata apareció solo después que los hombres habían dejado de tomar los suplementos. "Estos agentes parecen tener efectos a largo plazo", dijo el doctor Klein, y señaló que los investigadores que diseñan estudios clínicos necesitan tener en cuenta esta posibilidad.

"Este estudio es una advertencia más sobre los posibles riesgos de los suplementos nutricionales en dosis altas", expresó la doctora JoAnn Manson de la Facultad de Medicina de Harvard, quien no participó en la investigación. "Hemos visto esto con anterioridad, y por ello es tan importante llevar a cabo estos estudios clínicos con distribución al azar.”

A principios de la década de 1980, según indicó la doctora Manson, el betacaroteno era considerado por muchos "la solución mágica para la buena salud", hasta que unos estudios clínicos indicaron que era perjudicial para quienes presentaban un riesgo elevado de cáncer de pulmón, especialmente los fumadores.

Otro estudio clínico a gran escala de distribución al azar, llamado Physicians Health Study II, vinculó a la vitamina E con un aumento del riesgo de accidentes cerebrovasculares hemorrágicos.

Si bien la deficiencia de ciertos nutrientes puede causar problemas de salud, las dosis altas de suplementos pueden conllevar riesgos de salud que superan los beneficios, puntualizó la doctora Manson, quien está a cargo de un estudio clínico a gran escala de distribución al azar sobre la vitamina D y los ácidos grasos omega 3.

"En el caso de muchos nutrientes, hay un relación óptima entre la cantidad consumida y los niveles sanguíneos, y consumir más no es necesariamente lo mejor", agregó.

La mayoría de los cánceres de próstata se detectan en la etapa inicial

Más de 400 sitios en los Estados Unidos, Canadá y Puerto Rico participaron en el estudio SELECT, que fue coordinado por SWOG, un programa de grupos cooperativos para la investigación del cáncer financiado por el gobierno federal. Los médicos vigilaron a los participantes de acuerdo con los estándares comunitarios contemporáneos para la detección y biopsia. De esa manera se aseguraron, tal como sucede en la atención médica general, de que algunos hombres se realizaran pruebas del antígeno prostático específico y otros no.

Durante los 7 años que duró el estudio (5,5 años de tomar suplementos y 1,5 años sin tomarlos), los médicos diagnosticaron 65 casos de cáncer de próstata por cada 1 000 hombres del grupo que recibió el placebo. En comparación, los médicos diagnosticaron 76 casos por cada 1 000 hombres del grupo que tomó solo la vitamina E.

Los estudios como SELECT nos ayudan a darnos cuenta de que todo agente farmacéutico que usamos puede ser beneficioso y, también, perjudicial. Es por eso que participamos en estos estudios a gran escala de distribución al azar, especialmente cuando se investigan fármacos de uso generalizado.

—Dr. J. Michael Gaziano

La mayoría de los cánceres se detectaron en la etapa inicial, y por lo tanto "el riesgo de un hombre de morir a consecuencia de la enfermedad no es muy alto", manifestó el coautor del estudio, el doctor Ian Thompson del Centro de Ciencias de la Salud de la Universidad de Texas en San Antonio.

También señaló que, sin embargo, la mayoría de los hombres a los que se les diagnosticó cáncer de próstata en los Estados Unidos fueron tratados con cirugía o radiación, lo cual puede afectar el funcionamiento sexual y urinario.

"Si un hombre toma vitamina E, debería dejar de hacerlo o consultar con su médico sobre cuáles son las razones para continuar haciéndolo", dijo el doctor Thompson. "No se me ocurre ninguna razón que justifique que un hombre tome esta vitamina".

No es claro el motivo por el cual el estudio SELECT indicó un aumento en el riesgo de cáncer de próstata, cuando otros estudios anteriores que llevaron a la realización del estudio de distribución al azar indicaron que la vitamina E brindaba protección contra la enfermedad. Sin embargo, las poblaciones del estudio fueron diferentes y los resultados originales pueden haber sido hallazgos casuales, comunicaron los investigadores.

De hecho, el estudio prospectivo de distribución al azar, considerado el patrón de oro de la evidencia médica, se inició precisamente porque los resultados de los estudios anteriores no eran definitivos y se necesitaban confirmar.

Los investigadores de SELECT tienen muestras biológicas de los participantes y tienen la intención de explorar las dudas que surgieron a partir del estudio. Por ejemplo, los hombres que tomaron ambos suplementos no presentaron un aumento del riesgo de cáncer, por lo tanto puede haber existido una interacción entre el selenio y la vitamina E.

Los resultados actuales son un ejemplo de "rigurosidad científica", puntualizó el doctor Howard Parnes de la División de Prevención del Cáncer del NCI, otro de los coautores. "La idea básica de la ciencia es poner las observaciones a prueba y ver si son correctas", agregó. "Normalmente, se aprende más de los estudios que ponen en tela de juicio la opinión convencional".

—Edward R. Winstead

Se amplía el plazo de entrega de propuestas de investigación para el uso de muestras de SELECT y PCPT

Debido a la publicación de nuevos datos del Estudio del Selenio y la Vitamina E para Prevenir el Cáncer (SELECT) que indicó un aumento del riesgo de cáncer de próstata en los hombres que tomaban vitamina E, se amplió el plazo de entrega de propuestas para el uso de bioespecímenes de este estudio. El SWOG, anteriormente conocido como el Southwest Oncology Group, facilitará los recursos de SELECT y del Estudio sobre la Prevención del Cáncer de Próstata (PCPT) a toda la comunidad de investigadores a fin de que se creen nuevos proyectos de investigación aplicada, incluidos aquellos que puedan ayudar a descifrar la función de la vitamina E en el cáncer de próstata.

Los investigadores interesados en usar muestras de SELECT o PCPT deben enviar una carta de intención dirigida a SWOG antes del 14 de noviembre del 2011 a las 5:00 p.m., hora del Este de EE. UU.. El plazo de entrega de las solicitudes se vence el 15 de diciembre del 2011 a las 5:00 p.m. (hora del Este). SWOG estudiará las propuestas durante el mes de enero del 2012 y enviará las notificaciones en abril del mismo año. 

En conjunto, los estudios SELECT y PCPT asignaron aleatoriamente más de 53 000 hombres sin cáncer de próstata para que recibieran intervenciones o placebo, lo cual generó una considerable cantidad de información clínica referente al riesgo de padecer cáncer de próstata, así como bioespecímenes correspondientes para estudios moleculares, epidemiológicos y de otra índole.

La información de estudios previos aprobados, bioespecímenes y bases de datos también se encuentra disponible en el sitio web de SWOG.

< Sección anterior  |  Siguiente sección >