¿Prequntas sobre el cáncer?

Prevención del cáncer de ano (PDQ®)

Versión para profesionales de salud
Índice

Aspectos generales

Nota: también se dispone de un sumario del PDQ separado sobre Tratamiento de cáncer de ano.

¿Quién está en riesgo?

La infección por el virus del papiloma humano (VPH) es el factor de riesgo más notable del cáncer de ano y se considera un agente causal del carcinoma de células escamosas de ano y de sus lesiones precursoras.[1] Los comportamientos o las afecciones médicas que indican infección por VPH, o que facilitan su trasmisión o persistencia se relacionan con un riesgo alto; estos son antecedentes de cánceres relacionados con el VPH, prácticas sexuales de riesgo alto, como sexo entre hombres, coito anal pasivo y parejas sexuales numerosas, infección por virus de inmunodeficiencia humana (VIH), y grados de inmunodepresión crónica.[2] El consumo de cigarrillo también es un factor de riesgo.[3]

Factores relacionados con un riesgo mayor de cáncer de ano

Infección anal por el virus del papiloma humano

Con base en pruebas sólidas, la infección por el virus del papiloma humano (VPH) causa carcinoma de células escamosas de ano.

Magnitud del efecto: alrededor de 90% de los cánceres de células escamosas de ano se presenta en individuos en los que se puede detectar infección por VPH.[4] De estos, las cepas 16 de VPH (VPH-16) y VPH-18 se pueden detectar en más de 90% de los casos.[4] De los casos de cáncer de ano, 85% tiene características histológicas de células escamosas.[2]

  • Diseño del estudio: series de casos en hombres, mujeres, heterosexuales y homosexuales (histotipificación del tumor para VPH).
  • Validez interna: buena.
  • Congruencia: buena.
  • Validez externa: buena.

Comportamientos o afecciones médicas que producen infección por VPH, o que facilitan su trasmisión o persistencia

Con base en pruebas sólidas, los comportamientos o las afecciones médicas que indican infección por VPH, o facilitan su trasmisión o persistencia aumentan el riesgo o están relacionados con un riesgo mayor de cáncer de ano.

Magnitud del efecto: el riesgo varía según el comportamiento y la afección médica.

  • Los antecedentes de cáncer de cuello uterino, vagina y vulva al menos triplican el riesgo.[5-8]
  • Las prácticas sexuales de riesgo alto al menos duplican el riesgo, el cual es mayor en las personas con muchas parejas sexuales y en quienes practican coito anal pasivo.[3,9-11]
  • Los estados inmunodepresivos crónicos aumentan el riesgo en alrededor de 30 veces en las personas infectadas por VIH; el riesgo es mucho más alto en los hombres infectados por VIH y que tienen sexo con hombres.[12]
  • El riesgo al menos se triplica en los receptores de trasplantes de órganos.[11]
    • Diseño del estudio: estudios de cohortes, de registros de cáncer y de casos y controles.
    • Validez interna: buena.
    • Congruencia: buena.
    • Validez externa: buena.

Consumo de cigarrillo

Con base en pruebas sólidas, el consumo de cigarrillo aumenta el riesgo de cáncer de ano.

Magnitud del efecto: el riesgo casi se duplica o triplica en las personas que algunas vez fumaron; los fumadores actuales tienen un riesgo más alto.[3,11,13]

  • Diseño del estudio: cohortes, casos y controles.
  • Validez interna: buena.
  • Congruencia: buena.
  • Validez externa: buena.

Intervenciones relacionadas con un riesgo menor de cáncer de ano

Vacunación contra el virus del papiloma humano

Con base en pruebas sólidas, la vacunación contra el virus del papiloma humano (VPH) en los hombres entre 16 y 26 años que tienen sexo con hombres en el año anterior a la aplicación de la vacuna reduce las neoplasias intraepiteliales anales (NIA), lesiones precursoras de cáncer de ano.

Magnitud del efecto: la eficacia de la vacuna contra las NIA relacionadas con el VPH-6, -11, -16, o -18 se ubica entre 50 y 75%.[14] La eficacia puede ser más alta en quienes no están infectados por ninguna de las cuatro cepas de VPH en el momento de la vacunación.

  • Diseño del estudio: ensayo controlado aleatorizado.
  • Validez interna: buena.
  • Congruencia: no corresponde (N/C) —solo un estudio—.
  • Validez externa: buena.

Intervenciones con pruebas insuficientes de reducción del riesgo de cáncer de ano

Uso del condón

En un estudio de trasmisión del virus del papiloma humano (VPH), los hombres que tenían sexo con hombres (HSH), que tuvieron sexo anal recientemente y que nunca usaron condón fueron más propensos a infectarse con cepas oncogénicas de VPH en comparación con aquellos que siempre usaron condón. Sin embargo, la relación no fue estadísticamente significativa.

Magnitud del efecto: alrededor del doble, pero no estadísticamente significativo (oportunidad relativa, 1,81; intervalo de confianza 95%, 0,58–5,68).[15]

  • Diseño del estudio: estudio de casos y controles.
  • Validez interna: razonable.
  • Congruencia: N/C (solo un estudio).
  • Validez externa: razonable.

