In English | En español
¿Prequntas sobre el cáncer?
Boletín del Instituto Nacional del Cáncer
 Página principal del BoletínArchivoContáctenos
  • Publicación: 10 de noviembre de 2009

La información y los enlaces en esta página ya no se están actualizando y se proporcionan únicamente como referencia.

Estudio de cáncer de hígado revela un marcador con potencial para tratamiento

> Lea el artículo en inglés

Una pequeña molécula de ARN en tumores de hígado podría ser un marcador biológico para evaluar el pronóstico del paciente y también puede ser usado para seleccionar candidatos para tratamiento con la terapia biológica interferón, según un estudio publicado en el New England Journal of Medicine del 8 de octubre.  La molécula es uno de los 1000 aproximados microARN en el genoma humano.  Se cree que cada microARN regula la actividad de cientos de genes. 

Los investigadores encontraron que los pacientes cuyos tumores tenían concentraciones reducidas de un microARN llamado miR-26 tendían a tener un mal pronóstico, pero tenían más probabilidad de beneficiarse del interferón que otros pacientes.  Se cree que los microARN regulan la actividad de cientos de genes y algunos se han asociado al cáncer.

"Creemos que este microARN podría ser muy útil para ayudar a los profesionales clínicos a determinar qué tan maligno será un tumor y también para identificar a los pacientes que se beneficiarán con el interferón para prevenir una recaída", dijo el investigador principal, doctor Xin Wei Wang, director de la Sección de Carcinogénesis de Hígado del Instituto Nacional del Cáncer.  El estudio se realizó con investigadores de la Universidad de Fudan, en Shanghai; de la Universidad de Hong Kong, en China; y de la Universidad Estatal de Ohio.

El objetivo original del estudio era ver si la diferencias en las concentraciones de microARN, o su expresión, podría ayudar a explicar los diferentes resultados observados en hombres y mujeres con una forma de cáncer de hígado llamado carcinoma hepatocelular.  El análisis encontró claras diferencias en la expresión de miR-26 entre hombres y mujeres y también entre pacientes con tumores más o menos malignos. 

En general, tanto pacientes hombres como mujeres con concentraciones bajas de miR-26 no vivieron tanto como los pacientes con altas concentraciones de los microARN.  La diferencia en la supervivencia entre los dos grupos fue aproximadamente de 4 años.  Pero mientras los pacientes con concentraciones bajas de miR-26 tuvieron un mal pronóstico, estos pacientes tenían más probabilidad de beneficiarse del interferón como terapia adyuvante.  Este grupo sobrevivió al menos 7,7 años más que los pacientes con concentraciones bajas de miR-26 en los tumores que no recibieron tratamiento con interferón. Los pacientes con concentraciones normales de miR-26 en sus tumores no obtuvieron beneficio del interferón.

La asociación entre miR-26 y el pronóstico o respuesta al tratamiento no implica una relación de causa y efecto, pero un reciente estudio en ratones proporcionó evidencia de que miR-26 puede actuar como supresor de tumores, señaló el doctor Wang.  Estudios futuros evaluarán el microARN en más grupos de personas y explorarán su posible uso como objetivo de tratamiento en la enfermedad, añadió el doctor.