Boletin
 
7 de diciembre de 2010 • Volumen 2 - Edición 13
image

El HHS lanza nueva estrategia de control del tabaquismo en EE. UU.
Uno de los objetivos es reducir el índice actual de fumadores adultos del 20 por ciento al 12 por ciento en la próxima década


 

Mensaje a los lectores

Nuevo diseño gráfico del Boletín del Instituto Nacional del Cáncer.

Al cumplir nuestro primer año de publicación, nos complace presentarles el nuevo diseño gráfico del Boletín del Instituto Nacional del Cáncer. El Boletín cuenta ahora con una presentación ágil y novedosa para facilitar la navegación a través de nuestras páginas y ofrece una mayor cantidad de artículos a los lectores.

Le invitamos a que comparta esta publicación con sus amigos, familiares y colegas y nos ayude a continuar nuestra misión de difundir las investigaciones más recientes sobre prevención, tratamiento e información sobre el cáncer.

.
Los artículos originales en inglés se encuentran disponibles en las páginas del NCI Cancer Bulletin.

El Boletín es una publicación del Instituto Nacional del Cáncer (NCI), una entidad gubernamental de los Estados Unidos creada en 1937. A través de formación académica y estudios de investigación básica, clínica y biomédica de base poblacional, el NCI realiza y financia investigaciones sobre el cáncer que se espera permitan en un futuro determinar las causas genéticas y ambientales del cáncer, prevenir el cáncer antes de que aparezca, identificar los cánceres que surgen en etapa temprana, eliminar cánceres a través de intervenciones y tratamientos novedosos, y controlar biológicamente aquellos tipos de cáncer que no pueden ser eliminados para poderlos manejar y tratar como enfermedades crónicas.

Para obtener más información sobre el cáncer, llame al 1-800-4-CANCER o visite la página http://www.cancer.gov/espanol.

Cualquier inquietud o pregunta para el equipo del Boletín del Instituto Nacional del Cáncer puede enviarla a nciboletin@mail.nih.gov.

El HHS lanza nueva estrategia de control del tabaquismo en EE. UU.

> Artículo en inglés

Kathleen Sebelious, Secretaria del DHHS dio a conocer las etiquetas gráficas de advertencia propuestas para las cajetillas de cigarrillos y los anuncios publicitarios. En una conferencia de prensa el 10 de noviembre, Kathleen Sebelius, Secretaria del HHS, dio a conocer las etiquetas de advertencia que aparecerán en las cajetillas de cigarrillos y los anuncios publicitarios. [Ampliar]

El Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS) de los Estados Unidos dio a conocer el 10 de noviembre una nueva estrategia integral para el control del tabaquismo cuyo fin es ayudar a que los fumadores dejen de fumar y evitar que otras personas empiecen a consumir tabaco. Una parte destacada del plan requerirá que para principios del 2012 aparezcan advertencias de salud al consumidor más directas, que deben cubrir el área superior de la parte del frente y de atrás de las cajetillas de cigarrillos, y por lo menos el 20 por ciento en los anuncios publicitarios de productos del tabaco.

“Queremos asegurarnos que toda persona que decida tomar una cajetilla de cigarrillos sepa exactamente cuáles son los riesgos que conlleva esa acción”, dijo Kathleen Sebelius, Secretaria del HHS, en conferencia de prensa celebrada el 10 de noviembre en la Universidad George Washington en Washington, DC. Este evento también tuvo la participación de la Comisionada de la Administración de Medicamentos y Alimentos (FDA), la doctora Margaret A. Hamburg y el Subsecretario del HHS, el doctor Howard Koh.

“Esta estrategia representa el cambio más significativo en las advertencias de salud en los cigarrillos y anuncios publicitarios del tabaco en más de 25 años”, dijo la doctora Hamburg. La Ley de Prevención del Tabaquismo y Control del Tabaco en las Familias, promulgada en el 2009, otorgó autoridad a la FDA para regular la fabricación, comercialización y distribución de los productos del tabaco, y las nuevas advertencias ofrecen un ejemplo concreto de la forma en que esta ley puede beneficiar la salud pública, añadió.

Otros países han implementado el uso de etiquetas gráficas con advertencias similares en las cajetillas de cigarrillos, anotó la doctora Cathy Backinger, Jefe de la Subdivisión de Investigación para el Control del Tabaquismo (TCRB) en la División de Control del Cáncer y Ciencias de la Población (DCCPS) del NCI y según los resultados de investigaciones realizadas en años recientes, los estadounidenses pueden contar con que las nuevas advertencias en este país ayuden a disminuir los índices de tabaquismo. “Los datos indican que mostrar de una manera realista la magnitud y la forma en que el consumo del tabaco es perjudicial para la salud motiva a los fumadores a dejar de fumar”, dijo.

Fundamentación en datos científicos

Las advertencias constituyen una parte de lo que la Secretaria Sebelius llama la primera estrategia integral diseñada a ayudar a que los consumidores de tabaco dejen de serlo y evitar que nuevas personas empiecen con el hábito. “La estrategia se fundamenta en cuatro pilares de acción estratégica”, añadió el doctor Koh, quien fue codirector del grupo de trabajo que diseñó el plan. (Ver recuadro).

Etiqueta de advertencia propuesta para los cigarrillos con una imagen de un bebé y la frase: ‘Advertencia: El humo del tabaco puede hacerle daño a sus hijos’. Una de las etiquetas de advertencia propuestas para los cigarrillos.

Desglose de las acciones estratégicas del plan

El doctor Howard Koch, subsecretario de salud del HHS describió los cuatro pilares de acción estratégica que esta agencia emprenderá como “intervenciones de gran impacto”.

Buscar la participación del público para cambiar las normas sociales sobre el uso del tabaco. Este esfuerzo incluirá una campaña en los medios de comunicación para contrarrestar los $34 millones de dólares que las compañías tabacaleras gastan diariamente en publicidad. Harán parte de esta iniciativa mensajes a través de todo el Departamento de Salud y Servicios Humanos y una campaña educativa y de comunicación a varios niveles.

Mejorar la salud del público. Al implementar y ampliar intervenciones de control del tabaquismo basadas en datos científicos, así como políticas a nivel estatal y comunitario, se busca cumplir con el objetivo de mejorar los servicios de cesación del tabaquismo, reducir las disparidades relacionadas con el consumo del tabaco, aumentar el cumplimiento de los reglamentos actuales y acelerar la adopción de leyes integrales antitabaco en todos los estados.

Liderar con ejemplo y usar todos los recursos posibles. Al maximizar todos los recursos internos del departamento, el HHS diseñará instalaciones y áreas de trabajo libres de tabaco, y requerirá lo mismo en áreas de conferencias, al mismo tiempo que proporcionará programas de tratamiento integral para la cesación del tabaquismo, educación y capacitación para los proveedores de servicios e incentivos a los empleados.

Aumentar los conocimientos, avanzar las investigaciones y ampliar la base científica. Esto es algo bastante importante si se tiene en cuenta la nueva autoridad para regular el tabaco que se le ha otorgado a la FDA. “El Departamento está ansioso por empezar a trabajar con socios en todo el país para que esta visión se haga realidad”, dijo el doctor Koh.

Los objetivos descritos en el plan estratégico Ending the Tobacco Epidemic: A Tobacco Control Strategic Action Plan, buscan alcanzar una cifra concreta importante: reducir el índice actual de fumadores adultos del 20 por ciento al 12 por ciento en la próxima década, mediante la disminución de los índices de iniciación de consumo del tabaco en niños, adolescentes y adultos jóvenes, así como a través de la prestación de ayuda a los fumadores actuales para que dejen de fumar. El plan también incluye la reducción de la exposición de las personas no fumadoras al humo de tabaco secundario y el apoyo al papel regulatorio de la FDA en la fabricación, comercialización y distribución de los productos del tabaco.

