In English | En español
¿Prequntas sobre el cáncer?

Fumar durante el tratamiento de cáncer (PDQ®)

Versión Paciente
Actualizado: 20 de diciembre de 2013

Riesgo de fumar durante el tratamiento de cáncer



Dejar de fumar ayuda luego de un diagnóstico de cáncer.

Los estudios muestran que los fumadores que dejan de fumar tienen mayores probabilidades de recuperarse de cáncer que los pacientes que continúan fumando.

Si continúa fumado, puede que no responda bien al tratamiento.

Si continúa fumado, durante el tratamiento de cáncer, podría no responder al tratamiento tan bien como los pacientes que no fuman. También podría presentar efectos secundarios peores con el tratamiento. Por ejemplo, los pacientes con cáncer de laringe a los que se administra radioterapia tienen menos probabilidades de recuperar su voz normal si continúan fumando.

Las heridas de la cirugía cicatrizan con más lentitud en los pacientes que continúan fumando. Los estudios muestran que los pacientes con cáncer de próstata que continúan fumando corren un mayor riesgo que el cáncer regrese y morir de cáncer de próstata. Sin embargo, los pacientes de cáncer de próstata que dejan de fumar durante 10 años o más, disminuyen el riesgo de muerte casi igual que los no fumadores.

Los pacientes que continúan fumando aumentan el riesgo de presentar un segundo cáncer.

Si usted continúa fumando, tiene un riesgo más alto de presentar un segundo cáncer, no importa si su cáncer está o no está relacionado con el fumar. El riesgo de un cáncer secundario le puede durar hasta 20 años, aún si el primer cáncer fue tratado y entró en remisión (o sea que los signos y síntomas del cáncer desaparecieron). Los pacientes con cáncer de boca o de faringe que fuman, corren un riesgo mayor de presentar un segundo cáncer, pero el riesgo disminuye luego de cinco años sin fumar.