¿Prequntas sobre el cáncer?

Aspectos relacionados con la sexualidad y la reproducción (PDQ®)

Versión para pacientes
Índice

Problemas sexuales como efecto secundario del cáncer

Muchos tipos de cáncer y sus tratamientos pueden causar efectos secundarios sexuales.

Muchos tipos de cáncer y sus tratamientos pueden afectar el funcionamiento sexual. Estos cambios pueden ser temporales o permanentes. Los problemas sexuales son comunes en los pacientes con los siguientes tipos de cáncer:

Se sabe menos sobre el modo en que otros tipos de cáncer afectan la sexualidad.

Tanto el deseo como la capacidad sexual se pueden ver afectados.

Los problemas sexuales más comunes de los pacientes con cáncer son los siguientes:

  • Pérdida del deseo sexual tanto en hombres como en mujeres.
  • En los hombres, problemas para alcanzar una erección y mantenerla.
  • En las mujeres, dolor durante el coito.

Los problemas menos comunes en los hombres son los siguientes:

Los problemas menos comunes en las mujeres son los siguientes:

  • Dolor o adormecimiento en los genitales.
  • Dificultad para alcanzar un orgasmo.

A diferencia de otros efectos secundarios físicos del tratamiento de cáncer, es posible que los problemas sexuales no mejoren en el primer o segundo año del tratamiento. Los problemas pueden empeorar con el tiempo e interferir con el retorno a una vida normal. Es por eso que es importante obtener ayuda para aprender a adaptarse a los cambios en el funcionamiento sexual.

Usted y su pareja deciden lo que es normal para ustedes.

La sexualidad involucra tanto el cuerpo como la mente. El funcionamiento sexual "normal" abarca una amplia gama de experiencias. Usted y su pareja definen lo que es normal para ustedes. Lo que es "normal" se puede ver afectado por los siguientes aspectos:

  • Sexo.
  • Edad.
  • Actitudes sobre el sexo.
  • Valores religiosos.
  • Valores culturales.

El funcionamiento sexual puede ser una parte importante de su calidad de vida. Hable con su médico si tiene problemas o inquietudes sobre su funcionamiento sexual. Si su médico no puede hablar con usted acerca de los problemas sexuales, solicite información de otros lugares o por el nombre de un médico que se sienta cómodo hablando con usted acerca de ellos.

Factores que afectan el funcionamiento sexual de los pacientes de cáncer

Algunos tratamientos del cáncer pueden afectar el funcionamiento sexual.

Cirugía

La cirugía para tratar los siguientes cánceres puede provocar cambios en el cuerpo que produzcan efectos secundarios sexuales:

  • Cáncer de mama : el funcionamiento sexual después de una cirugía para el cáncer de mama depende del tipo de cirugía. Comparada con la cirugía para extirpar toda la mama, la cirugía para salvar o reconstruir la mama parece tener poco efecto en el funcionamiento sexual (incluso en la frecuencia con que las mujeres mantienen relaciones sexuales, la facilidad para alcanzar un orgasmo o la satisfacción sexual en general). Las mujeres sometidas a cirugía para salvar la mama son más propensas a seguir disfrutando de las caricias en la mama. Por el contrario, una mastectomía (cirugía para extirpar la mama o parte de esta) se ha vinculado a una falta de interés sexual.
  • Cáncer de recto : los problemas con el funcionamiento sexual y de la vejiga son comunes después de una cirugía para cáncer de recto. La cirugía para el cáncer de recto puede dañar los nervios de la cavidad pélvica. Los nervios se pueden dañar cuando se ve afectado el suministro de sangre o cuando se cortan. Una lesión del nervio es la causa principal de los problemas de erección, eyaculación y orgasmo.
  • Cáncer de próstata : la cirugía para el cáncer de próstata (prostatectomía radical) se realiza con nuevas técnicas para preservar los nervios. La recuperación de la función eréctil habitualmente ocurre luego de un año de la prostatectomía radical. Sin embargo, la recuperación de la función eréctil después de la radioterapia es lenta y ocurre 2 o 3 años después. La braquiterapia (radioterapia interna con implantes radiactivos) se utiliza más frecuentemente para tratar el cáncer de próstata. Hay menos efectos en las funciones eyaculatorias y eréctiles con braquiterapia sola que cuando se le agregan radioterapia externa o terapia con hormonas. Muchos pacientes tienen problemas para alcanzar un orgasmo después del tratamiento del cáncer de próstata con prostatectomía radical o radioterapia. Hable con su médico sobre problemas con el orgasmo, cambios en la longitud del pene e incontinencia urinaria durante el orgasmo.
  • Cáncer de testículo : la mayoría de los estudios indican que los problemas relacionados con el funcionamiento sexual después de un cáncer de testículo y su tratamiento (como la cirugía para extirpar el testículo) habitualmente se resuelven a corto plazo. Por lo general, el funcionamiento vuelve hasta aproximadamente el mismo grado que en los hombres que no tienen cáncer de testículo.
  • Otros tumores pélvicos: los hombres sometidos a cirugía para extirpar la vejiga, el colon o el recto pueden recuperar la función eréctil más rápido si se usan técnicas para preservar los nervios. Los efectos secundarios sexuales ocasionados por la radioterapia a tumores pélvicos son similares a los que se presentan después del tratamiento del cáncer de próstata. Las mujeres sometidas a cirugía para extirpar el útero, los ovarios, la vejiga u otros órganos del abdomen o la pelvis pueden tener dolor y pérdida del funcionamiento sexual según la cantidad de tejido u órganos que se hayan extirpado. La orientación y otros tratamientos médicos ayudan a estas pacientes a recuperar la sensación normal en la vagina y las áreas genitales, y a ser capaces de mantener relaciones sexuales y alcanzar el orgasmo sin dolor.

