In English | En español
¿Prequntas sobre el cáncer?

La nutrición en el tratamiento del cáncer (PDQ®)

Versión Paciente
Actualizado: 28 de febrero de 2014

Tratamiento de los síntomas

Cuando los efectos secundarios del cáncer o el tratamiento del cáncer afectan la alimentación normal, se pueden hacer cambios para ayudar al paciente a obtener los nutrientes necesarios. Se pueden administrar medicamentos para aumentar el apetito. El consumo de alimentos ricos en calorías, proteínas, vitaminas y minerales es habitualmente lo mejor. Se deben planificar las comidas para satisfacer las necesidades de nutrición del paciente y sus gustos relacionados con los alimentos. Los siguientes son algunos de los síntomas más comunes causados por el cáncer y su tratamiento, y algunas formas de tratarlos o controlarlos.

Anorexia

La anorexia (pérdida del apetito o el deseo de comer) es uno de los problemas más comunes de los pacientes de cáncer. La alimentación en un lugar tranquilo y confortable, y el ejercicio regular pueden mejorar el apetito. Las siguientes sugerencias pueden ayudar a los pacientes de cáncer que perdieron su apetito:

  • Alimentarse con comidas pequeñas ricas en proteínas y calorías cada 1 o 2 horas, en lugar de tres comidas importantes. Las siguientes son opciones de alimentos que son ricos en calorías y proteínas:
    • Queso y galletitas.
    • Bollos de pan.
    • Budines.
    • Suplementos nutricionales.
    • Licuados con leche.
    • Yogurt.
    • Helado.
    • Leche en polvo agregada a alimentos tales como budines, licuados de leche o cualquier receta que contenga leche.
    • Alimentos para comer con los dedos (prácticos para bocadillos) como huevos rellenos sazonados, jamón del diablo sobre galletitas, o queso crema o manteca de maní sobre galletitas o apio.
    • Chocolate.

  • Agregar más calorías y proteínas a los alimentos con manteca, leche en polvo desgrasada, miel o azúcar morena.

  • Si comer alimentos sólidos es un problema, beber suplementos líquidos (bebidas especiales que contienen nutrientes), sopas, leche, jugos, licuados y batidos suaves.

  • Comer desayunos que contengan un tercio de las calorías y proteínas necesarias para todo el día.

  • Comer bocadillos que contengan abundantes calorías y proteínas.

  • Comer alimentos que huelan bien. Se deben evitar los olores extraños de las siguientes maneras:
    • Usar bolsas para hervir o bolsas para cocinar al vapor en el microondas.
    • Cocinar en la parrilla afuera de la casa.
    • Usar un ventilador de cocina mientras se preparan alimentos.
    • Servir la comida fría en lugar de caliente (porque los olores son más fuertes cuando la comida despide vapor).
    • Sacar todas las cubiertas de los alimentos para ventilar los olores antes de ir a la habitación del paciente.
    • Usar un ventilador pequeño para alejar los olores del paciente.
    • Comprar alimentos listos para comer.

  • Probar alimentos y recetas nuevas, condimentos, especias y alimentos con diferentes texturas o espesores. Las preferencias y aversiones alimentarias pueden cambiar de día en día.

  • Planificar los menús con anticipación y obtener ayuda para preparar las comidas.

  • Preparar y almacenar pequeñas cantidades de los alimentos favoritos para que estén disponibles para comer cuando se tenga hambre.

Consultar en el portal de Internet del NCI el folleto sobre Consejos de alimentación: antes, durante y después del tratamiento del cáncer (Eating Hints: Before, During, and After Cancer Treatment que tiene recetas en inglés como Budín doble de chocolate sin lactosa (Lactose-Free Double Chocolate Pudding), Batido de banana con leche (Banana Milkshake) y Fruta y crema (Fruit and Cream). Para obtener una copia gratuita de este folleto, llamar al Servicio de Información sobre el Cáncer al 1-800-4-CANCER (1-800-422-6237).

Cambios en el gusto

Los cambios en el gusto de los alimentos pueden obedecer al tratamiento con radiación, problemas dentales, llagas en la boca e infecciones, o a algunos medicamentos. Muchos pacientes de cáncer que reciben quimioterapia notan un gusto amargo u otros cambios en su sentido del gusto. Se puede presentar una aversión súbita a ciertos alimentos. Esto puede causar pérdida de apetito, pérdida de peso y una disminución de la calidad de vida. Se puede recuperar el sentido del gusto total o parcialmente, pero esto puede llevar hasta un año después de terminado el tratamiento. Las siguientes sugerencias pueden ayudar a los pacientes de cáncer con cambios en el sentido del gusto:

  • Consumir comidas livianas y bocadillos saludables varias veces por día.

