In English | En español
¿Prequntas sobre el cáncer?

Náuseas y vómitos (PDQ®)

Versión Profesional De Salud
Actualizado: 11 de abril de 2014

Etiología de las náuseas y los vómitos (emesis) agudos o diferidos

Náuseas y vómitos (NyV) agudos
Náusea y vómitos diferidos



Náuseas y vómitos (NyV) agudos
  • Frecuencia:
    • Se investigó la frecuencia de las NyV agudos y diferidos en regímenes de tratamiento quimioterapéuticos altos y moderadamente emetogénicos. Se llevó a cabo una captación de pacientes provenientes de 14 consultorios oncológicos en seis países. En general, más de 35% de los pacientes presentaron náuseas agudas y 13% presentaron emesis aguda. En aquellos pacientes que recibieron quimioterapia altamente emética, 60% presentaron náuseas diferidas y 50% presentaron emesis diferidas. En aquellos pacientes que recibieron quimioterapia moderadamente emetogénica, 52% presentaron náuseas diferidas y 28% presentaron emesis diferidas.[1] En 10 clínicas comunitarias de oncología, las náuseas y los vómitos inducidos por la quimioterapia (NVIQ) fueron un problema importante para los pacientes que recibieron quimioterapia moderadamente emética.[2] Treinta y seis por ciento de los pacientes presentaron NVIQ graves y 59% las padecieron en forma diferida.

  • Etiologías:
    • La quimioterapia es la causa de NyV más común relacionada con el tratamiento. El número de casos e intensidad de la emesis aguda en las personas que reciben quimioterapia varía de acuerdo a muchos factores, entre los que figuran el fármaco en particular, la dosis, el horario de administración, la vía de administración y otras variables particulares a cada paciente. En la mayoría de los pacientes de oncología, estos síntomas pueden evitarse o controlarse.

  • Entre los factores de riesgo de la emesis aguda se incluyen los siguientes:[3]
    • Control precario de los síntomas en la quimioterapia anterior.
    • Sexo femenino.
    • Tener menos edad.

  • Clasificaciones eméticas. La American Society of Clinical Oncology formuló un sistema de clasificación de los fármacos quimioterapéuticos y sus respectivos riesgos de emesis aguda y diferida.[3]
    • Riesgo alto: se ha documentado la aparición de emesis en más del 90% de los pacientes.
      • Cisplatino (Platinol).
      • Mecloretamina (Mustargen).
      • Estreptozotocina (Zanosar).
      • Ciclofosfamida (Citoxan), 1.500 mg/m2 o más.
      • Carmustina (BiCNU).
      • Dacarbazina (DTIC-Dome).
      • Dactinomicina.

    • Riesgo moderado: se ha documentado la presentación de emesis en 30% y hasta 90% de los pacientes.
      • Carboplatino (Paraplatin).
      • Ciclofosfamida (Cytoxan), menos de 1.500 mg/m2.
      • Daunorrubicina (DaunoXome).
      • Doxorrubicina (Adriamycin).
      • Epirrubicina (Pharmorubicin).
      • Idarrubicina (Idamycin).
      • Oxaliplatino (Eloxatina).
      • Citarabina (Citosar), más de 1 g/m2.
      • Ifosfamida (Ifex).
      • Irinotecán (Camptosar).

    • Riesgo bajo: se ha documentado la presentación de emesis en aproximadamente 10 a 30% de los pacientes:
      • Mitoxantrona (Novantrone).
      • Paclitaxel (Taxol).
      • Docetaxel (Taxotere).
      • Mitomicina (Mutamicin).
      • Topotecán (Hycamtin).
      • Gemcitabina (Gemzar).
      • Etopósido (Vepesid).
      • Pemetrexed (Alimta).
      • Metotrexato (Rheumatrex).
      • Citarabina (Cytosar), menos de 1.000 mg/m2.
      • Fluorouracilo (Efudex).
      • Bortezomib (Velcade).
      • Cetuximab (Erbitux).
      • Trastuzumab (Herceptin).

    • Riesgo mínimo: se ha documentado la presentación de emesis en menos de 10% de los pacientes.
      • Vinorelbina (Navelbina).
      • Bevacizumab (Avastin).
      • Rituximab (Rituxan).
      • Bleomicina (Blenoxane).
      • Vinblastina (Velban).
      • Vincristina (Oncovin).
      • Busulfano (Myleran).
      • Fludarabina (Fludara).
      • 2-Clorodeoxiadenosina (Leustatin).

Además del potencial emético, la dosis y el horario que se utiliza son también factores extremadamente importantes. Por ejemplo, un fármaco con potencial emético bajo administrado en dosis elevadas puede causar un aumento impresionante en el potencial para inducir NyV. Las dosis normales de citarabina rara vez producen NyV, pero estos síntomas a menudo se presentan con el uso de dosis elevadas de este fármaco. Otro factor que debe tomarse en cuenta es la combinación de fármacos. Como la mayoría de los pacientes recibe quimioterapia combinada, debe tomarse en cuenta el potencial emético de todos los fármacos combinados y las dosis individuales de cada fármaco.

Náusea y vómitos diferidos

Las NyV diferidos (o tardíos) se presentan más de 24 horas de haberse administrado la quimioterapia. La NyV diferidos están relacionados con la administración de cisplatino, ciclofosfamida y otros medicamentos (por ejemplo, doxorrubicina e ifosfamida) administradas en altas dosis o administradas por dos o más días consecutivos.

  • Etiología:
    • Hay mucha más probabilidad de que los pacientes que sufren de emesis aguda con la quimioterapia tengan emesis diferida.

  • Factores de riesgo:
    • Todas las características que predicen una emesis aguda se consideran factores de riesgo para la emesis diferida.

  • Clasificaciones eméticas:

Bibliografía
  1. Grunberg SM, Deuson RR, Mavros P, et al.: Incidence of chemotherapy-induced nausea and emesis after modern antiemetics. Cancer 100 (10): 2261-8, 2004.  [PUBMED Abstract]

  2. Cohen L, de Moor CA, Eisenberg P, et al.: Chemotherapy-induced nausea and vomiting: incidence and impact on patient quality of life at community oncology settings. Support Care Cancer 15 (5): 497-503, 2007.  [PUBMED Abstract]

  3. Kris MG, Hesketh PJ, Somerfield MR, et al.: American Society of Clinical Oncology guideline for antiemetics in oncology: update 2006. J Clin Oncol 24 (18): 2932-47, 2006.  [PUBMED Abstract]