Quimioterapia

La quimioterapia se relaciona con la pérdida del deseo sexual y la reducción de la frecuencia de las relaciones sexuales tanto en los hombres como en las mujeres. Los efectos secundarios comunes de la quimioterapia pueden afectar su propia imagen sexual y hacerlos sentir poco atractivos. Los efectos secundarios son los siguientes:

En las mujeres, la quimioterapia puede causar los siguientes problemas:

  • Dolor durante el coito.
  • Dificultad para alcanzar un orgasmo.
  • Disminución de estrógeno, que puede causar los siguientes problemas:
    • Encogimiento, adelgazamiento y pérdida de elasticidad vaginales (capacidad de estirarse y volver a su forma original).
    • Sequedad vaginal.
    • Sofocos..
    • Infecciones urinarias.
    • Cambios de humor.
    • Sensación de mucho cansancio.
    • Sensación de molestia con facilidad.

Las mujeres de más edad sometidas a quimioterapia tienen un mayor riesgo de cáncer de ovario.

En los hombres, la quimioterapia puede causar los siguientes problemas:

  • Pérdida del deseo sexual.
  • Problemas para producir testosterona.

Radioterapia

La radioterapia puede causar efectos secundarios que disminuyan el deseo sexual. Los efectos secundarios son los siguientes:

  • Sensación de mucho cansancio.
  • Náuseas.
  • Vómitos.
  • Diarrea.

En las mujeres, la radioterapia dirigida a la pelvis puede causar cambios en el revestimiento de la vagina. La vagina se puede volver estrecha y se puede formar tejido cicatricial, que puede causar dolor durante el coito, exámenes pélvicos dolorosos, esterilidad y otros problemas a largo plazo.

En los hombres, la radioterapia puede causar problemas para alcanzar una erección y mantenerla. Los cambios sexuales se presentan de manera gradual de 6 meses a 1 año después de la radioterapia. Es más probable que los hombres con problemas de disfunción eréctil antes del cáncer, tengan problemas sexuales después del diagnóstico y el tratamiento de cáncer.

Otros factores de riesgo para los hombres que contribuyen a que se presenten problemas sexuales son los siguientes:

Terapia con hormonas

La terapia con hormonas puede impedir o hacer más lento el crecimiento de ciertos cánceres, como el cáncer de próstata y de mama. Esto se hace mediante el uso de las hormonas producidas en un laboratorio u otros medicamentos para impedir la acción de las hormonas naturales del cuerpo. Sin embargo, las concentraciones bajas de hormonas pueden causar problemas sexuales.

Los hombres sometidos a terapia con hormonas para un cáncer de próstata pueden presentar los siguientes problemas:

  • Disminución del deseo sexual.
  • Disfunción eréctil.
  • Dificultad para alcanzar un orgasmo.

