In English | En español
¿Prequntas sobre el cáncer?

Exámenes de detección del cáncer de endometrio (PDQ®)

Versión Profesional De Salud
Actualizado: 12 de marzo de 2014

Pruebas de los beneficios

Modalidades de detección del cáncer de endometrio
        Ultrasonografía para mujeres con hemorragia vaginal
        Ultrasonografía para mujeres sin hemorragia vaginal
        Ultrasonografía en mujeres que usan tamoxifeno
        Ecohisterografia
        Muestreo endometrial en mujeres con hemorragia uterina

La medición del espesor endometrial (EE) con ecografía transvaginal (ETV) y muestreo de endometrio con el examen citológico se propusieron como posibles modalidades de detección del cáncer de endometrio. La prueba de Papanicolaou (Pap), que se utiliza con éxito para la detección del cáncer de cuello uterino, es demasiado insensible como técnica para detectar el cáncer de endometrio;[1] aunque, de vez en cuando, puede identificar fortuitamente anomalías endometriales, tales como el cáncer de endometrio.

No se han evaluado los exámenes de detección de rutina en mujeres asintomáticas para el cáncer de endometrio por su efecto en la mortalidad a causa de este cáncer.[2,3] Aunque se pueden identificar los grupos de riesgo alto, no se ha evaluado el beneficio de los exámenes de detección en la reducción de la mortalidad por cáncer de endometrio en estos grupos de riesgo alto. El uso de los mismos puntos de corte para definir un EE anormal en mujeres asintomáticas [4] que en mujeres sintomáticas,[5] conduciría a un gran número de resultados positivos falsos y un mayor número de derivaciones innecesarias para evaluaciones citológicas. Las recomendaciones publicadas para la realización de exámenes de detección a ciertos grupos de mujeres con riesgo alto de carcinoma de endometrio se basan en la opinión con respecto a un presunto beneficio.[6]

Modalidades de detección del cáncer de endometrio

Ultrasonografía para mujeres con hemorragia vaginal

La ETV se utiliza como una herramienta de diagnóstico para evaluar a las mujeres sintomáticas con hemorragia vaginal. En las mujeres con hemorragia uterina posmenopáusica y cáncer, 96% presentará un EE anormal (>6 mm). La especificidad varía según las mujeres hayan usado terapia con hormonas. Entre aquellas que no la usaron, la especificidad fue de 92%.[5] Se ha realizado mucho menos trabajo para evaluar la precisión de la ETV en mujeres asintomáticas. Si se utiliza el mismo valor de corte de espesor endometrial en mujeres asintomáticas, los positivos falsos serán muy altos; esto producirá un valor pronóstico positivo muy bajo.[4] En ningún estudio se ha evaluado la eficacia de la detección con ETV para reducir la mortalidad por cáncer de endometrio.

Un grupo de investigadores utilizó la dilatación y curetaje (D&C) como método de referencia para evaluar la medición del EE con ETV como mecanismo pronóstico del cáncer de endometrio en mujeres que notifican hemorragia posmenopáusica (terapia con estrógeno-progestina [terapia con hormonas] y quienes no la usan). De las 339 participantes, 39 (11,5%) recibieron diagnóstico de cáncer de endometrio (4 tenían un EE de 5 a 7 mm y 35 tenían un EE > 8 mm) según un examen histopatológico llevado a cabo con curetaje. No se detectaron cánceres en mujeres con un EE menor de 4 mm. Con un valor de referencia de 4 mm, la ETV tuvo 100% de sensibilidad y 60% de especificidad.[7] En esta población, 46% (156) de las mujeres tenía un EE mayor de 4 mm.

Ultrasonografía para mujeres sin hemorragia vaginal

Se llevó a cabo una comparación de ETV y aspiración endometrial en mujeres posmenopáusicas asintomáticas potencialmente aptas para un ensayo de prevención de la osteoporosis [8] como parte de la determinación de elegibilidad para la aleatorización. Se realizó una ETV a 1.926 mujeres. De ellas, 93 mujeres tenían un EE mayor de 6 mm. De las 93 mujeres con un EE anormal, la aspiración endometrial de 42 mujeres encontró alteraciones patológicas anormales (definidas como adenocarcinoma o hiperplasia atípica). De las 1.833 mujeres con EE de 6 mm o menos, 1.750 se sometieron a aspiración endometrial y 5 de estas presentaron una biopsia patológica anormal. En esta población de mujeres posmenopáusicas asintomáticas, se calculó que la sensibilidad de una ETV con un valor liminar de 6 mm fue de 17% y de 33% para un valor umbral de 5 mm.