El plan delinea las siguientes actividades clave: acelerar los esfuerzos de control del tabaquismo a nivel estatal y comunitario, buscar la participación del público para cambiar las normas sociales a través de los medios de comunicación nacionales, liderar con ejemplo al implementar políticas modelo de control del tabaquismo en el HHS y aumentar la gama de conocimientos al ampliar la base científica y hacerle seguimiento al progreso de estas iniciativas.

Científicos del NCI están participando en todas las cuatro áreas de acción clave y el doctor Robert Croyle, director de la DCCPS, representó a los NIH como copresidente del comité directivo que elaboró el plan. “Nos enorgullece que las investigaciones sobre el control del tabaquismo realizadas por el NCI hayan contribuido al nuevo plan de la Secretaria del HHS”, dijo la doctora Debbie Winn, subdirectora de la DCCPS. “Al disminuir el número de estadounidenses que fuman, veremos menos casos de muertes por cáncer de pulmón y otras enfermedades causadas por el consumo del tabaco”.

El NCI es una de varias agencias federales que contribuye tanto a la implementación de las actividades del plan como a la creación de la base científica en la que se fundamenta. El doctor Backinger, cuya subdivisión ha estado financiando por muchos años programas de control del tabaquismo a nivel estatal y comunitario será copresidente del subcomité encargado de vigilar las investigaciones y hacer seguimiento durante la implementación del plan.

Este es el momento clave

“Nos encontramos realmente en un momento sin precedente en la historia de la salud pública de nuestra nación”, dijo el doctor Koh, quien resaltó que las consecuencias del tabaquismo tienen proporciones epidémicas. Mientras que en el siglo XX murieron un millón de personas por causas relacionadas con el tabaco, se proyecta que “en el siglo XXI la epidemia del tabaco causará la muerte a 1,000 millones de personas en todo el mundo”, afirmó.

El cáncer de pulmón debería ser una enfermedad poco común en este país, recalcó, no la causa principal de muertes por cáncer. “Esto es algo que se puede prevenir”, añadió. “Durante mucho tiempo, este país ha sido forzado a tolerar lo intolerable y aceptar lo inaceptable”.

El doctor Michael Fiore, director del Centro para la Investigación del Tabaquismo e Intervenciones de la Universidad de Wisconsin, y uno de los muchos expertos que ayudó a diseñar el plan, explicó la razón por la que está de acuerdo en que esta es una época sin precedentes y una oportunidad para obtener avances en materia de salud pública en los Estados Unidos.

“Uno de los logros más importantes en salud pública de la segunda parte del siglo XX fue disminuir a la mitad la dependencia al tabaco en los EE. UU., de un 42 por ciento a mediados de la década de los sesenta a un poco más del 20 por ciento en la actualidad”, dijo. Pero el progreso no ha sido equitativo, añadió, por cuanto “el tabaquismo se ha concentrado en algunos grupos de la población que cuentan con menos recursos para hacerle frente, como los pobres, los que tienen menos estudios y las personas con otras afecciones físicas y mentales. Ahora tenemos enormes oportunidades de marcar una diferencia en estas poblaciones, como por ejemplo, en las personas que son miembros de Medicare y Medicaid”.

El doctor Fiore añadió que además del gobierno federal será necesaria la participación de otras organizaciones para aprovechar estas oportunidades. "El HHS y todas las agencias gubernamentales pueden ofrecer liderazgo", dijo, "pero se requerirá de todo el apoyo de la comunidad científica y del sector privado para que los objetivos de este plan se conviertan en realidad".

—Addison Greenwood

Para obtener más información

El HHS ha publicado en Internet el documento con el plan estratégico completo, así como el comunicado de prensa respectivo y un webcast del anuncio en los medios de comunicación (en inglés).

Algunos ejemplos de las etiquetas de advertencia propuestas para los cigarrillos se pueden ver en el sitio web de la FDA (las versiones en español están al final de la página).

El NCI cuenta con muchos recursos para ayudar a que las personas dejen de fumar, como una página web con enlaces a hojas informativas, guías para dejar de fumar y otras herramientas e información, así como la línea telefónica de ayuda para dejar de fumar del NCI en el 1-877-44U-QUIT (1-877-448-7848).

Gen mutado se asocia a menor supervivencia a leucemia mieloide aguda

> Artículo en inglés

Los investigadores han identificado un gen que con frecuencia está mutado en un subconjunto de pacientes con leucemia mieloide aguda (LMA), los cuales tienden a tener desenlaces significativamente peores que los pacientes con copias normales del gen. De confirmarse estos resultados, se podrían realizar estudios clínicos para investigar si una terapia más intensiva al inicio del tratamiento ayuda a aumentar la supervivencia de los pacientes con el gen mutado, dijeron el doctor Timothy Ley y su equipo de la Facultad de Medicina de la Universidad de Washington en St. Louis. Los hallazgos fueron publicados el 10 de noviembre en una edición electrónica de la revista New England Journal of Medicine.

Las mutaciones se observaron en 62 de 281 pacientes (22 por ciento) con LMA, en el gen llamado DNA methyltransferase 3A (DNMT3A), el cual cumple una función en el desarrollo fetal y se mantiene activo en las células hematopoyéticas durante el transcurso de la vida. Si bien los investigadores todavía no saben la manera en que contribuyen las mutaciones a la enfermedad, la mediana del tiempo de supervivencia de los pacientes que las tenían fue de 12,3 meses en comparación con 41 meses en los pacientes que no. Todas las mutaciones se asociaron a una mala tasa de supervivencia general, lo cual parece indicar que “tienen un efecto común importante en el potencial que tienen las células de LMA de causar una enfermedad letal”, indicaron los investigadores.

Las mutaciones se observaron más frecuentemente en pacientes clasificados con enfermedad de “riesgo intermedio”, con base en un análisis de sus cromosomas (56 de 166 pacientes, o el 33,7 por ciento), y no se encontraron en 79 pacientes que tenían un perfil de riesgo favorable. El grupo de riesgo intermedio comprende a pacientes que pueden o no responder a tratamientos convencionales y en la actualidad, los médicos no pueden distinguir a estas personas. Los investigadores agregaron que los nuevos hallazgos parecen indicar que las mutaciones del DNMT3A podrían ser un marcador biológico para identificar a pacientes en riesgo de tener malos resultados.

“Los pacientes con mutaciones en el DNMT3A presentan por lo general malos desenlaces clínicos”, dijo el doctor Ley. “Esto es verdaderamente impactante”. Su equipo descubrió la primera mutación de DNMT3A al hacer una resecuenciación del genoma del cáncer de una mujer que sufrió una recaída y murió de LMA recurrente dos años después del diagnóstico inicial. Los investigadores habían secuenciado genomas de células normales y cancerosas de la paciente en un estudio dado a conocer en el 2008. Pero solo cuando volvieron a analizar su ADN mediante nuevas tecnologías de secuenciación es cuando detectaron las mutaciones en el DNMT3A.

Ver también: Secuenciación del genoma del cáncer revela mutaciones poco frecuentes

Nuevo fármaco reduce eficazmente tumores de linfoma de Hodgkin

> Artículo en inglés

Un fármaco en fase de investigación compuesto de un anticuerpo monoclonal vinculado a un potente agente de quimioterapia produjo una reducción considerable o completa en los tumores de cerca del 40 por ciento de los pacientes con linfoma de Hodgkin en un estudio clínico de fase I, informaron investigadores el mes pasado. Los resultados fueron publicados el 4 de noviembre en la revista New England Journal of Medicine.