Las mujeres mayores de 45 años tratadas con tamoxifeno podrían tener ligeramente más de los siguientes problemas:

  • Sofocos.
  • Sudores nocturnos.
  • Secreción vaginal.
  • Dolor vaginal.
  • Disminución del deseo sexual.
  • Dificultad para alcanzar un orgasmo.

Otros tratamientos farmacológicos

El tratamiento farmacológico, como los opioides para aliviar el dolor y los medicamentos para tratar la depresión, puede producir efectos secundarios que afectan la sexualidad. Los pacientes de cáncer se pueden someter a tratamiento farmacológico que afecta los nervios, los vasos sanguíneos y las hormonas que controlan el funcionamiento sexual normal. El tratamiento farmacológico también puede afectar el estado de alerta y los estados de ánimo.

Los pensamientos y los sentimientos pueden afectar su funcionamiento sexual.

Creencias erróneas

Las creencias erróneas sobre el cáncer pueden confundirlo o hacerlo sentir inseguro sobre el sexo cuando se está recuperando de un cáncer. Las creencias erróneas comunes sobre el cáncer son las siguientes:

  • Las actividades sexuales en el pasado causaron el cáncer.
  • Las relaciones sexuales harán que el cáncer vuelva.
  • Las relaciones sexuales contagiarán el cáncer a su pareja.

Creencias erróneas como estas le pueden impedir disfrutar de nuevo con su sexo. Hable con su médico para obtener la información correcta, de modo que se pueda sentir más cómodo.

Depresión

La depresión es más común en los pacientes de cáncer que en las personas sin cáncer. Los síntomas comunes de depresión son la pérdida del deseo sexual y la disminución del placer sexual. El tratamiento de la depresión puede disminuir sus problemas sexuales. (Para mayor información, consulte el sumario del PDQ sobre Depresión).

Imagen propia

El cáncer y su tratamiento pueden ocasionar cambios físicos, como caída del cabello o aumento de peso por la quimioterapia y cambios corporales por la cirugía. Es posible que no le guste su apariencia y que no quiera tener relaciones sexuales. Deje que su equipo de atención médica conozca sus preocupaciones. Puede obtener ayuda para adaptarse a los cambios corporales que causa el cáncer y su tratamiento.

Los pacientes sometidos a colostomías o ileostomías necesitan encontrar una posición sexual que no ponga peso sobre la ostomía. Hay organizaciones nacionales que ofrecen información relacionada con el funcionamiento sexual y los ostomizados.

Tensión

La tensión que produce el diagnóstico y el tratamiento de cáncer puede hacer que los problemas que usted ya tiene con la relación empeoren. Sus relaciones sexuales también se pueden ver afectadas. Los pacientes sin una relación comprometida estable pueden dejar de tener citas por temor a ser rechazados cuando una nueva pareja se entera de que tienen cáncer. Los sentimientos sobre su sexualidad anteriores al diagnóstico de cáncer afectarán la adaptación después del tratamiento. Si tenía sentimientos positivos sobre el sexo, puede ser más probable que continúe con las relaciones sexuales después del tratamiento de cáncer. El cáncer puede ser difícil en cualquier relación. Es importante obtener ayuda si la tensión le está causando un problema.

Evaluación de la función sexual en los pacientes de cáncer

Su médico hablará con usted para saber la posible causa de sus problemas sexuales y cómo estos afectan su vida.

Como parte de la evaluación, el médico hablará con usted a solas o con su pareja presente. Le puede hacer las siguientes preguntas:

  • ¿Tiene algún problema o preocupación relacionados con la sexualidad?
  • ¿Con qué frecuencia siente el deseo de tener relaciones sexuales?
  • ¿Disfruta del sexo?
  • ¿Tiene suficiente energía para mantener relaciones sexuales?
  • ¿Se siente excitado sexualmente (para los hombres, ¿puede conseguir y mantener una erección; para las mujeres, ¿su vagina se expande y lubrica?).
  • ¿Puede alcanzar el orgasmo durante el coito? ¿Qué tipo de estimulación le puede provocar un orgasmo (por ejemplo, masturbarse, usar un vibrador, ducha de hidromasaje, caricias de la pareja, estimulación oral o coito)?
  • ¿Tiene dolor durante las relaciones sexuales? ¿Dónde siente el dolor? ¿Cómo se siente el dolor? ¿Qué tipo de actividad sexual le causa dolor? ¿Esto le causa dolor todas las veces? ¿Cuánto dura el dolor?
  • ¿Cuándo comenzaron sus problemas sexuales? ¿Fue casi al mismo tiempo que recibió un diagnóstico de cáncer o cuando recibió el tratamiento para este? ¿Tuvo problemas sexuales antes de haber sido diagnosticado con cáncer?
  • ¿Está tomando algún medicamento? ¿Comenzó a tomar algún medicamento nuevo o el médico cambió la dosis de algún medicamento en el período en que comenzaron sus problemas sexuales?

