In English | En español
¿Prequntas sobre el cáncer?

Fumar durante el tratamiento de cáncer (PDQ®)

Versión Profesional De Salud
Actualizado: 9 de julio de 2014

Efectos de un diagnóstico de cáncer sobre el cese del hábito de fumar y la abstinencia permanente

Pese a las pruebas sólidas sobre los efectos nocivos del hábito continuo de fumar continuo en pacientes con cáncer, el cese del hábito de fumar sigue siendo un tema difícil en esta población de pacientes, especialmente en pacientes con problemas comórbidos de salud mental y trastornos por consumo de sustancias.[1-3] La mayoría de los pacientes de cáncer relacionado con el hábito de fumar dejan de hacerlo o realizan esfuerzos serios para abandonarlo en el momento del diagnóstico.[4-7] Los estudios indican que aproximadamente la mitad de un grupo de pacientes de cáncer de la cavidad oral o la faringe dejaron el hábito de fumar en el momento del diagnóstico de cáncer o después del mismo;[8,9] los fumadores más empedernidos mostraron una probabilidad sustancialmente mayor de dejar el hábito. Otro estudio encontró una tasa de abstinencia durante 12 meses de 64,6% entre los pacientes de cáncer de la cabeza y el cuello.[5] Se notificó una tasa de abandono de 52% en 115 pacientes con cáncer de la cabeza y el cuello inmediatamente antes del diagnóstico, lo que indica que el aumento de síntomas relacionados con el hábito de fumar y con el cáncer impulsa una parte sustancial de la decisión de dejar de fumar, además del hecho de conocer el diagnóstico.[10]

Hasta los pacientes que siguen fumando pueden permanecer motivados para dejar de hacerlo. En un grupo de pacientes de cáncer de pulmón de células pequeñas en estadio I, casi 90% había tratado una o más veces de dejar de fumar, aunque 60% de los sobrevivientes todavía seguían fumando a los dos años.[4] En otro estudio, 84% de la muestra había intentado por lo menos una vez dejar el hábito después de la cirugía y 69% lo había intentado varias veces.[6] En estos estudios, se encontró que mientras 80% de los pacientes de cáncer de laringe y faringe seguían absteniéndose de fumar después de la cirugía, solo 20% de los que presentaron cáncer de la cavidad oral seguían haciéndolo. Los pacientes que habían recibido el tratamiento menos intensivo (en particular, radioterapia) tenían mayores probabilidades de seguir fumando y, si dejaban de hacerlo, era 2,46 veces más probable que reiniciaran el uso del tabaco, incluso después de controlar por gravedad. Las tasas más altas de recaída también se relacionaron con el tratamiento menos radical de los cánceres de la cabeza y el cuello.[11]

Tal relación entre el hábito de seguir fumando y la enfermedad menos grave también se ha observado en los pacientes cardíacos.[12] Otro grupo en el que la prevención secundaria puede ser particularmente importante es el de los sobrevivientes de cáncer infantil. En los sobrevivientes de cánceres infantiles, la iniciación en el hábito de fumar puede ser tan alta como en el grupo de compañeros sanos. Se publicó una excelente reseña de los hallazgos y las recomendaciones para abordar el hábito de fumar en esta población.[13]

Bibliografía
  1. Nayan S, Gupta MK, Strychowsky JE, et al.: Smoking cessation interventions and cessation rates in the oncology population: an updated systematic review and meta-analysis. Otolaryngol Head Neck Surg 149 (2): 200-11, 2013.  [PUBMED Abstract]

  2. Schnoll RA, Martinez E, Langer C, et al.: Predictors of smoking cessation among cancer patients enrolled in a smoking cessation program. Acta Oncol 50 (5): 678-84, 2011.  [PUBMED Abstract]

  3. Blalock JA, Lam C, Minnix JA, et al.: The effect of mood, anxiety, and alcohol use disorders on smoking cessation in cancer patients. J Cogn Psychother 25 (1): 82-96, 2011. 

  4. Gritz ER, Nisenbaum R, Elashoff RE, et al.: Smoking behavior following diagnosis in patients with stage I non-small cell lung cancer. Cancer Causes Control 2 (2): 105-12, 1991.  [PUBMED Abstract]

  5. Gritz ER, Carr CR, Rapkin D, et al.: Predictors of long-term smoking cessation in head and neck cancer patients. Cancer Epidemiol Biomarkers Prev 2 (3): 261-70, 1993 May-Jun.  [PUBMED Abstract]

  6. Ostroff JS, Jacobsen PB, Moadel AB, et al.: Prevalence and predictors of continued tobacco use after treatment of patients with head and neck cancer. Cancer 75 (2): 569-76, 1995.  [PUBMED Abstract]

  7. Vander Ark W, DiNardo LJ, Oliver DS: Factors affecting smoking cessation in patients with head and neck cancer. Laryngoscope 107 (7): 888-92, 1997.  [PUBMED Abstract]

  8. Day GL, Blot WJ, Shore RE, et al.: Second cancers following oral and pharyngeal cancers: role of tobacco and alcohol. J Natl Cancer Inst 86 (2): 131-7, 1994.  [PUBMED Abstract]

  9. Duffy SA, Khan MJ, Ronis DL, et al.: Health behaviors of head and neck cancer patients the first year after diagnosis. Head Neck 30 (1): 93-102, 2008.  [PUBMED Abstract]

  10. Browman GP, Wong G, Hodson I, et al.: Influence of cigarette smoking on the efficacy of radiation therapy in head and neck cancer. N Engl J Med 328 (3): 159-63, 1993.  [PUBMED Abstract]

  11. Gritz ER, Schacherer C, Koehly L, et al.: Smoking withdrawal and relapse in head and neck cancer patients. Head Neck 21 (5): 420-7, 1999.  [PUBMED Abstract]

  12. Ockene J, Kristeller JL, Goldberg R, et al.: Smoking cessation and severity of disease: the Coronary Artery Smoking Intervention Study. Health Psychol 11 (2): 119-26, 1992.  [PUBMED Abstract]

  13. Tyc VL, Hudson MM, Hinds P, et al.: Tobacco use among pediatric cancer patients: recommendations for developing clinical smoking interventions. J Clin Oncol 15 (6): 2194-204, 1997.  [PUBMED Abstract]