In English | En español
¿Preguntas sobre el cáncer? 1-800-422-6237
Boletín del Instituto Nacional del Cáncer
 Página principal del BoletínArchivoContáctenos
  • Publicación: 8 de diciembre de 2009

Opciones

  • Imprimir documento
  • Enviar este documento

La información y los enlaces en esta página ya no se están actualizando y se proporcionan únicamente como referencia.

El Instituto Nacional del Cáncer ofrece instrumentos en español para promoción de estudios clínicos

> Lea el artículo en inglés

Herramientas de promoción en español para estudios clínicos

El Instituto Nacional del Cáncer (NCI) recientemente puso a disposición carteles y broches de promoción en español para aumentar la concientización sobre los estudios clínicos. Se pretende que los instrumentos animen la conversación con pacientes de cáncer que pudieran estar interesados en participar en un estudio clínico. Los carteles y broches introducen a los pacientes el concepto de estudios clínicos, complementan los esfuerzos de educación y de reclutamiento, y sirven como iniciadores de conversación para hablar de los estudios clínicos en un contexto general antes de explorar estudios específicos con los pacientes. Los broches pueden también ser usados por pacientes que participan en estudios clínicos o por sus familiares y amigos, los cuales pueden ayudar a aumentar la concientización.

Para obtener más información acerca de los carteles y broches, llame sin costo al Servicio de Información sobre el Cáncer del NCI al 1-800-422-6237 o pídalos en línea haciendo clic en carteles o broches.

Orientación telefónica personalizada ayuda a los adolescentes a dejar de fumar

> Lea el artículo en inglés

En el estudio clínico más grande en su tipo, investigadores del Centro de Investigación de Cáncer Fred Hutchinson han indicado que la orientación telefónica que incluye entrevistas de motivación y métodos cognoscitivos-conductuales ayuda a los adolescentes mayores a dejar de fumar. El estudio es el primero en demostrar un efecto prolongado (definido en el estudio como efecto que dura al menos 6 meses) en dejar de fumar entre los adolescentes que fuman. Este hallazgo es consistente con la recomendación de las Directrices para la práctica clínica del Servicio de Salud Pública de los EE. UU. en el 2008, las cuales indican que la orientación puede ser un tratamiento efectivo para ayudar a los jóvenes a dejar de fumar.

"Estos resultados son de vital importancia para apoyar y estimular la búsqueda nacional para encontrar formas satisfactorias de ayudar a reducir el tabaquismo en adolescentes y adultos jóvenes", dijo el investigador principal del estudio, doctor Arthur V. Peterson, Jr., en un comunicado de prensa. El estudio fue publicado el 12 de octubre en línea en la Revista del Instituto Nacional del Cáncer (JNCI).

El estudio, financiado por el NCI, incluyó a 2 151 fumadores adolescentes mayores (identificados por medio de encuestas) de 50 escuelas secundarias del estado de Washington. La mitad de las escuelas fueron asignadas aleatoriamente para recibir orientación confidencial, mientras que los estudiantes participantes de las 25 escuelas restantes no recibieron orientación. Un grupo grande de adolescentes que no fumaban fueron también inscritos en el estudio para enmascarar la situación de los participantes que fumaban.

Casi dos tercios de los participantes del grupo de orientación participaron en al menos una llamada de orientación. Ésta, explicó el equipo de investigación, se concentró en dos técnicas: entrevista de motivación, la cual ayuda proporcionar a los participantes la motivación y la confianza para dejar de fumar, y entrenamiento en habilidades cognoscitivas-conductuales, el cual proporciona las herramientas para saber cómo dejar de fumar.

Entre todos los fumadores, los índices de 6 meses sin fumar fueron mayores en los participantes que recibieron la orientación en comparación con los que no la recibieron (21,8% contra 17,7%). Los fumadores de diario que recibieron la orientación tenían casi el doble de probabilidad de reportar índices de abstinencia de 6 meses en comparación con los fumadores de diario que no recibieron orientación (10,1% contra 5,9%). Los efectos de la intervención de orientación fueron diferentes en los hombres y mujeres que fumaban diariamente. Los hombres fumadores de diario que recibieron la orientación tenían más probabilidad que los fumadores de diario que no recibieron orientación de mantener índices de abstinencia de 6 meses. Sin embargo, esto no fue así entre las adolescentes que fumaban.