Bibliografía

  1. IARC Working Group on the Evaluation of Carcinogenic Risks to Humans: Human papillomaviruses. IARC Monogr Eval Carcinog Risks Hum 90: 1-636, 2007. [PUBMED Abstract]
  2. Zandberg DP, Bhargava R, Badin S, et al.: The role of human papillomavirus in nongenital cancers. CA Cancer J Clin 63 (1): 57-81, 2013. [PUBMED Abstract]
  3. Daling JR, Madeleine MM, Johnson LG, et al.: Human papillomavirus, smoking, and sexual practices in the etiology of anal cancer. Cancer 101 (2): 270-80, 2004. [PUBMED Abstract]
  4. Parkin DM, Bray F: Chapter 2: The burden of HPV-related cancers. Vaccine 24 (Suppl 3): S3/11-25, 2006. [PUBMED Abstract]
  5. Chaturvedi AK, Engels EA, Gilbert ES, et al.: Second cancers among 104,760 survivors of cervical cancer: evaluation of long-term risk. J Natl Cancer Inst 99 (21): 1634-43, 2007. [PUBMED Abstract]
  6. Hemminki K, Dong C, Vaittinen P: Second primary cancer after in situ and invasive cervical cancer. Epidemiology 11 (4): 457-61, 2000. [PUBMED Abstract]
  7. Ruth A, Kosary A, Hildesheim A: New malignancies following cancer of the cervix uteri, vagina, and vulva. In: Curtis RE, Freedman DM, Ron E, et al., eds.: New Malignancies Among Cancer Survivors: SEER Cancer Registries, 1973-2000. Bethesda, Md: National Cancer Institute, 2006. NIH Pub. No. 05-5302, pp 207-30.
  8. Saleem AM, Paulus JK, Shapter AP, et al.: Risk of anal cancer in a cohort with human papillomavirus-related gynecologic neoplasm. Obstet Gynecol 117 (3): 643-9, 2011. [PUBMED Abstract]
  9. Daling JR, Weiss NS, Hislop TG, et al.: Sexual practices, sexually transmitted diseases, and the incidence of anal cancer. N Engl J Med 317 (16): 973-7, 1987. [PUBMED Abstract]
  10. Frisch M, Glimelius B, van den Brule AJ, et al.: Sexually transmitted infection as a cause of anal cancer. N Engl J Med 337 (19): 1350-8, 1997. [PUBMED Abstract]
  11. van der Zee RP, Richel O, de Vries HJ, et al.: The increasing incidence of anal cancer: can it be explained by trends in risk groups? Neth J Med 71 (8): 401-11, 2013. [PUBMED Abstract]
  12. Silverberg MJ, Lau B, Justice AC, et al.: Risk of anal cancer in HIV-infected and HIV-uninfected individuals in North America. Clin Infect Dis 54 (7): 1026-34, 2012. [PUBMED Abstract]
  13. Nordenvall C, Nilsson PJ, Ye W, et al.: Smoking, snus use and risk of right- and left-sided colon, rectal and anal cancer: a 37-year follow-up study. Int J Cancer 128 (1): 157-65, 2011. [PUBMED Abstract]
  14. Palefsky JM, Giuliano AR, Goldstone S, et al.: HPV vaccine against anal HPV infection and anal intraepithelial neoplasia. N Engl J Med 365 (17): 1576-85, 2011. [PUBMED Abstract]
  15. Nyitray AG, Carvalho da Silva RJ, Baggio ML, et al.: Age-specific prevalence of and risk factors for anal human papillomavirus (HPV) among men who have sex with women and men who have sex with men: the HPV in men (HIM) study. J Infect Dis 203 (1): 49-57, 2011. [PUBMED Abstract]

Descripción de las pruebas

Antecedentes

Incidencia, mortalidad y supervivencia

Estados Unidos

La tasa de incidencia anual ajustada por edad del Surveillance, Epidemiology, and End Results (SEER) de cáncer de ano en Estados Unidos en el período de 2006 a 2012 fue de 1,7 casos por 100.000 personas al año y la tasa de mortalidad fue de 0,2 casos por 100.000 personas al año. Las tasas de incidencia fueron ligeramente más altas en las mujeres que en los hombres (1,9 vs. 1,5 por 100.000 años-persona, respectivamente), pero las tasas de mortalidad fueron las mismas. En 2014, se estima que, en Estados Unidos, se presentarán 7.210 casos nuevos de cáncer de ano y 950 muertes por esta enfermedad.[1] Las tasas de incidencia y mortalidad aumentaron anualmente de 2001 a 2010 (aumento promedio, 2,4 y 3,4% respectivamente). El porcentaje de incremento de incidencia anual fue más alto en las mujeres (2,7%) que en los hombres (2,1%), pero el aumento de la mortalidad fue mayor en los hombres (4,0%) que en las mujeres (3,1%). Todos los aumentos de incidencia y mortalidad fueron estadísticamente diferentes de cero.[2] La supervivencia a 5 años ha permanecido casi constante desde 1975 y es de 66% con base en datos de 2003 a 2009.[3]

Mundo

En 2008, se calcularon 27.000 diagnósticos de casos nuevos de cáncer de ano en todo el mundo.[4] No se dispone de tasas de incidencia, tasas de mortalidad o cifras estadísticas mundiales.

Características histológicas

Alrededor de 85% de los cánceres de ano en Estados Unidos tiene características histológicas de células escamosas o una variante histológica.[5] Casi todos los otros cánceres de ano son adenocarcinomas.[6] La vacunación contra el virus del papiloma humano (VPH), y los exámenes de detección del VPH y de lesiones precursoras de cáncer de ano probablemente cambiarán la distribución histológica de cáncer de ano en los próximos años, ya que este virus solo está implicado en el carcinoma de células escamosas;[7] se espera que la identificación de lesiones precursoras reduzca la enfermedad invasiva de células escamosas.

Lesiones precursoras

La neoplasia intraepitelial anal (NIA) de grado 2 o 3, también llamada NIA de grado alto, precede el cáncer de células escamosas de ano. La NIA de grado 1 no se considera una lesión precursora de cáncer de ano, pero puede preceder una NIA de grado alto.[8] Los términos citológicos para las NIA de grado bajo y de grado alto son lesiones intraepiteliales de células escamosas de grado bajo (LSIL) y lesiones intraepiteliales de células escamosas de grado alto (HSIL).[8]

En un estudio, se notificó el avance de 11% de los casos de NIA a enfermedad invasiva en un período de 8 años,[9] aunque los resultados de otro estudio indicaron que el avance es mucho menos frecuente. Con datos de la prevalencia de NIA y de la incidencia de cáncer de ano, los investigadores estimaron tasas anuales hipotéticas de avance de NIA de grado alto a cáncer de ano en hombres que tienen sexo con hombres (HSH) y que están infectados por el virus de inmunodeficiencia humana (VIH) de 1 caso en 600 y de 1 caso en 4.000 en los HSH que no están infectados por VIH.[10] Con técnicas de metanálisis para combinar datos de varios estudios de alrededor del mundo, los investigadores calcularon que la prevalencia de LSIL es de 27,5% (intervalo de confianza [IC] 95%, 21,9–33,2%) y la prevalencia de HSIL es de 6,7% (IC 95%, 4,4–9,0%) en los HSH infectados por VIH. En los HSH que no están contagiados por VIH, la prevalencia de LSIL fue de 6,6% (IC 95%, 1,1–12,1); la prevalencia de HSIL fue de 2,7% (IC 95%, 0,0–5,1).[10]

