In English | En español
¿Preguntas sobre el cáncer? 1-800-422-6237

Planificación de los cuidados de transición (PDQ®)

  • Actualizado: 25 de abril de 2014

Opciones

  • Imprimir página
  • Imprimir documento
  • Ver documento
  • Enviar este documento

¿En qué consiste la planificación de los cuidados de transición?



La planificación de los cuidados de transición ayuda a que los cuidados del paciente continúen sin interrupción durante las diferentes fases del proceso de la enfermedad.

Transición significa pasar de una etapa a otra. La planificación del de los cuidados de transición es una especie de puente entre dos etapas de los cuidados del paciente. En la medida en que cambian los objetivos del tratamiento del paciente o el lugar donde este se lleva a cabo, el paciente puede confrontar problemas durante el período de transición. Los pacientes necesitarán tomar decisiones para llegar a un balance entre el estado de la enfermedad y las opciones de tratamiento con las necesidades familiares, financieras, empleo, creencias espirituales y religiosas y calidad de vida. Pueden presentarse problemas de tipo práctico, como encontrar un centro de rehabilitación, obtener equipos especiales o pagar los servicios de atención y cuidados. Puede haber problemas de salud mental como depresión y ansiedad. La planificación de los cuidados de transición ayuda a identificar y manejar estos problemas de manera que la transición transcurra sin problemas y el proceso de tratamiento no se interrumpa. Esto puede reducir la tensión del paciente y su familia y mejorar los resultados en cuanto a su salud.

Para mayor información, consultar los siguientes sumarios del PDQ:

La planificación de los cuidados de transición puede incluir apoyo y educación para el paciente y su familia así como derivarlo a las fuentes de recursos que necesite. De forma ideal, esto implica el equipo de personal médico que atiende el paciente. Es importante que exista una buena comunicación entre los miembros de este equipo y que esta comunicación incluya al paciente y su familia.

Las metas de los cuidados del cáncer pueden cambiar a medida que cambia la enfermedad.

Cada tipo de cáncer requiere de diferentes tipos de cuidados y los objetivos del tratamiento del paciente pueden cambiar en la medida que su enfermedad mejore o empeore. La atención del cáncer puede incluir cualquiera de las siguientes posibilidades:

  • Tratamiento activo: tratamiento administrado para curar el cáncer.
  • Cuidados de apoyo: cuidado administrado con la intención de prevenir o tratar, tan pronto como sea posible, los síntomas de la enfermedad; efectos secundarios a consecuencia del tratamiento de la enfermedad y problemas psicológicos, sociales y espirituales relacionados con la enfermedad o su tratamiento.
  • Terapia paliativa: tratamiento administrado para aliviar los síntomas y mejorar la calidad de vida del paciente. El cuidado paliativo puede administrarse a la misma vez con otros tratamientos del cáncer o cuando el tratamiento no tiene ya intención curativa, sino lograr que el paciente se sienta cómodo en sus últimos días.

La planificación de los cuidados de transición puede ayudar al paciente y la familia en los aspectos médicos, prácticos y emocionales que se presentan a medida que se ajustan a estos diferentes niveles y metas de la atención.

El paciente puede recibir cuidados en diferentes entornos durante el curso de la enfermedad.

La mayor parte de los cuidados que reciben las personas con cáncer se lleva a cabo en otros lugares, no necesariamente en el hospital. El lugar donde el paciente recibe tratamiento puede cambiar varias veces durante el curso de la enfermedad. El paciente puede ir de recibir tratamiento en un hospital o, como paciente ambulatorio, a recibir tratamiento en su hogar, en una residencia de cuidados de enfermería, un centro de rehabilitación (lugar en el que el paciente recibe adiestramiento especial para refortalecerse o mejorar sus movimientos) o de programas para enfermos terminales para recibir ayuda en sus últimos días de vida. Cuando un paciente se muda de un lugar de tratamiento a otro, el proceso de planificación para este cambio se conoce como planificación post alta. Esto implica tener un coordinador a cargo de casos clínicos que se encarga de mediar a favor del paciente en lo relacionado con el hospital, enfermeros visitantes, compañías relacionada con asuntos de salud, centros de rehabilitación, residencia de ancianos y otros grupos que proveen los cuidados necesarios. El coordinador a cargo de casos clínicos hace las veces de enlace con los recursos y servicios comunitarios y puede hacer los arreglos de lugar para que se provean los servicios necesarios como educación y derivados para el paciente y su familia.