Boletin
 
6 de diciembre de 2011 • Volumen 3 - Edición 13

Opciones

  • Imprimir página
  • Imprimir documento
  • Ver documento
  • Enviar este documento

Tratamiento usa luz y anticuerpos para atacar células cancerosas

> Artículo en inglés

Investigadores del Centro de Investigación Oncológica (CCR) del NCI, dirigidos por el doctor Hisataka Kobayashi, concibieron un nuevo tipo de tratamiento dirigido contra el cáncer que usa fotoinmunoterapia. La fotoinmunoterapia se trata de una “molécula nanotecnológica” activada con luz que se une a un anticuerpo monoclonal (mAb), el cual transporta el interruptor celular a las células tumorales. En experimentos con células cultivadas en laboratorio y en modelos de ratones, el tratamiento logró destruir eficazmente las células cancerosas que tenían un exceso de cierta proteína en sus superficies a la cual se dirige el mAb, sin afectar las células normales. Estos resultados fueron publicados en Internet el 6 de noviembre en Nature Medicine.

El tratamiento tradicional fotodinámico (activado por luz) para combatir el cáncer utiliza compuestos denominados fotosensibilizadores que se activan y desencadenan la apoptosis cuando son expuestos a una longitud de onda específica. Sin embargo, además de destruir células cancerosas los fotosensibilizadores también pueden dañar tejidos normales. A fin de que el tratamiento fuera más selectivo respecto a la destrucción de células cancerosas, el doctor Kobayashi y sus colegas crearon compuestos híbridos (conjugados) que consistían de un fotosensibilizador denominado IR700 adherido a uno de los dos mAbs, trastuzumab o panitumumab. Estos mAbs se adhieren a las proteínas en la superficie celular llamadas HER2 y HER1, respectivamente, las cuales se sobreexpresan en algunas células cancerosas.

Las células cancerosas, incubadas en placas de laboratorio con los conjugados por tan solo 1 hora, mueren cuando son expuestas a la longitud de onda de infrarrojo cercano que activa el IR700. Esta reacción rápida indica que los conjugados solo necesitan adherirse a la superficie celular para destruir las células cancerosas y no necesitan ser absorbidos por la célula, a diferencia de los fármacos utilizados en los tratamientos fotodinámicos tradicionales. Los conjugados no destruyeron las células sin sobreexpresión de HER2 o HER1.

Con el fin de probar los conjugados en modelos animales, los investigadores trasplantaron en ratones xenoinjertos con tumores que presentaban sobreexpresión de HER2 o HER1. Una vez formados los pequeños tumores, los investigadores inyectaron a los ratones con uno de los dos conjugados y 1 día después los expusieron a un infrarrojo cercano. Los tumores de los ratones que recibieron el tratamiento se redujeron de forma significativa y los animales vivieron por más tiempo que los ratones de control sin tratamiento. Los investigadores no observaron efectos tóxicos en los tejidos normales luego de 4 semanas de administrar los conjugados dos veces por semana.

La fuorescencia de los nuevos conjugados podría también servir para diagnosticar tumores de manera no invasiva y monitorear la respuesta al tratamiento, explicaron los autores. "Si bien es preciso realizar más pruebas", dijo el doctor Kobayashi en un comunicado de prensa, "consideramos que el método de la fotoinmunoterapia tiene el potencial de remplazar algunos tratamientos quirúrgicos, de radioterapia y de quimioterapia".

< Sección anterior  |  Siguiente sección >