In English | En español
¿Prequntas sobre el cáncer?

Noticias en español

Contacte la Oficina de Prensa del NCI (solo disponible en inglés)
  • Publicación: 5 de septiembre de 2000

La información y los enlaces en esta página ya no se están actualizando y se proporcionan únicamente como referencia.

El Instituto Nacional del Cáncer inicia Estudio de Detección en Pulmón

El Instituto Nacional del Cáncer (NCI, por sus siglas en inglés) está reclutando 3.000 fumadores y ex fumadores para un Estudio de Detección en Pulmón, cuya duración es de un año. El estudio, cuyo valor es de 3 millones de dólares, consiste en una tomografía espiral computarizada (CT, por sus siglas en inglés) que se realiza con un escáner, una tecnología prometedora pero que no ha sido probada para la detección del cáncer del pulmón. Mientras que el estudio no determinará si el escáner salva vidas-la norma de oro para cualquier examen de detección para el cáncer-permitirá determinar la factibilidad de un estudio más amplio y prolongado diseñado con ese objetivo.

Durante septiembre y octubre, seis centros de detección en todo el país reclutarán cada uno 500 personas y las asignarán al azar para someterse ya sea a una tomografía espiral computarizada o a rayos-X del tórax. Primero, los ex fumadores a participar en un estudio al azar. Además compararán la tasa de detección del cáncer de pulmón de cada prueba; medirán cuánto y qué clase de seguimiento médico se precisa para los resultados positivos o ambiguos; y harán seguimiento de la frecuencia con que los participantes se someten al escán fuera del estudio.

Todo este conocimiento es crucial para diseñar estudios más amplios y definitivos, indicó el doctor PhD., John Gohagan, investigador del Instituto Nacional del Cáncer que dirige el estudio. "En un lapso de tiempo relativamente rápido sabremos si los fumadores están dispuestos a someterse al azar a recibir algo diferente a un examen de tomografía espiral computarizada. También conoceremos acerca del seguimiento médico de las personas que se someten a un escán, cuán extenso y cuán costoso tiende a ser", declaró. El Dr. Gohagan es jefe del Grupo de Investigación de Detección Precoz en la División de Prevención del Cáncer del NCI.

Radiólogos certificados revisarán cada escán y cada radiografía, y los resultados serán enviados por correo a los participantes y a sus médicos dentro de las tres semanas siguientes al examen. Para aquellos cuyasradiografías del tórax salieron positivas, el centro donde se realizó el examen de detección recomendará los cuidados estándares de seguimiento. Dado que no existen cuidados estándares para los que se someten al escán, los participantes con un resultado del escán sospechoso serán remitidos a su médico de cabecera y se les recomendará que consulten con un especialista para el seguimiento.

Pruebas de estudios anteriores sugieren que el escáner detecta pequeños cánceres del pulmón, con frecuencia en los márgenes del pulmón. Sin embargo, todavía no se sabe si el hallazgo de esos tumores de hecho salva vidas. La única manera de detectar una ventaja de supervivencia es con un estudio más amplio en el que las personas que se sometan al escán son comparadas con un grupo de control que no se somete al escán; tal investigación será costosa, requerirá decenas de miles de participantes y cinco o más años. El análisis de los resultados del Estudio de detección en Pulmón ayudará a los investigadores a decidir si tal estudio es factible.

Algunos en la comunidad médica cuestionan si los fumadores querrán participar en un estudio clínico en el que puedan ser sometidos al azar a un examen de detección diferente a un escán. El escán para la tomografía espiral computarizada se puede hacer fuera de los estudios clínicos, pero cuesta entre 300 y 1000 dólares y generalmente los seguros de salud no lo cubre. Cerca de la mitad de los hospitales de Estados Unidos tienen máquinas para hacer el escán, cada una a un costo por encima del millón de dólares. Algunos de esos hospitales han comenzado a publicitar agresivamente el escáner para la detección temprana del cáncer de pulmón, a pesar de la falta de pruebas de que el escán reduce la probabilidad de una persona de morir a causa del cáncer de pulmón.