  • Comer cuando se tiene hambre en vez de respetar horarios fijos de comida.

  • Comer los alimentos preferidos y probar alimentos nuevos cuando uno se siente bien.

  • Comer carne de aves, pescado, huevos y queso en lugar de carnes rojas.

  • Comer frutas cítricas (naranjas, tangerinas, limones o pomelos) si no se tienen llagas en la boca.

  • Agregar especias y salsas a los alimentos.

  • Consumir carne con algo dulce, como salsa de arándano americano, jalea o puré de manzana.

  • Buscar recetas sin carne, ricas en proteínas, en un recetario vegetariano o chino.

  • Usar caramelos de limón sin azúcar, goma de mascar o pastillas de menta si se tiene un gusto metálico en la boca.

  • Enjuagar la boca con agua antes de comer.

  • Comer con familiares y amigos.

  • Contar con otras personas para preparar las comidas.

  • Usar utensilios plásticos si los alimentos tienen gusto metálico.

Tomar tabletas de sulfato de zinc durante la radioterapia dirigida a la cabeza y el cuello puede ayudar a recuperar más rápido el sentido del gusto después del tratamiento.

Boca seca

La causa de la boca seca es con frecuencia la radioterapia dirigida a la cabeza y el cuello, así como ciertos medicamentos. La boca seca puede afectar el habla, el gusto y la capacidad de tragar o usar dentaduras o aparatos de ortodoncia. También hay un aumento del riesgo de caries y enfermedad de las encías porque se produce menos saliva para lavar los dientes y las encías.

El tratamiento principal para la boca seca es beber muchos líquidos. Otras formas de ayudar a aliviar la boca seca son las siguientes:

  • Mantener siempre agua a mano para humedecer la boca.

  • Comer alimentos jugosos, con más salsas, manteca o margarina.

  • Consumir alimentos y bebidas muy dulces o ácidos (para aumentar la producción de saliva).

  • Tomar cubitos de hielo o postres helados (como uvas congeladas y helados de agua).

  • Beber néctar de frutas en lugar de jugo.

  • Chupar caramelos duros o masticar goma de mascar.

  • Usar pajillas, popotes o calimetes para beber líquidos.

  • Lavar los dientes (incluso las dentaduras postizas) y enjuagar la boca por lo menos cuatro veces por día (después de comer y antes de acostarse). No usar enjuagues bucales que contengan alcohol.

(Para mayor información sobre la sequedad bucal, consultar el sumario del PDQ sobre Complicaciones orales de la quimioterapia y la radioterapia a la cabeza y el cuello.)

Llagas e infecciones bucales

Las llagas en la boca pueden ser consecuencia de la quimioterapia y la radioterapia. Estos tratamientos están dirigidos a células que crecen muy rápido, como las células cancerosas. Las células normales del interior de la boca también crecen rápidamente y pueden resultar dañadas por estos tratamientos para el cáncer. Las llagas bucales pueden ser dolorosas e infectarse o sangrar, lo que dificulta el consumo de alimentos. Al escoger ciertos alimentos y mantener una buena higiene bucal, los pacientes habitualmente pueden facilitar el consumo de alimentos. Las siguientes sugerencias pueden ayudar a los pacientes que tienen llagas e infecciones bucales:

  • Consumir alimentos blandos que se mastican y tragan fácilmente, como los siguientes:
    • Frutas blandas, como bananas, puré de manzana y sandía.
    • Néctares de durazno, pera y damasco.
    • Queso de granja.
    • Puré de papas.
    • Fideos macarrones y queso.
    • Flanes y budines.
    • Gelatinas.
    • Batidos de leche.
    • Huevos revueltos.
    • Avena u otros cereales cocidos.

  • Evitar los siguientes alimentos:
    • Frutas cítricas y jugos (como naranjas, tangerinas, limones y pomelos).
    • Alimentos picantes o salados.
    • Alimentos ásperos, gruesos o secos, como verduras crudas, granolas, tostadas y galletas.

  • Emplear una batidora para suavizar las verduras (como papas, guisantes y zanahorias) y las carnes.

  • Agregar salsas, caldos o jugos a los alimentos.

  • Consumir bebidas ricas en calorías y proteínas además de las comidas.

