¿Prequntas sobre el cáncer?

Náuseas y vómitos (PDQ®)

Versión para pacientes

Información general

Las náuseas y los vómitos son efectos secundarios graves del tratamiento del cáncer.

Las náuseas son una sensación desagradable en forma honda en la parte posterior de la garganta o el estómago que puede conducir a vomitar. Vomitar es arrojar el contenido del estómago a través de la boca. La arcada es el movimiento del estómago y el esófago sin vomitar y también se llama vómito seco. A pesar de que los tratamientos han mejorado, las náuseas y los vómitos continúan siendo efectos secundarios graves del tratamiento del cáncer. Algunos pacientes se molestan más por las náuseas que por los vómitos.

Las náuseas y los vómitos se deben controlar para mantener el tratamiento y la calidad de vida del paciente.

Es muy importante prevenir y controlar las náuseas y los vómitos de los pacientes de cáncer de modo que puedan continuar con el tratamiento y realizar las actividades de la vida diaria. Las náuseas y los vómitos descontrolados pueden causar los siguientes problemas:

Hay cuatro tipos de náuseas y vómitos causados por el tratamiento del cáncer:

Náuseas y vómitos anticipatorios: si el paciente sufrió de náuseas y vómitos después de tres o cuatro tratamientos de quimioterapia, puede tener náuseas y vómitos anticipatorios. Los olores, visiones y sonidos de la sala de tratamiento le pueden recordar las ocasiones anteriores y pueden desencadenar náuseas y vómitos antes de que un nuevo ciclo de quimioterapia haya comenzado.

Náuseas y vómitos agudos: habitualmente se presentan 24 horas después de empezar la quimioterapia.

Náuseas y vómitos demorados: se presentan más de 24 horas después de la quimioterapia. También se llaman náuseas y vómitos tardíos.

Náuseas y vómitos crónicos: en los pacientes de cáncer avanzado, las náuseas y vómitos crónicos pueden ser causados por los siguientes factores:

  • Actualización: 20 de diciembre de 2013