Boletin
 
6 de diciembre de 2011 • Volumen 3 - Edición 13

El tratamiento epigenético podría ser eficaz contra el cáncer de pulmón avanzado

> Artículo en inglés

El tratamiento con fármacos dirigidos a los cambios epigenéticos en los genes (modificaciones químicas que influyen en la expresión génica pero no implican cambios en la secuencia del ADN) se mostró prometedor en un pequeño estudio clínico de pacientes con cáncer de pulmón de células no pequeñas (NSCLC) en estadio avanzado, según informaron investigadores a principios de noviembre. Se considera que este estudio de fase I/II es el primero en demostrar el tratamiento exitoso de un tumor sólido con tratamiento epigenético. Los hallazgos del estudio, dirigido por investigadores de la Universidad de Johns Hopkins, fueron publicados el 9 de noviembre en Cancer Discovery.

En el estudio, 45 pacientes con NSCLC metastásico, cuyos tumores reaparecieron después de previos tratamientos, recibieron dosis bajas de azacitidina (Vidaza) y entinostat, dos fármacos que se dirigen a actuar sobre los cambios epigenéticos que participan en el silenciamiento de la actividad génica. La mediana del tiempo de supervivencia en los participantes del estudio fue de 6,4 meses, similar a la que arrojaron los estudios clínicos que llevaron a la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de los EE. UU. a aprobar el tratamiento dirigido erlotinib (Tarceva) en pacientes con NSCLC avanzado. (La FDA aprobó azacitidina para el tratamiento de síndromes mielodisplásicos en el 2004).

En los pacientes que completaron al menos un ciclo de tratamiento con los dos fármacos, la mediana del tiempo de supervivencia fue de 8,6 meses. Siete pacientes del estudio aún están vivos, incluidos dos que comenzaron el tratamiento hace aproximadamente 4 años. El estudio, patrocinado en parte por el Programa de Evaluación de Terapias del Cáncer del NCI, no incluyó un grupo de pacientes de comparación que no recibieron el tratamiento experimental.

El método del tratamiento aprovecha la posibilidad de que los cambios epigenéticos sean potencialmente reversibles, a diferencia de las mutaciones genéticas. Las dosis altas de los fármacos usados en estudios anteriores eran demasiado tóxicas para los pacientes, por lo cual los investigadores usaron concentraciones más bajas en cantidad suficiente para revertir los cambios epigenéticos pero con limitados efectos secundarios tóxicos, explicó en una rueda de prensa el doctor Charles Rudin, autor principal del estudio.

Los dos fármacos "fueron bien tolerados", dijo el doctor Rudin, y los investigadores se sorprendieron al ver respuestas tumorales positivas en dos pacientes, incluida una respuesta completa que duró 14 meses. Otros 10 pacientes presentaron una afección estable. Pero el doctor advirtió que los resultados deben ser confirmados en un estudio poblacional de mayores dimensiones.

Los pacientes cuyos tumores respondieron positivamente mejoraron de forma gradual durante varios meses de tratamiento, lo cual indica que el tratamiento realmente estaba funcionando por medio del mecanismo epigenético, señaló el doctor Malcolm Brock, coautor del estudio. Después de interrumpir el tratamiento con los dos fármacos, 19 pacientes recibieron al menos una ronda de quimioterapia, otros tratamientos dirigidos o ambos. En cuatro de estos pacientes, incluidos los dos supervivientes a largo plazo, los tumores se redujeron considerablemente después del tratamiento adicional.

Los hallazgos deberían alentar la investigación continua sobre tratamientos epigenéticos para el cáncer, incluidas la puesta a prueba de fármacos epigenéticos en combinación con tratamientos convencionales y la identificación de subgrupos de pacientes que tengan una mayor probabilidad de responder al tratamiento, dijo el doctor Jeffrey Engelman, de la Facultad de Medicina de Harvard, en la rueda de prensa. El doctor Engelman no participó en el estudio.

Hay un estudio pequeño en marcha en varias instituciones para probar la misma combinación de fármacos como tratamiento postoperatorio o adyuvante en pacientes con cáncer de pulmón en estadio I, dijo el doctor Brock.