En un editorial adjunto del JNCI, el doctor Scott Leischow y Eva Matthews, del Centro Oncológico de Arizona, elogiaron el estudio y pidieron a los servicios telefónicos estatales para dejar de fumar "que fomenten en la forma más enérgica posible poner en práctica la intervención…en la medida de lo posible".

Brigada independiente revisa las recomendaciones de exámenes selectivos de detección del cáncer de mama

> Lea el artículo en inglés

El logotipo del grupo de trabajo de servicios preventivos de los EE. UU.

La Brigada de Servicios Preventivos de los Estados Unidos (United States Preventive Services Task Force, USPSTF) revisó las recomendaciones sobre los exámenes selectivos de detección de cáncer de mama, proponiendo que las mujeres de 50 a 74 años de edad con un riesgo del promedio de padecer la enfermedad realicen una mamografía de detección rutinaria cada 2 años. Las recomendaciones fueron publicadas en la revista Annals of Internal Medicine del 17 de noviembre.

"Cuando las mujeres se realizan exámenes de detección cada 2 años en vez de cada año, se ve una reducción importante en los perjuicios causados por resultados falsos positivos de los exámenes, y la reducción del índice de mortalidad por cáncer de mama permanece alta, de 70% a 99% de lo que se ve con los exámenes selectivos de detección anuales", dijo la doctora Diana Petitti, vicepresidenta del comité de la Brigada que hizo las recomendaciones. Los resultados falsos positivos de los exámenes de detección pueden causar perjuicios incluso biopsias innecesarias y angustia emocional.

Las directrices revisadas sugieren que las mujeres de 50 a 74 años de edad que tienen un riesgo del promedio de cáncer de mama se realicen una mamografía rutinaria de detección cada 2 años. Las directrices revisadas sugieren que las mujeres de 50 a 74 años de edad que tienen un riesgo del promedio de cáncer de mama se realicen una mamografía rutinaria de detección cada 2 años.

La Brigada de Servicios Preventivos de los Estados Unidos es un grupo independiente de médicos de atención primaria de todo el país que revisa periódicamente la evidencia de los servicios preventivos de salud, incluso de exámenes selectivos de detección, de medicamentos y de orientación. Las recomendaciones anteriores del grupo para los exámenes selectivos de detección de cáncer de mama, que fueron revisadas en el 2002, aconsejaban la mamografía con o sin examen clínico de la mama cada uno o dos años para mujeres de 40 años y mayores. Las nuevas recomendaciones no aconsejan la mamografía de rutina para mujeres de 40 a 49 años con un riesgo del promedio. En vez de eso, abogan por "la toma de decisiones personalizadas basadas en la información y fundadas en beneficios y perjuicios específicos para las mujeres que consideran realizarse exámenes selectivos de detección antes de los 50 años de edad", indicó la doctora Karla Kerlikowske del Centro Médico de Asuntos de Veteranos de San Francisco en un editorial adjunto.

Las recomendaciones revisadas del 2009 desaconsejan también que se enseñe cómo hacer el autoexamen de la mama. Las recomendaciones del 2002 no aconsejaron en favor de la enseñaza de los autoexámenes ni en su contra, pero ya que hasta la fecha no hay un estudio clínico que haya demostrado que la enseñanza generalizada de la técnica reduce el número de muertes por cáncer de mama, la Brigada desaconseja ahora la enseñanza sistemática de los autoexámenes.

Sin embargo, el doctor Stephen Taplin, científico principal del Programa de Investigación Aplicada de la División para el Control de Cáncer y Demografía del Instituto Nacional del Cáncer, explica que la recomendación en contra de la enseñanza rutinaria de los autoexámenes "no significa de ninguna forma que la mujer no debe reaccionar a los bultos u otros cambios preocupantes que descubra por sí misma en la mama. La mujer debe hacer cita con su proveedor de servicios médicos si está preocupada".