Factores de riesgo

Factores relacionados con un riesgo mayor de cáncer de ano

Infección anal por el virus del papiloma humano

La infección por el virus del papiloma humano (VPH) es el factor de riesgo más notable del cáncer de ano. Alrededor de 90% de los cánceres de ano se presentan en individuos con infección detectable por VPH.[11] La infección por cepas oncogénicas de VPH se considera un agente causal y una condición necesaria para el surgimiento del carcinoma de células escamosas de ano y de sus lesiones precursoras.[12] En un metanálisis de 2009 de alrededor de 1.000 lesiones invasivas de células escamosas, el VPH-16 estuvo presente en cerca de dos tercios y el VPH-18, en cerca de 5%.[8] Dado que 85% de los cánceres de ano tienen características histológicas de carcinoma de células escamosas o una variante histológica,[5] es probable que la eliminación de la infección por VPH oncogénico casi erradique el cáncer de ano.

Normalmente, los individuos sanos eliminan rápido los VPH. Es más probable que las personas con sistemas inmunitarios comprometidos presenten persistencia a las cepas oncogénicas de VPH; por lo tanto, el riesgo de cáncer de células escamosas de ano es mucho más alto en estos individuos. Los comportamientos que facilitan la trasmisión del VPH también aumentan el riesgo.[5] Si bien estas afecciones o comportamientos probablemente tendrán, como máximo, un efecto independiente pequeño en el riesgo de cáncer de células escamosas de ano (es decir, en la ausencia de VPH), no se dispone de mucha información que aborde esta hipótesis.

Dada la escasez de casos de adenocarcinoma de ano y de otros subtipos histológicos no escamosos, no se conoce la función, si la hay, que desempeña el VPH en el surgimiento de estas lesiones.

Comportamientos o afecciones médicas que indican infección por virus del papiloma humano, o facilitan su trasmisión o persistencia
Antecedentes de cáncer de cuello uterino, vagina y vulva

Los cánceres de cuello uterino, vagina y vulva están relacionados con el VPH.[4] El control a largo plazo con base en registros de sobrevivientes de cáncer de cuello uterino, vagina y vulva demuestra un aumento del riesgo de cáncer de ano en estas mujeres, aunque la magnitud de la relación varíe.[13-16] En las sobrevivientes de cáncer de cuello uterino invasivo, la razón de incidencia estandarizada (RIE) de cáncer de ano fue de 3,1 (IC 95%, 1,9–4,9) en una cohorte de más de 100.000 sobrevivientes de cáncer de cuello uterino de Dinamarca, Finlandia, Noruega, Suecia y Estados Unidos,[13] y fue de 6,2 (IC 95%, 4,1–8,7) en los datos del registro SEER de 1973 a 2007 (más de 1 millón de años-persona).[15] En la última cohorte, la RIE en las mujeres con cáncer de cuello uterino in situ fue de 16,4 (IC 95%, 13,7–19,2). En un análisis de datos de la Swedish Family-Cancer Database, en el que se usaron datos de 1958 a 1996, las RIE fueron de 3,8 (IC 95%, 2,9–4,7) en las mujeres con cáncer de cuello uterino in situ y de 3,9 (IC 95%, 2,3–6,0) en las mujeres con cáncer de cuello uterino invasivo.[15] En la cohorte multinacional mencionada anteriormente,[13] la RIE de cáncer de ano para el cáncer de vagina in situ e invasivo fue de 7,6 (IC 95%, 2,4–15,6) y de 1,8 (IC 95%, 0,2–5,3), respectivamente; la RIE de cáncer de ano para el cáncer de vulva in situ e invasivo fue de 22,2 (IC 95%,16,7–28,4) y de 17,4 (IC 95%, 16,7–28,4), respectivamente.

Se presume que las personas con cáncer de orofaringe [17] y de pene,[18] otros dos tipos de cáncer relacionados con el VPH, tienen un riesgo mayor de cáncer de ano. De 1973 a 2007 (más de 1 millón de años-persona),[14] se calculó que la razón entre lo observado y lo esperado de cáncer de ano en las personas con cáncer de orofaringe fue del doble (significativamente diferente de uno). En la misma fuente de información, también se calculó que no se presentaron cánceres de ano después de los cánceres de pene, aunque el número previsto de casos fue de 0,36.

Infección por virus del papiloma humano y síndrome de inmunodeficiencia adquirida

La relación entre el virus del papiloma humano (VPH) y el cáncer de ano es estrecha. En un metanálisis, se indicó un aumento de 30 veces del cáncer de ano en personas infectadas por VIH, en comparación con la población general (RIE, 28,8; IC 95%, 21,6–38,3).[19] En un estudio de cohortes nacional realizado en Dinamarca con datos de 1995 a 2009, se observó una relación aún más estrecha (cociente de tasa de incidencia, 77,9; IC 95%, 36,2–167,7).[20] Esta relación entre la infección por VIH y el cáncer de ano se confunde o se modifica por otros factores relacionados con el cáncer de ano, como la presencia de VPH, los comportamientos de riesgo alto y el grado de inmunocompromiso. Por ejemplo, la magnitud de la relación entre la infección por VIH y el riesgo de cáncer de ano varía según la preferencia sexual. En un estudio,[21] la RIE y la tasa de incidencia más altas se observaron en los HSH infectados por VIH, en comparación con los hombres que no estaban infectados por este virus (RIE, 80,3; IC 95%, 42,7–151,1); la tasa de incidencia de los HSH infectados por VIH es de 131 por 100.000 años-persona. La RIE de los hombres infectados por VIH que no tuvieron sexo con hombres fue menor, pero importante (RIE, 26,7; IC 95%, 11,5–61,7; tasa de incidencia, 46 por 100.000 años-persona). En el mismo estudio, 30 de 8.842 mujeres infectadas por VIH tuvieron diagnóstico de cáncer de ano (tasa de incidencia, 2 por 100.000 años-persona), pero ninguna de las 11.653 mujeres que no estaban infectadas por VIH tuvo diagnóstico de cáncer de ano; de este modo, no se pudo calcular la RIE y la tasa de incidencia fue de cero. En el estudio danés, se observó que el cociente de tasa de mortalidad de los hombres con cáncer de ano fue de 3,2 (IC 95%, 1,1–9,2) en los hombres positivos para el VIH en comparación con aquellos de la población general.[20]

