Boletin
 
4 de diciembre de 2012 • Volumen 4 - Edición 13

Opciones

  • Imprimir página
  • Imprimir documento
  • Ver documento
  • Enviar este documento

Estudio muestra la importancia de las conversaciones tempranas sobre el cuidado en la etapa final de la vida

> Artículo en inglés

Mujer anciana en la cama de un hospitalEntre los pacientes que sostuvieron charlas más tempranas con sus médicos sobre el cuidado en la etapa final de la vida, se observó mucho menos probabilidad de que recibieran cuidado agresivo y más probabilidad de que recibieran cuidado para enfermos terminales

Los pacientes con cáncer avanzado que hablaron con sus médicos sobre su cuidado durante sus últimos días de vida en etapas más tempranas de la enfermedad, recibieron un cuidado menos agresivo en su último mes de vida y tuvieron una probabilidad menor de usar servicios para enfermos terminales, según indican los resultados de un nuevo estudio. Los autores del estudio explicaron que este tipo de conversaciones entre los pacientes y sus médicos en etapas tempranas de la enfermedad ayuda a asegurar un cuidado más acorde con las preferencias de los pacientes. Sin embargo, los autores determinaron que, en promedio, estas conversaciones se dieron aproximadamente 1 mes antes de que muriera el paciente. 

El estudio fue publicado en línea el 13 de noviembre en el Journal of Clinical Oncology (JCO).

Aun cuando algunos pacientes probablemente deseen tener un cuidado agresivo al final de su vida, "la mayoría de los pacientes que reconocen que su cáncer es terminal prefieren tener un cuidado menos agresivo", dijo en un comunicado de prensa la investigadora principal del estudio, doctora Jennifer Mack, del Instituto Oncológico Dana-Farber.

La Sociedad Americana de Oncología Clínica y otros grupos recomiendan que se comience a hablar del cuidado paliativo y del cuidado en la etapa final de la vida poco después de conocerse el diagnóstico de cáncer avanzado en un paciente. Varios estudios han determinado que a menudo tales conversaciones entre médicos y pacientes con cáncer avanzado se retrasan hasta tarde en la vida de un paciente, si es que se llega a hablar de estos temas.

Por ejemplo, según un estudio previo realizado por la doctora Mack y sus colegas, los oncólogos sostuvieron conversaciones sobre el cuidado en la etapa final de la vida con solo un cuarto de sus pacientes y, cuando lo hicieron, a menudo fue en el hospital durante los períodos de cuidado agudo.

En el nuevo estudio, los investigadores analizaron las entrevistas con pacientes (o sus representantes) y los expedientes médicos de más de 1 200 pacientes con cáncer de pulmón o colorrectal en estadio terminal, incluidas las instrucciones para reanimación y los programas para enfermos terminales. Todos los pacientes que participaron en el estudio vivieron al menos 1 mes después de que se les diagnosticara la enfermedad y participaron en el Consorcio de Vigilancia e Investigación de Resultados del Cuidado Oncológico financiado por el NCI.

Casi la mitad de los pacientes tuvieron al menos una forma de cuidado agresivo durante el último mes de vida. Dieciséis por ciento recibió quimioterapia en las últimas 2 semanas de vida; 40 por ciento recibió cuidado agudo en el hospital durante los últimos 30 días de vida; y 6 por ciento fue tratado en la unidad de cuidados intensivos en los últimos 30 días de vida.

La mayoría de los pacientes que reconocen que su cáncer es terminal quieren recibir un cuidado menos agresivo.

—Dra. Jennifer Mack

Sin embargo, entre los pacientes que sostuvieron conversaciones más tempranas con sus médicos sobre el cuidado en la etapa final de la vida, se observó mucho menos probabilidad de que recibieran cuidado agresivo y más probabilidad de que recibieran cuidado para enfermos terminales.

Los resultados "en verdad resaltan la necesidad de hacer mucho más para resolver este problema de larga data", dijo la doctora Ann O'Mara, directora de programa en la División de Prevención del Cáncer del NCI, quien dirige el programa de investigación de cuidados para enfermos terminales.

En una entrevista publicada en abril de 2012 en el Boletín del Instituto Nacional del Cáncer del NCI, el doctor Thomas Smith, director de cuidados paliativos del Centro Oncológico Integral Sidney Kimmel de Johns Hopkins, señaló que las conversaciones sobre el cuidado paliativo deberían comenzar poco después del diagnóstico, incluso en casos de pacientes que no tienen un cáncer terminal. Sin embargo, dijo, estas charlas son particularmente importantes para los pacientes con un cáncer incurable.

"La mayoría de los oncólogos optan por no hablar de cosas como programas para enfermos terminales, órdenes de no reanimar e instrucciones médicas por adelantado hasta cuando se agoten las opciones de quimioterapia", dijo. "De esa manera evitamos una conversación difícil, pero no hacemos lo suficiente para preparar al paciente o a su familia para enfrentar lo que viene".

Un cuidado menos agresivo durante la etapa final de la vida puede claramente beneficiar a los pacientes y a sus familias, comentó la doctora Mack.

El cuidado agresivo en la etapa final de la vida ha estado asociado a un mayor riesgo de depresión entre las personas a cargo del cuidado del paciente después de que éste ha fallecido, explicó. Y para los pacientes, un cuidado menos agresivo puede significar "una mejor calidad de vida en sus últimos días, pues el cuidado se centra más en el manejo de los síntomas y a menudo los pacientes pueden ser atendidos en sus hogares", dijo.

Ahora que varios estudios (por ejemplo aquí y aquí) han documentado que el cuidado paliativo temprano puede mejorar la calidad de vida y, en algunos casos, podría aumentar la supervivencia, la doctora O'Mara opina que este es el momento oportuno para realizar "un estudio de las intervenciones que examine el tiempo y la frecuencia de las conversaciones entre médico y paciente y el impacto de dichas conversaciones tanto en los pacientes como en las familias", en particular en lo concerniente a las decisiones sobre el cuidado y su efecto psicosocial en los familiares y personas a cargo del cuidado del paciente.

Carmen Phillips

Esta investigación fue respaldada por subvenciones de los Institutos Nacionales de la Salud (U01 CA093344, U01 CA093332, U01CA093324, U01 CA093348, U01 CA093329, U01 CA093339 y U01 CA093326).

Lectura adicional: Etapa final de la vida.

< Sección anterior  |  Siguiente sección >