En un estudio, se evaluó la utilidad de la ETV en una cohorte de mujeres posmenopáusicas asintomáticas que recibían terapia con hormonas. Mediante el análisis de participantes del Postmenopausal Estrogen and Progestin Interventions Trial sometidas tanto a ETV como a biopsia de endometrio, se determinaron la sensibilidad, la especificidad, el valor pronóstico positivo y el valor pronóstico negativo de las mujeres que recibieron placebo, estrógeno solo y terapia de estrógeno-progestina. Con un valor liminar de 5 mm para el EE, la ETV tuvo 90% de sensibilidad y 48% de especificidad. Con el uso de este umbral, más de la mitad de las mujeres se someterían a biopsia, mientras que solo 4% de ellas presentaban una enfermedad grave.[9]

En otro estudio, se obtuvieron muestras de biopsias endometriales de 801 mujeres perimenopáusicas y posmenopáusicas asintomáticas antes de su inscripción en un estudio de terapia con hormonas. De los especímenes, 75% de las muestras contenía suficiente tejido para el diagnóstico. En estas mujeres, se diagnosticó un caso de cáncer de endometrio, lo que demuestra la poca eficacia de los exámenes de detección en mujeres asintomáticas y la dificultad del acceso a la cavidad endometrial.[10]

Aunque la ETV se puede utilizar para evaluar las características patológicas endometriales asintomáticas y ocultas, la técnica no ha sido evaluada como método de detección para reducir la mortalidad en mujeres asintomáticas.

Ultrasonografía en mujeres que usan tamoxifeno

El tamoxifeno se usa ampliamente como parte de la terapia adyuvante para el cáncer de mama y como quimioprevención para mujeres con un aumento de riesgo de cáncer de mama. Además de los efectos protectores para el cáncer de mama, los efectos biológicos y endocrinos del tamoxifeno aumentan el riesgo de las pacientes de presentar patología endometrial, incluso pólipos endometriales, hiperplasia endometrial y carcinoma de endometrio.

Hay interés en tratar de reducir la morbilidad por cáncer de endometrio mediante la detección temprana y ha habido interés en el uso de la ecografía endovaginal como método para detectar el cáncer de endometrio.

En un estudio prospectivo de observación de 304 mujeres que utilizaron tamoxifeno por más de 6 años, estas se sometieron a una ecografía endovaginal anual; todas las mujeres con hallazgos ecográficos anormales y las mujeres sintomáticas con hemorragia se sometieron a una biopsia endometrial. Treinta y dos por ciento de los exámenes ecográficos presentaban anomalías uterinas importantes para las que fueron necesarias más investigaciones y tratamientos médicos o quirúrgicos. Sin embargo, la mayoría de las anomalías (80%) eran pólipos benignos para los que no se necesitaba tratamiento. Se detectaron seis casos de cáncer de endometrio primario y todos los casos presentaban hemorragia irregular. La sensibilidad de la ecografía fue solo de 63,3%, con una especificidad de 60,4% y un valor pronóstico positivo bajo de cáncer de solo 1%.[11]

Se señalaron resultados similares en otros informes. La vigilancia mediante ecografía de rutina en mujeres asintomáticas que reciben tamoxifeno no es útil debido a su especificidad baja y a su valor pronóstico positivo bajo. La evaluación del endometrio en mujeres que toman tamoxifeno se debe limitar a las mujeres sintomáticas con hemorragia vaginal.

Ecohisterografia

La ecohisterografia (hidrosonografía) es una prueba de diagnóstico para mujeres asintomáticas; puede separar el espacio ocupado por lesiones endometriales de una unión endometrial-miometrial anormal para ayudar a guiar las biopsias. No hay pruebas de que los exámenes de detección con ecohisterografia produzcan beneficios clínicos.