  • Cocinar los alimentos hasta que estén blandos y tiernos.

  • Comer alimentos fríos o a temperatura ambiente. Los alimentos calientes o tibios pueden irritar una boca sensible.

  • Cortar los alimentos en trozos pequeños.

  • Utilizar pajillas, popotes o calimetes para beber líquidos.

  • Adormecer la boca con trozos de hielo o helados de agua antes de comer.

  • Limpiar los dientes (incluso las dentaduras postizas) y enjuagar la boca por lo menos cuatro veces por día (después de cada comida y antes de acostarse).

(Para mayor información sobre llagas e infecciones bucales, consultar la sección sobre Mucositis oral e Infecciones del sumario del PDQ sobre Complicaciones orales de la quimioterapia y la radioterapia a la cabeza y el cuello.)

Náuseas

Las náuseas producidas por el tratamiento de cáncer pueden afectar la cantidad y los tipos de alimentos que se comen. Las siguientes sugerencias pueden ayudar a los pacientes de cáncer a controlar las náuseas.

  • Comer antes de los tratamientos contra el cáncer.

  • Enjuagar la boca antes y después de comer.

  • Comer alimentos blandos, de textura suave, de fácil digestión en lugar de comidas pesadas. Consumir comidas pequeñas varias veces por día.

  • Comer alimentos secos como galletas, grisines o tostadas durante todo el día.

  • Tomar líquidos a sorbos lentamente durante todo el día.

  • Chupar caramelos duros como pastillas de menta o caramelos de limón si se tiene mal gusto en la boca.

  • Evitar alimentos que seguramente producirán náuseas. Para algunos pacientes, estos incluyen alimentos picantes, alimentos grasosos y alimentos con olores fuertes.

  • Sentarse o reclinarse con la sección superior del cuerpo erguida durante una hora después de comer.

  • Evitar comer en una habitación con olores de cocina o demasiado caliente. Mantener las habitaciones a temperatura agradable y con suficiente aire fresco.

Para mayor información, consultar el sumario del PDQ sobre Náuseas y vómitos.

Diarrea

Los tratamientos contra el cáncer, la cirugía estomacal o intestinal, o la tensión emocional pueden producir diarrea. La diarrea prolongada puede conducir a deshidratación (falta de agua en el cuerpo) o concentraciones bajas de sal y potasio, que son minerales importantes que el cuerpo necesita.

Las siguientes sugerencias pueden ayudar a los pacientes de cáncer a controlar la diarrea:

  • Comer caldos, sopas, bananas y frutas envasadas para ayudar a reemplazar la sal y el potasio que se pierden por la diarrea. Las bebidas para deportistas también pueden ayudar.

  • Beber gran cantidad de líquidos durante el día. Los líquidos a temperatura ambiente pueden causar menos problemas que los líquidos calientes o fríos.

  • Beber por lo menos una taza de líquido después de cada evacuación intestinal.

  • Evitar los siguientes alimentos:
    • Alimentos grasos, líquidos calientes o fríos y cafeína.
    • Alimentos ricos en fibra —especialmente frijoles secos y plantas crucíferas (como brócoli, coliflor y repollo)—.
    • Leche y productos lácteos hasta que se haya determinado la causa de la diarrea.
    • Alimentos y bebidas que producen gases (como guisantes, lentejas, plantas crucíferas, goma de mascar y refrescos con soda).
    • Caramelos sin azúcar o goma de mascar elaborados con sorbitol (alcohol del azúcar).

Para mayor información, consultar la sección sobre Deshidratación (falta de líquidos).

Recuentos bajos de glóbulos blancos e infecciones

Un recuento bajo de glóbulos blancos puede obedecer a la radioterapia, la quimioterapia y el cáncer mismo. Los pacientes que tienen un recuento bajo de glóbulos blancos tienen un riesgo mayor de contraer infecciones. Las siguientes sugerencias pueden ayudar a los pacientes de cáncer a prevenir infecciones cuando los recuentos de glóbulos blancos son bajos:

  • Evitar los siguientes alimentos:
    • Huevos crudos o pescado crudo.
    • Frutas y verduras viejas, mohosas o dañadas.
    • Alimentos que se venden en cubas o envases abiertos.
    • Evitar mesas de ensaladas y mesas de comida cuando se come fuera del hogar.

  • Lavarse las manos frecuentemente para evitar la diseminación de bacterias.

  • Descongelar los alimentos en la refrigeradora o el microondas. Nunca descongelar alimentos a temperatura ambiente. Cocinar los alimentos inmediatamente después de descongelarlos.