En el estudio clínico, 42 pacientes con linfoma de Hodgkin y tres con linfoma anaplásico de células grandes (LACG) que habían sufrido recidivas después de tratamientos anteriores (entre los que se incluye el trasplante de células madre), o que presentaban resistencia a tratamientos convencionales, recibieron el fármaco brentuximab vedotin (SGN-35). El anticuerpo de este actúa sobre una proteína llamada CD30 que se encuentra en la superficie de las células del linfoma. Y adherido al anticuerpo se encuentra un poderoso fármaco de investigación para quimioterapia llamado monometil auristatin E (MMAE).

El MMAE es entre 100 y 1,000 veces más potente que otros fármacos de quimioterapia, según lo indican los laboratorios Seattle Genetics, la compañía que elabora el fármaco. El anticuerpo dirige al fármaco a las células cancerosas, donde es absorbido y degradado por las enzimas en el núcleo de las células para liberar MMAE y originar la muerte celular.

De los 17 pacientes que presentaron respuestas medibles, 11 no mostraron evidencia de cáncer existente (respuesta completa) después del tratamiento y, en el resto, la reducción tumoral fue de por lo menos un 50 por ciento (respuesta parcial). Dado que se trata de un estudio de fase I, los pacientes recibieron dosis distintas. De los 12 pacientes que recibieron la dosis más eficaz con los efectos secundarios menos graves (la dosis máxima tolerada), seis tuvieron una respuesta medible. En general, el 86 por ciento de los pacientes del estudio mostró por lo menos cierta reducción tumoral con efectos secundarios limitados.

En las últimas tres décadas, se han registrado pocos avances en la elaboración de nuevos tratamientos contra el linfoma de Hodgkin. Estos resultados ofrecen una promesa significativa para algunos pacientes, indicó la doctora Anas Younes, investigadora principal, del Centro Oncológico M. D. Anderson de la Universidad de Texas. “Creo que debe destacarse que la mayoría de los pacientes presentó reducción tumoral cuando fueron tratados en la fase I del estudio”, escribió en un correo electrónico.

Los resultados iniciales de un estudio de fase II del fármaco en la misma población de pacientes parecen ser aún más sólidos que los de la fase I, de acuerdo con Seattle Genetics. A finales de septiembre pasado, la compañía anunció que el 75 por ciento de los 102 pacientes del estudio de fase II, todos los cuales tenían linfoma de Hodgkin recidivante/resistente al tratamiento, presentaron una respuesta objetiva. Y, a principios de octubre, la compañía reportó que pacientes con LACG de otro estudio de brentuximab de fase II tuvieron una tasa de respuesta medible del 86 por ciento. En la reunión anual de la Sociedad Americana de Hematología, a principios de diciembre, se presentaron resultados más completos y en detalle de ambos estudios clínicos.

Cánceres de páncreas pueden evolucionar lentamente durante muchos años

> Artículo en inglés

Los cánceres de páncreas pueden tardar más de una década en evolucionar a su fase letal, de acuerdo con un análisis de las alteraciones genéticas en tumores de siete pacientes. Los resultados, publicados el 28 de octubre en la revista Nature, sorprendieron a los propios investigadores, al indicar que pasa mucho tiempo entre la primera alteración genética precursora del cáncer en una lesión pancreática y la aparición de la enfermedad metastásica potencialmente mortal. Este lapso representa una ventana de oportunidad para detectar el cáncer en sus estadios tempranos, apuntaron los investigadores.

El estudio, realizado en el Centro de Investigación del Cáncer Pancreático Sol Goldman del hospital Johns Hopkins, contradice una opinión generalizada de que la enfermedad es muy mortal debido a su rápida diseminación. El cáncer pancreático a menudo se diagnostica solo cuando se ha diseminado a otros tejidos, después de lo cual muchos pacientes no sobreviven más de un año.

La investigación se basa en el análisis genómico de 24 genomas de cáncer pancreático dado a conocer por científicos del hospital Hopkins en el 2008. En el presente estudio, los investigadores llevaron a cabo un análisis genético de múltiples regiones del tumor pancreático primario de un paciente. Después de identificar las mutaciones relacionadas con el cáncer en las regiones del tumor primario y en los tumores metastásicos de siete de los pacientes originales, los investigadores utilizaron modelos matemáticos para calcular el tiempo de la progresión del cáncer pancreático.

En promedio, de acuerdo con los cálculos de los investigadores, pasaron 11,7 años entre la mutación precursora en la célula del tumor y la aparición de la primera célula cancerosa que dio origen a un “clon paterno”, el cual contiene todas las mutaciones que se sabe que estimulan la formación del cáncer pancreático. Pasaron otros 6,8 años para que al menos uno de los subclones adquiriera el potencial genético para diseminarse. A partir de ese momento, transcurrieron 2,7 años más, en promedio, antes de la muerte de los pacientes.

 “Todos estábamos sorprendidos de lo lenta que parece ser la evolución natural del cáncer pancreático”, dijo la investigadora principal, doctora Christine Iacobuzio-Donahue. “Esta enfermedad parece ser muy letal, y mucha gente cree que no se puede hacer nada contra el cáncer pancreático. Pero ahora sabemos que demora años en causar metástasis, por lo que finalmente tenemos una idea de lo que se debe hacer en términos de detección temprana y de cuándo hacerla”.

En un estudio adjunto publicado en Nature, los investigadores del instituto Wellcome Trust Sanger caracterizaron los reajustes genéticos —alteraciones cromosómicas que ocurren cuando el ADN se rompe y sufre reacomodos— de tumores pancreáticos primarios y metastásicos de 13 pacientes. La mayoría de los reajustes se observaron en el estadio temprano de la enfermedad. La capacidad de “identificar y comprender estas mutaciones tempranas constituye una vía para el descubrimiento de fármacos dirigidos”, concluyeron los autores del estudio.

Más evidencias indican que la aspirina puede prevenir el cáncer colorrectal

> Artículo en inglés

Aunque resultados anteriores han mostrado que la aspirina en combinación con el celecoxib (un inhibidor selectivo de la COX-2) reduce el riesgo de adenomas y pólipos precancerosos colorrectales en personas con alto riesgo, un nuevo metaanálisis mostró que tanto el cáncer colorrectal como las muertes debido a esta enfermedad pueden reducirse con una terapia diaria prolongada con aspirina. Los resultados se publicaron el 21 de octubre en la revista The Lancet.

El doctor Peter Rothwell y sus colegas de la Universidad de Oxford calcularon el riesgo estimado a 20 años recopilando datos de más de 14.000 pacientes inscritos en cinco estudios clínicos con distribución al azar, realizados en el Reino Unido, Suecia y los Países Bajos. Los estudios se diseñaron para analizar el efecto de la aspirina en el riesgo de ataques cardíacos y accidentes cerebrovasculares, pero también recopilaron datos sobre el cáncer. Los investigadores encontraron que los pacientes que tomaron diariamente al menos 75 mg de aspirina por cerca de 5 años tuvieron un riesgo 24 por ciento menor de cáncer colorrectal y un riesgo 35 por ciento menor de morir debido a esta enfermedad.