Muestreo endometrial en mujeres con hemorragia uterina

En el entorno de una hemorragia uterina anormal, el muestreo endometrial ha ganado favor, en gran parte, como una alternativa a los procedimientos más invasivos, como D&L fraccionario. Hay varios métodos de biopsia (por ejemplo, Pipelle, Tao Brush y Uterine Explora Curette) para identificar una anomalía endometrial. Aunque el muestreo endometrial ha sustituido en gran medida la D&L como primera opción para evaluar a las mujeres con hemorragia, los problemas de acceso a la cavidad endometrial y los errores de muestreo limitan la importancia clínica de un resultado negativo. En el ensayo Arimidex, Tamoxifen, Alone or in Combination, 36% de las biopsias carecían de tejido suficiente para el diagnóstico.[12]

En ningún estudio se ha evaluado el uso del muestreo endometrial como examen de detección de rutina para reducir la mortalidad por cáncer de endometrio.

Histeroscopia

La histeroscopia se utiliza en el consultorio para visualizar directamente la cavidad uterina. Un grupo de investigadores señaló que la histeroscopia no es tan útil en la detección de cáncer de endometrio como la biopsia o la DyC.[13] No se ha evaluado como herramienta de detección.[14]

Bibliografía
  1. Burk JR, Lehman HF, Wolf FS: Inadequacy of papanicolaou smears in the detection of endometrial cancer. N Engl J Med 291 (4): 191-2, 1974.  [PUBMED Abstract]

  2. Pritchard KI: Screening for endometrial cancer: is it effective? Ann Intern Med 110 (3): 177-9, 1989.  [PUBMED Abstract]

  3. Eddy D: ACS report on the cancer-related health checkup. CA Cancer J Clin 30 (4): 193-240, 1980 Jul-Aug.  [PUBMED Abstract]

  4. Smith-Bindman R, Weiss E, Feldstein V: How thick is too thick? When endometrial thickness should prompt biopsy in postmenopausal women without vaginal bleeding. Ultrasound Obstet Gynecol 24 (5): 558-65, 2004.  [PUBMED Abstract]

  5. Smith-Bindman R, Kerlikowske K, Feldstein VA, et al.: Endovaginal ultrasound to exclude endometrial cancer and other endometrial abnormalities. JAMA 280 (17): 1510-7, 1998.  [PUBMED Abstract]

  6. Burke W, Petersen G, Lynch P, et al.: Recommendations for follow-up care of individuals with an inherited predisposition to cancer. I. Hereditary nonpolyposis colon cancer. Cancer Genetics Studies Consortium. JAMA 277 (11): 915-9, 1997.  [PUBMED Abstract]

  7. Gull B, Karlsson B, Milsom I, et al.: Can ultrasound replace dilation and curettage? A longitudinal evaluation of postmenopausal bleeding and transvaginal sonographic measurement of the endometrium as predictors of endometrial cancer. Am J Obstet Gynecol 188 (2): 401-8, 2003.  [PUBMED Abstract]

  8. Fleischer AC, Wheeler JE, Lindsay I, et al.: An assessment of the value of ultrasonographic screening for endometrial disease in postmenopausal women without symptoms. Am J Obstet Gynecol 184 (2): 70-5, 2001.  [PUBMED Abstract]

  9. Langer RD, Pierce JJ, O'Hanlan KA, et al.: Transvaginal ultrasonography compared with endometrial biopsy for the detection of endometrial disease. Postmenopausal Estrogen/Progestin Interventions Trial. N Engl J Med 337 (25): 1792-8, 1997.  [PUBMED Abstract]

  10. Archer DF, McIntyre-Seltman K, Wilborn WW Jr, et al.: Endometrial morphology in asymptomatic postmenopausal women. Am J Obstet Gynecol 165 (2): 317-20; discussion 320-2, 1991.  [PUBMED Abstract]

  11. Fung MF, Reid A, Faught W, et al.: Prospective longitudinal study of ultrasound screening for endometrial abnormalities in women with breast cancer receiving tamoxifen. Gynecol Oncol 91 (1): 154-9, 2003.  [PUBMED Abstract]

  12. Duffy S, Jackson TL, Lansdown M, et al.: The ATAC adjuvant breast cancer trial in postmenopausal women: baseline endometrial subprotocol data. BJOG 110 (12): 1099-106, 2003.  [PUBMED Abstract]

  13. Bradley WH, Boente MP, Brooker D, et al.: Hysteroscopy and cytology in endometrial cancer. Obstet Gynecol 104 (5 Pt 1): 1030-3, 2004.  [PUBMED Abstract]

  14. Gumus II, Keskin EA, Kiliç E, et al.: Diagnostic value of hysteroscopy and hysterosonography in endometrial abnormalities in asymptomatic postmenopausal women. Arch Gynecol Obstet 278 (3): 241-4, 2008.  [PUBMED Abstract]