Su médico puede preguntarle sobre su relación de pareja.

Si usted tiene pareja, le puede hacer las siguientes preguntas:

  • ¿Cuánto tiempo estuvo con su pareja antes de haber sido diagnosticado con cáncer?
  • ¿Cuán estable era su relación?
  • ¿Cómo reaccionó su pareja cuando le diagnosticaron cáncer?
  • ¿Le preocupa el modo en que su pareja se pueda ver afectada por el tratamiento?

Usted y su pareja pueden tener problemas sexuales, preocupaciones y temores acerca de su relación. Es importante que usted y su pareja hablen de estas cosas con un médico con quien se sientan cómodos.

Su médico también puede preguntarle sobre su estilo de vida.

Le puede hacer las siguientes preguntas sobre su estilo de vida:

  • ¿Usted fuma? Si lo hace, ¿cuánto y con qué frecuencia fuma? Si no lo hace, ¿fumó en el pasado?
  • ¿Bebe alcohol? Si lo hace, ¿cuánto y con qué frecuencia?
  • ¿Toma medicamentos recetados o de venta libre? Si lo hace, ¿qué tipos y qué cantidad?

La evaluación sexual puede incluir un examen físico y otras pruebas.

Se pueden realizar las siguientes pruebas y procedimientos:

  • Examen físico y antecedentes : examen del cuerpo para revisar los signos generales de salud e identificar cualquier signo de enfermedad, como masas o cualquier otra cosa que no parezca habitual. También se anotan los antecedentes de los hábitos de salud, enfermedades y tratamientos anteriores del paciente.
  • Análisis de sangre : pruebas que se realizan con una muestra de sangre para medir la cantidad de ciertas sustancias o hacer el recuento de diferentes tipos de células sanguíneas. Los análisis de sangre se pueden realizar para buscar signos de enfermedad o sustancias que producen enfermedad, para verificar la presencia de anticuerpos o marcadores tumorales, o para determinar si los tratamientos son eficaces.
  • Ecografía : procedimiento en el que se hacen rebotar ondas sonoras de alta potencia (ultrasónicas) en los tejidos u órganos internos y se producen ecos. Estos ecos forman una imagen de los tejidos del cuerpo que se llama ecograma. Se puede imprimir la imagen para observarla más tarde.
  • Medición de erecciones nocturnas: prueba que se realiza para determinar si un hombre tiene erecciones mientras duerme. Si hay buenas erecciones durante el sueño, es probable que no haya una causa física para sus problemas de erección. Las erecciones nocturnas se miden durante el sueño mediante los siguientes dispositivos:
    • Indicador de resorte: dispositivo hecho con anillos de plástico que se ajustan alrededor del pene y se separan cuando se produce una erección.
    • Monitor electrónico: dispositivo que registra el número de erecciones que se producen, cuánto tiempo duran y cuán rígidas son.
  • Estudio de hormonas en la sangre: procedimiento en el que se analiza una muestra de sangre para medir las cantidades de ciertas hormonas que los órganos y los tejidos del cuerpo liberan en la sangre. Un cantidad inusual (más alta o más baja que lo normal) de una sustancia puede ser un signo de enfermedad en el órgano o tejido que la elabora.

Tratamiento de los problemas sexuales de los pacientes de cáncer

La buena comunicación les puede ayudar a usted y su pareja a continuar teniendo relaciones sexuales después del tratamiento de cáncer.

Puede sentir miedo o ansiedad por mantener relaciones sexuales después del tratamiento de cáncer. El miedo y la ansiedad pueden hacerle evitar la intimidad, las caricias y la actividad sexual. Su pareja también puede tener miedo o estar ansiosa por pensar que comenzar con la actividad sexual puede causarle presión o dolor. Incluso cuando una pareja ha estado junta por largo tiempo, es importante hablar de estas cosas. La comunicación sincera de los sentimientos, preocupaciones y preferencias puede ayudarlos.

Puede aprender maneras de adaptarse a los cambios en el funcionamiento sexual.

