In English | En español
¿Prequntas sobre el cáncer?

Cuidados médicos de apoyo en niños (PDQ®)

Versión Profesional De Salud
Actualizado: 26 de febrero de 2014

Descripción

Todos los cánceres infantiles combinados han presentado mejoría mediante un aumento en cuanto a la supervivencia desde mediados de los 70 hasta el presente, con una supervivencia general de aproximadamente 83% y algunos niños con ciertas enfermedades que se acercan o exceden el 90% de la supervivencia a largo plazo.[1] Con estos mejores desenlaces, el foco de la investigación y las expectativas de los pacientes, padres y proveedores de atención de la salud enfatizaron cada vez más la reducción de la carga del cáncer y su tratamiento para estos niños tanto durante como después del mismo, y como sobrevivientes adultos.

El tratamiento del cáncer en los niños difiere en muchos aspectos del tratamiento para los adultos. Algunas de las principales diferencias son las siguientes:

  • Intensidad. En general, el tratamiento del cáncer infantil es más intensivo. Dado que las toxicidades que limitan las dosis de la mayoría de los tratamientos de quimioterapia y radioterapia se alcanzan por lo general en dosis más altas, la quimioterapia y la radioterapia más intensivas son más factibles para los niños de lo que sería posible en los adultos.

  • Toxicidad. Algunos de las toxicidades del tratamiento tienen un efecto mucho más significativo y duradero en los niños que en los adultos debido al desarrollo activo de casi todos los sistemas orgánicos durante la niñez y la adolescencia.

  • Cuidados médicos de apoyo. Las diferencias en cuanto al desarrollo se extienden a los tipos de atención de apoyo que pueden recibir los niños. Los medicamentos que representan estándares de cuidados médicos de apoyo para el cáncer en los adultos pueden estar contraindicados en los niños debido a los efectos adversos que se relacionan con períodos de desarrollo específicos en la niñez.

Algo fundamental en cuanto a estas diferencias es el reconocimiento claro de que los niños no son adultos pequeños y que hasta el término niños no es integral. El tratamiento y los cuidados médicos de apoyo exigen diferentes abordajes a lo largo del espectro que abarca desde el recién nacido hasta otros grupos de edad de adultos jóvenes: los resultados, tanto para la supervivencia del cáncer (control de la enfermedad) como para la calidad de la supervivencia (efectos de las toxicidades) difieren con la edad del niño en el momento del tratamiento.

De igual importancia es el reconocimiento de que el tratamiento del cáncer en la niñez ocurre inevitablemente en el contexto de una familia. Con frecuencia, la repercusión del tratamiento del cáncer de un adulto se concentra en uno o dos adultos clave en la vida del paciente de cáncer. En el caso del cáncer en la niñez, los efectos se sienten a menudo en más personas, muchas veces uno o ambos padres, uno o más hermanos que a su vez son ellos mismos niños o adolescentes, abuelos, tías y tíos, profesores, amigos y otras personas directamente interesadas en la atención o son parte de la vida del niño. Es más, debido a que los niños no se consideran legalmente competentes exclusivamente sobre la base de la edad, la mayoría de las decisiones acerca del tratamiento de cáncer las toma un apoderado. En vez de que los niños adopten las decisiones acerca de su propia atención, sus padres o guardianes toman estas decisiones por ellos. El gran número de personas involucradas, los aspectos legales relacionados con la toma de decisiones que otros realizan por dichos menores y las inquietudes éticas acerca del consentimiento válido y la aprobación que afectan a los niños agregan capas adicionales a la complejidad del tratamiento en los niños.

En este sumario sobre cuidados médicos de apoyo en niños, se considerarán temas relacionados específicamente con niños y adolescentes. Los datos probatorios y las recomendaciones pueden exhibir diferencias significativas con la información provista para los cuidados médicos de apoyo para los adultos.

Se abordan los siguientes tópicos:

  • Adaptación psicológica y tratamiento de los problemas de adaptación psicológica.

Se agregará la siguiente información al sumario cuando se termine:

  • Dolor y aflicción, relacionados en particular con procedimientos dolorosos.
  • Temas sobre efectos adversos graves.
  • Desarrollo neurológico y aprendizaje.
  • Crecimiento y desarrollo físico.
  • Efectos del tratamiento del cáncer en la familia y sus miembros.
  • Supervivencia a largo plazo.
Bibliografía
  1. American Cancer Society.: Cancer Facts and Figures 2014. Atlanta, Ga: American Cancer Society, 2014. Available online. Last accessed March 26, 2014. 

Adaptación psicológica

El tratamiento del cáncer en la niñez es una experiencia que provoca mucha tensión, que desafía y perturba a los niños y a los miembros de sus familias. Por consiguiente, se supone que los niños que reciben tratamiento para el cáncer tienen un riesgo significativamente más alto de depresión, ansiedad y otros indicadores de aflicción psicológica. Sin embargo, los datos probatorios empíricos para apoyar esta suposición son débiles. En términos generales, los estudios indican que los niños tratados por cáncer y los niños que sobreviven el cáncer a largo plazo experimentan pocos problemas significativos de adaptación psicológica.[1-3]

Hay indicios de que los niños experimentan aflicción durante el proceso de tratamiento del cáncer. La aflicción parece ser sumamente significativa al principio del tratamiento cuando, por lo general, las hospitalizaciones son más frecuentes, y siguen un patrón que tienden a disminuir la aflicción con el transcurso del tiempo.[4,5] Se comparó a un grupo de 39 familias de niños recién diagnosticados con leucemia, con un grupo de 49 familias de niños sanos. Mientras los padres y los niños tratados por el cáncer informaron tener un mayor grado de aflicción inmediatamente después del diagnóstico, este grado disminuyó durante los cuatro años de seguimiento y no hubo diferencias significativas con respecto a la aflicción psicológica cuando se lo comparó con la cohorte saludable.[4] Se ha informado sobre hallazgos similares en otras culturas.[6]

Se ha cuestionado la validez de obtener informes exactos sobre la aflicción psicológica en esta población. Una investigación que se cuestionó si la una actitud psicológica defensiva puede ocultar la notificación de la depresión y otros síntomas de aflicción psicológica estudió a 107 niños tratados por cáncer y a 422 controles sanos mediante una serie de mediciones de depresión y ansiedad.[7][Grado de comprobación: II] Los informes revelaron que los niños tratados por cáncer notificaron significativamente menos síntomas depresivos que los niños sanos y la conducta no se correlacionó con los informes de depresión. Otro estudio de 205 niños y 321 padres de niños con cáncer, asma o que no presentaban ningún problema significativo de salud tampoco encontró grados de depresión significativos en los niños tratados por cáncer. Sin embargo, los padres de niños que padecían de cáncer atribuyeron características de más alegría a sus hijos que los padres de los niños de los otros grupos.[8][Grado de comprobación: II]

Hay estudios que no indicaron diferencias con los controles en las siguientes mediciones:

  • Autoestima.[9,10]
  • Esperanza.[9]
  • Depresión, ansiedad o soledad.[10]

Un grupo de investigadores [10] encontró que los maestros percibían a los niños con cáncer como más sociables y menos agresivos, y los compañeros los caracterizaron como menos agresivos y con mayor aceptación social que los otros compañeros. Puede haber diferencia según quién sea el que rinda el informe: los padres de los niños dan cuenta de más limitaciones de sus hijos que las que informan los niños mismos,[11] aunque los niños notifican sentirse menos satisfechos con su aptitud atlética que la que informan sus compañeros.[10]

Diferencias en la adaptación

El diagnóstico y el tipo de tratamiento parecen determinar una diferencia en la adaptación de subgrupos específicos de niños con cáncer.[12]

Tumores sólidos

Los niños tratados por tumores sólidos que no comprometen el sistema nervioso central (SNC) parecen mostrar una aflicción psicológica mínima y esto se mantiene después del tratamiento.[13]

Leucemia linfoblástica aguda o linfoma

Los niños tratados por leucemia linfoblástica aguda (LLA) o linfoma dan cuenta de un funcionamiento emocional, habilidades cognitivas, autonomía e interacciones familiares más precarias que los niños tratados por tumores sólidos que no sean del SNC.[13]

Tumores del SNC

En el caso de aquellos niños cuya enfermedad o tratamiento involucra directamente al SNC, el riesgo de que presenten problemas sociales o emocionales es mucho mayor. Los compañeros de los niños con tumores de cerebro los perciben como enfermos, cansados, ausentes de la escuela y aislados socialmente, y es menos probable que los consideren sus amigos.[14]

