Boletin
 
7 de diciembre de 2010 • Volumen 2 - Edición 13

Más evidencias indican que la aspirina puede prevenir el cáncer colorrectal

> Artículo en inglés

Aunque resultados anteriores han mostrado que la aspirina en combinación con el celecoxib (un inhibidor selectivo de la COX-2) reduce el riesgo de adenomas y pólipos precancerosos colorrectales en personas con alto riesgo, un nuevo metaanálisis mostró que tanto el cáncer colorrectal como las muertes debido a esta enfermedad pueden reducirse con una terapia diaria prolongada con aspirina. Los resultados se publicaron el 21 de octubre en la revista The Lancet.

El doctor Peter Rothwell y sus colegas de la Universidad de Oxford calcularon el riesgo estimado a 20 años recopilando datos de más de 14.000 pacientes inscritos en cinco estudios clínicos con distribución al azar, realizados en el Reino Unido, Suecia y los Países Bajos. Los estudios se diseñaron para analizar el efecto de la aspirina en el riesgo de ataques cardíacos y accidentes cerebrovasculares, pero también recopilaron datos sobre el cáncer. Los investigadores encontraron que los pacientes que tomaron diariamente al menos 75 mg de aspirina por cerca de 5 años tuvieron un riesgo 24 por ciento menor de cáncer colorrectal y un riesgo 35 por ciento menor de morir debido a esta enfermedad.

En los estudios que contaban con datos sobre las áreas internas del colon, el beneficio preventivo de la aspirina parece haberse limitado principalmente al colon proximal, con una reducción de la incidencia de cerca del 55 por ciento. La incidencia de cáncer en el colon distal no se redujo. La importancia de esta distinción radica en que las pruebas de detección del cáncer colorrectal mediante sigmoidoscopia, el enfoque de detección usado con más frecuencia en Europa, no detectan el cáncer en el colon proximal. (Aunque la colonoscopia, la prueba usada con más frecuencia en los Estados Unidos, examina todo el colon, sus beneficios pueden estar limitados principalmente a la parte más distal del colon).

  Los autores reconocieron que el estudio tuvo ciertas limitaciones. Hicieron notar, por ejemplo, que “no se utilizaron modelos que tuvieran en cuenta el efecto de la reducción de muertes por cáncer colorrectal en relación con el balance riesgo-beneficio del uso prolongado de la aspirina”, el cual puede causar náusea, acidez estomacal e irritación, así como sangrado de los intestinos y el estómago. Además, observaron que los cinco estudios incluidos en el análisis “se llevaron a cabo antes de la disponibilidad de pruebas de detección endoscópicas de adenomas, que también reducen la incidencia de cáncer colorrectal y su mortalidad, y por lo tanto podrían reducir el beneficio total del uso de la aspirina”.

“Estos resultados comprenden algunos de los datos de seguimiento más extensos después de 5 años de tratamiento”, dijo el doctor Ernest Hawk del Centro Oncológico M. D. Anderson de la Universidad de Texas. “También responden una pregunta de larga data: ¿Cuál es la dosis necesaria para ofrecer un beneficio protector? Este estudio parece indicar que 75 mg es una dosis adecuada”.

 También en las noticias: prueba experimental del ADN parece detectar cáncer y pólipos colorrectales

Una prueba de detección del cáncer colorrectal que está en investigación para detectar mutaciones del ADN o metilaciones en muestras fecales, parece ser prometedora para la detección de adenomas y cánceres, reportaron a finales de octubre investigadores de la Clínica Mayo y la compañía Exact Sciences. Los resultados, del primer estudio de validación clínica de la nueva generación de pruebas de detección, se presentaron en la conferencia especial de la Asociación Americana para la Investigación del Cáncer: Cáncer colorrectal: De la biología al tratamiento, realizada en Filadelfia, EE. UU.

Esta prueba, que detecta los cambios genéticos conocidos como metilaciones en varios genes y mutaciones en el gen KRAS, identificó casi el 64 por ciento de los adenomas de tamaño mayor de 1 cm y el 85 por ciento de los cánceres, a partir de los resultados conocidos de los pacientes a quienes se les tomaron las muestras. La prueba detectó adenomas y cánceres sin importar el sitio del colon en que estaban ubicados, explicó el investigador principal, el doctor David Ahlquist de la Clínica Mayo. Las cifras de detección se basaron en una prueba diseñada para tener una especificidad del 90 por ciento, lo que significa que se esperaba una tasa de resultados falso positivos de un 10 por ciento, dijo el doctor Ahlquist.

Los investigadores analizaron muestras fecales almacenadas de pacientes provenientes de cuatro centros diferentes, pero no se utilizó un sistema estándar para la recolección o almacenaje de muestras, observó el doctor Ahlquist. El próximo año se prevé comenzar con los estudios prospectivos de las pruebas. La Clínica Mayo recibirá regalías y otro tipo de honorarios de Exact Sciences según la licencia de uso acordada con la compañía, dijo el doctor Ahlquist.