¿Prequntas sobre el cáncer?

Fumar durante el tratamiento de cáncer (PDQ®)

Versión para profesionales de salud

Puntos clave

  • Seguir fumando aumenta considerablemente la probabilidad de recurrencia del cáncer o de presentación de un segundo cáncer en los sobrevivientes, especialmente en quienes recibieron radioterapia.
  • En el momento del diagnóstico, la mayoría de los pacientes de cáncer relacionado con el hábito de fumar parecen estar motivados para dejar de hacerlo.
  • Se recomienda un abordaje de atención gradual con fuerte asesoramiento médico y orientación breve para dejar de fumar, y provisión de información básica a todos los pacientes en cada visita durante el primer mes después del diagnóstico, seguido de un tratamiento más intensivo (farmacológico y de orientación por un especialista en tabaquismo) para quienes tienen dificultad para dejar de fumar o permanecer abstemios.
  • Los pacientes se pueden dirigir cuidadosamente a estrategias específicas para el cese de fumar. Algunos fumadores pueden cesar el hábito con ayuda de orientación o intervención psicológica, mientras que otros podrían necesitar tratamiento de sustitución de nicotina. Algunos fumadores podrían necesitar medicamentos a fin de dejar el hábito de manera exitosa. Dado los beneficios significativos para la salud que conlleva el dejar de fumar, en estos pacientes se pueden utilizar medicamentos siempre que se mantenga una vigilancia estrecha del paciente.
  • Actualización: 9 de julio de 2014