Trasplante de células madre

Los niños que reciben un trasplante hematopoyético de células madre (TCMH) probablemente presenten al pasar el tiempo, una disminución tanto de su aptitud social como del concepto que tienen de sí mismos.[15]

Etnia

La etnia puede desempeñar una función en la calidad de vida.[16]

Factores familiares

Los factores familiares parecen desempeñar una importante en la adaptación del niño, así como la cohesión de la familia y la expresividad se relacionan con mejores resultados; los conflictos familiares se relacionan con resultados más precarios, en particular en los niños sometidos a un tratamiento más enérgico.[15] Es más probable que los niños más pequeños (preescolares) exhiban grados más altos de problemas de comportamiento (por ejemplo, agresión, impulsividad o conducta desorganizada) durante el tratamiento que los adolescentes, pero la calidad de vida relacionada con la salud (CVRS) en general que notifican los padres es mejor en los niños más pequeños que en los adolescentes.[17] La edad también puede servir como mediador entre la forma de hacer frente a los problemas y el grado percibido de control que experimentan los niños tratados por cáncer. Mientras un grupo de investigadores indicó que los niños con cáncer dieron cuenta de un uso significativamente más frecuente de estrategias de evasión para abordar los problemas que los niños sanos, independientemente de la edad,[18] otro grupo indicó que la relación entre el control percibido y el enfrentar los problemas o las emociones (el hacer frente a los problemas se relacionó con evaluaciones más altas de control) estaba mediado por la edad.[19] Se ha llevado a cabo un número limitado de estudios en este campo y es probable que haya una cantidad adicional de mediadores de las relaciones entre la adaptación a los problemas y el enfrentarlos que aún no han sido estudiados.

Estudio del sobreviviente de cáncer en la niñez

El Childhood Cancer Survivor Study (CCSS) es un estudio multicéntrico amplio que se lleva a cabo actualmente para comparar a más de 10.000 sobrevivientes a largo plazo de cáncer de la niñez con una población de control compuesta por hermanos. Mediante el uso extenso de una metodología de encuestas que permiten relacionar informes del funcionamiento actual con el diagnóstico, los tipos de tratamiento y otros factores de salud relacionados con el cáncer y su tratamiento, el CCSS ha realizado una observación con criterio selectivo de la adaptación a largo plazo en muestras numerosas de adultos jóvenes tratados por cánceres de la niñez similares. En un informe del CCSS, se encuestó a 2.778 sobrevivientes de tumores sólidos diagnosticados en la niñez y a 2.925 hermanos mediante un cuestionario estandarizado de seguimiento a largo plazo. Se notificaron los síntomas relacionados con la depresión, la somatización y la ansiedad, junto con información demográfica, de salud y médica. Los sobrevivientes de cáncer dieron cuenta de pocos síntomas de aflicción psicológica o ninguna, aunque los sobrevivientes de cánceres de tumores sólidos notificaron grados más altos de aflicción psicológica que sus hermanos. No hubo diferencias entre estas mediciones y los valores de referencia de la población. Tanto para los sobrevivientes de cáncer como para sus hermanos, el ser mujer, un grado de educación más bajo y el ingreso alcanzado, autopercepción de una salud precaria e informes de problemas de salud actuales, se relacionaron todos con grados más altos de síntomas de aflicción psicológica.[20][Grado de comprobación: II]

El CCSS también notificó resultados positivos en los adultos jóvenes sobrevivientes de leucemias y linfomas. Se administraron cuestionarios de seguimiento sobre adaptación psicológica a 5.736 sobrevivientes adultos jóvenes de leucemia, linfoma no Hodgkin y enfermedad de Hodgkin, y a 2.565 hermanos adultos. Los sobrevivientes dieron cuenta de grados más altos de síntomas depresivos y aflicción somática que los hermanos, pero las puntuaciones ambos grupos se ubicaron dentro del rango clínicamente significativo para la población general. Los factores sociodemográficos como el género y la situación socioeconómica se relacionaron con informes de síntomas depresivos, independientemente del estado de tratamiento. El único factor relacionado con la enfermedad que estuvo ligado a la aflicción al psicológica fue la quimioterapia intensiva, que se vinculó con un aumento de afecciones somáticas.[2][Grado de comprobación: II] Los sobrevivientes de cánceres de cerebro dieron cuenta de resultados similares. Los sobrevivientes de tumores de cerebro notificaron grados más altos de sintomatología depresiva que sus hermanos, pero las tasas de ambos grupos fueron similares a las tasas de la población general.[3][Grado de comprobación: II] Hay un sumario disponible con los principales resultados sicosociales notificados por el CCSS.[21][Grado de comprobación: II] Otros informes del CCSS aborda el consumo de alcohol,[22] la función de la limitación física en el HRQL,[23][Grado de comprobación: II] fatiga y sueño.[24]

Depresión y suicidio

Los adultos jóvenes sobrevivientes del cáncer de la niñez pueden tener un riesgo elevado de manifestar una conducta suicida (que incluye comportamientos como ideación suicida, autoagresiones [cortes] e intentos de autoeliminación, pensamientos y comportamientos suicidas). Un informe de Europa oriental comparó las respuestas de 228 sobrevivientes a largo plazo de cáncer de la niñez con las respuestas de 127 controles al Center for Epidemiologic Studies Depression Scale (CES-D) y el Suicidal Ideation and Behaviour Questionnaire. Las tasas de síntomas depresivos de que dieron cuenta los sobrevivientes de cáncer de la niñez fueron tres veces más altas que las tasas notificadas por los controles, con 13% que indicaba algún grado de ideación suicida.[25] De manera análoga, 226 sobrevivientes adultos de cáncer de la niñez atendidos en un consultorio de sobrevivientes completaron el Short Form-36 (SF-36), el Beck Depression Inventory (BDI), y los elementos relacionados con el suicidio de la Symptom Checklist-90-Revised (SCL-90-R) y la Beck Scale for Suicide Ideation (BSS). En las mediciones se evaluó si los sobrevivientes habían intentado suicidarse alguna vez o si experimentaron alguna ideación suicida significativa durante la última semana; 29 participantes (12,83%) dieron cuenta de tendencias o comportamientos suicidas. Estas se relacionaron con una edad más temprana en el momento del diagnóstico, mayor tiempo transcurrido desde el diagnóstico, radioterapia dirigida al cráneo, diagnóstico de la leucemia, dolor y preocupaciones por la apariencia física. El estado físico presente, que incluyó el dolor, se relacionó con una conducta suicida.[26][Grado de comprobación: II] Estos estudios exhiben muestras relativamente pequeñas, con grupos de comparación pequeños, y pueden reflejar un sesgo de notificación representado en las personas que asisten activamente a los consultorios de seguimiento. No obstante, si bien estos resultados son incompatibles con otros hallazgos relacionados con la aflicción psicológica, indican la necesidad de seguimiento y vigilancia permanente de los adultos sobrevivientes de cáncer en la niñez.

La significativa inquietud por el potencial para el suicidio como un efecto secundario de los inhibidores selectivos de la recaptación de la serotonina (ISRS) ha llevado a la Administración de Drogas y Alimentos de los Estados Unidos (FDA) a emitir una advertencia acerca de su uso que incluye la importancia de la vigilancia cuidadosa de los riesgos potenciales.[27] Antes de que se emitiera esta Advertencia Sanitaria de la FDA, la experiencia clínica y los resultados de ensayos clínicos pequeños indicaron que los antidepresivos se pueden administrar con seguridad a los pacientes adultos de cáncer, aunque no hay ningún ensayo clínico controlado que apoye esta posición. La razón entre el beneficio y el riesgo del uso de los ISRS puede no ser tan favorable para los niños y los adolescentes. En varios ensayos clínicos multicéntricos, doble ciegos, aleatorizados, controlados con placebo en los que se usaron ISRS para niños y adolescentes con un trastorno depresivo grave, pero sin cáncer, se encontraron mejoras moderadas para la fluoxetina,[28,29] la paroxetina,[30] y la sertralina.[31][Grado de comprobación: I] Estas mejoras fueron contrarrestadas con informes sobre efectos secundarios graves de la paroxetina que incluyeron empeoramiento de los síntomas psiquiátricos, mayor ideación y gestos suicidas, mayores problemas de conducta y hostilidad.[30] e intentos de suicidio con la sertralina.[31][Grado de comprobación: I]

