¿Prequntas sobre el cáncer?

Aspectos relacionados con la sexualidad y la reproducción (PDQ®)

Versión para pacientes

Factores que afectan el funcionamiento sexual de los pacientes de cáncer

Algunos tratamientos del cáncer pueden afectar el funcionamiento sexual.

Cirugía

La cirugía para tratar los siguientes cánceres puede provocar cambios en el cuerpo que produzcan efectos secundarios sexuales:

  • Cáncer de mama : el funcionamiento sexual después de una cirugía para el cáncer de mama depende del tipo de cirugía. Comparada con la cirugía para extirpar toda la mama, la cirugía para salvar o reconstruir la mama parece tener poco efecto en el funcionamiento sexual (incluso en la frecuencia con que las mujeres mantienen relaciones sexuales, la facilidad para alcanzar un orgasmo o la satisfacción sexual en general). Las mujeres sometidas a cirugía para salvar la mama son más propensas a seguir disfrutando de las caricias en la mama. Por el contrario, una mastectomía (cirugía para extirpar la mama o parte de esta) se ha vinculado a una falta de interés sexual.
  • Cáncer de recto : los problemas con el funcionamiento sexual y de la vejiga son comunes después de una cirugía para cáncer de recto. La cirugía para el cáncer de recto puede dañar los nervios de la cavidad pélvica. Los nervios se pueden dañar cuando se ve afectado el suministro de sangre o cuando se cortan. Una lesión del nervio es la causa principal de los problemas de erección, eyaculación y orgasmo.
  • Cáncer de próstata : la cirugía para el cáncer de próstata (prostatectomía radical) se realiza con nuevas técnicas para preservar los nervios. La recuperación de la función eréctil habitualmente ocurre luego de un año de la prostatectomía radical. Sin embargo, la recuperación de la función eréctil después de la radioterapia es lenta y ocurre 2 o 3 años después. La braquiterapia (radioterapia interna con implantes radiactivos) se utiliza más frecuentemente para tratar el cáncer de próstata. Hay menos efectos en las funciones eyaculatorias y eréctiles con braquiterapia sola que cuando se le agregan radioterapia externa o terapia con hormonas. Muchos pacientes tienen problemas para alcanzar un orgasmo después del tratamiento del cáncer de próstata con prostatectomía radical o radioterapia. Hable con su médico sobre problemas con el orgasmo, cambios en la longitud del pene e incontinencia urinaria durante el orgasmo.
  • Cáncer de testículo : la mayoría de los estudios indican que los problemas relacionados con el funcionamiento sexual después de un cáncer de testículo y su tratamiento (como la cirugía para extirpar el testículo) habitualmente se resuelven a corto plazo. Por lo general, el funcionamiento vuelve hasta aproximadamente el mismo grado que en los hombres que no tienen cáncer de testículo.
  • Otros tumores pélvicos: los hombres sometidos a cirugía para extirpar la vejiga, el colon o el recto pueden recuperar la función eréctil más rápido si se usan técnicas para preservar los nervios. Los efectos secundarios sexuales ocasionados por la radioterapia a tumores pélvicos son similares a los que se presentan después del tratamiento del cáncer de próstata. Las mujeres sometidas a cirugía para extirpar el útero, los ovarios, la vejiga u otros órganos del abdomen o la pelvis pueden tener dolor y pérdida del funcionamiento sexual según la cantidad de tejido u órganos que se hayan extirpado. La orientación y otros tratamientos médicos ayudan a estas pacientes a recuperar la sensación normal en la vagina y las áreas genitales, y a ser capaces de mantener relaciones sexuales y alcanzar el orgasmo sin dolor.

Quimioterapia

La quimioterapia se relaciona con la pérdida del deseo sexual y la reducción de la frecuencia de las relaciones sexuales tanto en los hombres como en las mujeres. Los efectos secundarios comunes de la quimioterapia pueden afectar su propia imagen sexual y hacerlos sentir poco atractivos. Los efectos secundarios son los siguientes:

En las mujeres, la quimioterapia puede causar los siguientes problemas:

  • Dolor durante el coito.
  • Dificultad para alcanzar un orgasmo.
  • Disminución de estrógeno, que puede causar los siguientes problemas:
    • Encogimiento, adelgazamiento y pérdida de elasticidad vaginales (capacidad de estirarse y volver a su forma original).
    • Sequedad vaginal.
    • Sofocos..
    • Infecciones urinarias.
    • Cambios de humor.
    • Sensación de mucho cansancio.
    • Sensación de molestia con facilidad.

Las mujeres de más edad sometidas a quimioterapia tienen un mayor riesgo de cáncer de ovario.

En los hombres, la quimioterapia puede causar los siguientes problemas:

  • Pérdida del deseo sexual.
  • Problemas para producir testosterona.

