In English | En español
¿Prequntas sobre el cáncer?

Exámenes de detección del cáncer de ovario (PDQ®)

Versión Paciente
Actualizado: 26 de noviembre de 2013

Riesgos de los exámenes de detección del cáncer de ovario



Los exámenes de detección tienen riesgos.

Tomar decisiones sobre los exámenes de detección puede ser difícil. No todos las pruebas de detección son útiles y la mayoría tiene riesgos. Antes de someterse a cualquier prueba de detección, es posible que usted desee hablar con su médico sobre esto. Es importante conocer los riesgos de la prueba y si está comprobado que reduce el riesgo de morir de cáncer.

Los riesgos de las pruebas de detección del cáncer de ovario son los siguientes:

Es posible que la detección del cáncer de ovario no mejore la salud o ayude a una mujer a vivir por más tiempo.

Los exámenes de detección pueden no mejorar su salud o ayudarla a vivir más tiempo si usted tiene un cáncer de ovario en estadio avanzado o si ya se diseminó hasta otras partes de su cuerpo.

Algunos cánceres nunca causan síntomas ni son mortales, pero si un examen de detección lo identifica, el cáncer se puede tratar. No se sabe si el tratamiento de estos cánceres lo ayudará a vivir más tiempo que si no se administrara tratamiento alguno; además, los tratamientos para el cáncer pueden tener efectos secundarios graves.

Los resultados de una prueba pueden ser negativo falsos.

Los resultados del examen de detección pueden parecer normales aunque haya un cáncer de ovario. Una mujer que recibe un resultado negativo falso de una prueba (que muestra que no hay cáncer cuando en realidad lo hay) puede demorarse en buscar atención médica aunque tenga síntomas.

Los resultados de una prueba pueden ser positivos falsos.

Los resultados de los exámenes de detección pueden parecer anormales aunque no haya cáncer. Un resultado positivo falso de una prueba (que muestra que hay un cáncer cuando en realidad no lo hay) puede provocar ansiedad y, por lo habitual, se realizan más pruebas (como una laparoscopía o una laparotomía para determinar si hay cáncer), que también presentan riesgos. Las complicaciones de las pruebas utilizadas para diagnosticar un cáncer de ovario incluyen infecciones, pérdida de sangre, lesiones intestinales y problemas cardíacos y de los vasos sanguíneos. También pueden llevar a realizar una ooforectomía (extirpación de uno o ambos ovarios) innecesaria.

Su médico la puede asesorar sobre su riesgo de cáncer de ovario y su necesidad de someterse a exámenes de detección.