Boletin
 
9 de noviembre de 2010 • Volumen 2 - Edición 12

La abiraterona mejora la supervivencia al cáncer de próstata metastásico

> Artículo en inglés

Un estudio clínico multinacional de fase III encontró que el fármaco acetato de abiraterona prolongó la mediana de supervivencia de pacientes con cáncer de próstata metastásico resistente a la castración por 4 meses, en comparación con pacientes que recibieron un placebo. Los resultados preliminares del estudio fueron dados a conocer el 11 de octubre en el 35.º Congreso de la Sociedad Europea de Oncología Médica (ESMO) en Milán, Italia.

Los tratamientos regulares contra el cáncer de próstata reducen los niveles de testosterona en la sangre, la hormona que favorece la proliferación del cáncer. Sin embargo, con el tiempo la mayoría de los cánceres de próstata se tornan resistentes a los tratamientos. Estos tipos se denominan cánceres de próstata resistentes a la castración. El acetato de abiraterona ha sido diseñado para tratar estos tumores al inhibir la producción de andrógeno en los testículos, las glándulas suprarrenales y los mismos tumores prostáticos cancerígenos.

El estudio clínico contó con la participación de 1.195 pacientes de 13 países cuyo cáncer de próstata metastásico había sido tratado previamente con uno o dos ciclos de quimioterapia que incluyeron docetaxel. La mediana de supervivencia total en los 797 pacientes asignados aleatoriamente a recibir acetato de abiraterona en combinación con el corticosteroide prednisona fue de 14,8 meses. En los 398 pacientes que recibieron prednisona en combinación con un placebo, la mediana de supervivencia fue de 10,9 meses.

Las diferencias entre el grupo que recibió el placebo y el de tratamiento también se observaron en todos los criterios de valoración secundarios del estudio, entre los que se incluyen el tiempo transcurrido para que los niveles del antígeno prostático específico (APE) aumentaran, la supervivencia sin evolución según datos obtenidos en procedimientos de imaginología y la cantidad de pacientes que presentaron reducciones en los niveles de APE después del tratamiento. Los beneficios de la abiraterona se determinaron en un análisis provisional predeterminado de los resultados del estudio, lo que indujo al Comité Independiente de Vigilancia de los Datos del Estudio a recomendar que el estudio se hiciera sin anonimato y ofrecer el acetato de abiraterona a los pacientes del grupo placebo.

“Este es un gran paso adelante en el tratamiento contra el cáncer de próstata”, dijo el investigador principal, el doctor Johann de Bono del Instituto Oncológico y Hospital Royal Marsden del Reino Unido. “Los hombres con cáncer de próstata metastásico resistente a la castración tienen un mal pronóstico, y solo 1 de cada 3 vive 5 años después del diagnóstico”, explicó. “El acetato de abiraterona puede extender la vida de muchos hombres”.