Ninguno de estos ensayos clínicos incluyó a niños y adolescentes tratados por cáncer ni se enfocó en ellos. Las preocupaciones por los beneficios en función del riesgo ya alcanzaron el nivel de inquietud en el seno de la normativa internacional. La Medicines and Healthcare Products Regulatory Agency de Gran Bretaña recomendó que la mayoría de los medicamentos de la categoría ISRS no se usaran con niños y adolescentes,[32] y la FDA expuso inquietudes similares en un documento de Conversación (talk paper) y posteriormente emitió una notificación en forma de "sello de advertencia.[27] En un metaanálisis importante publicado en el Journal of the American Medical Association se volvieron a analizar los datos de estudios de niños y adolescentes [33][Grado de comprobación: I] (que incluyó siete estudios que no se habían incluido en el metaanálisis inicial [34][Grado de comprobación: I]) en el que se usó un modelo de efectos aleatorios. Mientras que en este nuevo análisis se encontró un riesgo general mayor de ideación suicida o intento de suicidio compatible con el metaanálisis inicial, las diferencias de riesgos en conjunto resultaron ser más pequeñas y estadísticamente insignificantes.[33] Además, en otro estudio en el que se examinan los datos estadounidenses y holandeses se indica una disminución de los ISRS recetados a los niños y adolescentes, y un aumento simultáneo de las tasas de suicidio en esta población de pacientes desde que se emitió la Advertencia Sanitaria de la FDA.[35]

En resumen, la ecuación riesgo/beneficio favorece el uso apropiado de antidepresivos con un seguimiento minucioso de las tendencias suicidas.[36] El British Committee on Safety of Medicines consideró que solo uno de los ISRS (fluoxetina) exhibe un equilibrio favorable de los beneficios sobre los riesgos, pero que solo se considera beneficioso en aproximadamente 1 de cada 10 pacientes.[37] De forma compatible con este resultado, los análisis estratificados por edad de niños y adolescentes encontraron que para niños menores de 12 años que padecen de depresión grave, solo la fluoxetina mostró beneficios sobre un placebo.[33]

Como se ha señalado, ninguno de los niños o adolescentes en estos estudios tenían cáncer, de modo que no hay informes disponibles que aborden la cuestión de si hay riesgos adicionales mayor de fenómenos adversos asociados con el uso de ISRS después de la exposición a diferentes sustancias quimioterapéuticas o tratamiento con radioterapia dirigida al SNC. Se deben usar tratamientos de primera línea, alternativos, eficaces, con terapias conductuales y farmacológicas para la depresión en niños y adolescentes tratados por cáncer. Sin embargo, si los riesgos de padecer de depresión son significativos y se considera administrar ISRS, es esencial consultar con un psiquiatra o neurólogo especializados en pediatría y realizar una vigilancia minuciosa de posibles fenómenos adversos.

Trastorno por estrés postraumático y síntomas de estrés postraumático

La experiencia del tratamiento del cáncer se puede considerar un acontecimiento traumático significativo, dado la naturaleza de diagnóstico, el número de procedimientos invasores y dolorosos, y las hospitalizaciones a menudo largas que los niños y sus familias deben soportar. Sobre la base de este modelo de exposición, varios estudios investigaron si los niños tratados por cáncer tienen un riesgo significativamente más alto de padecer de síntomas del trastorno por estrés postraumático (TEPT). Los resultados de estos estudios son variados.[38] Un estudio notificó que los niños y adolescentes que recibieron el tratamiento expresaron que padecieron de algunos síntomas de estrés postraumático; sin embargo, para la mayoría de los niños estos síntomas no cumplieron los criterios para un diagnóstico de TEPT y los síntomas disminuyeron con el transcurso del tiempo.[39][Grado de comprobación: II]

En otros estudios se indica que los sobrevivientes de cáncer de la niñez tienen un mayor riesgo de padecer de síntomas de estrés postraumáticos y TEPT después de finalizar el tratamiento. En un estudio de 78 adultos de 18 a 41 años de edad que fueron tratados por cáncer de la niñez, 20,5% cumplieron con los criterios para un diagnóstico de TEPT en algún momento desde el final de su tratamiento. Se notificó que en la muestra se produjeron acontecimientos clínicamente significativos de síntomas interferentes (9%) y síntomas de evasión (16,7%) y que los síntomas se relacionaban con informes de grados elevados ansiedad y otras medidas de la aflicción psicológica.[40][Grado de comprobación: II] Los sobrevivientes que expresan tener grados más altos de incertidumbre acerca de su enfermedad y su futuro parecen tener mayores probabilidades de presentar síntomas de estrés postraumáticos más elevados.[41][Grado de comprobación: II][42] En un estudio con 182 adolescentes y adultos jóvenes sobrevivientes de cáncer por más de cinco años después del diagnóstico, y que tenían más de dos años de haber terminado el tratamiento de cáncer, también se halló que 16% satisfizo los criterios de TEPT. También se notificó una relación entre el TEPT y grados más altos de otros problemas psicológicos.[43] Cuando los sobrevivientes satisfacen los criterios de TEPT, tienen mayores probabilidades de padecer depresión y afectos negativos y un menor grado de satisfacción con la vida, y dan cuenta de tener una HRQL más precaria, así como dificultades para cumplir tareas de desarrollo.[44][Grado de comprobación: II]

Bibliografía
  1. Eiser C, Hill JJ, Vance YH: Examining the psychological consequences of surviving childhood cancer: systematic review as a research method in pediatric psychology. J Pediatr Psychol 25 (6): 449-60, 2000.  [PUBMED Abstract]

  2. Zebrack BJ, Zeltzer LK, Whitton J, et al.: Psychological outcomes in long-term survivors of childhood leukemia, Hodgkin's disease, and non-Hodgkin's lymphoma: a report from the Childhood Cancer Survivor Study. Pediatrics 110 (1 Pt 1): 42-52, 2002.  [PUBMED Abstract]

  3. Zebrack BJ, Gurney JG, Oeffinger K, et al.: Psychological outcomes in long-term survivors of childhood brain cancer: a report from the childhood cancer survivor study. J Clin Oncol 22 (6): 999-1006, 2004.  [PUBMED Abstract]

  4. Sawyer M, Antoniou G, Toogood I, et al.: Childhood cancer: a 4-year prospective study of the psychological adjustment of children and parents. J Pediatr Hematol Oncol 22 (3): 214-20, 2000 May-Jun.  [PUBMED Abstract]

  5. Varni JW, Katz E: Stress, social support and negative affectivity in children with newly diagnosed cancer: a prospective transactional analysis. Psychooncology 6 (4): 267-78, 1997.  [PUBMED Abstract]

  6. Chao CC, Chen SH, Wang CY, et al.: Psychosocial adjustment among pediatric cancer patients and their parents. Psychiatry Clin Neurosci 57 (1): 75-81, 2003.  [PUBMED Abstract]

  7. Phipps S, Srivastava DK: Approaches to the measurement of depressive symptomatology in children with cancer: attempting to circumvent the effects of defensiveness. J Dev Behav Pediatr 20 (3): 150-6, 1999.  [PUBMED Abstract]

  8. Grootenhuis MA, Last BF, van der Wel M, et al.: Parents' attribution of positive characteristics to their children with cancer. Psychol Health 13: 67-81, 1998. 

  9. Ritchie MA: Self-esteem and hopefulness in adolescents with cancer. J Pediatr Nurs 16 (1): 35-42, 2001.  [PUBMED Abstract]

  10. Noll RB, Gartstein MA, Vannatta K, et al.: Social, emotional, and behavioral functioning of children with cancer. Pediatrics 103 (1): 71-8, 1999.  [PUBMED Abstract]

  11. Levi RB, Drotar D: Health-related quality of life in childhood cancer: discrepancy in parent-child reports. Int J Cancer Suppl 12: 58-64, 1999.  [PUBMED Abstract]

  12. Armstrong FD, Toledano SR, Miloslavich K, et al.: The Miami pediatric quality of life questionnaire: parent scale. Int J Cancer Suppl 12: 11-7, 1999.  [PUBMED Abstract]

  13. Calaminus G, Weinspach S, Teske C, et al.: Quality of life in children and adolescents with cancer. First results of an evaluation of 49 patients with the PEDQOL questionnaire. Klin Padiatr 212 (4): 211-5, 2000 Jul-Aug.  [PUBMED Abstract]

  14. Vannatta K, Gartstein MA, Short A, et al.: A controlled study of peer relationships of children surviving brain tumors: teacher, peer, and self ratings. J Pediatr Psychol 23 (5): 279-87, 1998.  [PUBMED Abstract]

  15. Phipps S, Mulhern RK: Family cohesion and expressiveness promote resilience to the stress of pediatric bone marrow transplant: a preliminary report. J Dev Behav Pediatr 16 (4): 257-63, 1995.  [PUBMED Abstract]

  16. Casillas JN, Zebrack BJ, Zeltzer LK: Health-related quality of life for Latino survivors of childhood cancer. J Psychosoc Oncol 24 (3): 125-45, 2006.  [PUBMED Abstract]

  17. Barrera M, Wayland LA, D’Agostino NM, et al.: Developmental differences in psychological adjustment and health-related quality of life in pediatric cancer patients. Child Health Care 32 (3): 215-32, 2003. 