Los profesionales de la salud que se especializan en el tratamiento de problemas sexuales pueden darle nombres de instituciones que ofrecen apoyo. También le pueden hablar de materiales educativos, como fuentes en Internet, libros, folletos y DVD. Estos recursos le pueden ayudar a aprender maneras de adaptarse a los cambios en el funcionamiento sexual.

La orientación puede facilitarle hacer frente a los cambios en su cuerpo y su vida sexual después del cáncer.

La orientación sexual le puede ayudar. La orientación puede ser individual, con su pareja o grupal.

Los tratamientos médicos pueden mejorar el funcionamiento sexual.

Los tratamientos médicos, como remplazo de hormonas, medicamentos, dispositivos médicos o cirugía le pueden ayudar.

Aspectos relacionados con la fecundidad

Los tratamientos para el cáncer pueden causar esterilidad.

La radioterapia y la quimioterapia pueden causar esterilidad (incapacidad de engendrar hijos). Esta puede ser temporal o permanente. El riesgo de esterilidad como efecto secundario del tratamiento de cáncer depende de los siguientes aspectos:

  • Sexo.
  • Edad en el momento del tratamiento.
  • Tipo y dosis administradas de radioterapia o quimioterapia.
  • Lugar del cuerpo donde se administró la radioterapia.
  • Si usted recibió un tipo de terapia o más de uno.
  • Cuánto duró su tratamiento.

Pregunte a su médico si el cáncer o el tratamiento puede causar esterilidad o efectos secundarios sexuales. Su médico puede decirle qué cambios pueden ocurrir. Un niño puede ser demasiado pequeño para entender asuntos sobre la esterilidad o la sexualidad. Los padres pueden decidir lo que quieren que su hijo sepa sobre estos aspectos.

Si le preocupa su capacidad de engendrar hijos, averigüe lo que puede hacer antes de iniciar el tratamiento.

Hable con su médico antes de comenzar el tratamiento si le preocupan los efectos del tratamiento de cáncer en su capacidad de engendrar hijos. Su médico le puede recomendar un consejero o un especialista en fecundidad que le pueda informar sobre sus opciones y le ayude a usted y su pareja a tomar decisiones. Las opciones pueden incluir congelar espermatozoides, óvulos o tejido del ovario antes de comenzar el tratamiento de cáncer.

La quimioterapia puede afectar la fecundidad.

Las siguientes sustancias de quimioterapia han mostrado afectar la fecundidad:

Es probable que la fecundidad mejore cuanto más tiempo haya pasado desde que dejó de recibir quimioterapia. Si está recibiendo quimioterapia, la edad es un factor importante. En las mujeres mayores de 40 años, la terapia con hormonas adyuvante aumenta el riesgo de esterilidad por la quimioterapia.

La radioterapia dirigida al abdomen o la pelvis puede causar esterilidad.

La edad de un hombre y la cantidad de radiación administrada directamente a los testículos afectan su riesgo de esterilidad. Las dosis bajas de radiación y el uso de pantallas de plomo para proteger sus testículos pueden ayudar a que los hombres mantengan su fecundidad. Los recuentos de espermatozoides toman entre 10 a 24 meses en volver al nivel que tenían antes de la radioterapia. Habitualmente, cuanto más alta es la dosis de radiación, mayor es el tiempo que toma la recuperación. Si el cuerpo no elabora hormonas de modo normal, la terapia con hormonas puede ayudar a recuperar la fecundidad. La radiación administrada a los niños varones que no llegaron a la pubertad puede causar problemas de fecundidad.

La radioterapia a los ovarios puede causar esterilidad en mujeres de cualquier edad. Las dosis altas de radiación administradas a mujeres menores de 26 años pueden causar menopausia temprana. Las dosis más bajas de radiación pueden causar esterilidad en mujeres mayores de 40 años. Es más probable recuperar la fecundidad si la radiación dirigida a los ovarios se administra antes de la pubertad. A veces, los médicos pueden proteger los ovarios durante la administración de radioterapia.

Ensayos clínicos en curso

Consultar la lista del NCI de estudios o ensayos clínicos sobre cuidados médicos de apoyo y cuidados paliativos que se realizan en los Estados Unidos y que actualmente aceptan participantes. Para realizar la búsqueda, usar los términos en inglés sexuality and reproductive issues, sexual dysfunction, fertility assessment and management y cryopreservation. La lista de ensayos se puede reducir aun más por lugar, medicamentos, intervención y otros criterios. Nota: los resultados obtenidos solo estarán disponibles en inglés.

