In English | En español
¿Prequntas sobre el cáncer?

Noticias en español

Contacte la Oficina de Prensa del NCI (solo disponible en inglés)
  • Publicación: 16 de diciembre de 2013
Comunicado de prensa del NCI

Los índices de mortalidad por cáncer de pulmón siguen bajando y contribuyen a reducción de índices generales de muertes por cáncer; Informe Anual a la Nación tiene una sección especial de los efectos de otras enfermedades en la supervivencia de pacientes

Gráfico que muestra cómo los índices de mortalidad de los cuatro tipos principales de cáncer (pulmón, colorrectal, seno y próstata) contribuyeron a la tendencia descendente de las muertes por cáncer desde 2001 a 2010. El Informe Anual a la Nación sobre el Estado del Cáncer, que cubre el período de 1975 a 2010, mostró un descenso más acelerado que en años anteriores de los índices de mortalidad por cáncer de pulmón, enfermedad que representa más de una de cada cuatro muertes por cáncer. Es probable que la reducción reciente y más significativa en las muertes por cáncer de pulmón se deba a la disminución de la prevalencia del consumo de cigarrillo en el transcurso de los años, la cual se ve ahora reflejada en las tendencias de las estadísticas de mortalidad. La reducción del índice de mortalidad por cáncer de pulmón, así como la reducción de los índices de mortalidad por cáncer colorrectal, de seno (mama) y de próstata, también han contribuido a la disminución de los índices de mortalidad de todos los tipos de cáncer combinados, una tendencia que comenzó alrededor de 20 años atrás. La disminución de los índices de mortalidad por estos cuatro tipos de cáncer representa más de dos tercios de la reducción general en los índices de mortalidad por cáncer en el período de 2001 a 2010. El informe indicó, sin embargo, que los índices de mortalidad aumentaron en algunos tipos de cáncer durante este período de 10 años, como es el caso de los cánceres de hígado y páncreas en ambos sexos, los cánceres de útero (en mujeres) y, solo en los hombres, los melanomas de piel y los cánceres de tejido blando.

La sección especial del informe de este año destaca la prevalencia de otras enfermedades (diabetes, enfermedades respiratorias crónicas, enfermedades cardiovasculares y otras 13 afecciones) en pacientes con cáncer, mayores de 65 años de edad, y cómo éstas afectan la supervivencia. El estudio de las afecciones comórbidas es especialmente importante porque el cáncer es principalmente una enfermedad del envejecimiento, y la prevalencia de la comorbilidad aumenta también con la edad. La comorbilidad se define como la presencia de dos o más enfermedades al mismo tiempo. El informe indica que un tercio de los pacientes en esta población de estudio tiene más de una enfermedad al mismo tiempo, que la frecuencia de comorbilidad es más alta en pacientes con cáncer de pulmón o colorrectal, y que la presencia de otras afecciones así como el tipo de cáncer, el estadio de la enfermedad en el momento del diagnóstico y la edad influyen en la supervivencia.

 

El informe, publicado anualmente desde 1998, es preparado en conjunto por investigadores del Instituto Nacional del Cáncer (NCI), el cual es parte de los Institutos Nacionales de la Salud; la Sociedad Americana Contra el Cáncer (ACS); los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC); y la Asociación Norteamericana de Registros Centrales de Cáncer (NAACCR). El informe se publicó en internet el 16 de diciembre de 2013 en la revista Cancer.

 

Índices de mortalidad

En el informe más reciente, los datos sobre mortalidad abarcan hasta 2010, el año más reciente del cual se tiene información completa. El informe determinó que de 2001 a 2010, los índices de mortalidad de todos los cánceres combinados disminuyeron en 1,8 por ciento al año en hombres y en 1,4 por ciento al año en mujeres. Los índices de mortalidad en niños de 14 años de edad y menores disminuyeron en 1,9 por ciento al año. Los índices de mortalidad en hombres disminuyeron en 11 de los 17 cánceres más comunes (pulmón, próstata, colon y recto, leucemia, linfoma no Hodgkin, esófago, riñón, estómago, mieloma, cavidad oral y faringe y laringe) y aumentaron en melanomas de piel, cánceres de tejidos blandos y cánceres de páncreas e hígado. Durante el mismo período de 10 años, los índices de mortalidad en mujeres disminuyeron en 15 de los 18 cánceres más comunes (pulmón, seno, colon y recto, ovario, leucemia, linfoma no Hodgkin, cerebro, mieloma, riñón, estómago, cuello uterino, vejiga, esófago, cavidad oral y faringe y vesícula biliar) y aumentaron en cánceres de útero, páncreas e hígado.