En los estudios que contaban con datos sobre las áreas internas del colon, el beneficio preventivo de la aspirina parece haberse limitado principalmente al colon proximal, con una reducción de la incidencia de cerca del 55 por ciento. La incidencia de cáncer en el colon distal no se redujo. La importancia de esta distinción radica en que las pruebas de detección del cáncer colorrectal mediante sigmoidoscopia, el enfoque de detección usado con más frecuencia en Europa, no detectan el cáncer en el colon proximal. (Aunque la colonoscopia, la prueba usada con más frecuencia en los Estados Unidos, examina todo el colon, sus beneficios pueden estar limitados principalmente a la parte más distal del colon).

  Los autores reconocieron que el estudio tuvo ciertas limitaciones. Hicieron notar, por ejemplo, que “no se utilizaron modelos que tuvieran en cuenta el efecto de la reducción de muertes por cáncer colorrectal en relación con el balance riesgo-beneficio del uso prolongado de la aspirina”, el cual puede causar náusea, acidez estomacal e irritación, así como sangrado de los intestinos y el estómago. Además, observaron que los cinco estudios incluidos en el análisis “se llevaron a cabo antes de la disponibilidad de pruebas de detección endoscópicas de adenomas, que también reducen la incidencia de cáncer colorrectal y su mortalidad, y por lo tanto podrían reducir el beneficio total del uso de la aspirina”.

“Estos resultados comprenden algunos de los datos de seguimiento más extensos después de 5 años de tratamiento”, dijo el doctor Ernest Hawk del Centro Oncológico M. D. Anderson de la Universidad de Texas. “También responden una pregunta de larga data: ¿Cuál es la dosis necesaria para ofrecer un beneficio protector? Este estudio parece indicar que 75 mg es una dosis adecuada”.

 También en las noticias: prueba experimental del ADN parece detectar cáncer y pólipos colorrectales

Una prueba de detección del cáncer colorrectal que está en investigación para detectar mutaciones del ADN o metilaciones en muestras fecales, parece ser prometedora para la detección de adenomas y cánceres, reportaron a finales de octubre investigadores de la Clínica Mayo y la compañía Exact Sciences. Los resultados, del primer estudio de validación clínica de la nueva generación de pruebas de detección, se presentaron en la conferencia especial de la Asociación Americana para la Investigación del Cáncer: Cáncer colorrectal: De la biología al tratamiento, realizada en Filadelfia, EE. UU.

Esta prueba, que detecta los cambios genéticos conocidos como metilaciones en varios genes y mutaciones en el gen KRAS, identificó casi el 64 por ciento de los adenomas de tamaño mayor de 1 cm y el 85 por ciento de los cánceres, a partir de los resultados conocidos de los pacientes a quienes se les tomaron las muestras. La prueba detectó adenomas y cánceres sin importar el sitio del colon en que estaban ubicados, explicó el investigador principal, el doctor David Ahlquist de la Clínica Mayo. Las cifras de detección se basaron en una prueba diseñada para tener una especificidad del 90 por ciento, lo que significa que se esperaba una tasa de resultados falso positivos de un 10 por ciento, dijo el doctor Ahlquist.

Los investigadores analizaron muestras fecales almacenadas de pacientes provenientes de cuatro centros diferentes, pero no se utilizó un sistema estándar para la recolección o almacenaje de muestras, observó el doctor Ahlquist. El próximo año se prevé comenzar con los estudios prospectivos de las pruebas. La Clínica Mayo recibirá regalías y otro tipo de honorarios de Exact Sciences según la licencia de uso acordada con la compañía, dijo el doctor Ahlquist.

El cetuximab podría beneficiar a ciertos pacientes con mutaciones en el gen KRAS

> Artículo en inglés

Investigadores europeos han encontrado evidencia de que pacientes con cáncer colorrectal con una mutación específica en el gen KRAS se pueden beneficiar con el fármaco dirigido cetuximab. Estudios anteriores habían indicado que los pacientes con el gen KRAS mutante no se beneficiaban con el cetuximab, y la Sociedad Americana de Oncología Clínica ha recomendado que los pacientes con formas mutantes del gen KRAS no reciban este fármaco. Este nuevo análisis retrospectivo de los datos de 579 pacientes con cáncer colorrectal resistente a la quimioterapia fue publicado el 27 de octubre en la revista JAMA.

Los investigadores dirigidos por la doctora Wendy De Roock de la Universidad de Leuven en Bélgica, analizaron datos de pacientes con cáncer colorrectal en estadio avanzado que habían recibido cetuximab, en combinación con quimioterapia o sin ella, en seis estudios clínicos, o habían recibido el fármaco fuera de estudios clínicos. Compararon la supervivencia de pacientes con el gen KRAS normal, de pacientes con la mutación más frecuente en una parte del gen KRAS llamada codón 13 y de pacientes con todas las otras mutaciones del gen KRAS.

Los pacientes con la mutación en el codón 13 (llamada p.G13D) sobrevivieron por más tiempo que los pacientes con otras mutaciones de KRAS que recibieron cetuximab (una mediana de 7,6 meses frente a 5,7 meses). Además, la tasa de supervivencia general fue similar en pacientes con la mutación p.G13D y en pacientes con el gen KRAS normal.

En una serie de experimentos complementarios en líneas celulares, los investigadores encontraron que el cetuximab inhibía la multiplicación de las células colorrectales que contenían el gen KRAS normal y las células que contenían la mutación p.G13D, pero no las células con otras mutaciones del gen KRAS. Los investigadores observaron el mismo patrón cuando se administró cetuximab a ratones a los que se les implantaron células de cáncer colorrectal.

Debido a que el nuevo análisis de datos de los pacientes es un “estudio observacional retrospectivo que se sustenta en gran parte en comparaciones de estudios no aleatorios o cruzados... solo puede indicar una asociación entre el estado de mutación del p.G13D y el beneficio de supervivencia después del tratamiento con cetuximab”, indicaron los autores. Ellos concluyeron que es necesario realizar estudios aleatorios prospectivos en pacientes con la mutación p.G13D “antes de que se puedan inferir conclusiones sobre los posibles efectos benéficos del cetuximab”.

Tomografía computarizada de baja dosis muestra beneficio en reducción de mortalidad por cáncer de pulmón en fumadores empedernidos

> Artículo en inglés

En una conferencia de prensa el pasado 4 de noviembre, el NCI dio a conocer los resultados iniciales del Estudio Nacional de Exámenes de Pulmón (National Lung Screening Trial, NLST), los cuales mostraron que fumadores y exfumadores empedernidos de entre 55 y 74 años de edad a los que se les hicieron pruebas de detección con tomografía computarizada helicoidal (TC helicoidal) de baja dosis, tuvieron una tasa de mortalidad por cáncer de pulmón 20 por ciento menor que sus pares que recibieron radiografía de tórax convencional.

“Esta es la primera demostración clara de que una prueba de detección puede ser eficaz para reducir la mortalidad por cáncer de pulmón”, dijo en la conferencia de prensa el doctor Douglas Lowy, subdirector del NCI.

Máquina de TC del Centro Clínico del NIH capaz de realizar imaginología helicoidal a baja dosis. Este equipo de escáner de 365 cortes marca Toshiba lo utiliza el personal del Departamento de Radiología del Centro Clínico del NIH para realizar TC helicoidal de baja dosis y otros tipos de estudios de imagen con TC.

“Este hallazgo tiene implicaciones importantes para la salud pública debido la posibilidad de salvar muchas vidas entre quienes enfrentan el mayor riesgo de cáncer de pulmón”, comentó el doctor Harold Varmus, Director del NCI. Sin embargo, aclaró, “no quiero que este anuncio les haga creer que fumar no es peligroso y que continúen fumando o que comiencen a hacerlo. Las pruebas de detección no previenen el cáncer de pulmón y no protegen a la mayoría de las personas de morir por cáncer de pulmón. No fumar y dejar de fumar siguen siendo metas importantes de salud pública y constituyen la mejor defensa contra el cáncer de pulmón”.