La infección anal por VPH es frecuente en individuos infectados por VIH. Los estudios indican que la prevalencia de VPH de 85 a 95% en los HSH infectados por VIH es de 76 a 90% en las mujeres infectadas por VIH y de 60% en los hombres heterosexuales infectados por VIH.[21]

En una cohorte de casi 7.000 hombres con sida, se presentaron 28 casos de cáncer de ano y la oportunidad relativa (OR) indicó aumentos relativamente moderados (de casi el doble) del riesgo en la medida en que aumentaba la prevalencia de comportamientos de riesgo alto. No obstante, la única OR estadísticamente significativa relacionada con las prácticas sexuales fue la de siete o más parejas receptoras de sexo anal sin protección en el período entre el comienzo del estudio y la tercera visita (OR, 4,0; IC 95%, 1,1–14,6).[22] En una cohorte de casi medio millón de pacientes con sida, el consumo de drogas intravenosas se relacionó con el cáncer de ano (RIE, 11,7; IC 95%, 4,2–25,5 en hombres y RIE, 38,0; IC 95%, 10,3–97,3 en mujeres).[23] También se ha observado que el consumo actual de cigarrillo, relacionado con nunca haber fumado, aumenta el riesgo de cáncer de ano en individuos infectados por VIH (OR, 2,6; IC 95%, 1,3–5,3).[24]

El riesgo de cáncer de ano tiene una relación positiva con la gravedad de la inmunodepresión en los pacientes infectados por VIH y los pacientes con sida.[21] Cuando el tratamiento antirretroviral combinado (TARC) estuvo disponible en 1996, se previó la reducción de la incidencia de cáncer de ano en estos pacientes. Si bien se han observado disminuciones de otros cánceres relacionados con el VIH, no se han observado dichas tendencias en el cáncer de ano. Se propuso que la coordinación del TARC influye en el riesgo de cáncer de ano y que para ser eficaz contra este cáncer, se debe administrar a aquellos con infección por VPH de forma más temprana en el curso de la infección de lo que se ha practicado clínicamente.[25] En un estudio, se indica que los grados de inmunodepresión de 6 a 7 años antes del diagnóstico de cáncer de ano pueden tener una relación más estrecha con la propensión a la enfermedad que los grados de inmunodepresión a los 12 meses previos al diagnóstico de cáncer de ano.

Los investigadores notificaron OR de recuentos de CD4+ a los 6 o 7 años previos al diagnóstico de cáncer de ano de la siguiente forma:[24]

  • Para los recuentos de 350 a 499: OR = 2,8 (IC 95%, 0,6–13,0).
  • Para los recuentos de 200 a 349: OR = 5,9 (IC 95%, 1,5–23,0).
  • Para los recuentos menores de 200: OR = 14,0 (IC 95%, 3,9–50,9).

Las siguientes fueron las OR de los recuentos de CD4+ en los 12 meses previos al diagnóstico:

  • Para los recuentos de 350 a 499: OR = 2,0 (IC 95%, 0,9–4,6).
  • Para los recuentos de 200 a 349: OR = 2,2 (IC 95%, 1,1–4,6).
  • Para los recuentos menores de 200: OR = 4,6 (IC 95%, 1,8–11,4).

Se observaron patrones similares en los recuentos de células CD8+ y en los cocientes CD4+/CD8+.

Prácticas sexuales de riesgo alto

Las prácticas sexuales que aumentan el riesgo de cáncer de ano son el coito anal pasivo, las parejas sexuales numerosas y el sexo entre hombres.[26] Estas son prácticas de las que se sabe o se cree que aumentan la exposición anal a las cepas oncogénicas de VPH. Dado que las infecciones por VPH y VIH están estrechamente correlacionadas con las prácticas sexuales de riesgo alto, no se dispone de muchos datos que evalúen los efectos independientes de los comportamientos sexuales. Antes de la era del VIH y el sida, los datos epidemiológicos del cáncer de ano no recibieron mucha atención; fue solo con el surgimiento simultáneo del sida y el aumento de casos de cáncer de ano cuando se investigaron las prácticas sexuales como posibles factores de riesgo.

Independientemente de la razón subyacente, los HSH tienen las tasas más altas de cáncer de ano en comparación con otros hombres y mujeres. Como se mencionó de forma previa, los HSH infectados por VIH tienen las tasas más altas de cáncer de ano (alrededor de 50 por 100.000 años-persona),[10] pero los HSH que no están infectados por VIH tienen tasas significativamente más altas que los hombres de la población general; se calcula que la incidencia es de 5 por 100.000 años-persona.[10] En estudios de casos y controles, se observó un aumento moderado (casi el doble) del riesgo de las mujeres que practican coito anal;[27,28] sin embargo, en un estudio se encontró que la relación solo está presente en mujeres que practicaron coito anal por primera vez antes de los 30 años de edad (OR, 3,4; IC 95%, 1,7–6,6).[27] En el mismo estudio, las OR ajustadas en hombres y mujeres aumentaron en la medida en que se incrementaba el número de parejas sexuales durante toda la vida. La OR relacionada con 10 o más parejas fue de 4,5 (IC 95%, 2,7–7,4) en las mujeres y de 2,5 (IC 95%, 1,1–5,5) en los hombres. Se observó un riesgo mayor tanto para los hombres como para las mujeres con antecedentes de verrugas anales y otras enfermedades venéreas.[27]

Grados de inmunodepresión crónica diferentes a la infección por virus de inmunodeficiencia humana

