In English | En español
¿Preguntas sobre el cáncer? 1-800-422-6237

La nutrición en el tratamiento del cáncer (PDQ®)

  • Actualizado: 28 de febrero de 2014

Opciones

  • Imprimir página
  • Imprimir documento
  • Ver documento
  • Enviar este documento

Terapia nutricional en la atención del cáncer



La detección y la evaluación se realizan antes de empezar el tratamiento del cáncer; la evaluación sigue durante el tratamiento.

La detección se usa para determinar los riesgos nutricionales de un paciente que no presenta síntomas. Este proceso puede ayudar a determinar la probabilidad de que un paciente se vuelva desnutrido; de este modo, se pueden tomar precauciones para prevenir esta situación.

La evaluación se realiza para determinar el estado de salud nutricional del paciente y ayuda a decidir si es necesaria la terapia nutricional para corregir un problema.

La detección y la evaluación pueden incluir preguntas sobre los siguientes aspectos:

  • Cambios en el peso corporal durante el año anterior.
  • Cambios en la cantidad y el tipo de alimentos consumidos en comparación con lo que es habitual para el paciente.
  • Problemas que afectaron la alimentación; por ejemplo, pérdida de apetito, náuseas, vómitos, diarrea, estreñimiento, llagas en la boca, boca seca, cambios en el gusto y el olfato, o dolor.
  • Capacidad de caminar y realizar otras actividades de la vida diaria (vestirse, acostarse y levantarse de la cama o un asiento, bañarse o ducharse, y usar el inodoro).

También se realiza un examen físico para evaluar el estado general de la salud y determinar si hay signos de enfermedad. El médico observará si hay pérdida de peso, tejido graso o tejido muscular, así como acumulación de líquido en el cuerpo.

El pronóstico (probabilidad de recuperación) del paciente puede mejorar si se encuentran y tratan temprano sus problemas nutricionales.

La detección y evaluación temprana del estado nutricional puede ayudar a encontrar problemas que pueden afectar la manera en que el cuerpo del paciente responde a los efectos del tratamiento del cáncer. Los pacientes con peso inferior al normal o malnutridos pueden no ser capaces de soportar el tratamiento del mismo modo que un paciente bien alimentado. Si se encuentran y tratan temprano los problemas nutricionales, se puede ayudar al paciente a ganar peso o prevenir la pérdida de peso, disminuir los problemas que trae consigo el tratamiento y ayudar a que se recupere.

Un equipo de atención de salud de especialistas en nutrición seguirá atento a los problemas nutricionales.

Un equipo de apoyo nutricional controlará a menudo la salud nutricional del paciente durante el tratamiento del cáncer y la recuperación. El equipo puede incluir a los siguientes especialistas:

Un paciente cuya religión le impide comer ciertos alimentos quizás quiera conversar con un consejero religioso acerca de permitir esos alimentos durante el tratamiento del cáncer y la recuperación.

La terapia nutricional para los pacientes de cáncer durante el tratamiento activo y la recuperación tiene tres metas principales.

Las metas principales de la terapia nutricional para los pacientes durante el tratamiento activo y la recuperación son: proporcionar los nutrientes que faltan, mantener la salud nutricional y prevenir problemas. El equipo de atención de la salud usará la terapia nutricional para obtener los siguientes logros:

  • Prevenir o tratar problemas nutricionales, como la pérdida de tejido muscular y óseo.
  • Disminuir los efectos secundarios del tratamiento del cáncer y los problemas que afectan la nutrición.
  • Mantener la fuerza y la energía del paciente.
  • Ayudar al sistema inmunitario a combatir las infecciones.
  • Ayudar a que el cuerpo se recupere y cure.
  • Mantener o mejorar la calidad de vida del paciente.

La buena nutrición continúa siendo importante para los pacientes cuya enfermedad está en remisión o cuyo cáncer se curó.

La meta nutricional para los pacientes de cáncer avanzado es ayudar a mejorar su calidad de vida.

La meta nutricional para los pacientes que tienen un cáncer avanzado incluye los siguientes logros:

  • Controlar los efectos secundarios.
  • Disminuir el riesgo de infecciones.
  • Mantener la fuerza y la energía.
  • Mejorar o mantener la calidad de vida.

Para mayor información, consultar la sección La nutrición para el cáncer avanzado.