Solidez en el diseño del estudio

El NLST es producto de una colaboración entre el Grupo de Estudio de Exámenes de Pulmón de la División de Prevención del Cáncer del NCI y la Red de Imaginología del Colegio Americano de Radiología (ACRIN), la cual es subvencionada por la División de Tratamiento y Diagnóstico del Cáncer  (DCTD) del NCI. El estudio se llevó a cabo en 33 centros en el país.

La inscripción y la retención de los participantes se realizaron en colaboración con la Sociedad Americana del Cáncer, la cual dio a conocer el estudio en las comunidades locales a través de sus oficinas regionales. Los primeros participantes del NLST se inscribieron en agosto del 2002 y hacia enero del 2004 se alcanzó la meta de contar con 50.000 participantes. El número final de inscritos fue de más de 53.000 personas. 

La gran cantidad de participantes en este estudio clínico y su diseño aleatorizado ayudaron a garantizar que el NLST proporcionara una respuesta definitiva a la pregunta de si los exámenes de detección con TC helicoidal contribuyen a evitar muertes por cáncer de pulmón. Otro elemento que fortaleció los resultados es que el criterio principal de valoración del estudio fue el número de muertes por cáncer de pulmón, no solo el número de casos de cáncer detectados con las evaluaciones.

El NLST fue concluido a petición del Consejo de Vigilancia de Datos y Seguridad, el cual determinó el 20 de octubre pasado que se había reunido toda la información necesaria para responder a la pregunta principal del estudio. Algo que causó intriga es que los resultados iniciales mostraron una reducción del 7 por ciento en las muertes por todas las causas (incluido el cáncer de pulmón) en el grupo que fue valorado con TC helicoidal de baja dosis, pero los investigadores del NLST todavía no comprenden todos los factores que contribuyeron a esta reducción. “En los próximos meses se difundirán los resultados completos en una publicación revisada por expertos que estará inmediatamente al alcance del público”, dijo el doctor Richard Fagerstrom, uno de los estadísticos principales del NLST.

Un vistazo adentro del cuerpo, no a través de él

Los escáneres con TC capturan imágenes en cortes o en forma de imagen helicoidal continua. La mayoría de los escáneres de TC pueden capturar imágenes en cortes paralelos (Imagen A) o en forma de imagen helicoidal continua (Imagen B) que es reconstruida por un programa computarizado.

Los estudios anteriores para determinar la eficacia de las radiografías de tórax en la detección del cáncer de pulmón han producido resultados continuamente decepcionantes. Pese a que los rayos X tienen la ventaja utilizar una dosis de radiación extremadamente baja para mostrar imágenes de los tejidos corporales, esta tecnología detecta de manera limitada el tamaño y la ubicación de las anomalías.

“Una radiografía de tórax puede encontrar de manera fiable un nódulo de un mínimo de 1 cm de diámetro, dependiendo de su ubicación”, explicó el doctor David Bluemke, director de Ciencias de Radiología e Imaginología del Centro Clínico de los NIH. “En algunas áreas del pulmón alrededor del centro de los vasos capilares, se necesita una mayor capacidad de observación. Con la exploración de tórax con TC, se pueden ver claramente nódulos de 1 a 2 mm de tamaño.

“Además, con la radiografía de tórax, para encontrar el nódulo se debe observar un cúmulo de información anatómica adicional, como huesos y vasos capilares”, agregó. “En la TC de tórax hay muy pocas estructuras que ocultan el nódulo: al paciente se le ve por dentro, no a través de él.”

Cuando en la década de 1970 se introdujo la TC a la práctica clínica, los escáneres de exploración capturaban gradualmente imágenes en cortes paralelos (ver Imagen A), dejando pequeños vacíos de información que debían ser reconstruidos con un programa computarizado. En la década de 1990, surgió la tecnología de TC helicoidal (también llamada TC espiral), la cual capturaba imágenes corporales continúas en un rápido movimiento en espiral (ver Imagen B), de manera que no dejaba vacíos entre las imágenes capturadas.

 “Cuando se hizo evidente por primera vez que las exploraciones con TC eran más precisas que las radiografías, se comenzaron a estudiar sus posibilidades de aplicación en las pruebas de detección, pero los equipos todavía tenían sus limitaciones”, señaló el doctor Giuseppe Giaccone, jefe de la División de Oncología Médica y titular de la Sección de Oncología Torácica del Centro de Investigación Oncológica del NCI. “Sin embargo, en la última década, ha habido un desarrollo espectacular en los tipos de escáner. En los años 90, una exploración tomaba minutos. Ahora, se obtiene por completo en el tiempo que toma retener brevemente la respiración”, agregó.

“La velocidad de la TC helicoidal y la forma en que los cortes se yuxtaponen hacen posible encontrar nódulos pequeños en el pulmón”, dijo la doctora Christine Berg, directora de proyectos del NCI en el estudio NLST. “De modo que la tecnología de exploración helicoidal fue crítica para las pruebas de detección así como el entendimiento de que era probable obtener buenas imágenes aun cuando se redujera la dosis. Desde hace mucho tiempo la radiación ha sido objeto de preocupación, pero la dosis utilizada en las pruebas del NLST fue considerablemente menor que las dosis necesarias para una TC de diagnóstico”, explicó.

Precauciones y advertencias

“Los resultados de este estudio clínico ofrecen evidencia objetiva de los beneficios de la exploración con TC helicoidal de baja dosis en una población de mayor edad en alto riesgo, y parecen indicar que si las pruebas de detección con esta tecnología se llevan a cabo de manera responsable y se da un seguimiento juicioso a las personas que presentan anomalías, podremos salvar miles de vidas”, dijo la doctora Denise Aberle, investigadora principal del NLST a nivel nacional en representación de la ACRIN. “No obstante, dada la fuerte asociación entre el cáncer de pulmón y el tabaquismo, los investigadores del estudio recalcan que la mejor y única forma de evitar muertes por cáncer de pulmón es no comenzar a fumar nunca y, si ya se fuma, dejar de hacerlo definitivamente”.

Una de las principales advertencias derivadas de los resultados es que, por ahora, los científicos solo se sienten seguros de extrapolar los resultados a la población que participó en el estudio clínico: fumadores o ex fumadores (definidos como aquellos que hubiesen dejado de fumar en los 15 años precedentes a su participación en el estudio), entre 55 y 74 años de edad, que fumaron el equivalente a por lo menos una cajetilla diaria durante 30 años.

“Los resultados del NLST no quieren decir que el público general deba hacerse exploraciones periódicas con TC”, advirtió el doctor Lowy. “Este estudio clínico respondió a preguntas específicas sobre una población de alto riesgo bien definida. Se necesitarán análisis y proyecciones adicionales del NLST para poder hacer recomendaciones sobre un posible uso más amplio de este método de detección”.

Por el momento, el NCI no está divulgando recomendaciones sobre el uso de las exploraciones de pulmón con TC para ningún tipo de población. Una vez que se hayan analizado y publicado todos los datos, explicó el doctor Varmus, se conocerán las recomendaciones de prácticas médicas que hagan varias de las entidades que generalmente son convocadas para tal fin, entre ellas el Grupo de Servicios Preventivos de los Estados Unidos (United States Preventive Services Task Force) y la Sociedad Americana del Cáncer.