Se piensa que la inmunodepresión crónica, en general, aumenta el riesgo de cáncer de ano por su efecto en la capacidad de eliminar la infección por VPH.[26] Los receptores de trasplante de órganos tienen un riesgo elevado de cáncer de ano porque se usan medicamentos inmunodepresores para prevenir el rechazo de los órganos. En tres estudios de cohortes grandes sobre trasplante, se observaron RIE de cáncer de ano de 2,8 (IC 95%, 1,5–4,6),[19] de 5,8 (IC 95%, 4,7–7,2) [29] y de 10,3 (IC 95%, 2,8–26,6).[19] Se presume que los trastornos autoinmunitarios aumentan el riesgo de cáncer de ano debido a la afección, el tratamiento o ambos, pero la escasa frecuencia del cáncer de ano y la relativa poca frecuencia de muchos de estos trastornos han generado conclusiones contradictorias o datos limitados. En un estudio de cohortes del Denmark National Patient Registry, que incluyó casi 30 años de experiencia, se observaron aumentos triples estadísticamente significativos de riesgo de enfermedad de Crohn (RIE, 3,1; IC 95%, 1,2–6,4) y soriasis (RIE, 3,1; IC 95%, 1,8–5,1), así como un aumento de nueve veces de poliarteritis nodosa (RIE, 8,8; IC 95%, 1,5–29,0) y un aumento de doce veces de granulomatosis de Wegener (RIE, 12,4; IC 95%, 2,1–40,8).[30]

Consumo de cigarrillo

El consumo de cigarrillo fue uno de los primeros factores de riesgo de cáncer de ano que se identificaron. En 1987, en un estudio de casos y controles de 58 hombres y 90 mujeres, se observó un riesgo nueve veces mayor (riesgo relativo [RR], 9,4; IC 95%, 2,3–38,5) en los hombres y un riesgo ocho veces mayor en las mujeres (RR, 7,7; IC 95%, 3,5–17,2) en los fumadores actuales después del ajuste por número de parejas sexuales.[31] Los RR de los antiguos fumadores no fueron estadísticamente significativos y fueron menos del doble. En otro estudio de casos y controles de 306 pacientes, se indicó que el consumo actual de cigarrillo puede ser un factor de riesgo independiente del cáncer de ano, ya que el ajuste por presencia de VPH y el número de parejas sexuales disminuyó, pero no eliminó las relaciones significativas que se observaron en el estudio de 1987; la OR de los hombres fue de 3,9 (IC 95%, 1,9–8,0) y la de las mujeres fue de 3,8 (IC 95%, 2,3–6,2).[28] Dada la escasa frecuencia del cáncer de ano, todavía no ha sido posible explorar rigurosamente por medio de estudios si el riesgo de este cáncer varía por otros aspectos de los antecedentes de tabaquismo, como cajetillas-años fumados y tiempo desde el cese. El último sería de interés particular, dada la observación de riesgo alto en los fumadores actuales, pero de ningún riesgo de los antiguos fumadores.

Intervenciones relacionadas con un riesgo menor de cáncer de ano

Vacunación contra el virus del papiloma humano

Debido a que el virus del papiloma humano (VPH) es una condición causal del cáncer de células escamosas de ano, la vacunación contra las cepas oncogénicas de este virus antes de la exposición a estas puede reducir el riesgo de cáncer de ano. En un ensayo multinacional realizado entre 2004 y 2008, se asignó al azar a 4.065 niños y hombres a recibir un régimen de tres vacunas tetravalentes contra el VPH (contra VPH-6, -11, -16 y -18) o un régimen de tres inyecciones de placebo. De los 4.065 pacientes, 602 notificaron haber tenido sexo con hombres en el año previo al ensayo. Los participantes heterosexuales tenían entre 16 y 23 años de edad y no tuvieron más de cinco parejas femeninas en toda la vida; quienes notificaron haber tenido sexo con hombres, se encontraban entre las edades de 16 y 26 años, y no habían tenido más de cinco parejas masculinas o femeninas en toda la vida. La infección persistente se definió como la detección del mismo tipo de VPH en muestras anogenitales o especímenes de biopsia recolectados en dos o más visitas consecutivas, con un intervalo de seis meses entre estas. En un análisis con intención de tratar, en el que se incluyeron participantes independientemente de la presencia de VPH al inicio, la eficacia contra las infecciones persistentes por VPH-6, -11, -16 y -18 fue de 48% (IC 95%, 36,0–57,6%). En quienes no presentaban infección por las cuatro cepas de VPH de interés al inicio (según el análisis del protocolo, el cual incluyó a 1.397 participantes en el grupo de intervención y a 1.408 en el grupo de control, la eficacia de la vacunación contra las infecciones persistentes por VPH-6, -11, -16 y -18 fue de 90% (IC 95%, 69,2–98,1%).[32]

En los 602 sujetos que tuvieron sexo con hombres, la eficacia de la vacunación contra las infecciones persistentes por VPH-6, -11, -16 y -18 fue de 59% (IC 95%, 43,0–71,4%) en el análisis con intención de tratar y de 95% (IC 95%, 80,4–99,4%) en el análisis según el protocolo. La eficacia contra la NIA relacionada con el VPH-6, -11, -16 o -18 fue de 50% (IC 95%, 25,7–67,2%) en el análisis con intención de tratar y de 77,5% (IC 95%, 39,6–93,9%) en el análisis según el protocolo (275 intervenciones y 276 participantes del grupo de control). La eficacia contra la NIA de grado alto relacionada con el VPH-6, -11, -16 y -18 fue de 54,2% (IC 95%, 18,0–75,3%) en el análisis con intención de tratar y de 74,9% (IC 95%, 8,8–95,4%) en el análisis según el protocolo (194 participantes en el grupo de intervención y 208 en el de control).[33]

Se evaluó la eficacia de la vacuna bivalente (VPH-16 y -18) contra la infección anal en el contexto de un ensayo controlado aleatorizado de prevención de cáncer de cuello uterino. En el ensayo realizado con 6.300 mujeres costarricenses entre 18 y 25 años en el momento de la inscripción, se comparó la eficacia de las tres dosis de la vacuna bivalente con la de las vacunas de control. A los 4 años posteriores a la vacunación, a la mayoría de las mujeres se les dio la opción de proporcionar un espécimen anal. En las 2.103 participantes del grupo de intervención y las 2.107 del grupo de control que proporcionaron especímenes, la eficacia de la vacuna (es decir, la ausencia de VPH-16 o -18 en el espécimen) fue de 62% (IC 95%, 47,1–73,1%). Las 1.003 participantes del grupo de intervención y las 986 del grupo de control, que proporcionaron especímenes anales y que recibieron las tres dosis, no mostraron evidencia de infección cervical por VPH-16 o -18 y fueron seronegativas antes de la vacunación, la eficacia de la vacuna fue de 84% (66,7–92,8%).[34]

Estos datos indican claramente que la vacunación contra las cepas oncogénicas reducirá el cáncer de ano. También indican que la vacunación antes de la exposición proporcionará el máximo beneficio.

