In English | En español
¿Prequntas sobre el cáncer?

Náuseas y vómitos (PDQ®)

Versión Profesional De Salud
Actualizado: 11 de abril de 2014

Neurofisiología

Se ha progresado en la comprensión de los mecanismos neurofisiológicos que controlan las náuseas y los vómitos (emesis) (NyV). Ambos están controlados o mediados por el sistema nervioso central pero por mecanismos diferentes. Las náuseas son mediadas a través del sistema nervioso autónomo. El vómito resulta de la estimulación de un reflejo complejo que es coordinado por lo que se cree es un verdadero centro del vómito, el cual es posible que esté ubicado en la formación reticular dorsolateral próxima a los centros respiratorios medulares. El centro del vómito presuntamente recibe estimulación convergente aferente de varias vías neurológicas centrales, entre las que figuran las siguientes:[1,2]

  • Una zona desencadenante de los quimiorreceptores (ZDQ).

  • La corteza cerebral y el sistema límbico, en respuesta a la estimulación sensorial (en particular el olfato y el gusto), la aflicción psicológica y el dolor.

  • El aparato laberíntico vestibular del oído interno en respuesta al movimiento del cuerpo.

  • Estímulos periféricos de los órganos viscerales y la vasculatura (por los nervios simpáticos espinal y vago) como resultado de productos químicos exógenos y sustancias endógenas que se acumulan durante la inflamación, isquemia e irritación.

La ZDQ está situada en el área postrema, una de las regiones circunventriculares del cerebro en la superficie dorsal de la médula oblonga en el extremo caudal del cuarto ventrículo. A diferencia de la vasculatura dentro de la barrera hematoencefálica de difusión, el área postrema está altamente vascularizada con vasos sanguíneos cribados que carecen de uniones estrechas (zona de oclusión) entre las células endoteliales capilares. La ZDQ está especializada anatómicamente para tomar fácilmente muestras de los elementos presentes en la sangre circulante y en el líquido cefalorraquídeo (LCR).[3,4]

Las pruebas con que contamos actualmente indican que la emesis aguda posterior a la quimioterapia, comienza con la liberación de neurotransmisores por células susceptibles a la presencia de substancias tóxicas en la sangre o en el LCR. Las células del área postrema en la ZDQ y las células enterocromafinas en el interior de la mucosa intestinal participan en el inicio y la propagación de estímulos aferentes que finalmente convergen en las estructuras centrales correspondientes al centro del vómito. La contribución relativa de estas vías múltiples que culminan en los síntomas de NyV es compleja y se supone que es responsable por la capacidad emética variable (capacidad emética intrínseca y factores mitigantes, [es decir, dosificación, vía de administración y período de exposición] y las características eméticas (o sea, intervalo previo al comienzo y duración de los síntomas) de los medicamentos.

Bibliografía
  1. Pisters KM, Kris MG: Treatment-related nausea and vomiting. In: Berger A, Portenoy RK, Weissman DE, eds.: Principles and Practice of Supportive Oncology. Philadelphia, Pa: Lippincott-Raven Publishers, 1998, pp 165-199. 

  2. Berger AM, Clark-Snow RA: Nausea and vomiting. In: DeVita VT Jr, Hellman S, Rosenberg SA, eds.: Cancer: Principles and Practice of Oncology. 5th ed. Philadelphia, Pa: Lippincott-Raven Publishers, 1997, 2705-2712. 

  3. Andrews PL, Hawthorn J: The neurophysiology of vomiting. Baillieres Clin Gastroenterol 2 (1): 141-68, 1988.  [PUBMED Abstract]

  4. Miller AD, Leslie RA: The area postrema and vomiting. Front Neuroendocrinol 15 (4): 301-20, 1994.  [PUBMED Abstract]