In English | En español
¿Prequntas sobre el cáncer?

Prevención del cáncer de ovario (PDQ®)

Versión Profesional De Salud
Actualizado: 7 de marzo de 2014

Resumen de las pruebas

Nota: también están disponibles sumarios separados del PDQ sobre Exámenes de detección del cáncer de cuello uterino y Tratamiento del cáncer epitelial de ovarios.

Anticonceptivos orales: beneficios

Con base en pruebas sólidas, el uso de anticonceptivos orales se relaciona con una disminución del riesgo de cáncer de ovario.

Descripción de las pruebas

  • Diseño del estudio: múltiples estudios de cohortes y de casos y controles.
  • Validez interna: buena.
  • Congruencia: buena.
  • Magnitud de los efectos en los resultados de salud: una reducción del riesgo relativo (RR) cerca de 50% en su totalidad con respuesta ante la dosis que oscila entre 5 y 10% reducción del RR por año de uso a un máximo de reducción de RR de hasta 80%.
  • Validez externa: buena.
Anticonceptivos orales: perjuicios

Con base en pruebas sólidas, el uso actual de anticonceptivos orales de estrógeno y progestágeno combinados se relaciona con un aumento del riesgo de tromboembolia venosa. Los anticonceptivos orales no se relacionan con un aumento de riesgo a largo plazo de cáncer de mama, pero se pueden relacionar con un aumento de este riesgo a corto plazo cuando la mujer toma anticonceptivos orales. El riesgo de cáncer de mama disminuye con el tiempo desde el último uso.

Descripción de las pruebas

  • Diseño del estudio: estudios de observación.
  • Validez interna: buena.
  • Congruencia: buena.
  • Magnitud de los efectos en los resultados de salud: los riesgos pueden variar según la preparación. En general, el riesgo absoluto de tromboembolia venosa es cerca de tres episodios por cada 10.000 mujeres por año mientras toman anticonceptivos orales. El riesgo aumenta con el tabaquismo. El riesgo de cáncer de mama entre las usuarias actuales a largo plazo (>10 años), se calcula en 1 caso adicional al año por cada 100.000 mujeres. El riesgo se disipa con el tiempo transcurrido desde el último uso.
  • Validez interna: buena.
Ooforectomía profiláctica: beneficios

Con base en pruebas sólidas, la ooforectomía profiláctica bilateral se relaciona con una disminución del riesgo de cáncer de ovario. Se notificó carcinomatosis peritoneal después de la extirpación profiláctica de los ovarios. La ooforectomía profiláctica, junto con la salpingooforectomía, se reserva generalmente para mujeres con riesgo alto de cáncer de ovario, como las mujeres que tienen una mutación deletérea de un gen BRCA1 o BRCA2.

Descripción de las pruebas

  • Diseño del estudio: múltiples estudios de cohortes y de casos y controles.
  • Validez interna: buena.
  • Congruencia: buena.
  • Magnitud de los efectos en los resultados de salud: se observa una reducción de 90% del riesgo de cáncer de ovario que se observa entre las mujeres con mutación BRCA1 o BRCA2.
  • Validez externa: buena.
Ooforectomía profiláctica: perjuicios

Con base en pruebas sólidas, la ooforectomía profiláctica en mujeres que todavía están menstruando en el momento de la cirugía se relaciona con esterilidad, síntomas vasomotores, disminución del interés sexual, sequedad vaginal, frecuencia urinaria, disminución de la densidad mineral ósea y aumento de enfermedades cardiovasculares.

Descripción de las pruebas

  • Diseño del estudio: estudios de cohortes y de casos y controles.
  • Validez interna: buena.
  • Congruencia: buena.
  • Magnitud de los efectos en los resultados de salud: se informó que la prevalencia de los síntomas vasomotores varía de 41 a 61,4% entre mujeres que se sometieron a una ooforectomía previa a la menopausia natural. Las mujeres con ooforectomía bilateral que no se sometieron a hormonoterapia tuvieron doble posibilidad de presentar sofocos moderados o graves en comparación con las mujeres que tenían una menopausia natural. El RR de enfermedad cardiovascular entre las mujeres con ooforectomía bilateral y menopausia temprana fue de 4,55 (intervalo de confianza de 95%, 2,56–9,01).
  • Validez externa: buena.