  • Mantener la temperatura de los alimentos calientes caliente y de los alimentos fríos fría.

  • Cocinar todas las carnes, aves y pescados hasta que estén bien cocidos.

  • Refrigerar las sobras de alimentos dentro de las 2 horas desde la cocción y comerlos dentro de las 24 horas.

  • Comprar alimentos envasados en porciones individuales a fin de evitar las sobras.

  • No comprar o comer alimentos cuya fecha esté vencida.

  • No comprar o utilizar alimentos en latas que estén hinchadas, abolladas o dañadas.

Deshidratación (falta de líquidos)

El cuerpo necesita abundante cantidad de agua a fin de reemplazar los líquidos que pierde diariamente. Las náuseas, los vómitos y el dolor pueden impedir que el paciente beba y coma lo suficiente como para recibir el agua que el cuerpo necesita. La diarrea prolongada produce una pérdida de líquidos del cuerpo. Uno de los primeros signos de deshidratación (falta de agua en el cuerpo) es la sensación de mucho cansancio. Las siguientes sugerencias pueden ayudar a los pacientes de cáncer a prevenir la deshidratación:

  • Beber de 8 a 12 tazas de líquidos por día. Puede ser en forma de agua, jugo, leche o alimentos que contienen gran cantidad de líquidos, como los helados de agua, el hielo con sabor y las gelatinas.

  • Evitar las bebidas que contienen cafeína, como los refrescos con soda, el café y el té (tanto calientes como fríos).

  • Llevar consigo una botella de agua cada vez que se salga del hogar. Es importante beber incluso si no se tiene sed.

  • Beber la mayoría de los líquidos entre las comidas.

  • Utilizar medicamentos que ayudan a prevenir y tratar las náuseas y vómitos.

Estreñimiento

Es muy común que lo pacientes de cáncer padezcan de estreñimiento (menos de tres evacuaciones intestinales por semana). Las causas del estreñimiento pueden ser las siguientes:

  • Demasiado poca agua o fibra en la alimentación.
  • Falta de actividad física.
  • Tratamiento contra el cáncer, como la quimioterapia.
  • Ciertos medicamentos que se usan para tratar los efectos secundarios de la quimioterapia, como las náuseas y el dolor.

Prevenir y tratar el estreñimiento es parte de la atención del cáncer.

Las siguientes sugerencias pueden prevenir el estreñimiento:

  • Comer más alimentos que contengan fibras. La mejor cantidad de fibras por días es de 25 a 35 gramos. Las etiquetas de los alimentos muestran la cantidad de fibra por porción (Algunas de las fuentes de fibras aparecen en una lista más abajo). Agregar un poco más de fibra cada día y beber muchos líquidos al mismo tiempo para mantener el movimiento de las fibras en los intestinos.

  • Beber de 8 a 12 tazas de líquidos todos los días. El agua, el jugo de ciruelas, los jugos tibios, la limonada y los tés sin cafeína pueden ser muy útiles.

  • Realizar caminatas y ejercicios con regularidad. Usar calzado adecuado para el ejercicio.

Para tratar el estreñimiento:

  • Continuar comiendo alimentos con alto contenido de fibras y beber bastante líquidos. Intentar agregar salvado de trigo al régimen alimentario; comenzar con dos cucharadas colmadas todos los días durante 3 días; luego, aumentar una cucharada todos los días hasta que se alivie el estreñimiento. No excederse de seis cucharadas por día.

  • Permanecer físicamente activo.

  • Usar tratamientos para el estreñimiento con medicamentos de venta libre si fuera necesario. Entre ellos:
    • Productos formadores de masa (como Citrucel, Metamucil, Fiberall y Fiber-Lax).
    • Estimulantes (como Dulcolax y Senokot).
    • Ablandadores de heces (como Colace y Surfak).
    • Osmóticos (como leche de magnesia).

  • Enemas de semilla de algodón y en aerosol pueden también ayudar. No usar lubricantes como el aceite mineral porque pueden impedir que el cuerpo use debidamente los nutrientes esenciales.

Entre las buenas fuentes de fibras se incluyen las siguientes:

  • Legumbres (frijoles y lentejas).
  • Hortalizas.
  • Cereales fríos (granos integrales o salvado).
  • Cereales calientes.
  • Fruta.
  • Panes con granos integrales.

Para mayor información, consultar la sección sobre Estreñimiento del sumario del PDQ sobre Complicaciones gastrointestinales.