¿Prequntas sobre el cáncer?

Náuseas y vómitos (PDQ®)

Versión para pacientes

Náuseas y vómitos crónicos en el cáncer avanzado

Las náuseas y los vómitos crónicos en el cáncer avanzado tienen muchas causas

Los pacientes de cáncer avanzado por lo común sufren de náuseas y vómitos crónicos que pueden disminuir la calidad de vida. Las causas de las náuseas y los vómitos relacionados con el cáncer avanzado pueden ser las siguientes:

El tratamiento de las náuseas y los vómitos en el cáncer avanzado incluye maneras de mantener la regularidad de la función intestinal.

En los pacientes de cáncer avanzado, el estreñimiento es una de las causas más comunes de náusea. Para prevenir el estreñimiento, es importante mantener una rutina intestinal, incluso si el paciente no come. Los laxantes que ablandan la materia fecal o estimulan el intestino pueden ayudar a prevenir el estreñimiento, especialmente si el paciente está siendo tratado con opioides para aliviar el dolor que causa el cáncer. Los pacientes de cáncer avanzado habitualmente no soportan una alimentación rica en fibras o laxantes con psilio o celulosa que se deben tomar con cantidades grandes de líquidos.

Los enemas y los supositorios rectales se usan para casos de estreñimiento breves o graves. Los pacientes que perdieron la función intestinal por un nervio dañado (como un tumor que presiona la médula espinal) pueden necesitar supositorios para vaciar su intestino regularmente. Los enemas y los supositorios rectales no se usan para pacientes que tienen dañada la pared intestinal. (Para mayor información, consultar la sección sobre en el sumario del PDQ sobre Complicaciones gastrointestinales y la sección sobre Estreñimiento y Uso de medicamentos para el control del dolor en el sumario del PDQ sobre Dolor).

La causa de las náuseas y los vómitos es a veces una obstrucción intestinal.

Los pacientes de cáncer avanzado pueden tener bloqueado el intestino a causa de un tumor. Si el intestino está parcialmente bloqueado, el médico puede colocar una sonda nasogástrica a través de la nariz y el esófago hacia el estómago para establecer un pasaje temporario. Si el intestino está completamente bloqueado, el médico puede introducir una sonda de gastrostomía a través de la pared del abdomen directamente hacia el estómago para aliviar la acumulación de líquido y aire. Además, se pueden administrar medicinas y líquidos directamente en el estómago a través de la sonda.

A veces, el médico puede crear una ileostomía o colostomía trayendo una parte del intestino delgado o el colon a través de la pared abdominal para forma una abertura hacia afuera del cuerpo. Para ciertas obstrucciones colorrectales, se puede colocar un tubo de metal expansible que se llama endoprótesis para abrir el área bloqueada.

También se pueden usar medicinas para tratar las náuseas y los vómitos, y aliviar el dolor.

  • Actualización: 20 de diciembre de 2013