Boletin
 
4 de diciembre de 2012 • Volumen 4 - Edición 13

Se reconoce la eficacia de las fuertes políticas antitabaco de Brasil en la reducción de muertes

> Artículo en inglés

Mediante un modelo de simulación llamado SimSmoke, los investigadores han calculado que las fuertes políticas para el control del tabaquismo puestas en marcha en Brasil entre 1989 y 2010 han disminuido a casi la mitad el índice de consumo de tabaco, y salvaron aproximadamente 420 000 vidas durante ese periodo. El doctor David Levy del Centro Oncológico General de la Universidad de Georgetown y sus colegas publicaron los resultados el 6 de noviembre en PLOS Medicine.

Con el modelo SimSmoke, los investigadores pudieron observar los efectos de diferentes políticas para el control del tabaquismo sobre el índice del consumo en Brasil, el cual disminuyó de un 34,8 por ciento en 1989 a un 18,5 por ciento en 2008. SimSmoke imita los efectos de las políticas para el control del tabaquismo en los índices de iniciación y cese del consumo de tabaco y usa los cambios en estos índices para estimar los índices de consumo de tabaco a lo largo del tiempo. 

El modelo SimSmoke de Brasil demostró que casi la mitad de la reducción del 46 por ciento entre 1989 y 2010 se debió al aumento en los impuestos y los precios del tabaco. Las leyes de aire puro, las restricciones impuestas a la publicidad, los programas de ayuda para el cese del consumo, las campañas de medios y las advertencias obligatorias en los paquetes de cigarrillos también contribuyeron a la disminución de los índices de tabaquismo.

“Este estudio indica el poder que pueden tener las políticas para el control del tabaco”, comentó el doctor Levy.

Se proyecta que las políticas actuales para el control de tabaco en Brasil reducirán la tasa de consumo desde un 16,8 por ciento en 2010 a un 10,3 por ciento en 2050, y se calcula que lograrán prevenir 7 millones de muertes prematuras debidas al tabaquismo. El modelo también demostró que si Brasil pusiera en marcha las políticas recomendadas por el Convenio Marco para el Control del Tabaco de la Organización Mundial de la Salud, la tasa de tabaquismo del país descendería a un 6,3 por ciento para 2050, previniendo así 1,3 millones más de muertes.

“Los logros alcanzados en Brasil demuestran que aún en los casos de naciones con un nivel de ingresos medios, la reducción del consumo de tabaco es una batalla que se puede ganar y que arroja enormes dividendos en términos de reducción de mortalidad y morbilidad", escribieron los investigadores. 

“Actualmente existe un ‘laboratorio mundial’ del control del tabaco” dijo la doctora Michele Bloch, jefa interina de la Subdivisión de Investigaciones sobre el Control del Tabaquismo del NCI. "Los estudios realizados alrededor del mundo permiten que los países se beneficien unos a otros de sus experiencias".

Este estudio fue financiado en parte por los Institutos Nacionales de la Salud (UO1-CA97450-02).