English
¿Preguntas sobre el cáncer? 1-800-422-6237
  • Ver el documento completo
  • Imprimir
  • Enviar por correo electrónico
  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • Pinterest

Prurito (PDQ®)

Descripción

El prurito (picazón) es una sensación desagradable que produce el deseo de rascarse. Es un síntoma aflictivo que puede ocasionar incomodidad y afectar la eficacia de la piel en su función de barrera de protección. Debido a la naturaleza subjetiva del prurito, la falta de una definición precisa y la carencia de modelos animales apropiados, el prurito es un trastorno que no ha sido investigado adecuadamente.

La piel comprende el 15% del peso total del cuerpo, y es el órgano humano más grande. Tiene funciones psicosociales y físicas sustanciales, siendo la más importante servir como mecanismo protector. No obstante, la piel también es esencial para formar la imagen personal de cada uno y para usar el sentido del tacto, convirtiéndose así en un componente importante de la comunicación.

El síntoma de picazón generalizada, sin erupciones o lesiones cutáneas, puede estar relacionado con varios factores, desde la piel seca hasta un carcinoma oculto, y por lo tanto deberá explorarse la etiología de los síntomas. Entre los factores etiológicos no malignos comunes se encuentran las reacciones a fármacos, la xerosis, la sarna y las enfermedades primarias de la piel. El prurito es una de las quejas más comunes de los pacientes de edad avanzada; sin embargo, las estimaciones de la importancia de los síntomas pruríticos entre la población anciana varían entre el 10% y el 50%. El diagnóstico más común relacionado con el prurito en esta población es simplemente la piel seca.[1]

El prurito generalizado se encuentra en aproximadamente el 13% de los individuos con enfermedades renales crónicas y entre el 70% y el 90% de aquellas personas tratadas con hemodiálisis.[2] La enfermedad hepática colestática con obstrucción intrahepática o poshepática, con aumento de las concentraciones séricas de ácidos biliares, o sin estas, a menudo se relaciona con el prurito.[3] Otros factores etiológicos son la cirrosis biliar primaria, la colestasis relacionada con fenotiazinas o anticonceptivos orales, la colestasis intrahepática en el embarazo y la obstrucción poshepática, entre otros.[3]

En este sumario, a menos que se indique lo contrario, se tratan temas relacionados con datos probatorios y prácticas referidas a los adultos. Los datos probatorios y la aplicación a la práctica referida a los niños pueden diferir significativamente de la información pertinente a los adultos. Cuando la información específica sobre la atención de los niños esté disponible, se resumirá bajo su propio encabezado.

Bibliografía

  1. Duncan WC, Fenske NA: Cutaneous signs of internal disease in the elderly. Geriatrics 45 (8): 24-30, 1990. [PUBMED Abstract]
  2. Blachley JD, Blankenship DM, Menter A, et al.: Uremic pruritus: skin divalent ion content and response to ultraviolet phototherapy. Am J Kidney Dis 5 (5): 237-41, 1985. [PUBMED Abstract]
  3. Abel EA, Farber EM: Malignant cutaneous tumors. In: Rubenstein E, Federman DD, eds.: Scientific American Medicine. New York: Scientific American, Inc, Chapter 2: Dermatology, Section XII, 1-20, 1992.
  • Actualización: 7 de julio de 2011