Asimismo, se dispone de información general sobre ensayos clínicos en el portal de Internet del NCI.

Modificaciones a este sumario (01/24/2014)

Los sumarios del PDQ con información sobre el cáncer se revisan con regularidad y se actualizan en la medida en que se obtiene nueva información. Esta sección describe los cambios más recientes introducidos en este sumario a partir de la fecha arriba indicada.

El formato de este sumario se modicó completamenta y se añadió contenido.

Información sobre este sumario del PDQ

Información sobre el PDQ

El Physician Data Query (PDQ) es la base de datos integral del Instituto Nacional del Cáncer (NCI) que contiene información completa sobre el cáncer. La base de datos del PDQ incluye sumarios de la última información publicada sobre la prevención, detección, genética, tratamiento, cuidados médicos de apoyo, y medicina complementaria y alternativa relacionada con el cáncer. La mayoría de los sumarios se presentan en dos versiones. Las versiones para profesionales de la salud tienen información detallada escrita en lenguaje técnico. Las versiones para pacientes se escriben en un lenguaje fácil de comprender, que no es técnico. Ambas versiones tienen información sobre el cáncer que es exacta y actualizada. Además, las versiones también están disponibles en inglés.

El PDQ es uno de los servicios del NCI. El NCI forma parte de los Institutos Nacionales de la Salud (NIH). El NIH es el centro principal de investigación biomédica del gobierno federal. Los sumarios del PDQ se basan en una revisión independiente de la literatura médica. No son declaraciones de políticas del NCI o el NIH.

Propósito de este sumario

Este sumario del PDQ con información sobre el cáncer contiene información actualizada sobre los aspectos relacionados con la sexualidad y la reproducción que pueden experimentar los pacientes de cáncer durante o después del tratamiento. Tiene como objetivo informar y ayudar a los pacientes, las familias y las personas a cargo de pacientes. No provee pautas o recomendaciones formales para la toma de decisiones relacionadas con la atención de la salud.

Revisores y actualizaciones

Los Consejos Editoriales redactan los sumarios de información sobre el cáncer del PDQ y los actualizan. Estos Consejos están compuestos por expertos en el tratamiento del cáncer y otras especialidades relacionadas con este. Los sumarios se revisan regularmente y se les incorporan cambios a medida que se obtiene nueva información. La fecha de cada sumario ("Actualizado") indica la fecha del cambio más reciente.

La información en este sumario para pacientes se tomó de la versión para profesionales de la salud, que el Consejo Editorial sobre Cuidados Médicos de Apoyo del PDQ revisa con regularidad y actualiza cuando es necesario.

Información sobre ensayos clínicos

Un estudio o ensayo clínico es un estudio para responder a una pregunta científica; por ejemplo, si un tratamiento es mejor que otro. Los ensayos se basan en estudios anteriores y lo se aprendió en el laboratorio. Cada ensayo responde a ciertas preguntas científicas dirigidas a encontrar maneras nuevas y mejores de ayudar a los pacientes de cáncer. Durante los ensayos clínicos de tratamiento, se recoge información acerca de los efectos de un tratamiento nuevo y su eficacia. Si un ensayo clínico indica que un tratamiento nuevo es mejor que el tratamiento estándar, el tratamiento nuevo se puede convertir en "estándar". Los pacientes deberían considerar participar en un ensayo clínico. Algunos ensayos clínicos están abiertos solo a los pacientes que no han comenzado un tratamiento.

La lista en inglés de ensayos clínicos del PDQ están disponibles en línea en el portal de Internet del NCI. La lista de muchos médicos que participan en ensayos clínicos también se encuentra en el PDQ. Para mayor información, llamar al Servicio de información sobre cáncer al 1-800-4-CANCER (1-800-422-6237).

Permisos para el uso de este sumario.

PDQ es una marca registrada. Aunque el contenido de los documentos del PDQ se puede usar libremente como texto, este no se puede identificar como un sumario de información sobre cáncer del PDQ del NCI, a menos que se reproduzca en su totalidad y se actualice con regularidad. Sin embargo, se permitirá que un usuario tendría permiso para escribir una oración como "El sumario de información sobre el cáncer del PDQ del NCI sobre la prevención del cáncer de mama indica los siguientes riesgos: "[incluir extracto del sumario]".