Los posibles perjuicios de las pruebas de detección de cáncer de pulmón, que se dan en forma paralela a los posibles beneficios, también se considerarán en las futuras recomendaciones. Aproximadamente el 25 por ciento de todas las exploraciones de detección del estudio clínico arrojaron resultados falsos-positivos, lo que significa que en el seguimiento que se hizo de las anomalías observadas, se determinó que no eran cancerosas. A todos los pacientes se les practicó algún tipo de procedimiento diagnóstico adicional, desde exploraciones diagnósticas de seguimiento con TC, que usan dosis más altas de radiación, hasta biopsias de pulmón y, en algunos casos, toracotomías (operación para abrir el tórax), los cuales conllevan riesgos, explicó el doctor Giaccone.

“Esta será una consideración importante cuando se esbocen las recomendaciones sobre la utilización de esta tecnología, incluso en este grupo de alto riesgo”, indicó el doctor Varmus en una rueda de prensa.

De acuerdo con el doctor Giaccone, el riesgo de obtener resultados falsos-positivos y los procedimientos de seguimiento innecesarios pueden convertirse en un problema más frecuente cuando se adopten más ampliamente las exploraciones con TC en la comunidad médica. “A medida que este método se generalice más en los hospitales y consultorios, habrá una curva de aprendizaje”, explicó.

Sin embargo, las directrices aplicables para la dosis y la evaluación de las anomalías observadas en la exploración ya están disponibles públicamente, anotó la doctora Berg. La ACRIN ha publicado los parámetros de los escáneres de baja dosis utilizados durante este estudio. Y la Sociedad Fleischner, una sociedad médica multidisciplinaria internacional de radiología torácica ha divulgado las directrices para la evaluación de nódulos pulmonares encontrados en las exploraciones con TC.

“De manera que los parámetros para capturar las imágenes y para interpretar las anomalías ya están a disposición de la comunidad”, dijo la doctora Berg. “Solo tienen que seguirse de la forma correspondiente”.

—Sharon Reynolds

En las siguientes páginas puede encontrar más información en español e inglés sobre el Estudio Nacional de Exámenes de Pulmón:

Crizotinib sigue siendo prometedor para algunos tumores de pulmón, pero el desafío está en la resistencia farmacológica

> Artículo en inglés

Exploraciones por TC muestran IMT de hígado antes del tratamiento con crizotinib y 13 semanas después (Imagen cortesía de la revista New England Journal of Medicine. 2010 Oct 28;363(18):1760-2) En un paciente con tumor inflamatorio miofibroblástico (IMT) que tenía un reajuste en el gen ALK, el fármaco crizotinib produjo una reducción del tumor y la estabilización de la enfermedad. Estas TC muestran un IMT de hígado antes del tratamiento con crizotinib (izquierda, en círculo rojo) y 13 semanas después (derecha). (Imagen cortesía de la revista New England Journal of Medicine. 2010 Oct 28; 363(18): 1760-2) Haga clic para ampliar la imagen.

Nuevos datos obtenidos de un estudio clínico de fase I con crizotinib se suman a los resultados positivos presentados a principios de este año en la reunión anual de la Sociedad Americana de Oncología Clínica (ASCO). El fármaco de bajo tamaño molecular dirige su acción a los reajustes cromosómicos generadores de cáncer relacionados con el gen ALK en pacientes con cáncer de pulmón de células no pequeñas (NSCLC). El equipo de investigadores encabezado por la doctora Eunice Kwak, de la Facultad de Medicina de Harvard, informó que más de la mitad de los pacientes con reajuste en ALK que recibieron crizotinib presentaron una reducción parcial o completa de sus tumores. Los nuevos resultados fueron publicados el 28 de octubre en la revista New England Journal of Medicine (NEJM).

En comparación, solo un 10 por ciento de los pacientes con cáncer de pulmón que recibieron quimioterapia de segunda línea respondió al tratamiento. “Es muy satisfactorio ver reacciones como las de nuestro estudio... especialmente si se considera que la mayoría de los pacientes ya habían recibido dos o más tratamientos cuando comenzaron a participar en el estudio”, declaró la doctora Kwak en un comunicado de prensa.

El estudio clínico, patrocinado por Pfizer, Inc., empresa fabricantes del fármaco, comenzó como un estudio de dosis escalonadas en pacientes con diversos tumores sólidos para determinar la dosis máxima segura de crizotinib. Posteriormente, solo pudieron participar los pacientes que tenían tumores sólidos con alteraciones moleculares demostradas que se consideraba podrían ser tratadas con crizotinib, como los reajustes del gen ALK en el cáncer de pulmón.

El artículo en la revista NEJM indicó que 46 de 82 pacientes con NSCLC presentaron una respuesta parcial (una reducción de los tumores de por lo menos el 30 por ciento del diámetro) y en uno la respuesta fue completa. En otros 27 pacientes, la enfermedad se estabilizó (sus tumores dejaron de crecer durante el tratamiento). Los investigadores calcularon en 72 por ciento la probabilidad de supervivencia sin avance de la enfermedad después de 6 meses de tratamiento. El crizotinib produjo pocos efectos secundarios de importancia y los efectos menores más frecuentes fueron náuseas, diarrea y algunos problemas visuales leves.

El 10 de octubre se presentaron los datos adicionales de una cohorte ampliada de 113 pacientes durante la Conferencia de la Sociedad Europea de Oncología Médica (ESMO) del 2010. Estos datos mostraron que las tasas de respuesta permanecieron altas, en 56 por ciento (incluidas las respuestas parciales y completas) y una mediana en la supervivencia libre de enfermedad de 9,2 meses.

“Al incluir a más pacientes en el estudio, los resultados siguieron siendo totalmente congruentes y con beneficios constantes en todas las líneas de tratamiento de acuerdo al sexo, la edad y la condición física general”, dijo el doctor Ross Camidge, del Centro Oncológico de la Universidad de Colorado, investigador del estudio clínico que presentó los resultados en la conferencia de la ESMO. “Esto va acorde con un fármaco que dirige su acción hacia la raíz del cáncer.”

Si bien solo del 2 al 7 por ciento de los pacientes con NSCLC presentan tumores con la alteración genética ALK, el gran número de cánceres de pulmón diagnosticados todos los años quiere decir que “hay potencialmente una cifra significativa de pacientes, cerca de 10.000 anuales tan solo en los Estados Unidos, que podrían recibir tratamiento con crizotinib”, escribieron los doctores Bengt Hallberg y Ruth Palmer, de la Universidad Umeå de Suecia, en un editorial adjunto en la revista NEJM. Actualmente está en curso un estudio clínico de fase III para comparar el crizotinib con la terapia convencional en pacientes con NSCLC avanzado que comporta el reajuste del gen ALK.

Otros dos artículos publicados el 28 de octubre en la revista NEJM, que hacían referencia a pacientes específicos del estudio clínico de fase I, arrojan luz sobre el futuro potencial de crizotinib, tanto su lado positivo como negativo. En un caso clínico publicado por los investigadores del Instituto Oncológico Dana-Farber, el crizotinib causó regresión de la enfermedad en un paciente con tumor inflamatorio miofibroblástico (IMT), una forma rara de sarcoma en la cual son comunes los reajustes del gen ALK. En un segundo caso clínico, científicos de la Facultad de Medicina Jichi del Japón analizaron la manera en que las nuevas mutaciones del gen ALK de otro paciente derivaron en la aparición de resistencia de su tumor pulmonar al crizotinib.