  18. Phipps S, Fairclough D, Mulhern RK: Avoidant coping in children with cancer. J Pediatr Psychol 20 (2): 217-32, 1995.  [PUBMED Abstract]

  19. Sorgen KE, Manne SL: Coping in children with cancer: examining the goodness-of-fit hypothesis. Child Health Care 31 (3): 191-207, 2002. 

  20. Zebrack BJ, Zevon MA, Turk N, et al.: Psychological distress in long-term survivors of solid tumors diagnosed in childhood: a report from the childhood cancer survivor study. Pediatr Blood Cancer 49 (1): 47-51, 2007.  [PUBMED Abstract]

  21. Zeltzer LK, Lu Q, Leisenring W, et al.: Psychosocial outcomes and health-related quality of life in adult childhood cancer survivors: a report from the childhood cancer survivor study. Cancer Epidemiol Biomarkers Prev 17 (2): 435-46, 2008.  [PUBMED Abstract]

  22. Lown EA, Goldsby R, Mertens AC, et al.: Alcohol consumption patterns and risk factors among childhood cancer survivors compared to siblings and general population peers. Addiction 103 (7): 1139-48, 2008.  [PUBMED Abstract]

  23. Ness KK, Gurney JG, Zeltzer LK, et al.: The impact of limitations in physical, executive, and emotional function on health-related quality of life among adult survivors of childhood cancer: a report from the Childhood Cancer Survivor Study. Arch Phys Med Rehabil 89 (1): 128-36, 2008.  [PUBMED Abstract]

  24. Mulrooney DA, Ness KK, Neglia JP, et al.: Fatigue and sleep disturbance in adult survivors of childhood cancer: a report from the childhood cancer survivor study (CCSS). Sleep 31 (2): 271-81, 2008.  [PUBMED Abstract]

  25. Svetičič J, Jereb B, Bucik V, et al.: Suicidal behaviour in long-term survivors of childhood cancer. [Abstract] Psychiatr Danub 18 (Suppl 1): 39-40, 2006. 

  26. Recklitis CJ, Lockwood RA, Rothwell MA, et al.: Suicidal ideation and attempts in adult survivors of childhood cancer. J Clin Oncol 24 (24): 3852-7, 2006.  [PUBMED Abstract]

  27. U.S. Food and Drug Administration.: Antidepressant Use in Children, Adolescents, and Adults. Rockville, Md: Food and Drug Administration, Center for Drug Evaluation and Research, 2007. Available online. Last accessed October 8, 2013. 

  28. Emslie GJ, Rush AJ, Weinberg WA, et al.: A double-blind, randomized, placebo-controlled trial of fluoxetine in children and adolescents with depression. Arch Gen Psychiatry 54 (11): 1031-7, 1997.  [PUBMED Abstract]

  29. Emslie GJ, Heiligenstein JH, Wagner KD, et al.: Fluoxetine for acute treatment of depression in children and adolescents: a placebo-controlled, randomized clinical trial. J Am Acad Child Adolesc Psychiatry 41 (10): 1205-15, 2002.  [PUBMED Abstract]

  30. Keller MB, Ryan ND, Strober M, et al.: Efficacy of paroxetine in the treatment of adolescent major depression: a randomized, controlled trial. J Am Acad Child Adolesc Psychiatry 40 (7): 762-72, 2001.  [PUBMED Abstract]

  31. Wagner KD, Ambrosini P, Rynn M, et al.: Efficacy of sertraline in the treatment of children and adolescents with major depressive disorder: two randomized controlled trials. JAMA 290 (8): 1033-41, 2003.  [PUBMED Abstract]

  32. Safety Review of Antidepressants Used by Children Completed. London, UK: Medicines and Healthcare Products Regulatory Agency, 2003. Available online. Last accessed October 8, 2013. 

  33. Bridge JA, Iyengar S, Salary CB, et al.: Clinical response and risk for reported suicidal ideation and suicide attempts in pediatric antidepressant treatment: a meta-analysis of randomized controlled trials. JAMA 297 (15): 1683-96, 2007.  [PUBMED Abstract]

  34. Hammad TA, Laughren T, Racoosin J: Suicidality in pediatric patients treated with antidepressant drugs. Arch Gen Psychiatry 63 (3): 332-9, 2006.  [PUBMED Abstract]

  35. Gibbons RD, Brown CH, Hur K, et al.: Early evidence on the effects of regulators' suicidality warnings on SSRI prescriptions and suicide in children and adolescents. Am J Psychiatry 164 (9): 1356-63, 2007.  [PUBMED Abstract]

  36. Leon AC: The revised black box warning for antidepressants sets a public health experiment in motion. J Clin Psychiatry 68 (7): 1139-41, 2007.  [PUBMED Abstract]

  37. Ramchandani P: Treatment of major depressive disorder in children and adolescents. BMJ 328 (7430): 3-4, 2004.  [PUBMED Abstract]

  38. Bruce M: A systematic and conceptual review of posttraumatic stress in childhood cancer survivors and their parents. Clin Psychol Rev 26 (3): 233-56, 2006.  [PUBMED Abstract]

  39. Phipps S, Long A, Hudson M, et al.: Symptoms of post-traumatic stress in children with cancer and their parents: effects of informant and time from diagnosis. Pediatr Blood Cancer 45 (7): 952-9, 2005.  [PUBMED Abstract]

  40. Hobbie WL, Stuber M, Meeske K, et al.: Symptoms of posttraumatic stress in young adult survivors of childhood cancer. J Clin Oncol 18 (24): 4060-6, 2000.  [PUBMED Abstract]

  41. Lee YL: The relationships between uncertainty and posttraumatic stress in survivors of childhood cancer. J Nurs Res 14 (2): 133-42, 2006.  [PUBMED Abstract]

  42. Santacroce SJ, Lee YL: Uncertainty, posttraumatic stress, and health behavior in young adult childhood cancer survivors. Nurs Res 55 (4): 259-66, 2006 Jul-Aug.  [PUBMED Abstract]

  43. Rourke MT, Hobbie WL, Schwartz L, et al.: Posttraumatic stress disorder (PTSD) in young adult survivors of childhood cancer. Pediatr Blood Cancer 49 (2): 177-82, 2007.  [PUBMED Abstract]

  44. Schwartz L, Drotar D: Posttraumatic stress and related impairment in survivors of childhood cancer in early adulthood compared to healthy peers. J Pediatr Psychol 31 (4): 356-66, 2006.  [PUBMED Abstract]

Familias

Una idea generalmente difundida en la comunidad es que el cáncer es una enfermedad de familia; este concepto es apoyado claramente por los padres y los hermanos de los niños que se están tratando por cáncer. Sin embargo, los efectos de tener un hijo o un hermano con cáncer no son uniformes, ya sea en todos los miembros de la familia o en todas las etapas del proceso de tratamiento, y la bibliografía refleja la variabilidad de la vivencia de cada miembro de familia.