 

El informe indicó que los índices de mortalidad por cáncer de pulmón en hombres descendieron en 1,9 por ciento al año durante el período de 1993 a 2005, y disminuyeron en 2,9 por ciento al año entre 2005 y 2010. En las mujeres, los índices se redujeron en 1,4 por ciento al año durante el período de 2004 a 2010, lo cual fue un cambio radical frente al aumento de 0,3 por ciento al año registrado entre el período de 1995 y 2004. Estos cambios se han atribuido a muchos factores que han reducido la prevalencia del consumo de cigarrillo en Estados Unidos. De especial interés es el descenso menor en los índices de mortalidad del cáncer de pulmón en las mujeres, probablemente debido a que la disminución de los índices de consumo de cigarrillo en este grupo tuvo lugar en forma más tardía.

 

"La disminución sostenida en los índices de mortalidad para la mayoría de los cánceres es un indicador importante de nuestro éxito en el control de este grupo de enfermedades complejas, pero no está avanzando tan rápido como quisiéramos", manifestó el director del NCI, doctor Harold Varmus. "Además, el informe enfatiza la necesidad de tener en cuenta el estado de salud integral de los pacientes con cáncer porque muchos de ellos padecen otras enfermedades de consideración que pueden afectar su supervivencia".

 

Índices de incidencia

Los índices de incidencia de cáncer, que dan seguimiento a los casos nuevos, pueden variar a consecuencia de una diversidad de factores y se los considera una medición importante de la carga que representa la enfermedad, mientras que las estadísticas de mortalidad son la medición principal de los avances logrados en el control del cáncer. Sin embargo, los índices de incidencia pueden predecir cambios en los datos de mortalidad. Entre el período 2001 a 2010, los índices generales de incidencia de cáncer disminuyeron un 0,6 por ciento al año en hombres, se mantuvieron estables entre las mujeres y aumentaron un 0,8 por ciento al año en niños (de 0 a 14 años de edad), lo cual indica una continuidad de las tendencias registradas en informes anuales recientes. Durante el período de 2001 a 2010, los índices de incidencia disminuyeron en seis de los 17 cánceres más comunes en hombres (próstata, pulmón, colon y recto, estómago, laringe y cerebro y otros cánceres del sistema nervioso) y aumentaron en ocho tipos de cáncer (riñón, páncreas, hígado, linfoma no Hodgkin, tiroides, leucemia, melanoma de piel y mieloma). En las mujeres, los índices de incidencia descendieron en seis de los 18 cánceres más comunes (colon y recto, vejiga, cuello uterino, cavidad oral y faringe, ovario y estómago), y aumentaron en otros ocho (tiroides, melanoma de piel, riñón, páncreas, leucemia, hígado, mieloma y útero).

"De manera similar a los índices de mortalidad, la disminución general en los índices de incidencia de cáncer en los hombres se debió en parte al descenso en los índices de cáncer de pulmón, lo cual refleja principalmente el éxito de las intervenciones para el control del consumo de tabaco", dijo el doctor John R. Seffrin, director general de la Sociedad Americana Contra el Cáncer. "Es en especial alentador ver que en el período más reciente, de 2005 a 2010, han disminuido los índices de incidencia de cáncer de pulmón entre las mujeres. Sin embargo, el cáncer de pulmón continúa siendo por amplio margen la causa principal de las muertes por cáncer tanto en hombres como en mujeres".

 

Comorbilidad y cáncer

La sección especial del informe trata sobre la prevalencia de la comorbilidad en los beneficiarios del programa de seguro médico Medicare que padecen cáncer de pulmón, colorrectal, de seno y de próstata, y cómo estas enfermedades afectan la supervivencia según el tipo de cáncer y las otras enfermedades que tiene la persona. Cuarenta por ciento de los pacientes de 66 años de edad y mayores, con alguno de estos cuatro tipos de cáncer, presentaban al menos una enfermedad comórbida.