El formato preferido para citar un sumario del PDQ es el siguiente:

National Cancer Institute: PDQ® Aspectos relacionados con la sexualidad y la reproducción. Bethesda, MD: National Cancer Institute. Última actualización: <MM/DD/YYYY>. Disponible en: http://cancer.gov/espanol/pdq/cuidados-medicos-apoyo/sexualidad/Patient. Fecha de acceso: <MM/DD/YYYY>.

Las imágenes que aparecen en los sumarios del PDQ se usan con permiso de los autores, artistas o la casa editorial para su sola inclusión en los sumarios del PDQ. El permiso para usar imágenes fuera del contexto de información del PDQ se debe obtener del propietario; el Instituto Nacional del Cáncer no lo puede otorgar. Para mayor información sobre el uso de las gráficas en este sumario, así como muchas otras imágenes relacionadas con el cáncer, consultar el enlace Visuals Online. Visuals Online es una colección de más de 2.000 imágenes científicas.

Cláusula sobre el descargo de responsabilidad

No se debe usar la información contenida en estos sumarios para tomar decisiones acerca del reembolso de seguros. Para mayor información sobre cobertura de seguros, consultar la página Información económica, legal y de seguro médico, disponible en Cancer.gov.

Para mayor información

En Cancer.gov/espanol se ofrece más información sobre cómo comunicarse o recibir ayuda en la página ¿En qué podemos ayudarle?. Las preguntas también se pueden enviar por correo electrónico utilizando el Formulario de comunicación.

Preguntas u opiniones sobre este sumario

Si tiene preguntas o algún comentario sobre este sumario, por favor envíelas a través del formulario de opinión disponible en nuestro portal de Internet, Cancer.gov/espanol.

Obtenga más información del NCI

Llame al 1-800-4-CANCER

Para obtener más información, las personas que residen en los Estados Unidos pueden llamar gratis al Servicio de Información del Instituto Nacional del Cáncer (NCI) al 1-800-4-CANCER (1-800-422-6237), de lunes a viernes de 8:00 a. m. a 8:00 p. m, hora del Este. Un especialista en información sobre el cáncer estará disponible para responder a sus preguntas.

Escríbanos

Para obtener información del NCI, sírvase escribir a la siguiente dirección:

  • NCI Public Inquiries Office
  • 9609 Medical Center Dr.
  • Room 2E532 MSC 9760
  • Bethesda, MD 20892-9760

Busque en el portal de Internet del NCI

El portal de Internet del NCI provee acceso en línea a información sobre el cáncer, ensayos clínicos, y otros portales de Internet u organizaciones que ofrecen servicios de apoyo y recursos para los pacientes con cáncer y sus familias. Para una búsqueda rápida, use la casilla de búsqueda en la esquina superior derecha de cada página Web. Los resultados de una gama amplia de términos buscados incluirán una lista de las “Mejores Opciones,” páginas web que son escogidas de forma editorial que se asemejan bastante al término que usted busca.

Hay muchos lugares donde las personas pueden obtener materiales e información sobre tratamientos para el cáncer y servicios. Los hospitales pueden tener información sobre instituciones o regionales que ofrecen información sobre ayuda financiera, transporte de ida y vuelta para recibir tratamiento, atención en el hogar y sobre cómo abordar otros problemas relacionados con el tratamiento del cáncer.

Publicaciones

El NCI tiene folletos y otros materiales para pacientes, profesionales de la salud y el público en general. Estas publicaciones describen los diferentes tipos de cáncer, los métodos para tratarlo, pautas para hacerle frente e información sobre ensayos clínicos. Algunas publicaciones proveen información sobre las diferentes pruebas de detección del cáncer, sus causas y cómo prevenirlo, además de estadísticas e información sobre actividades de investigación llevadas a cabo en el NCI. Los materiales del NCI sobre estos y otros temas, se pueden solicitar en línea al Servicio de Localización de Publicaciones del Instituto Nacional del Cáncer (National Cancer Institute Publications Locator) o imprimirse directamente. Estos materiales también se pueden solicitar con una llamada gratuita al Servicio de Información sobre el Cáncer del Instituto Nacional del Cáncer (National Cancer Institute's Cancer Information Service) al 1-800-4-CANCER (1-800-422-6237).

  • Actualización: 24 de enero de 2014