Padres

El diagnóstico del cáncer de la niñez representa el comienzo de un período de aflicción sustancial para los padres, que expresan conmoción, dolor emocional, dificultad para hacer frente a los procedimientos a los que se somete su hijo, pensamientos reflexivos y búsqueda ávida de información, acompañados de un sentimiento de falta de control.[1-3] En un estudio se indicó que, a excepción de uno, todos los participantes en una muestra de 119 madres y 52 padres de niños en tratamiento de cáncer dieron cuenta de síntomas tales como estrés traumático, pensamientos interferentes, estado de vigilia fisiológica y evasión.[4] Cuando se comparó a los padres de los niños en tratamiento (n = 175) con los padres de los niños que habían completado el tratamiento (n = 238), los padres que estaban en la fase aguda del tratamiento presentaron, con mayor frecuencia, más síntomas de estrés traumático (interferencia, vigilia) después del tratamiento, aunque algunos padres dieron cuenta de estos síntomas después del tratamiento. Algunos factores demográficos pueden influir en el grado en el que los padres presentaron un estrés tan significativo como para deteriorar su funcionamiento. Fue más probable que las madres informaran de grados más altos de estrés que los padres y más probable que los padres con menos años de escolaridad y estado socioeconómico más bajo padecieran estrés traumático en cualquier momento.[5]

Los modelos de estrés en los padres de familias de niños tratados por cáncer son diferentes de los de las familias de los niños tratados por otras enfermedades. En un estudio amplio de 675 padres de niños que fueron tratados por cáncer o diabetes, o que eran sanos, los padres de niños con cáncer dieron cuenta de grados significativamente más altos de aflicción —según se indica en las áreas específicas de ansiedad, aflicción física y psicológica, depresión y soledad— que los padres de niños con diabetes. Los grados de aflicción de los padres de pacientes de cáncer coincidieron con los de los padres de pacientes con diabetes en las mediciones de la incertidumbre, pérdida del control, autoestima, temor relacionado con la enfermedad y perturbaciones del sueño. El grado de aflicción de los padres de niños con cáncer disminuyeron en intensidad a medida que pasaba más tiempo desde el diagnóstico.[6]

Al mismo tiempo que enfrentan mayor aflicción, los padres de niños con cáncer manifiestan querer seguir siendo fuertes y optimistas por sus hijos.[7] Un estudio no descubrió diferencias en las múltiples mediciones de aflicción familiar y funcionamiento psicológico entre las familias de niños con cáncer y las familias de niños sanos.[8]

Varios factores parecen ser predictivos de la adaptación a largo plazo de los padres. Una mejor adaptación a corto y largo plazo suele ser experimentada por aquellos padres que:[9-11]

  • Están empleados.
  • Tienen apoyo social de la familia, los amigos y los miembros del equipo de atención de la salud.
  • Como padres, manejan grados inferiores de estrés.
  • Tienen una visión positiva de la calidad de vida de sus hijos.
  • Tienen expectativas positivas con respecto al resultado del tratamiento.

Entre los factores relacionados con una adaptación más precaria como padres, tenemos los siguientes:[12,13]

  • Expectativas bajas por parte de los padres sobre un resultado positivo.
  • Sentimientos de desesperanza, incertidumbre y ansiedad.
  • Grado de apoyo social bajo.
  • Interacción negativa con el equipo de ayuda médica.
  • Evaluación negativa de la calidad de vida del niño.

La raza [14] y el género de los padres [15] podría influir en la intensidad del efecto de estos factores de funcionamiento parental. En circunstancias poco frecuentes, la tensión de hacer frente al dolor, los efectos secundarios adversos, la falta de control o de comprensión de la información o los resultados, así como los conflictos con los profesionales de atención de la salud, pueden llevar a que los padres abandonen el tratamiento del cáncer que reciben sus hijos.[16]

La mayoría de los estudios indican que, con el transcurso del tiempo, la aflicción emocional y el estrés percibido de la madre disminuye, pero la carga percibida de cuidar a un niño con cáncer permanece estable, así como características positivas tales como el control parental, la crianza y la capacidad de respuesta.[14] Este modelo se puede relacionar con grados altos de apoyo social provisto en el momento del diagnóstico, con una disminución gradual de la cantidad de apoyo pero una calidad estable de apoyo percibido durante todas las fases del tratamiento del cáncer.[15] En general, se considera que los padres son capaces de soportar y recuperarse pronto de la adversidad,[12][Grado de comprobación: II] pero la soledad y la continua incertidumbre de los padres pueden durar mucho más allá de la fase de tratamiento si hay efectos tardíos constantes durante el tratamiento del niño.[17][Grado de comprobación: II] En pocos estudios se indicó que un número considerable de padres (30%–36%) de sobrevivientes de cáncer a largo plazo pueden presentar síntomas intensos a largo plazo relacionados con el estrés que se ubican por debajo del umbral para un diagnóstico de trastorno por estrés postraumático (TEPT) pero que, no obstante, constituyen un apreciable problema para estos padres.[18,19][Grado de comprobación: II] Los síntomas fueron tan graves que, por lo menos en 20 familias, uno de los padres cumplía los criterios para un diagnóstico de TEPT.[19]

Hermanos

Los retos de tratar con el diagnóstico y tratamiento del cáncer de la niñez también tienen consecuencias en los hermanos para enfrentar el problema y adaptarse. Durante el tratamiento, los hermanos de niños con cáncer pueden informar:

  • Grados más altos de ansiedad y soledad de los que manifiestan los hermanos de niños sanos.[20][Grado de comprobación: II]
  • Síntomas de aflicción postraumática (aproximadamente 50% de los hermanos lo manifiestan).[21][Grado de comprobación: II]
  • Sufrimiento por las perturbaciones y las separaciones familiares.[21]
  • Falta de atención relacionada con el enfoque de otros miembros de la familia en el niño enfermo.[21]
  • Interacción negativa con miembros de la familia.[21]
  • Miedo a que el hermano fallezca.[21]

Los hermanos de niños con cáncer también informan que se tornan más compasivos y perciben que sus familias se unen más a través de la vivencia.[22]

En las familias, el riesgo aumenta antes las siguientes condiciones:

  • Menor edad del paciente.[22]
  • Una mayor duración del tratamiento de cáncer.[20]
  • Si el niño con cáncer muere.[23]

En los hermanos de los niños que reciben un trasplante de células madre hematopoyéticas alogénico, el riesgo de ansiedad y menor autoestima es mayor en los hermanos que sirven como donantes de las células madre hematopoyéticas, mientras que los que no son donantes tienen mayor riesgo de tener problemas escolares.[24] Los programas de apoyo social como los grupos de hermanos [25] o las vivencias de participar en campamentos de verano [26] parecen resultar en una reducción en los informes de ansiedad y una mejor autoestima en los hermanos de niños tratados por cáncer.

Bibliografía
  1. McGrath P: Treatment for childhood acute lymphoblastic leukaemia: the fathers' perspective. Aust Health Rev 24 (2): 135-42, 2001.  [PUBMED Abstract]

  2. Levi RB, Marsick R, Drotar D, et al.: Diagnosis, disclosure, and informed consent: learning from parents of children with cancer. J Pediatr Hematol Oncol 22 (1): 3-12, 2000 Jan-Feb.  [PUBMED Abstract]

  3. Goldbeck L: Parental coping with the diagnosis of childhood cancer: gender effects, dissimilarity within couples, and quality of life. Psychooncology 10 (4): 325-35, 2001 Jul-Aug.  [PUBMED Abstract]

  4. Kazak AE, Boeving CA, Alderfer MA, et al.: Posttraumatic stress symptoms during treatment in parents of children with cancer. J Clin Oncol 23 (30): 7405-10, 2005.  [PUBMED Abstract]

  5. Norberg AL, Lindblad F, Boman KK: Parental traumatic stress during and after paediatric cancer treatment. Acta Oncol 44 (4): 382-8, 2005.  [PUBMED Abstract]

  6. Boman KK, Viksten J, Kogner P, et al.: Serious illness in childhood: the different threats of cancer and diabetes from a parent perspective. J Pediatr 145 (3): 373-9, 2004.  [PUBMED Abstract]

  7. Young B, Dixon-Woods M, Windridge KC, et al.: Managing communication with young people who have a potentially life threatening chronic illness: qualitative study of patients and parents. BMJ 326 (7384): 305, 2003.  [PUBMED Abstract]

  8. Noll RB, Gartstein MA, Hawkins A, et al.: Comparing parental distress for families with children who have cancer and matched comparison families without children with cancer. Fam Syst Med 13 (1): 11-27, 1995. 