El informe del caso de Dana-Farber hizo un análisis minucioso de dos pacientes con IMT que habían participado en la parte inicial del estudio de dosis escalonadas. Pese a que ambos tenían IMT, solo el cáncer de uno de ellos salió positivo para ALK. Este paciente siguió vivo y en remisión, y al momento de la publicación continuaba en tratamiento farmacológico, mientras que el paciente cuya enfermedad resultó negativa para ALK presentó una evolución casi inmediata pese al tratamiento con crizotinib.

“En vista de lo negativo y lo positivo de estos ejemplos y de lo inusual que es el diagnóstico, se puede extrapolar que los inhibidores del ALK son la terapia adecuada para las personas con tumor inflamatorio miofibroblástico de transposición positiva para ALK,” dijo el doctor Robert Maki, médico oncólogo del Centro Oncológico Sloan-Kettering y uno de los autores del artículo. Los IMT recidivantes a menudo presentan resistencia a los fármacos de la quimioterapia convencional.

“Hay un creciente interés por fármacos dirigidos a cánceres poco comunes y los investigadores están haciendo más y más adaptaciones”, explicó el doctor Maki. “Este es uno de varios ejemplos recientes sobre la personalización de la medicina con base en las dianas que se sabe juegan un papel importante en el tumor de la persona”.

Lamentablemente, la frustración constante que se observa en la elaboración de fármacos dirigidos es que los tumores terminan por desarrollar mutaciones que les confieren resistencia al tratamiento. En el caso clínico de Japón se analizó a un paciente del estudio de fase I que generó resistencia al crizotinib después de 5 meses de tratamiento.

Los científicos identificaron y secuenciaron dos mutaciones independientes en el gen ALK reajustado del paciente que podría haber bloqueado la respuesta al crizotinib. Estas mutaciones probablemente alteran la estructura de la proteína ALK, con lo que impiden que el fármaco se fije a la proteína y reduzca su actividad, según los autores.

No se sabe con qué frecuencia se verán estas mutaciones específicas en un grupo más grande de pacientes, dijo el doctor Camidge, pero agregó que es probable que a través de una variedad de mecanismos cada paciente finalmente generara resistencia al fármaco. “Todos los pacientes cuya enfermedad evoluciona tienen ya sea resistencia primaria —pacientes que no responden para nada, alrededor del 10 por ciento— o responden al principio, pero luego adquieren la resistencia”.

Una solución a este problema, sostuvo el doctor Maki, será crear fármacos que se fijen a las proteínas ALK mutadas, como lo hace dasatinib con la proteína BCR-ABL en pacientes con leucemia mielógena crónica (LMC). El dasatinib se utiliza para tratar la LMC resistente al imatinib bloqueando la kinasa que activa la LMC, explicó.

Para lograr un uso generalizado de fármacos dirigidos contra las mutaciones causantes de tumores particulares será necesaria la genotipificación de los tumores. Los métodos que emplean actualmente el Instituto Oncológico Dana-Farber, la Universidad de Colorado y otros centros constituyen un primer paso orientado para que dicha genotipificación se vuelva una práctica común en el diagnóstico del cáncer. “Esto va a ser parte del estudio diagnóstico habitual de los pacientes con cáncer”, dijo el doctor Maki. “Los cambios genéticos que se observen en un tumor terminarán finalmente por ser más importantes que saber si el cáncer se originó en el colon, el páncreas o las mamas”.

—Sharon Reynolds

Familias y científicos se reúnen para hablar sobre las investigaciones y los tratamientos del síndrome de Li-Fraumeni

> Artículo en inglés

A principios de noviembre, cerca de 200 personas se reunieron en el Centro de Conferencias Natcher del NCI para participar en un taller internacional cuyo fin era hacer una revisión del estado actual de las investigaciones sobre un trastorno hereditario poco frecuente conocido como síndrome de Li-Fraumeni (LFS). A este evento asistieron investigadores, médicos, consejeros genéticos y miembros de aproximadamente 40 familias afectadas por la enfermedad. El taller fue organizado por los doctores Sharon Savage y Phuong Mai, de la Subdivisión de Genética Clínica en la División de Epidemiología y Genética del Cáncer (DCEG) del NCI.

“Tengo solo 40 años de edad”, dijo una mujer en la audiencia, después de escuchar a un panel de pacientes que habló sobre el LFS. “Perdí un hijo debido al cáncer y he tenido cáncer seis veces. No conocía a nadie más con este síndrome”. En llanto, pasó a describir la experiencia de enfrentar diariamente su miedo al cáncer y tener la certeza de que a la única hija que le queda le pueden diagnosticar cáncer en cualquier momento. “Tengo cáncer ahora”, dijo “y es absolutamente abrumador escuchar la historia de alguien más y saber que ya no estoy sola”.

…es absolutamente abrumador escuchar la historia de alguien más y saber que ya no estoy sola.

—Sobreviviente de LFS en la audiencia

El síndrome de Li-Fraumeni se describió por primera vez en 1969, en un documento del doctor Joseph F. Fraumeni, Jr., director de la DCEG, y su colega, el doctor Frederick P. Li que fue publicado en los Anales de Medicina Interna. En la publicación describían a cuatro familias que contaban con varios integrantes que sufrieron de una gran variedad de tipos de cáncer durante su infancia y juventud. Muchos de los pacientes presentaron tumores primarios múltiples, en particular cáncer de mama, sarcomas óseos y de tejidos blandos, tumores cerebrales, neoplasias de la corteza suprarrenal y leucemia aguda. Estudios posteriores identificaron más familias que reunían los criterios de un diagnóstico clásico de LFS. Otras familias presentaron grupos de cáncer similares pero menos agudos por lo que la enfermedad se clasificó como síndrome similar a Li-Fraumeni (LFL).

Se ha observado que las familias con LFS tienen mutaciones hereditarias en el gen TP53, un gen supresor de tumores que interviene en muchos procesos celulares, como la reparación del ADN y la apoptosis. Sin embargo, tan solo el 70 por ciento de las familias con LFS clásico y el 40 por ciento de las familias con LFL portan estas mutaciones, por lo que se desconocen los determinantes genéticos en otros pacientes. “Necesitamos emprender un esfuerzo global coordinado si vamos a tener éxito frente a este raro trastorno”, dijo el doctor Fraumeni al comienzo de la reunión. “Este es un momento fascinante en el campo de la genómica del cáncer y las investigaciones sobre este síndrome pueden aprovechar plenamente las oportunidades y tecnologías que ofrecen estos avances”.

Reflexiones sobre el éxito y el trabajo en equipo

La doctora Louise Strong del Centro Oncológico M. D. Anderson de la Universidad de Texas habló sobre la historia de las investigaciones sobre el LFS así como de los trabajos iniciales de científicos que perseveraron en la búsqueda de las familias que mostraban las características del síndrome y recolectaron muestras biológicas para estudios moleculares futuros. Uno de los muchos resultados positivos del taller fue la creación de un nuevo consorcio de investigación clínica sobre el LFS para diseñar protocolos que requieran la agrupación de datos y recursos. Este esfuerzo de colaboración internacional se enfocará en mejorar la detección, el tratamiento y la prevención, así como la investigación interdisciplinaria sobre los mecanismos fundamentales de síndromes de cánceres múltiples como el LFS.

Los ponentes del taller sobre el síndrome de Li-Fraumeni incluyeron investigadores, médicos, pacientes y miembros de grupos de apoyo. El taller reunió científicos de las áreas clínicas y de investigación, así como pacientes y miembros de grupos de apoyo, para hablar sobre lo que se conoce de la genética y biología molecular del LFS, los efectos psicosociales del LFS en los pacientes y la forma en que los miembros del grupo pueden trabajar juntos para mejorar los resultados de las investigaciones futuras.