Radioterapia

La radioterapia puede causar efectos secundarios que disminuyan el deseo sexual. Los efectos secundarios son los siguientes:

  • Sensación de mucho cansancio.
  • Náuseas.
  • Vómitos.
  • Diarrea.

En las mujeres, la radioterapia dirigida a la pelvis puede causar cambios en el revestimiento de la vagina. La vagina se puede volver estrecha y se puede formar tejido cicatricial, que puede causar dolor durante el coito, exámenes pélvicos dolorosos, esterilidad y otros problemas a largo plazo.

En los hombres, la radioterapia puede causar problemas para alcanzar una erección y mantenerla. Los cambios sexuales se presentan de manera gradual de 6 meses a 1 año después de la radioterapia. Es más probable que los hombres con problemas de disfunción eréctil antes del cáncer, tengan problemas sexuales después del diagnóstico y el tratamiento de cáncer.

Otros factores de riesgo para los hombres que contribuyen a que se presenten problemas sexuales son los siguientes:

Terapia con hormonas

La terapia con hormonas puede impedir o hacer más lento el crecimiento de ciertos cánceres, como el cáncer de próstata y de mama. Esto se hace mediante el uso de las hormonas producidas en un laboratorio u otros medicamentos para impedir la acción de las hormonas naturales del cuerpo. Sin embargo, las concentraciones bajas de hormonas pueden causar problemas sexuales.

Los hombres sometidos a terapia con hormonas para un cáncer de próstata pueden presentar los siguientes problemas:

  • Disminución del deseo sexual.
  • Disfunción eréctil.
  • Dificultad para alcanzar un orgasmo.

Las mujeres mayores de 45 años tratadas con tamoxifeno podrían tener ligeramente más de los siguientes problemas:

  • Sofocos.
  • Sudores nocturnos.
  • Secreción vaginal.
  • Dolor vaginal.
  • Disminución del deseo sexual.
  • Dificultad para alcanzar un orgasmo.

Otros tratamientos farmacológicos

El tratamiento farmacológico, como los opioides para aliviar el dolor y los medicamentos para tratar la depresión, puede producir efectos secundarios que afectan la sexualidad. Los pacientes de cáncer se pueden someter a tratamiento farmacológico que afecta los nervios, los vasos sanguíneos y las hormonas que controlan el funcionamiento sexual normal. El tratamiento farmacológico también puede afectar el estado de alerta y los estados de ánimo.

Los pensamientos y los sentimientos pueden afectar su funcionamiento sexual.

Creencias erróneas

Las creencias erróneas sobre el cáncer pueden confundirlo o hacerlo sentir inseguro sobre el sexo cuando se está recuperando de un cáncer. Las creencias erróneas comunes sobre el cáncer son las siguientes:

  • Las actividades sexuales en el pasado causaron el cáncer.
  • Las relaciones sexuales harán que el cáncer vuelva.
  • Las relaciones sexuales contagiarán el cáncer a su pareja.

Creencias erróneas como estas le pueden impedir disfrutar de nuevo con su sexo. Hable con su médico para obtener la información correcta, de modo que se pueda sentir más cómodo.

Depresión

La depresión es más común en los pacientes de cáncer que en las personas sin cáncer. Los síntomas comunes de depresión son la pérdida del deseo sexual y la disminución del placer sexual. El tratamiento de la depresión puede disminuir sus problemas sexuales. (Para mayor información, consulte el sumario del PDQ sobre Depresión).

Imagen propia

El cáncer y su tratamiento pueden ocasionar cambios físicos, como caída del cabello o aumento de peso por la quimioterapia y cambios corporales por la cirugía. Es posible que no le guste su apariencia y que no quiera tener relaciones sexuales. Deje que su equipo de atención médica conozca sus preocupaciones. Puede obtener ayuda para adaptarse a los cambios corporales que causa el cáncer y su tratamiento.

Los pacientes sometidos a colostomías o ileostomías necesitan encontrar una posición sexual que no ponga peso sobre la ostomía. Hay organizaciones nacionales que ofrecen información relacionada con el funcionamiento sexual y los ostomizados.

Tensión

La tensión que produce el diagnóstico y el tratamiento de cáncer puede hacer que los problemas que usted ya tiene con la relación empeoren. Sus relaciones sexuales también se pueden ver afectadas. Los pacientes sin una relación comprometida estable pueden dejar de tener citas por temor a ser rechazados cuando una nueva pareja se entera de que tienen cáncer. Los sentimientos sobre su sexualidad anteriores al diagnóstico de cáncer afectarán la adaptación después del tratamiento. Si tenía sentimientos positivos sobre el sexo, puede ser más probable que continúe con las relaciones sexuales después del tratamiento de cáncer. El cáncer puede ser difícil en cualquier relación. Es importante obtener ayuda si la tensión le está causando un problema.

  • Actualización: 24 de enero de 2014