  9. Rourke MT, Stuber ML, Hobbie WL, et al.: Posttraumatic stress disorder: understanding the psychosocial impact of surviving childhood cancer into young adulthood. J Pediatr Oncol Nurs 16 (3): 126-35, 1999.  [PUBMED Abstract]

  10. Kazak AE, Barakat LP: Brief report: parenting stress and quality of life during treatment for childhood leukemia predicts child and parent adjustment after treatment ends. J Pediatr Psychol 22 (5): 749-58, 1997.  [PUBMED Abstract]

  11. Grootenhuis MA, Last BF: Predictors of parental emotional adjustment to childhood cancer. Psychooncology 6 (2): 115-28, 1997.  [PUBMED Abstract]

  12. Dockerty JD, Williams SM, McGee R, et al.: Impact of childhood cancer on the mental health of parents. Med Pediatr Oncol 35 (5): 475-83, 2000.  [PUBMED Abstract]

  13. Santacroce S: Uncertainty, anxiety, and symptoms of posttraumatic stress in parents of children recently diagnosed with cancer. J Pediatr Oncol Nurs 19 (3): 104-11, 2002 May-Jun.  [PUBMED Abstract]

  14. Steele RG, Long A, Reddy KA, et al.: Changes in maternal distress and child-rearing strategies across treatment for pediatric cancer. J Pediatr Psychol 28 (7): 447-52, 2003 Oct-Nov.  [PUBMED Abstract]

  15. Hoekstra-Weebers JE, Jaspers JP, Kamps WA, et al.: Psychological adaptation and social support of parents of pediatric cancer patients: a prospective longitudinal study. J Pediatr Psychol 26 (4): 225-35, 2001.  [PUBMED Abstract]

  16. Yeh CH, Lin CF, Tsai JL, et al.: Determinants of parental decisions on 'drop out' from cancer treatment for childhood cancer patients. J Adv Nurs 30 (1): 193-9, 1999.  [PUBMED Abstract]

  17. Van Dongen-Melman JE, Pruyn JF, De Groot A, et al.: Late psychosocial consequences for parents of children who survived cancer. J Pediatr Psychol 20 (5): 567-86, 1995.  [PUBMED Abstract]

  18. Brown RT, Madan-Swain A, Lambert R: Posttraumatic stress symptoms in adolescent survivors of childhood cancer and their mothers. J Trauma Stress 16 (4): 309-18, 2003.  [PUBMED Abstract]

  19. Kazak AE, Alderfer M, Rourke MT, et al.: Posttraumatic stress disorder (PTSD) and posttraumatic stress symptoms (PTSS) in families of adolescent childhood cancer survivors. J Pediatr Psychol 29 (3): 211-9, 2004 Apr-May.  [PUBMED Abstract]

  20. Hamama R, Ronen T, Feigin R: Self-control, anxiety, and loneliness in siblings of children with cancer. Soc Work Health Care 31 (1): 63-83, 2000.  [PUBMED Abstract]

  21. Alderfer MA, Labay LE, Kazak AE: Brief report: does posttraumatic stress apply to siblings of childhood cancer survivors? J Pediatr Psychol 28 (4): 281-6, 2003.  [PUBMED Abstract]

  22. Sargent JR, Sahler OJ, Roghmann KJ, et al.: Sibling adaptation to childhood cancer collaborative study: siblings' perceptions of the cancer experience. J Pediatr Psychol 20 (2): 151-64, 1995.  [PUBMED Abstract]

  23. MacLeod KD, Whitsett SF, Mash EJ, et al.: Pediatric sibling donors of successful and unsuccessful hematopoietic stem cell transplants (HSCT): a qualitative study of their psychosocial experience. J Pediatr Psychol 28 (4): 223-30, 2003.  [PUBMED Abstract]

  24. Packman W: Psychosocial impact of pediatric BMT on siblings. Bone Marrow Transplant 24 (7): 701-6, 1999.  [PUBMED Abstract]

  25. Houtzager BA, Grootenhuis MA, Last BF: Supportive groups for siblings of pediatric oncology patients: impact on anxiety. Psychooncology 10 (4): 315-24, 2001 Jul-Aug.  [PUBMED Abstract]

  26. Murray JS: Self-concept of siblings of children with cancer. Issues Compr Pediatr Nurs 24 (2): 85-94, 2001 Apr-Jun.  [PUBMED Abstract]

Etapa final de la vida

A pesar de los avances significativos en cuanto a la supervivencia a largo plazo sin enfermedad en los niños tratados por cáncer,[1] el cáncer es la segunda causa de muerte por enfermedad en niños estadounidenses.[2] En más de la mitad de los niños en los que falla el tratamiento principal, los tratamientos que utilizan ensayos clínicos (fase I y fase II) para la recaída y reaparición de la enfermedad, es común llevar a cabo un trasplante de células madre hematopoyéticas no emparentado.[3] Esta estrategia es algunas veces eficaz en los niños al provocarles una remisión más prolongada con una calidad de vida que el paciente valora.[4] Por estas razones, muchos niños que reciben tratamiento de cáncer en los Estados Unidos y en el resto del mundo, mueren como pacientes internados mientras reciben un tratamiento activo contra el cáncer.[5] La experiencia clínica y la práctica es la fuerza pujante en este campo; desafortunadamente, se han publicado muy pocos estudios empíricos con el fin de guiar la práctica.

Consideración de los asuntos relacionados con la etapa final de la vida

La planificación como anticipación a la muerte de un niño es un tema muy incómodo para los padres, los demás miembros de la familia y para el equipo de atención médica. Los niños no están supuestos a morir. A pesar de que ha habido un énfasis significativo en entender el proceso de la toma de decisiones y el cuidado que se le da al niño hacia el final de su vida,[6] muchos padres deciden continuar un tratamiento activo contra el cáncer hasta el momento de la muerte.

A 141 padres que habían perdido a sus hijos por cáncer se les preguntó si estos se habían beneficiado o habían sufrido a causa del tratamiento, aunque no se tuvieran expectativas realistas de su eficacia. Treinta y ocho por ciento de los padres indicó que sus niños continuaron recibiendo terapia dirigida al cáncer incluso después de reconocer que no había una probabilidad realista de salvarse. De estos, 61% informó que sus hijos tuvieron cierto grado de sufrimiento y 57% informó que la continuación del tratamiento representó muy poco o ningún beneficio. A pesar de estas observaciones, 57% informó que recomendaría quimioterapia estándar durante la fase final de vida y 33% recomendaría tratamientos experimentales (en fase I y fase II). Los padres que creyeron que sus hijos sufrieron hacia el final de sus vidas tuvieron menos probabilidades de recomendar quimioterapia adicional. Sin embargo, aun aquellos que personalmente no apoyaban el uso de quimioterapia estándar hacia el final de la vida (91%) pensaban que los médicos deben ofrecer su uso de manera opcional.[7]

Las perspectivas de los padres y los médicos sobre la calidad de los cuidados hacia el final de la vida no siempre coinciden. Los padres de niños que han muerto de cáncer informaron que se enfocaron principalmente en el aspecto que tenía que ver con las relaciones, dándole un mayor puntaje de evaluación a los cuidados médicos cuando los oncólogos:[8]

  • Proporcionaban información clara.
  • Se comunicaban con cuidado y sensibilidad.
  • Se comunicaban directamente con el niño cuando era apropiado.
  • Preparaban a los padres sobre las circunstancias alrededor de la muerte inminente del niño.

Los oncólogos fundamentaron la evaluación del tratamiento en mediciones biomédicas tales como una tasa de dolor más baja según los padres y menos días de hospitalización.

Apoyo durante la etapa final de la vida

Los recursos para proporcionar cuidados paliativos a los niños bajo tratamiento de cáncer hacia el final de la vida son con frecuencia limitados. Una encuesta a instituciones pertenecientes al Children’s Oncology Group (tasa de respuesta de 81%) encontró que solo 58% contaron con un equipo de cuidados paliativos pediátrico disponible para la familia,[9] aunque los siguientes servicios relacionados estuvieron disponibles:

  • Servicio de atención al dolor, 90%.
  • Cuidados paliativos, 60%.
  • Equipo de apoyo sicosocial, 80%.
  • Programa de duelo y luto, 59%.

Los servicios de medicina complementaria y alternativa estuvieron disponibles en el 39% de las instituciones y en el 95% de las comunidades que recibían servicio de dichas instituciones. Con frecuencia, en estos programas se observa una carencia de apoyo para otros miembros de la familia, particularmente los hermanos.[5]

Cuidados paliativos

El derivado hacia un cuidado paliativo se ve con frecuencia limitado por las políticas de estos servicios que no aceptan pacientes que todavía reciben quimioterapia activamente. Se hizo una encuesta entre mil doscientos oncólogos pediatras en el Children’s Oncology Group sobre la práctica de derivar al paciente a cuidados paliativos (con una tasa de respuesta de 67%). Los derivados a servicios de cuidados paliativos se vieron limitados por una carencia de acceso a centros paliativos con programas de internado. Sin embargo, los oncólogos pediatras indicaron que si el programa paliativo aceptaba niños que todavía estaban recibiendo quimioterapia, el derivado era más factible y que los niños tenían mayores probabilidades de morir en la casa en vez de en un hospital.[10]