Gráfico que muestra la prevalencia de comorbilidad específica en personas de 66 años y mayores, desde 1992 a 2005, para todos los cánceres, los cánceres de pulmón, seno, colorrectal y próstata y en las personas sin cáncer.La medición de la comorbilidad puede ayudar a explicar cómo múltiples enfermedades influyen unas en las otras y tienen un efecto en las consecuencias de salud. Para los pacientes con cáncer, integrar la medición de la comorbilidad en la planificación de los tratamientos puede resultar en decisiones más eficaces que tengan en cuenta los posibles riesgos y beneficios de las opciones de tratamiento.

Para efectos de este análisis, los autores vincularon los datos del registro de cáncer del NCI con la información de los reclamos de Medicare que identificaban la presencia de comorbilidad en pacientes de 66 años de edad y mayores, un año antes de haber recibido el diagnóstico de cáncer. El estadio del cáncer se incluyó en este modelo de supervivencia porque los pacientes con cáncer en estadio avanzado presentan índices de mortalidad más altos que quienes reciben el diagnóstico en los estadios iniciales de la enfermedad, incluso cuando se tiene en cuenta la comorbilidad.

 

"Cada vez hay más estadounidenses que están ganando la batalla contra el cáncer y tienen vidas más largas, saludables y productivas", dijo el director de los CDC, doctor Tom Frieden. "No obstante, los pacientes con cáncer que además tienen enfermedades subyacentes, como diabetes, se enfrentan a retos muy particulares. Es crucial que los proveedores de servicios médicos cuenten con toda la información sobre la salud de sus pacientes para que puedan brindar el mejor tratamiento posible para el paciente en general, y para su tipo de cáncer en particular".

 

Los tipos de cáncer con una alta prevalencia de comorbilidad fueron el cáncer de pulmón (52,9 por ciento) y el cáncer colorrectal (40,7 por ciento), mientras que la prevalencia de comorbilidad para pacientes con cáncer de seno (32,2 por ciento) o cáncer de próstata (30,5 por ciento) fue similar a la observada en los pacientes sin cáncer (31,8 por ciento). Se identificaron dieciséis enfermedades comórbidas en los pacientes el año anterior al que recibieran el diagnóstico de cáncer, entre estas se incluían infarto de miocardio agudo (ataque al corazón), sida, accidente cerebrovascular, insuficiencia renal crónica, hepatitis crónica y otras. Las cuatro enfermedades comórbidas más frecuentes son diabetes, enfermedad pulmonar obstructiva crónica, insuficiencia cardíaca congestiva y enfermedades cerebrovasculares.

Algunas de las relaciones más sobresalientes entre la comorbilidad y la supervivencia son las siguientes:

  • En mujeres que recibieron el diagnóstico de cáncer de seno en los estadios iniciales de la enfermedad, la supervivencia a 5 años varió en función de la edad y el nivel de comorbilidad. Por ejemplo, las mujeres de 66 a 74 años de edad con cáncer en estadio inicial tuvieron casi el doble de probabilidad de morir por niveles bajos a moderados de comorbilidad en comparación con mujeres sin enfermedades comórbidas, mientras que en las mujeres con niveles graves de comorbilidad, la probabilidad de morir era el triple en comparación con las mujeres que no presentaban comorbilidad. Los niveles de comorbilidad se asociaron a un efecto similar en la supervivencia a 5 años en hombres de 66 a 74 años de edad que recibieron el diagnóstico de cáncer de próstata en los estadios iniciales de la enfermedad. En contraste, los niveles de comorbilidad tuvieron un impacto relativamente pequeño o leve en la supervivencia de mujeres con diagnóstico de cáncer de seno avanzado o de hombres con cáncer de próstata avanzado.
  • En los casos de cáncer colorrectal, la comorbilidad y la edad se asociaron a una disminución de la supervivencia a 5 años en hombres y mujeres con la enfermedad en el estadio inicial, pero no en pacientes con la enfermedad avanzada.
  • En los casos de cáncer de pulmón, la influencia de la comorbilidad en la supervivencia fue relativamente pequeña, probablemente debido a que el pronóstico suele ser negativo, incluso en los estadios iniciales de la enfermedad.