Intervenciones con pruebas insuficientes de reducción del riesgo de cáncer de ano

Uso del condón

Dado que el VPH se puede trasmitir mediante microabrasiones, así como mediante exposiciones más pronunciadas, como el intercambio de ciertos líquidos corporales,[12] restringir el uso del condón a la penetración no protegerá contra la trasmisión como parte de otro contacto sexual. No obstante, se esperaría que el uso del condón proporcionara alguna reducción de riesgo de trasmisión y, por ende, de riesgo de cáncer de ano. Hay pocos datos que exploren estas hipótesis y los que lo hacen indican un efecto muy moderado, si lo hay. Es de destacar que la capacidad del condón para disminuir el riesgo del cáncer de cuello uterino todavía es incierta y que es objeto de debate.[35]

En una cohorte italiana de 258 HSH que no estaban infectados por VIH, la OR del uso inconsistente o la falta de uso del condón en el coito anal pasivo, el uso de relativo a constante fue de 1,7 (IC 95%, 0,52–6,3) para la infección por cepas de VPH de riesgo alto.[36] En una cohorte brasilera en la que se incluyeron 176 HSH, la OR para la infección por VPH oncogénico fue de 1,8 (IC 95%, 0,77–4,35) en los hombres que algunas veces usaban condones para tener sexo anal y de 1,8 (IC 95%, 0,58–5,68) en los hombres que nunca usaron condones, en comparación con aquellos que siempre los usaron.[37]

Bibliografía

  1. American Cancer Society: Cancer Facts and Figures 2014. Atlanta, Ga: American Cancer Society, 2014. Available online. Last accessed November 24, 2014.
  2. Howlader N, Noone AM, Krapcho M, et al., eds.: SEER Cancer Statistics Review, 1975-2010. Bethesda, Md: National Cancer Institute, 2013. Also available online. Last accessed October 24, 2014.
  3. National Cancer Institute: SEER Stat Fact Sheets: Anal Cancer. Bethesda, MD: National Cancer Institute, 2011. Available online. Last accessed September 19, 2014.
  4. Forman D, de Martel C, Lacey CJ, et al.: Global burden of human papillomavirus and related diseases. Vaccine 30 (Suppl 5): F12-23, 2012. [PUBMED Abstract]
  5. Zandberg DP, Bhargava R, Badin S, et al.: The role of human papillomavirus in nongenital cancers. CA Cancer J Clin 63 (1): 57-81, 2013. [PUBMED Abstract]
  6. Ries LAG, Young JL, Keel GE, et al., eds.: SEER Survival Monograph: Cancer Survival Among Adults: U. S. SEER Program, 1988-2001, Patient and Tumor Characteristics. Bethesda, MD: National Cancer Institute, 2007. NIH Pub. No. 07-6215.
  7. Joseph DA, Miller JW, Wu X, et al.: Understanding the burden of human papillomavirus-associated anal cancers in the US. Cancer 113 (10 Suppl): 2892-900, 2008. [PUBMED Abstract]
  8. Hoots BE, Palefsky JM, Pimenta JM, et al.: Human papillomavirus type distribution in anal cancer and anal intraepithelial lesions. Int J Cancer 124 (10): 2375-83, 2009. [PUBMED Abstract]
  9. Watson AJ, Smith BB, Whitehead MR, et al.: Malignant progression of anal intra-epithelial neoplasia. ANZ J Surg 76 (8): 715-7, 2006. [PUBMED Abstract]
  10. Machalek DA, Poynten M, Jin F, et al.: Anal human papillomavirus infection and associated neoplastic lesions in men who have sex with men: a systematic review and meta-analysis. Lancet Oncol 13 (5): 487-500, 2012. [PUBMED Abstract]
  11. Parkin DM, Bray F: Chapter 2: The burden of HPV-related cancers. Vaccine 24 (Suppl 3): S3/11-25, 2006. [PUBMED Abstract]
  12. IARC Working Group on the Evaluation of Carcinogenic Risks to Humans: Human papillomaviruses. IARC Monogr Eval Carcinog Risks Hum 90: 1-636, 2007. [PUBMED Abstract]
  13. Chaturvedi AK, Engels EA, Gilbert ES, et al.: Second cancers among 104,760 survivors of cervical cancer: evaluation of long-term risk. J Natl Cancer Inst 99 (21): 1634-43, 2007. [PUBMED Abstract]
  14. Saleem AM, Paulus JK, Shapter AP, et al.: Risk of anal cancer in a cohort with human papillomavirus-related gynecologic neoplasm. Obstet Gynecol 117 (3): 643-9, 2011. [PUBMED Abstract]
  15. Hemminki K, Dong C, Vaittinen P: Second primary cancer after in situ and invasive cervical cancer. Epidemiology 11 (4): 457-61, 2000. [PUBMED Abstract]
  16. Ruth A, Kosary A, Hildesheim A: New malignancies following cancer of the cervix uteri, vagina, and vulva. In: Curtis RE, Freedman DM, Ron E, et al., eds.: New Malignancies Among Cancer Survivors: SEER Cancer Registries, 1973-2000. Bethesda, Md: National Cancer Institute, 2006. NIH Pub. No. 05-5302, pp 207-30.
  17. Frisch M, Melbye M: Anal cancer. In: Schottenfeld D, Fraumeni JF Jr, eds.: Cancer Epidemiology and Prevention. 3rd ed. New York, NY: Oxford University Press, 2006, pp 830-40.
  18. McMaster ML, Feuer EJ, Tucker MA: New malignancies following cancer of the male genital tract. In: Curtis RE, Freedman DM, Ron E, et al., eds.: New Malignancies Among Cancer Survivors: SEER Cancer Registries, 1973-2000. Bethesda, Md: National Cancer Institute, 2006. NIH Pub. No. 05-5302, pp 257-84.
  19. Grulich AE, van Leeuwen MT, Falster MO, et al.: Incidence of cancers in people with HIV/AIDS compared with immunosuppressed transplant recipients: a meta-analysis. Lancet 370 (9581): 59-67, 2007. [PUBMED Abstract]
  20. Legarth R, Helleberg M, Kronborg G, et al.: Anal carcinoma in HIV-infected patients in the period 1995-2009: a Danish nationwide cohort study. Scand J Infect Dis 45 (6): 453-9, 2013. [PUBMED Abstract]
  21. Silverberg MJ, Lau B, Justice AC, et al.: Risk of anal cancer in HIV-infected and HIV-uninfected individuals in North America. Clin Infect Dis 54 (7): 1026-34, 2012. [PUBMED Abstract]
  22. D'Souza G, Wiley DJ, Li X, et al.: Incidence and epidemiology of anal cancer in the multicenter AIDS cohort study. J Acquir Immune Defic Syndr 48 (4): 491-9, 2008. [PUBMED Abstract]
  23. Chaturvedi AK, Madeleine MM, Biggar RJ, et al.: Risk of human papillomavirus-associated cancers among persons with AIDS. J Natl Cancer Inst 101 (16): 1120-30, 2009. [PUBMED Abstract]
  24. Bertisch B, Franceschi S, Lise M, et al.: Risk factors for anal cancer in persons infected with HIV: a nested case-control study in the Swiss HIV Cohort Study. Am J Epidemiol 178 (6): 877-84, 2013. [PUBMED Abstract]
  25. Engels EA, Madeleine MM: Invited commentary: Biological and clinical insights from epidemiologic research into HIV, HPV, and anal cancer. Am J Epidemiol 178 (6): 885-7, 2013. [PUBMED Abstract]
  26. van der Zee RP, Richel O, de Vries HJ, et al.: The increasing incidence of anal cancer: can it be explained by trends in risk groups? Neth J Med 71 (8): 401-11, 2013. [PUBMED Abstract]
  27. Frisch M, Glimelius B, van den Brule AJ, et al.: Sexually transmitted infection as a cause of anal cancer. N Engl J Med 337 (19): 1350-8, 1997. [PUBMED Abstract]
  28. Daling JR, Madeleine MM, Johnson LG, et al.: Human papillomavirus, smoking, and sexual practices in the etiology of anal cancer. Cancer 101 (2): 270-80, 2004. [PUBMED Abstract]
  29. Engels EA, Pfeiffer RM, Fraumeni JF Jr, et al.: Spectrum of cancer risk among US solid organ transplant recipients. JAMA 306 (17): 1891-901, 2011. [PUBMED Abstract]
  30. Sunesen KG, Nørgaard M, Thorlacius-Ussing O, et al.: Immunosuppressive disorders and risk of anal squamous cell carcinoma: a nationwide cohort study in Denmark, 1978-2005. Int J Cancer 127 (3): 675-84, 2010. [PUBMED Abstract]
  31. Daling JR, Weiss NS, Hislop TG, et al.: Sexual practices, sexually transmitted diseases, and the incidence of anal cancer. N Engl J Med 317 (16): 973-7, 1987. [PUBMED Abstract]
  32. Giuliano AR, Palefsky JM, Goldstone S, et al.: Efficacy of quadrivalent HPV vaccine against HPV Infection and disease in males. N Engl J Med 364 (5): 401-11, 2011. [PUBMED Abstract]
  33. Palefsky JM, Giuliano AR, Goldstone S, et al.: HPV vaccine against anal HPV infection and anal intraepithelial neoplasia. N Engl J Med 365 (17): 1576-85, 2011. [PUBMED Abstract]
  34. Kreimer AR, González P, Katki HA, et al.: Efficacy of a bivalent HPV 16/18 vaccine against anal HPV 16/18 infection among young women: a nested analysis within the Costa Rica Vaccine Trial. Lancet Oncol 12 (9): 862-70, 2011. [PUBMED Abstract]
  35. Chelimo C, Wouldes TA, Cameron LD, et al.: Risk factors for and prevention of human papillomaviruses (HPV), genital warts and cervical cancer. J Infect 66 (3): 207-17, 2013. [PUBMED Abstract]
  36. Donà MG, Palamara G, Di Carlo A, et al.: Prevalence, genotype diversity and determinants of anal HPV infection in HIV-uninfected men having sex with men. J Clin Virol 54 (2): 185-9, 2012. [PUBMED Abstract]
  37. Nyitray AG, Carvalho da Silva RJ, Baggio ML, et al.: Age-specific prevalence of and risk factors for anal human papillomavirus (HPV) among men who have sex with women and men who have sex with men: the HPV in men (HIM) study. J Infect Dis 203 (1): 49-57, 2011. [PUBMED Abstract]