Terapias complementarias y alternativas

A pesar del amplio interés popular en las terapias complementarias y alternativas, a muy pocos niños se les da acceso a este tipo de tratamiento. Un estudio de instituciones pertenecientes al Children’s Oncology Group en Canadá, encontró que las terapias complementarias y alternativas solo se ofrecían en el 18% de los centros de tratamiento, aunque estas estaban disponibles en el 94% de las comunidades. Los derivados directos solo se llevaron a cabo en 6% de las familias y solo 20% de las instituciones habían desarrollado directrices para el uso de las terapias complementarias y alternativas.[11] Para abordar este asunto, hay estudios en curso para examinar la integración de terapias complementarias y alternativas con el tratamiento convencional en el Children’s Oncology Group.[12]

Conversaciones personales

A pesar de la ausencia relativa de un cuidado paliativo estructurado hacia el final de la vida de los niños en tratamiento de cáncer, aun así se suscitan conversaciones personales sobre cuidados paliativos y los asuntos relacionados con el final de la vida entre los padres y los oncólogos. Un estudio con 140 padres cuyos niños murieron de cáncer encontraron que si el oncólogo primario discutía las opciones y que si había un apoyo domiciliario para la salud del paciente, 88% de los padres planificaron de qué manera querían que se proveyera el cuidado hacia el final de la vida y 97% lograron su plan. Esto estuvo relacionado con más muertes en el hogar (72 vs. 8% que no lo planificaron); menos admisión hospitalaria (54 vs. 98%); padres que se sintieron mejor preparados (37 vs. 12%) y cómodos con el proceso (84 vs. 40%); y, para aquellos que murieron en el hospital, menos muertes en la unidad de cuidados intensivos (92 vs. 33%) y con intubación (21 vs. 48%).[13]

Estrategias para mejorar la atención en la etapa final de la vida

El cuidado de los niños hacia el final de la vida es complejo. Un sumario integral sobre los cuidados paliativos pediátricos ha resaltado las siguientes áreas generales que necesitan ser tomadas en cuenta:[14]

  • La comunicación (verbal y no verbal) con los niños y sus familiares deben ser amorosas, sensibles a las preocupaciones del individuo y sus familiares y provistas dentro del contexto de la edad del niño y grado de desarrollo.

  • El cuidado paliativo debería incluir específicamente estrategias para la evaluación y manejo del dolor y otros síntomas relacionados con el final de la vida. Los medicamentos y otras intervenciones como el cuidado de apoyo deben proveerse durante el dolor, agitación, prurito, náusea y vómito, convulsiones y secreciones. También podría resultar apropiado en los niños para quienes el sangrado es una consecuencia de estar ya en el final de su vida, realizar transfusiones de plaquetas.

  • Se debe identificar las necesidades emocionales y espirituales de los niños y familiares y abordarlas. Las familias se componen de individuos y por lo general hay variaciones en la forma en que cada miembro individual de la familia maneja una muerte inminente; las creencias y prácticas culturales podrían también influir en este proceso. El estar consciente de los factores que contribuyen con esta variación y el personalizar las intervenciones a las familias de forma individual constituyen aspectos importantes de los cuidados provistos hacia el final de la vida.

  • Se debe proveer un apoyo estructurado durante el duelo. Algunas instituciones apoyan el uso de un equipo especializado en duelo que le proveen a las familias con artículos tales como las huellas del niño marcadas en papel, álbumes de fotos, y paños bordados que facilitan la transición al momento del deceso del niño. Otras instituciones le proveen a los padres información sobre lo que podría presentarse al momento de la muerte y experiencias comunes de miembros de una familia en las horas, días, semanas y meses luego de la muerte. Algunas proveen de una a tres sesiones de apoyo durante el duelo para los miembros de la familia luego de la muerte de un niño. (Para mayor información, consultar el sumario del PDQ sobre Aflicción, duelo y manejo de la pérdida.)

  • Los padres deben involucrarse a tiempo en conversaciones sobre la planificación del cuidado por adelantado. Se ha indicado que estas conversaciones comienzan al momento del diagnóstico en todos los niños cuyas probabilidades de supervivencia son menos de 50%, aunque otros prefieren posponer estas conversaciones hasta el momento de una recidiva o evolución de la enfermedad. La planificación del cuidado por adelantado incluye conversaciones sobre el uso de tratamientos estándares o experimentales, el lugar preferido donde se quiere que ocurra la defunción, si se involucran los servicios de cuidados paliativos, arreglos funerarios y si se debe dar curso a una orden de No Resucitar (DNR) tanto en el entorno domiciliario como hospitalario. Dependiendo de la capacidad cognitiva y desarrollo del niño, algunos niños al borde de la muerte se benefician del hecho de que se les incluya en estas decisiones de cuidados por adelantado.

Otros aspectos

Hay coincidencia en muchos aspectos del cuidado que se ofrece hacia el final de la vida tanto en los adultos como en los niños. Al mismo tiempo, hay asuntos específicos relacionados con el desarrollo, la familia e, incluidos asuntos jurídicos que son únicos en los niños y requieren una evaluación cuidadosa. Las leyes estatales varían en relación con retirar o no administrar los cuidados y la atención que se proporciona hacia el final de la vida podrían verse afectada por el hecho de si el niño está bajo la custodia de sus padres biológicos o custodios legales, o si se encuentra bajo la custodia del estado. Algunos estados no permiten que se tome una decisión de DNR en niños bajo su cuidado. Los miembros del equipo médico tienen la responsabilidad de estar al tanto de las leyes estatales, las políticas del hospital y los estándares éticos de la comunidad y, de esta forma, integrar esta información en el cuidado que se provee hacia el final de la vida. Finalmente, el reto consiste en equilibrar la intervenciones y el apoyo disponibles con las preocupaciones particulares de la familia, el niño y el médico de forma tal que optimice la calidad de vida del niño y su familia.[15] (Para mayor información, consultar el sumario del PDQ sobre la Etapa final de la vida).

Bibliografía
  1. Linabery AM, Ross JA: Childhood and adolescent cancer survival in the US by race and ethnicity for the diagnostic period 1975-1999. Cancer 113 (9): 2575-96, 2008.  [PUBMED Abstract]

  2. Kochanek KD, Kirmeyer SE, Martin JA, et al.: Annual summary of vital statistics: 2009. Pediatrics 129 (2): 338-48, 2012.  [PUBMED Abstract]

  3. Hechler T, Blankenburg M, Friedrichsdorf SJ, et al.: Parents' perspective on symptoms, quality of life, characteristics of death and end-of-life decisions for children dying from cancer. Klin Padiatr 220 (3): 166-74, 2008 May-Jun.  [PUBMED Abstract]

  4. Berg SL, Chamberlain MC: Systemic chemotherapy, intrathecal chemotherapy, and symptom management in the treatment of leptomeningeal metastasis. Curr Oncol Rep 5 (1): 29-40, 2003.  [PUBMED Abstract]

  5. Friedrichsdorf SJ, Menke A, Brun S, et al.: Status quo of palliative care in pediatric oncology-a nationwide survey in Germany. J Pain Symptom Manage 29 (2): 156-64, 2005.  [PUBMED Abstract]

  6. Field MJ, Behrman RE, eds.: When Children Die: Improving Palliative and End-of-Life Care for Children and Their Families. Washington, DC: Institute of Medicine, National Academies Press, 2003. Also available online. Last accessed October 16, 2013. 

  7. Mack JW, Joffe S, Hilden JM, et al.: Parents' views of cancer-directed therapy for children with no realistic chance for cure. J Clin Oncol 26 (29): 4759-64, 2008.  [PUBMED Abstract]

  8. Mack JW, Hilden JM, Watterson J, et al.: Parent and physician perspectives on quality of care at the end of life in children with cancer. J Clin Oncol 23 (36): 9155-61, 2005.  [PUBMED Abstract]

  9. Johnston DL, Nagel K, Friedman DL, et al.: Availability and use of palliative care and end-of-life services for pediatric oncology patients. J Clin Oncol 26 (28): 4646-50, 2008.  [PUBMED Abstract]

  10. Fowler K, Poehling K, Billheimer D, et al.: Hospice referral practices for children with cancer: a survey of pediatric oncologists. J Clin Oncol 24 (7): 1099-104, 2006.  [PUBMED Abstract]

  11. Johnston DL, Nagel K, O'Halloran C, et al.: Complementary and alternative medicine in pediatric oncology: availability and institutional policies in Canada--a report from the Children's Oncology Group. Pediatr Blood Cancer 47 (7): 955-8, 2006.  [PUBMED Abstract]

  12. O'Mara A: Complementary and alternative medicine research and cooperative groups: can it happen? J Pediatr Oncol Nurs 23 (5): 258-60, 2006 Sep-Oct.  [PUBMED Abstract]

  13. Dussel V, Kreicbergs U, Hilden JM, et al.: Looking beyond where children die: determinants and effects of planning a child's location of death. J Pain Symptom Manage 37 (1): 33-43, 2009.  [PUBMED Abstract]

  14. Himelstein BP, Hilden JM, Boldt AM, et al.: Pediatric palliative care. N Engl J Med 350 (17): 1752-62, 2004.  [PUBMED Abstract]

  15. Friedman DL, Hilden JM, Powaski K: Issues and challenges in palliative care for children with cancer. Curr Pain Headache Rep 9 (4): 249-55, 2005.  [PUBMED Abstract]

Modificaciones a este sumario (02/26/2014)

Los sumarios del PDQ con información sobre el cáncer se revisan con regularidad y se actualizan en la medida en que se obtiene nueva información. Esta sección describe los cambios más recientes hechos a este sumario a partir de la fecha arriba indicada.