El Instituto Nacional del Cáncer y la investigación sobre los exámenes selectivos de detección del cáncer de mama

Muchas preguntas sobre los exámenes selectivos de detección de cáncer de mama quedan todavía sin contestar, como:

  • ¿Cuáles son los beneficios y perjuicios relativos de la mamografía para mujeres de 75 años de edad y más?
  • ¿Por qué suelen ser más malignos y mortales los cánceres de mama de intervalo (tumores que se encuentran entre exámenes de detección programados)?
  • ¿Por qué progresan rápidamente algunos cánceres de mama, pero otros no? ¿Es posible que algunos tumores hasta retrocedan sin tratamiento?
  • ¿Puede la expresión de los genes o proteínas de un tumor predecir su malignidad?

El Instituto Nacional del Cáncer está actualmente financiando muchos proyectos de investigación a gran escala que tratan estas preguntas. Unos de ellos son:

La Brigada ha basado la revisión de recomendaciones en dos informes de pruebas que encargó, los cuales sintetizaron los datos que se habían recopilado desde la última revisión de la Brigada hace 7 años. Uno de los informes fue preparado por el Centro de Práctica con Base en la Evidencia de Oregón (Oregon Evidence-based Practice Center)de la Universidad de Salud y Ciencias de Oregón, y su objetivo fue encontrar y resumir todos los estudios pertinentes de alta calidad que ayudarían a contestar las preguntas sobre la optimación de los exámenes selectivos de detección del cáncer de mama.

Con este objetivo, el Centro examinó las nuevas investigaciones y los nuevos datos de los estudios publicados sobre la mamografía de detección que habían sido revisados por la Brigada en el 2002, incluso el Age trialdel Reino Unido, el único estudio clínico que evaluó específicamente la efectividad de la mamografía de detección en mujeres entre 40 y 49 años de edad. Este conjunto de datos permitió a la Brigada hacer una estimación más precisa de la reducción en mortalidad por cáncer de mama gracias a la mamografía en estas edades.

El Centro analizó también los datos de más de 600 000 mujeres de 40 años o más que habían sido recopilados por el Consorcio de Vigilancia del Cáncer de Mama (Breast Cancer Surveillance Consortium). Estos datos indicaron que los resultados falsos positivos de la mamografía son más comunes en las mujeres entre 40 y 49 años de edad.

El segundo informe de evidencia fue preparado por los miembros de la Red de Modelado de Intervención y Vigilancia del Cáncer (Cancer Intervention and Surveillance Modeling Network, CISNET) financiados por el Instituto Nacional del Cáncer. En este nuevo estudio de la mamografía, seis equipos de modelado examinaron los resultados hipotéticos de 20 diferentes estrategias de exámenes de detección con mamografías que diferían en las edades cuando empezaron y terminaron los exámenes de detección, y en el número de años entre los exámenes selectivos de detección programados. Los modelos formulados por estos equipos indicaron que realizar los exámenes de detección cada 2 años produjo un promedio de 81% de reducción de la mortalidad de los exámenes anuales, pero casi con 50% menos resultados falsos positivos. Realizar los exámenes de detección en mujeres de 50 a 69 años de edad cada 2 años resultaría en una mediana de reducción en la mortalidad por cáncer de mama de 16,5% si se compara con no realizar los exámenes de detección. Empezar a realizar exámenes de detección cada 2 años en mujeres de 40 años produjo una pequeña reducción adicional en la mortalidad, pero aumentó el número de resultados falsos positivos en más de 50%, en comparación con realizar los exámenes de detección en mujeres de 50 a 69 años de edad.