Modificaciones a este sumario (10/17/2014)

Los sumarios del PDQ con información sobre el cáncer se revisan con regularidad y se actualizan en la medida en que se obtiene nueva información. Esta sección describe los cambios más recientes introducidos en este sumario a partir de la fecha arriba indicada.

Descripción de las pruebas

Se añadió texto sobre un estudio de cohortes nacional realizado en Dinamarca con datos de 1995 a 2009, en el que se observó una relación aún más estrecha entre el virus de inmunodeficiencia humana (VIH) y el cáncer de ano; se observó que el cociente de tasa de mortalidad de los hombres con cáncer de ano fue de 3,2 en los hombres positivos para el VIH en comparación con aquellos de la población general (se citó a Legarth et al. como referencia 20).

Este sumario está redactado y mantenido por el Consejo Editorial del PDQ® de Exámenes de Detección y Prevención, que es editorialmente independiente del NCI. El sumario refleja una revisión independiente de la bibliografía y no representa una declaración de políticas del NCI o de los NIH. Para mayor información sobre las políticas de los sumarios y la función de los consejos editoriales del PDQ que mantienen los sumarios del PDQ, consultar en Información sobre este sumario del PDQ y la página sobre Banco de datos de información de cáncer (PDQ®).

Preguntas u opiniones sobre este sumario

Si tiene preguntas o algún comentario sobre este sumario, por favor envíelas a través del formulario de opinión disponible en nuestro portal de Internet, Cancer.gov/espanol.

Información sobre este sumario del PDQ

Propósito de este sumario

Este sumario del PDQ con información sobre el cáncer para profesionales de la salud provee información integral, revisada por expertos, con base en los datos probatorios sobre la prevención del cáncer de ano. Su propósito es servir como fuente de información y ayuda para los médicos que atienden a pacientes de cáncer. No provee pautas o recomendaciones formales para la toma de decisiones relacionadas con la atención de la salud.

