Boletin
 
8 de noviembre de 2011 • Volumen 3 - Edición 12

Mutaciones del gen BRCA pueden afectar la supervivencia y respuesta al tratamiento del cáncer de ovario

> Artículo en inglés

Las mujeres con cáncer de ovario portadoras de una forma mutada del gen BRCA2 pueden tener más probabilidad de responder a la quimioterapia convencional y de tener una supervivencia general mejor y sin evolución, en comparación con las mujeres que no presentan la mutación, de acuerdo con un nuevo estudio publicado el 12 de octubre en JAMA. Los resultados también indican que las mujeres con mutaciones del BRCA1 presentan una supervivencia general mejor y sin evolución frente a las mujeres cuyos tumores no tienen mutaciones, pero estos últimos resultados no fueron estadísticamente significativos.

Para llevar a cabo el estudio observacional, el doctor Da Yang del Centro Oncológico M. D. Anderson de la Universidad de Texas y sus colegas, analizaron la información genómica y clínica de los tumores de 316 mujeres con cáncer seroso de ovario de alto grado de malignidad. Esta información correspondía a los años 2009 y 2010 y provenía del Atlas del Genoma del Cáncer (TCGA), programa patrocinado por el NCI. La mayoría de las mujeres del estudio (219) eran portadoras de formas no mutadas de los genes BRCA1 y BRCA2. Solo 27 de las mujeres eran portadoras de mutaciones del BRCA2, y 35 eran portadoras de mutaciones del BRCA1.

En general, el 61 por ciento de las portadoras de mutaciones del BRCA2 sobrevivieron después de 5 años, frente al 25 por ciento de mujeres con genes BRCA1 y BRCA2 no mutados y el 44 por ciento de portadoras de mutaciones del BRCA1. Todas las mujeres con mutaciones del BRCA2 respondieron a la quimioterapia, mientras que solo lo hicieron el 82 por ciento de portadoras del gen BRCA de tipo salvaje y el 80 por ciento de las portadoras de mutaciones del BRCA1.

"Nuestras observaciones ofrecen pruebas que las mutaciones del BRCA1 y el BRCA2 están asociadas de manera diferente a la supervivencia de las pacientes en comparación con el BRCA no mutado, y que esta diferencia puede deberse a las distintas respuestas ante los tratamientos a base de platino y las diferentes asociaciones a la inestabilidad del genoma", escribieron los autores del estudio. Reconocieron que, debido al tamaño relativamente pequeño del estudio, se requieren más investigaciones para validar estas conclusiones.

Los resultados del estudio proporcionan un "avance de suma importancia" para comprender cómo deben ponerse a prueba los nuevos tratamientos para mujeres con cáncer de ovario, escribieron los doctores Victor Grann y Ramon Parsons del Centro Médico de la Universidad de Columbia en un editorial adjunto. Por ejemplo, citaron los estudios clínicos que podrían investigar los inhibidores de PARP en mujeres con cáncer de ovario para comprobar si las pacientes con mutaciones del BRCA1 o del BRCA2 responden de manera diferente.

Un estudio conducido por el NCI de mayor escala, presentado a principios de este año en el congreso anual de la Asociación Americana de Investigación Oncológica, arrojó similares resultados, entre ellos, una mejor supervivencia general en mujeres con cáncer de ovario cuyos tumores tenían mutaciones del BRCA2.