¿Prequntas sobre el cáncer?

Fumar durante el tratamiento de cáncer (PDQ®)

Versión para profesionales de salud

Fumar como factor primario de riesgo

Las relaciones entre el uso del tabaco y los cánceres de pulmón, cabeza y cuello se establecieron hace casi 50 años. De los aproximadamente 53.000 casos de cáncer de la cabeza y el cuello que se diagnostican cada año, 85% están relacionados con el uso de tabaco. En el caso del cáncer del pulmón, el riesgo relativo de morbilidad atribuible al fumar es de más de 90% y es de 60 a 70% para otros cánceres relacionados con este hábito (laringe, cavidad bucal, esófago, vejiga, riñón, páncreas y otros cánceres urinarios).[1] Las pruebas indican que fumar antes de los 30 años de edad representa un factor fuerte de riesgo de cáncer colorrectal, y que este riesgo aparece después de un período de inducción muy largo (> 35 años) tanto para los hombres [2] como para las mujeres.[3]

Los fumadores también pueden estar expuestos a un riesgo creciente de enfermedad regional o metastásica en el momento del diagnóstico.[4] En un estudio, se mostró que el hábito de fumar empeoró el curso o el desenlace de la leucemia mieloide aguda, particularmente en los pacientes más jóvenes y en aquellos con cariotipos desfavorables.[5] En un estudio con pacientes de carcinoma de células renales, se indica que una mejora del riesgo de carcinoma de células renales después de dejar de fumar puede ser relativamente lineal, pero que puede tomar más de 20 años reducir el riesgo al mismo grado de aquel que no fuma.[6]

El hábito de fumar contribuye a la aparición del cáncer al mutaciones en los genes supresores de tumores y en los oncogenes dominantes al permitir una disfunción en la depuración mucociliar de los pulmones y reducir la respuesta inmunitaria.[7] Para mayor información, consultar el sumario del PDQ sobre Prevención del cáncer de pulmón.

Bibliografía

  1. Shopland DR, Burns DM, Garfinkel L, et al.: Monograph 8: Changes in Cigarette-Related Disease Risks and Their Implications for Prevention and Control. Bethesda, Md: National Institutes of Health, National Cancer Institute, NIH Publ No 97-4213, 1997.
  2. Giovannucci E, Rimm EB, Stampfer MJ, et al.: A prospective study of cigarette smoking and risk of colorectal adenoma and colorectal cancer in U.S. men. J Natl Cancer Inst 86 (3): 183-91, 1994. [PUBMED Abstract]
  3. Giovannucci E, Colditz GA, Stampfer MJ, et al.: A prospective study of cigarette smoking and risk of colorectal adenoma and colorectal cancer in U.S. women. J Natl Cancer Inst 86 (3): 192-9, 1994. [PUBMED Abstract]
  4. Kobrinsky NL, Klug MG, Hokanson PJ, et al.: Impact of smoking on cancer stage at diagnosis. J Clin Oncol 21 (5): 907-13, 2003. [PUBMED Abstract]
  5. Chelghoum Y, Danaïla C, Belhabri A, et al.: Influence of cigarette smoking on the presentation and course of acute myeloid leukemia. Ann Oncol 13 (10): 1621-7, 2002. [PUBMED Abstract]
  6. Parker AS, Cerhan JR, Janney CA, et al.: Smoking cessation and renal cell carcinoma. Ann Epidemiol 13 (4): 245-51, 2003. [PUBMED Abstract]
  7. Carbone D: Smoking and cancer. Am J Med 93 (1A): 13S-17S, 1992. [PUBMED Abstract]
  • Actualización: 9 de julio de 2014