"Todo lo que tiene que ver con los exámenes selectivos de detección de cáncer de mama es un trueque, dentro de las edades en las que se considera beneficioso realizar los exámenes", explicó la doctora Petitti. "Todas las líneas de prueba indican que las mujeres de 40 a 49 años de edad tendrían una pequeña mejoría en cuanto a la mortalidad por cáncer de mama pero también un conjunto grande de perjuicios relacionados con resultados falsos positivos".

"Es importante que la mujer entienda que estos resultados provienen de análisis realizados con mujeres de la población estadounidense en general", dijo el doctor Taplin, "y, por esta razón, no representan todas las variedades del riesgo de cáncer de mama y no se aplican a mujeres con un riesgo muy alto de padecer cáncer de mama".

—Sharon Reynolds

Pruebas para descubrir estados precancerosos del cuello uterino revelan precisión equivalente

> Lea el artículo en inglés

Los dos métodos más comunes para identificar los precursores de cáncer cervical son igualmente precisos, según los resultados del estudio aleatorizado más grande hasta ahora que comparó las dos pruebas. El estudio encontró que la prueba citológica líquida, ahora el método más comúnmente usado para la detección del cáncer cervical en los Estados Unidos, no superó a la prueba convencional de Papanicolaou para la detección de células anormales que pueden preceder la formación del cáncer. Los resultados se publicaron el 28 de octubre en el Journal of the American Medical Association.

TAMBIÉN EN LAS REVISTAS

Un nuevo estudio dirigido por el doctor Robin Yabroff de la División del Control del Cáncer y Demografía del NCI indica que la práctica de los exámenes de detección del cáncer del cuello uterino que usa pruebas de Papanicolaou varía según la especialidad médica. Publicado hoy en la revista Annals of Internal Medicine, el estudio incluyó una encuesta de más de 1 200 médicos clínicos. Mientras la gran mayoría de los médicos ofrecieron la prueba de Papanicolaou a sus pacientes que llenan los requisitos, la frecuencia de las pruebas de Papanicolaou recomendada por los médicos fue a menudo inconsistente con las directrices nacionales recomendadas.

El estudio incluyó aproximadamente a 90 000 mujeres de 30 a 60 años de edad que fueron examinadas en cerca de 250 consultorios médicos de Holanda que participan en el programa holandés de exámenes de detección de cáncer cervical. Los consultorios médicos fueron asignados aleatoriamente a usar uno de los dos exámenes. Los médicos que hicieron el seguimiento a las mujeres que tuvieron resultados positivos no supieron el tipo de examen que se usó ni su resultado. Ambos exámenes tuvieron índices casi equivalentes de detectar lesiones precancerosas, llamadas neoplasia intraepitelial cervical, y tuvieron un valor equivalente positivo de predicción, lo que significa probabilidad de que haya células precancerosas presentes después de una prueba positiva.

La prueba líquida es más cara que una prueba convencional de Papanicolaou, escribieron el autor principal del estudio, doctor Alberto G. Siebers, y sus colegas. "Pero, en casos dudosos, tiene la posibilidad de que se analice simultáneamente el material residual para la presencia de [ADN del VPH] o de otros biomarcadores moleculares relacionados con el ciclo celular", señalaron los autores.

Los resultados del estudio "probablemente no tendrán un efecto importante en los exámenes de detección citológicos en los Estados Unidos", escribieron el doctor Mark Schiffman de la División de Epidemiología y Genética del Cáncer del NCI y la doctora Diane Solomon, de la División de la Prevención del Cáncer del NCI en un editorial adjunto. La prueba citológica líquida es preferida por la mayoría de los laboratorios porque la exploración de la muestra al microscopio es más fácil y rápida. Y, como relevó el estudio, hay menos muestras insatisfactorias con la prueba citológica líquida.

"La citología está ahora compitiendo con estrategias preventivas primarias y secundarias para el cáncer cervical", escribieron los autores, incluso con la vacuna contra el VPH y el examen del ADN del VPH. "Aun cuando hay a disposición un conjunto cada vez más potente de herramientas de prevención, ninguna combinación de vacunación, citología, examen de VPH, colposcopia y nuevos métodos serán adecuados para todas las situaciones".