Durante el panel, en el que participaron pacientes y familiares, Oliver Wyss le dijo a la audiencia, “Tenemos que ver este taller como la reunión de una gran familia que lucha contra esta enfermedad devastadora para encontrarle una cura”. El señor Wyss recibió un diagnóstico de anemia aplásica a los 22 años de edad, después de llegar a los Estados Unidos como jugador profesional de fútbol. Él se recuperó de la enfermedad y se ha mantenido saludable desde entonces, sin embargo, cuando a su hijo le diagnosticaron un tumor del plexo coroides a los 10 meses de edad, un tumor extremadamente raro, se le hicieron pruebas diagnósticas a la familia y se enteraron de que todos son portadores de una mutación en la línea del gen TP53 que causa el LFS. Su hijo murió a los 3 años de edad después de varias rondas de cirugía, quimioterapia y radioterapia. Además, a su hija le diagnosticaron recientemente carcinoma de la corteza suprarrenal.

“Creo que hablo en nombre de todas las familias presentes cuando digo que no se está haciendo todo lo que se puede. No nos podemos contentar tan solo con detectar el cáncer”, dijo. “Tenemos que encontrar curas reales para estos trastornos genéticos. Como familias, queremos hacer más, queremos contribuir”.

Reflexionando sobre el éxito del taller y la creación del consorcio, el doctor Savage dijo que “mediante el estudio en curso de las familias con LFS en el NCI y a través de nuestro enfoque de colaboración esperamos no solo ayudar a las personas con este trastorno, sino también brindar pistas para investigaciones futuras sobre las fundamentos genéticos de los tumores que no se presentan a nivel familiar”.

Enfoque futuro

Durante la sesión plenaria sobre los aspectos clínicos del LFS, la doctora María Isabel Waddington Achatz de São Paolo, Brasil, describió estudios realizados en familias con alto riesgo que tenían niños con tumores de la corteza suprarrenal. Ella calculó que en la región sureste de Brasil, una de cada 300 personas es portadora de una mutación específica en el gen TP53.

Otras sesiones plenarias de la reunión abordaron temas relacionados con la consejería genética de pacientes con LFS y LFL, los aspectos psicosociales del trastorno y la biología molecular del gen TP53. Los participantes se reunieron en grupos más pequeños al final del taller para discutir la forma de trabajar juntos con el fin de acelerar el progreso en las investigaciones clínicas e interdisciplinarias, así como la manera de establecer una red de apoyo a las familias que enfrentan este trastorno en forma diaria.

“En verdad me causó gran satisfacción participar en este evento histórico”, dijo el doctor Fraumeni. “Esta es una época bastante apasionante en lo relacionado con las investigaciones sobre el LFS. El nuevo consorcio de investigadores que agrupa personal experto y recursos, así como la creación de una organización que abogue por la asistencia a las familias, es algo bastante prometedor en este importante campo de estudio".

El video de la reunión se puede ver en el sitio web de recursos audiovisuales de los NIH.

La Subdivisión de Genética Cínica en la DCEG está aceptando remisiones para un protocolo de investigación clínica sobre el LFS. Se puede encontrar información adicional sobre el programa del LFS del NCI y sobre el taller de investigación clínica en: http://lfs.cancer.gov/.

Nueva advertencia en la ficha técnica de una clase de fármacos contra el cáncer de próstata

> Artículo en inglés

La FDA anunció cambios en la ficha técnica de los agonistas de la hormona liberadora de gonadotropina (GnRH), una clase de fármacos usados en el tratamiento contra el cáncer de próstata. Los cambios añaden advertencias sobre el posible riesgo de problemas cardiovasculares y diabetes en hombres que han recibido estos fármacos en la terapia de privación de andrógenos.

En mayo pasado, la FDA indicó que un análisis preliminar y en curso encontró que los pacientes que recibían agonistas GnRH tenían un riesgo levemente mayor de diabetes, ataques cardiacos, accidentes cerebrovasculares y muerte súbita. En este último anuncio, la FDA observó que los profesionales de la salud deben evaluar a los pacientes por factores de riesgo de estas enfermedades y que a aquellos que estén bajo tratamiento con estos fármacos se les debe hacer  una vigilancia periódica de los niveles de glucosa en la sangre y de hemoglobina glucosilada.

Los agonistas GnRH se comercializan bajo los nombres de Eligard, Lupron, Synarel, Trestar, Vantas, Viadur y Zoladex. También están disponibles en el mercado varios productos genéricos.

El dasatinib ha sido aprobado como tratamiento de primera línea contra la leucemia mielógena crónica

> Artículo en inglés

La FDA ha aprobado en forma acelerada el uso del dasatinib (Sprycel) como tratamiento de primera línea para pacientes con leucemia mielógena crónica en fase crónica (LMC), anunció a finales de octubre esta entidad gubernamental de los EE. UU. El dasatinib, al igual que otras dos terapias ya aprobadas para tratar la LMC, imatinib (Gleevec) y nilotinib (Tasigna), actúa sobre el gen de fusión BCR-ABL, el cual es el promotor molecular de la LMC. Este gen de fusión produce una proteína que estimula la proliferación de glóbulos blancos que es el signo característico de la LMC.

La aprobación acelerada se tomó teniendo en cuenta los resultados de estudios clínicos dados a conocer en junio en  la reunión anual de la Sociedad Americana de Oncología Clínica. Los resultados mostraron que, después de 12 meses de seguimiento, los pacientes que recibieron dasatinib tuvieron tasas más altas de respuesta completa al tratamiento que los pacientes que recibieron imatinib. Una aprobación acelerada significa que la FDA puede aprobar el uso de un fármaco con base en los datos disponibles, si la agencia cree que con esto ayudará a llenar un vació en las necesidades médicas. Al recibir esta aprobación, Bristol-Myers Squibb, fabricante de dasatinib, tiene la obligación de recoger datos sobre la eficacia y seguridad del fármaco a largo plazo.

El dasatinib había recibido aprobación anteriormente de la FDA para el tratamiento de la LMC en pacientes que no respondían a otros tratamientos, como el imatinib, o que generaban resistencia a los mismos.

El trastuzumab se convierte en la primera terapia dirigida contra el cáncer de estómago que recibe aprobación

> Artículo en inglés

La FDA aprobó el trastuzumab (Herceptin) para el tratamiento contra el cáncer de estómago. La aprobación incluye el uso del trastuzumab en combinación con la quimioterapia en pacientes con adenocarcinoma gástrico o de la unión gastroesofágica con metástasis, cuyos tumores sobreexpresan la proteína HER2.

Con esta decisión, el trastuzumab pasa a ser la primera terapia dirigida contra el cáncer de estómago, una enfermedad en la que se han logrado pocos avances en los tratamientos durante las últimas 2 décadas. La decisión de la FDA se basó en los resultados del estudio ToGA que contó con la participación de casi 600 pacientes, cuyos tumores fueron positivos a la HER2 y que recibieron trastuzumab en combinación con quimioterapia (cisplatino en combinación con capecitabina o fluorouracilo) o solamente quimioterapia.

Los resultados del estudio, publicados en agosto en la revista The Lancet, indicaron una mejoría de 2,7 meses en la mediana de supervivencia general de los pacientes en el grupo de trastuzumab. Según la FDA, un análisis actualizado determinó una mejoría de 2,4 meses en la supervivencia, y los pacientes en cuyos tumores se detectó una mayor sobreexpresión de la HER2 mediante la inmunohistoquímica recibieron el mayor beneficio de supervivencia.