"Los índices de cáncer están disminuyendo tanto para los casos nuevos como para las muertes, lo cual es sin duda una buena noticia", señaló la directora del NAACCR, Betsy Kohler. "Pero aún existen muchos tipos de cáncer que requieren una renovación de esfuerzos para ayudar a revertir esos índices, de manera que podamos mostrar avances reales para todos los tipos de cáncer".

###

Bibliografía: Edwards BK, et al. Annual Report to the Nation on the Status of Cancer, 1975-2010, Featuring Prevalence of Comorbidity and Impact on Survival among Persons with Lung, Colorectal, Breast or Prostate Cancer. Cancer. Publicado en internet el 16 de diciembre de 2013. DOI: 10.1002/cncr.28509. Enlace en internet: www.wileyonlinelibrary.com/journal/cancer-report2014.

Recursos adicionales:

Para ver el documento de preguntas y respuestas del informe, vaya a http://www.cancer.gov/espanol/noticias/informeNacionDiciembre2013QA.

Para ver la versión en inglés de este comunicado de prensa y del documento de preguntas y respuestas, vaya a

http://www.cancer.gov/newscenter/newsfromnci/2013/ReportNationDec2013Release y http://www.cancer.gov/newscenter/newsfromnci/2013/ReportNationDec2013QandA.

División de Prevención y Control del Cáncer de los CDC http://www.cdc.gov/cancer; Programa Nacional de Registros de Cáncer: http://www.cdc.gov/cancer/npcr; y Sistema Nacional de Estadísticas Vitales: http://www.cdc.gov/nchs/nvss.htm

ACS: http://www.cancer.org

NCI: http://www.cancer.gov y SEER (programa de Vigilancia, Epidemiología y Resultados Finales del NCI): http://www.seer.cancer.gov

NAACCR: http://www.naaccr.org

El Instituto Nacional del Cáncer, NCI, dirige el Programa Nacional de Cáncer y el esfuerzo de los Institutos Nacionales de la Salud (NIH) para reducir drásticamente la prevalencia del cáncer y mejorar las vidas de los pacientes con cáncer y de sus familias, por medio de la investigación sobre prevención y biología del cáncer, la creación de nuevas intervenciones y la capacitación y mentoría de nuevos investigadores. Para obtener más información sobre el cáncer, visite, por favor, el sitio web del NCI en http://www.cancer.gov/espanol o llame al Servicio de Información sobre el Cáncer del Instituto Nacional del Cáncer al 1-800-422-6237 (1-800-4-CANCER).

La Sociedad Americana Contra el Cáncer salva vidas y trabaja para crear un mundo con menos cáncer y más cumpleaños al ayudar a las personas a mantenerse sanas y recuperarse, al encontrar curas y al luchar contra la enfermedad. Como el inversionista no gubernamental más grande de la nación en la investigación de cáncer, que contribuye cerca de USD 3,4 mil millones, ponemos en práctica lo que sabemos de cáncer en las actividades que realizamos. Para saber más de nosotros o para obtener ayuda, llame al 1-800-227-2345 o visite http://www.cancer.org/espanol/index

Los CDC trabajan las 24 horas del día los 7 días de la semana para salvar vidas, proteger al público contra amenazas a la salud y ahorrar costos a través de la prevención. Ya sea que las amenazas sean globales o domésticas, crónicas o agudas, curables o prevenibles, resultado de un desastre natural o un ataque deliberado, los CDC son la agencia nacional de protección de la salud.

La Asociación Norteamericana de Registros Centrales del Cáncer, Inc. es una organización profesional que crea y promueve normas uniformes de datos para el registro del cáncer; ofrece educación y capacitación; certifica registros demográficos; agrupa y publica datos de los registros centrales del cáncer; y fomenta el uso de sistemas y datos de vigilancia del cáncer para el control del cáncer y la investigación epidemiológica, para programas de salud pública y la atención al paciente con el fin de reducir la carga que representa el cáncer en Norteamérica.