English
¿Preguntas sobre el cáncer? 1-800-422-6237
  • Ver el documento completo
  • Imprimir
  • Enviar por correo electrónico
  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • Pinterest

Cuidados médicos de apoyo en niños (PDQ®)

Descripción

Nota: en el futuro, se agregará a este sumario información sobre la adaptación física al tratamiento, los problemas de desarrollo físico y cognitivo, y la vida después del tratamiento de cáncer.

La meta de los cuidados médicos pediátricos de apoyo es mejorar la calidad de vida de los pacientes jóvenes con cáncer y la de sus familias.

La mayoría de los niños que padecen de cáncer pueden ser curados. Sin embargo, el tratamiento de los pacientes jóvenes puede causar efectos secundarios no deseados así como otros problemas ya sea durante el tratamiento o después de este. El tratamiento temprano de los síntomas y los efectos secundarios del tratamiento ayuda a los pacientes a sentirse mejor, permanecer fuertes y hacer frente a la vida después del cáncer. Los cuidados médicos de apoyo mejoran la calidad de vida física, psicológica, social y espiritual del paciente.

Los cuidados médicos de apoyo se les prestan a todo niño independientemente de la edad, incluso a lactantes, adolescentes y adultos jóvenes.

El cáncer en los niños es diferente del cáncer en los adultos.

En los niños y adultos jóvenes, el cáncer es diferente al que puede presentarse más adelante en la vida. Los cánceres de la niñez generalmente no son iguales a los cánceres de los adultos y no se tratan de la misma manera:

  • Tratamiento

    En general, en los tratamientos para los cánceres infantiles se usan dosis más altas de quimioterapia y radiación de las que se usan para los adultos. Estos tratamientos también se pueden administrar en un período más corto de tiempo que los de los adultos. La razón es que los niños pueden recibir un tratamiento más intenso (dosis más altas en menos tiempo) que los adultos, antes de que se presenten efectos secundarios importantes.

  • Efectos secundarios

    Algunos de los efectos secundarios no deseados de los tratamientos de cáncer causan más daño a los niños que a los adultos. Esto es así porque los cuerpos de los niños todavía están creciendo y desarrollándose, de modo que el cáncer y su tratamiento tienen mayores probabilidades de afectar los órganos en desarrollo.

    Los efectos secundarios de la quimioterapia y la radioterapia se pueden presentar de inmediato, o meses o años después de terminar el tratamiento. El tratamiento del cáncer también puede afectar el crecimiento del niño o hacer que se forme un segundo cáncer. Los problemas que aparecen semanas o años después del tratamiento se llaman efectos tardíos. Debido a los posibles efectos tardíos, los sobrevivientes del cáncer infantil necesitan seguimiento durante toda la vida. (Para mayor información, consultar el sumario del PDQ sobre Efectos tardíos del tratamiento anticanceroso en la niñez.)

  • Cuidados médicos de apoyo

    Los tipos de cuidados médicos de apoyo que se administran a los niños pueden ser diferentes de aquellos que se usan en los adultos. Por ejemplo, ciertas medicinas que se usan para controlar los síntomas en adultos quizá no sean seguros en los niños.

Los niños de edades diferentes necesitan tratamientos y apoyo diferentes.

Los tratamientos y los cuidados de apoyo serán distintos en los diferentes grupos de edad y cambiarán a medida que el niño crezca y se desarrolle. En algunos cánceres, el pronóstico (probabilidad de recuperación) y el riesgo de efectos secundarios dependen en parte de la edad del niño al momento del diagnóstico o el tratamiento. Para mayor información en inglés sobre el tratamiento y los cuidados de apoyo para los distintos grupos de edad, consultar CureSearch.

Por lo general, el círculo de familiares y amigos de un niño puede ser más grande que el de los adultos.

Incluso con un diagnóstico de cáncer, el niño seguirá yendo a la escuela, pasará tiempo con amigos y familiares y gozará de muchas actividades que formaban parte de su vida antes del cáncer. El círculo de familiares y amigos del niño puede ser amplio. Además de los padres y hermanos, muchas otras personas pueden involucrarse estrechamente en la vida diaria del niño. Esto incluye a los abuelos, los tíos, los primos, los profesores, los compañeros de escuela y los amigos. Todas las personas en el círculo de familiares y amigos del niño se ven afectadas por el diagnóstico y el tratamiento de cáncer del niño y los posibles efectos secundarios del tratamiento.

Los padres o tutores del niño tomarán la mayoría de las decisiones sobre la atención.

Los niños menores de 18 años de edad no tienen legalmente el derecho de tomar sus propias decisiones sobre el tratamiento. Sus padres o tutores toman legalmente estas decisiones por ellos. Por esto, las decisiones sobre el tratamiento pueden ser difíciles de tomar. Hay preocupaciones éticas con respecto al consentimiento con consentimiento válido (el proceso de proveer información acerca de los posibles tratamientos, y sus riesgos y beneficios, antes de que se tomen decisiones sobre el tratamiento). En el caso del tratamiento de niños, se informa a los padres y estos deciden dar el permiso. Siempre que sea posible, es mejor que el niño participe en las decisiones con respecto al tratamiento y esté de acuerdo con ellas.

  • Actualización: 31 de mayo de 2013