Boletin
 
6 de diciembre de 2011 • Volumen 3 - Edición 13

Opciones

  • Imprimir página
  • Imprimir documento
  • Ver documento
  • Enviar este documento

Tratamiento dirigido muestra beneficios contra un cáncer de tiroides poco común

> Artículo en inglés

El tratamiento con el fármaco multidirigido vandetanib (Caprelsa) mejoró la supervivencia sin evolución en pacientes con cáncer medular de tiroides (MTC), de acuerdo con los resultados de un estudio clínico con distribución al azar. A principios de este año, la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de los Estados Unidos aprobó vandetanib para el tratamiento de pacientes con MTC, basándose en los resultados iniciales del estudio de fase III. El cáncer medular de tiroides es poco común, representa solo el 5 por ciento de todos los casos de cáncer de tiroides, y la radiación y quimioterapia tienen efectos limitados una vez que la enfermedad evoluciona a etapas avanzadas.

Los resultados del estudio se publicaron en Internet el 24 de octubre en el Journal of Clinical Oncology.

A los 24 meses de iniciado el seguimiento, no se había alcanzado todavía la mediana de la supervivencia sin evolución en pacientes que habían recibido vandetanib, reportaron el doctor Samuel Wells y sus colegas de la División de Oncología Médica en el Centro de Investigación Oncológica del NCI. La supervivencia sin evolución estimada en los pacientes tratados con vandenatib fue de 30,5 meses, comparada con 19,3 meses en los pacientes que recibieron un placebo.

En el estudio doble ciego se inscribieron 331 pacientes con MTC que fueron asignados al azar para recibir vandetanib o un placebo. Todos los pacientes tenían cáncer localmente avanzado o metástasis a distancia. Si había datos probatorios de que la afección estaba avanzando, los pacientes en el grupo asignado para recibir el placebo podían optar por tratarse con vandetanib en un estudio sin anonimato.

Además de la mejoría en la supervivencia sin evolución, el índice de respuesta objetiva fue más alto y varias mediciones relacionadas con la enfermedad fueron mejores en el grupo que recibió vandetanib frente al grupo tratado con placebo. Uno de los blancos del fármaco es la cinasa del gen RET, y el índice de respuesta medible pareció ser más alto en pacientes con mutaciones en el RET frente a aquellos sin mutaciones. Dado que a muy pocos pacientes se les caracterizó como no portadores de la mutación en el RET, aún no se conoce con precisión el índice de respuesta en pacientes sin esta mutación.

Debido a que 52 pacientes en el grupo del placebo recibieron vandenatib de manera abierta, explicaron los autores, podría no ser posible que el estudio muestre una mejora en la supervivencia general.

Ciertos efectos secundarios fueron más comunes en pacientes que recibieron vandenatib, entre ellos diarrea, náuseas e hipertensión; el 12 por ciento de los pacientes dejó de tomar el fármaco debido a los efectos secundarios.

El perfil de efectos secundarios del vandenatib debe tomarse en cuenta para decidir cuáles pacientes con MTC han de recibir el fármaco, escribieron los doctores Benjamin Solomon y Danny Rischin del Centro Oncológico Peter McCallum en Australia en un editorial adjunto. Agregaron que fue de "particular preocupación" que el 8 por ciento de los pacientes tratados con vandenatib presentó prolongación del intervalo QT, un tipo de alteración del ritmo cardiaco. Debido al riesgo de prolongación del intervalo QT, vandetanib está solo disponible cuando se utiliza una Estrategia de evaluación y atenuación de riesgos.

Los pacientes con cáncer medular de tiroides avanzado que no presentan síntomas, solo deberían ser monitoreados para detectar la progresión de la enfermedad, sugirieron los doctores Solomon y Rischin. "Por el contrario, los pacientes que presentan síntomas, los que se ven más afectados por la enfermedad o quienes tienen una enfermedad de evolución rápida, son los que más pueden beneficiarse del tratamiento con vandetanib".

< Sección anterior  |  Siguiente sección >