Descripción

Se añadió a la American Cancer Society 2014 como referencia 1.

Este sumario está redactado y mantenido por el Consejo Editorial sobre Cuidados Médicos de Apoyo del PDQ, que es editorialmente independiente del NCI. El sumario refleja una revisión independiente de la bibliografía y no representa una declaración de políticas del NCI o de los NIH. Para mayor información sobre las políticas de los sumarios y la función de los consejos editoriales del PDQ que mantienen los sumarios del PDQ, consultar en Información sobre este sumario del PDQ y la página sobre Banco de datos de información de cáncer (PDQ®).

Preguntas u opiniones sobre este sumario

Si tiene preguntas o algún comentario sobre este sumario, por favor envíelas a través del formulario de opinión disponible en nuestro portal de Internet, Cancer.gov/espanol.

Información sobre este sumario del PDQ



Propósito de este sumario

Este sumario del PDQ con información sobre el cáncer para profesionales de la salud provee información integral, revisada por expertos, con base en los datos probatorios sobre los cuidados médicos de apoyo que se relacionan con el tratamiento de niños y adolescentes. Su propósito es servir como fuente de información y ayuda para los médicos que atienden a pacientes de cáncer. No provee pautas o recomendaciones formales para la toma de decisiones relacionadas con la atención de la salud.

Revisores y actualizaciones

El Consejo Editorial sobre Cuidados Médicos de Apoyo del PDQ revisa y actualiza regularmente este sumario a medida que es necesario, el cual es editorialmente independiente del Instituto Nacional del Cáncer. El sumario refleja un revisión independiente de la literatura médica y no representa la política del Instituto Nacional del Cáncer o los Institutos Nacionales de la Salud.

Los miembros de este Consejo revisan mensualmente los artículos recién publicados para determinar si un artículo debería:

  • discutirse en una reunión,
  • citarse incluyendo el texto, o
  • sustituir o actualizar un artículo ya citado.

Los cambios en los sumarios se deciden por medio de un proceso de consenso durante el que los miembros del Consejo evalúan la solidez de los datos probatorios en los artículos publicados y determinan la forma en que se debe incluir el artículo en el sumario.

Los revisores principales del sumario sobre Cuidados médicos de apoyo en niños son:

  • Daniel Armstrong, PhD (University of Miami)
  • Pamela S. Hinds, PhD, RN (Children's National Medical Center/George Washington University)

Cualquier comentario o pregunta sobre el contenido de este sumario se debe enviar a la página del Internet Cancer.gov/espanol del NCI utilizando el Formulario de comunicación (Contact Form). Se solicita no comunicarse con los miembros del Consejo para presentar preguntas o comentarios sobre los sumarios. Los miembros del Consejo no responderán preguntas individuales.

Grados de comprobación científica

Algunas referencias bibliográficas en este sumario vienen seguidas de un grado de comprobación científica. Estas designaciones tienen el propósito de ayudar al lector a evaluar la solidez de los hechos científico-estadísticos que sustentan el uso de intervenciones o abordajes específicos. El Consejo Editorial sobre Cuidados Médicos de Apoyo del PDQ utiliza un sistema formal de jerarquización de la medicina factual para establecer las designaciones del grado de comprobación científica.

Permisos para el uso de este sumario

PDQ es una marca registrada. Aunque el contenido de los documentos del PDQ se puede usar libremente como texto, este no se puede identificar como un sumario de información sobre cáncer del PDQ del NCI a menos que se reproduzca en su totalidad y se actualice regularmente. Sin embargo, se permitirá que un autor escriba una oración como, por ejemplo, “El sumario con información sobre el cáncer del PDQ del NCI sobre prevención del cáncer de mama indica los siguientes riesgos de manera suscinta: [incluir fragmento del sumario]”.

El formato preferido para una referencia bibliográfica de este sumario del PDQ es el siguiente:

National Cancer Institute: PDQ® Cuidados médicos de apoyo en niños. Bethesda, MD: National Cancer Institute. Última actualización: <MM/DD/YYYY>. Disponible en: http://www.cancer.gov/espanol/pdq/cuidados-medicos-apoyo/pediatrica/healthprofessional. Fecha de acceso: <MM/DD/YYYY>.

Las imágenes incluidas en este sumario se usan con permiso del autor, el artista o la casa editorial para su sola inclusión en los sumarios del PDQ. El permiso para usar las imágenes fuera del contexto de información del PDQ se debe obtener del propietario; el Instituto Nacional del Cáncer no lo puede otorgar. Para mayor información sobre el uso de las gráficas de este sumario, así como de muchas otras imágenes relacionadas con el cáncer, consultar Visual Online, una colección de más de 2.000 imágenes científicas.

Cláusula sobre el descargo de responsabilidad

La información en estos sumarios no se debe utilizar como base para determinar reembolsos por cuenta de las aseguradoras. Para mayor información sobre cobertura de seguros, consultar la página Cómo hacer frente al cáncer disponible en Cancer.gov.

Para mayor información

En Cancer.gov/espanol, se ofrece más información sobre cómo comunicarse o recibir ayuda en la página ¿En qué podemos ayudarle?. Las preguntas también se pueden enviar por correo electrónico utilizando el Formulario de comunicación.

Obtenga más información del NCI

Llame al 1-800-4-CANCER

Para obtener más información, las personas que residen en los Estados Unidos pueden llamar gratis al Servicio de Información del Instituto Nacional del Cáncer (NCI) al 1-800-4-CANCER (1-800-422-6237), de lunes a viernes de 8:00 a. m. a 8:00 p. m, hora del Este. Un especialista en información sobre el cáncer estará disponible para responder a sus preguntas.

Escríbanos

Para obtener información del NCI, sírvase escribir a la siguiente dirección:

NCI Public Inquiries Office
9609 Medical Center Dr.
Room 2E532 MSC 9760
Bethesda, MD 20892-9760

Busque en el portal de Internet del NCI

El portal de Internet del NCI provee acceso en línea a información sobre el cáncer, ensayos clínicos, y otros portales de Internet u organizaciones que ofrecen servicios de apoyo y recursos para los pacientes con cáncer y sus familias. Para una búsqueda rápida, use la casilla de búsqueda en la esquina superior derecha de cada página Web. Los resultados de una gama amplia de términos buscados incluirán una lista de las “Mejores Opciones,” páginas web que son escogidas de forma editorial que se asemejan bastante al término que usted busca.

Hay muchos lugares donde las personas pueden obtener materiales e información sobre tratamientos para el cáncer y servicios. Los hospitales pueden tener información sobre instituciones o regionales que ofrecen información sobre ayuda financiera, transporte de ida y vuelta para recibir tratamiento, atención en el hogar y sobre cómo abordar otros problemas relacionados con el tratamiento del cáncer.

Publicaciones

El NCI tiene folletos y otros materiales para pacientes, profesionales de la salud y el público en general. Estas publicaciones describen los diferentes tipos de cáncer, los métodos para tratarlo, pautas para hacerle frente e información sobre ensayos clínicos. Algunas publicaciones proveen información sobre las diferentes pruebas de detección del cáncer, sus causas y cómo prevenirlo, además de estadísticas e información sobre actividades de investigación llevadas a cabo en el NCI. Los materiales del NCI sobre estos y otros temas, se pueden solicitar en línea al Servicio de Localización de Publicaciones del Instituto Nacional del Cáncer (National Cancer Institute Publications Locator) o imprimirse directamente. Estos materiales también se pueden solicitar con una llamada gratuita al Servicio de Información sobre el Cáncer del Instituto Nacional del Cáncer (National Cancer Institute's Cancer Information Service) al 1-800-4-CANCER (1-800-422-6237).