Es más, no hay estimaciones del costo -en términos de cantidad en dólares o en riesgos para el paciente- del cuidado de seguimiento que la detección por escán pueda requerir. Las cicatrices que provocan el fumar y otros cambios no cancerosos en los pulmones tienden a semejarse a tumores en el escán, poniendo en aprietos a los radiólogos que hacen la lectura. La interpretación del escán varía con frecuencia, lo que conduce a contradicciones acerca del cuidado de seguimiento. Los radiólogos y los médicos recomiendan encanes adicionales, biopsias, operaciones del tórax, u otros exámenes de diagnóstico.

De hecho, un informe reciente (sobre un seguimiento de 20 años del Proyecto Mayo del Pulmón, que utilizó rayos-X para detectar el cáncer de pulmón, publicado el 16 de agosto de 2000 en el Journal of the National Cancer Institute) sugiere que los exámenes de detección para el cáncer de pulmón pueden señalar tumores que nunca llegan a ser mortales. Este fenómeno llamado sobrediagnóstico, puede poner en riesgo a quienes se someten al examen de detección con biopsias u operaciones innecesarias. Las posibles complicaciones con estos procedimientos incluyen dolor crónico o daño de los nervios. Con el seguimiento de los participantes después de ser sometidos al escán, el Estudio de Detección en Pulmón ayudará a los investigadores a comprender los riesgos asociados con el escán.

Para lograr resultados rápidos, el estudio aprovecha la infraestructura científica de los 150.000 participantes en el estudio Clínico de Detección del Cáncer de la Próstata, Pulmón, Colon y Ovarios (PLCO), iniciado en 1992 por el Instituto Nacional del Cáncer. Los seis centros para el Estudio de Detección en Pulmón tienen amplia experiencia en el reclutamiento y seguimiento de los pacientes en los estudios de detección del cáncer por que están involucrados en el Estudio Clínico PLCO.

Los seis centros participantes son el Centro Médico de la Universidad de Georgetown/Centro Lombardi de Investigación del Cáncer (Washington, D.C.); Sistema de Salud Henry Ford (Detroit); Escuela de Salud Pública/Instituto del Cáncer Virginia L. Pipper en la Universidad de Minnesota (Minneapolis); Facultad de Medicina de la Universidad Washington (St. Louis); Fundación para la Educación e Investigación Médica Marshfield (Marshfield, Wis.); y la Universidad de Alabama en Birmingham. Además Westat, en Rockville, Md., será el centro de coordinación de datos.

El cáncer del pulmón es la principal causa de muerte relacionada con el cáncer en Estados Unidos, estimándose que este año cobrará 156.900 vidas. Se diagnosticarán cerca de 164.100 personas en el 2000, generalmente después de que aparecen los síntomas. Hasta la fecha, ninguna tecnología para los exámenes de detección ha demostrado eficacia para reducir la cantidad de muertes por cáncer del pulmón. Aproximadamente el 85 por ciento de los cánceres del pulmón son causados por el fumar.

Para poder participar en el estudio, los participantes deben tener entre 55 y 74 años de edad. Además, deben tener antecedentes de haber fumado mucho por un largo tiempo; los ex-fumadores deben haber dejado de fumar durante los últimos 10 años. Las personas con antecedentes de cáncer del pulmón o que participan en el Estudio Clínico PLCO pueden participar.

Para más información acerca del Estudio de Detección en Pulmón, para información sobre cómo dejar el cigarrillo o sobre el cáncer del pulmón, llame al Servicio de Información sobre el Cáncer del Instituto Nacional del Cáncer al 1-800-422-6237 (1-800-4-CANCER).

En qué consiste la tomografía espiral computarizada (Spiral CT): Este examen utiliza rayos-X para, en aproximadamente 15 segundos, hacer un escán de todo el tórax, mientras el paciente contiene una vez la respiración. Durante el procedimiento el paciente permanece acostado e inmóvil sobre una mesa. La mesa y el paciente pasan por una máquina CT, que tiene la forma de una rosquilla con un agujero grande. La máquina rota en torno al paciente y una computadora crea imágenes con base en el escán, armándolas en un modelo tridimensional 3-D de los pulmones. La cantidad de radiación absorbida durante el escán es comparable al que se absorbe durante una mamografía.