Revisores y actualizaciones

El Consejo Editorial del PDQ® de Exámenes de Detección y Prevención revisa y actualiza regularmente este sumario a medida que es necesario, el cual es editorialmente independiente del Instituto Nacional del Cáncer. El sumario refleja un revisión independiente de la literatura médica y no representa la política del Instituto Nacional del Cáncer o los Institutos Nacionales de la Salud.

Los miembros de este Consejo revisan mensualmente los artículos recién publicados para determinar si un artículo debería:

  • discutirse en una reunión,
  • citarse incluyendo el texto, o
  • sustituir o actualizar un artículo ya citado.

Los cambios en los sumarios se deciden por medio de un proceso de consenso durante el que los miembros del Consejo evalúan la solidez de los datos probatorios en los artículos publicados y determinan la forma en que se debe incluir el artículo en el sumario.

Cualquier comentario o pregunta sobre el contenido de este sumario se debe enviar a la página del Internet Cancer.gov/espanol del NCI utilizando el Formulario de comunicación (Contact Form). Se solicita no comunicarse con los miembros del Consejo para presentar preguntas o comentarios sobre los sumarios. Los miembros del Consejo no responderán preguntas individuales.

Grados de comprobación científica

Algunas referencias bibliográficas en este sumario vienen seguidas de un grado de comprobación científica. Estas designaciones tienen el propósito de ayudar al lector a evaluar la solidez de los hechos científico-estadísticos que sustentan el uso de intervenciones o abordajes específicos. El Consejo Editorial del PDQ® de Exámenes de Detección y Prevención utiliza un sistema formal de jerarquización de la medicina factual para establecer las designaciones del grado de comprobación científica.

Permisos para el uso de este sumario

PDQ es una marca registrada. Aunque el contenido de los documentos del PDQ se puede usar libremente como texto, este no se puede identificar como un sumario de información sobre cáncer del PDQ del NCI a menos que se reproduzca en su totalidad y se actualice regularmente. Sin embargo, se permitirá que un autor escriba una oración como, por ejemplo, “El sumario con información sobre el cáncer del PDQ del NCI sobre prevención del cáncer de mama indica los siguientes riesgos de manera suscinta: [incluir fragmento del sumario]”.

El formato preferido para una referencia bibliográfica de este sumario del PDQ es el siguiente:

National Cancer Institute: PDQ® Prevención del cáncer de ano. Bethesda, MD: National Cancer Institute. Última actualización: <MM/DD/YYYY>. Disponible en: http://cancer.gov/espanol/pdq/prevencion/ano/HealthProfessional. Fecha de acceso: <MM/DD/YYYY>.

Las imágenes incluidas en este sumario se usan con permiso del autor, el artista o la casa editorial para su sola inclusión en los sumarios del PDQ. El permiso para usar las imágenes fuera del contexto de información del PDQ se debe obtener del propietario; el Instituto Nacional del Cáncer no lo puede otorgar. Para mayor información sobre el uso de las gráficas de este sumario, así como de muchas otras imágenes relacionadas con el cáncer, consultar Visual Online, una colección de más de 2.000 imágenes científicas.

Cláusula sobre el descargo de responsabilidad

La información en estos sumarios no se debe utilizar como base para determinar reembolsos por cuenta de las aseguradoras. Para mayor información sobre cobertura de seguros, consultar la página Cómo hacer frente al cáncer disponible en Cancer.gov.

Para mayor información

En Cancer.gov/espanol, se ofrece más información sobre cómo comunicarse o recibir ayuda en la página ¿En qué podemos ayudarle?. Las preguntas también se pueden enviar por correo electrónico utilizando el Formulario de comunicación.

Obtenga más información del NCI

Llame al 1-800-4-CANCER

Para obtener más información, las personas que residen en los Estados Unidos pueden llamar gratis al Servicio de Información del Instituto Nacional del Cáncer (NCI) al 1-800-4-CANCER (1-800-422-6237), de lunes a viernes de 8:00 a. m. a 8:00 p. m, hora del Este. Un especialista en información sobre el cáncer estará disponible para responder a sus preguntas.

Escríbanos

Para obtener información del NCI, sírvase escribir a la siguiente dirección:

  • NCI Public Inquiries Office
  • 9609 Medical Center Dr.
  • Room 2E532 MSC 9760
  • Bethesda, MD 20892-9760

Busque en el portal de Internet del NCI

El portal de Internet del NCI provee acceso en línea a información sobre el cáncer, ensayos clínicos, y otros portales de Internet u organizaciones que ofrecen servicios de apoyo y recursos para los pacientes con cáncer y sus familias. Para una búsqueda rápida, use la casilla de búsqueda en la esquina superior derecha de cada página Web. Los resultados de una gama amplia de términos buscados incluirán una lista de las “Mejores Opciones,” páginas web que son escogidas de forma editorial que se asemejan bastante al término que usted busca.

Hay muchos lugares donde las personas pueden obtener materiales e información sobre tratamientos para el cáncer y servicios. Los hospitales pueden tener información sobre instituciones o regionales que ofrecen información sobre ayuda financiera, transporte de ida y vuelta para recibir tratamiento, atención en el hogar y sobre cómo abordar otros problemas relacionados con el tratamiento del cáncer.

Publicaciones

El NCI tiene folletos y otros materiales para pacientes, profesionales de la salud y el público en general. Estas publicaciones describen los diferentes tipos de cáncer, los métodos para tratarlo, pautas para hacerle frente e información sobre ensayos clínicos. Algunas publicaciones proveen información sobre las diferentes pruebas de detección del cáncer, sus causas y cómo prevenirlo, además de estadísticas e información sobre actividades de investigación llevadas a cabo en el NCI. Los materiales del NCI sobre estos y otros temas, se pueden solicitar en línea al Servicio de Localización de Publicaciones del Instituto Nacional del Cáncer (National Cancer Institute Publications Locator) o imprimirse directamente. Estos materiales también se pueden solicitar con una llamada gratuita al Servicio de Información sobre el Cáncer del Instituto Nacional del Cáncer (National Cancer Institute's Cancer Information Service) al 1-800-4-CANCER (1-800-422-6237).

  • Actualización: 17 de octubre de 2014