Significación



Incidencia y mortalidad

Se calcula que en 2014 se diagnosticarán 21.980 casos nuevos de cáncer de ovario y se producirán 14.2700 defunciones por cáncer de ovario. Las tasas de incidencia se han mantenido relativamente estables desde 1992. Las tasas de mortalidad por cáncer de ovario disminuyeron 2,8% por año desde 2006 hasta 2010.[1]

En la población de mujeres en general, el riesgo de por vida de cáncer de ovario es de 1,39 %; el riesgo de por vida de morir por cáncer de ovario es de 1,04%.[2] Algunas mujeres tienen un aumento de riesgo debido a una susceptibilidad hereditaria al cáncer de ovario; la magnitud de ese riesgo depende del gen afectado y de la mutación específica. El riesgo subyacente de cáncer de ovario se puede evaluar mediante linajes exactos o marcadores genéticos de riesgo. Debido a la incertidumbre sobre los riesgos de cáncer relacionados con mutaciones genéticas específicas, puede ser difícil interpretar la información genética fuera de las familias con una incidencia alta de cáncer de ovario. Se describieron tres síndromes hereditarios de susceptibilidad al cáncer de ovario: 1) cáncer de ovario familiar de sitio específico, 2) cáncer de mama u ovario familiar y 3) síndrome de Lynch II, que es una combinación de cánceres de mama, ovario, endometrio, gastrointestinal y genitourinario.[3,4]Dados los antecedentes familiares en ausencia de información específica sobre el estado de la mutación BRCA1/2, las mujeres inafectadas que tienen dos o tres familiares con cáncer de ovario tienen un riesgo de cáncer de ovario acumulado de alrededor de 7%.[3,5] Las mujeres que tienen una madre o hermana con cáncer de ovario presentan un riesgo acumulado de por vida de cáncer de ovario de alrededor de 5%.

Este sumario no trata sobre los grupos de riesgo alto por factores genéticos hereditarios. (Para mayor información, consultar el sumario del PDQ en inglés sobre Genética del cáncer de ovario).

Bibliografía
  1. American Cancer Society: Cancer Facts and Figures 2014. Atlanta, Ga: American Cancer Society, 2014. Available online. Last accessed May 21, 2014. 

  2. Altekruse SF, Kosary CL, Krapcho M, et al.: SEER Cancer Statistics Review, 1975-2007. Bethesda, Md: National Cancer Institute, 2010. Also available online. Last accessed May 21, 2014. 

  3. Trimble EL, Karlan BY, Lagasse LD, et al.: Diagnosing the correct ovarian cancer syndrome. Obstet Gynecol 78 (6): 1023-6, 1991.  [PUBMED Abstract]

  4. Genetic risk and screening techniques for epithelial ovarian cancer. ACOG Committee Opinion: Committee on Gynecologic Practice. Number 117--December 1992. Int J Gynaecol Obstet 41 (3): 321-3, 1993.  [PUBMED Abstract]

  5. Kerlikowske K, Brown JS, Grady DG: Should women with familial ovarian cancer undergo prophylactic oophorectomy? Obstet Gynecol 80 (4): 700-7, 1992.  [PUBMED Abstract]

Pruebas de los beneficios



Patogenia

La patogenia del carcinoma de ovario todavía no es clara. Se han propuesto varias teorías para explicar la epidemiología del cáncer de ovario, como la teoría de la "ovulación incesante",[1,2] la "estimulación de gonadotropina,[3] el exceso de estimulación androgénica[4] y la inflamación.[5] Hay factores de riesgo relacionados para respaldar algunas o todas estas hipótesis sobre el cáncer de ovario. El uso de anticonceptivos orales se relaciona de modo congruente con una disminución del riesgo de cáncer de ovario y puede operar mediante la prevención de los traumas causados por la ovulación repetida al reducir la exposición a las gonadotropinas. Sin embargo, ninguna teoría explica todos los factores de riesgo relacionados.

Factores de protección

Los factores relacionados con una disminución del riesgo de cáncer de ovario son: 1) usar de anticonceptivos orales, 2) tener hijos y amamantarlos, 3) someterse a una ligadura de trompas bilateral o usa histerectomía y 4) someterse a una ooforectomía profiláctica.

Anticonceptivos orales

En múltiples estudios se demostró de forma coherente una reducción del riesgo de cáncer de ovario en mujeres que toman anticonceptivos orales.[6,7] La relación con la protección aumenta con la duración del uso de anticonceptivos orales y persiste hasta 25 años después de suspender los anticonceptivos orales. En una revisión de la bibliografía se observó una disminución de 10 a 12% del riesgo relacionado con el uso de 1 año y una disminución aproximada de 50% después de 5 años de uso. Esta reducción del riesgo estuvo presente tanto en mujeres nulíparas como en aquellas que han tenido uno o más hijos .[6] En la mayoría de los estudios,[8-10] se observó una relación protectora entre el uso de anticonceptivos orales y el riesgo de cáncer de ovario entre las mujeres portadoras de una mutación en los genes BRCA1 y BRCA2. En un estudio de población realizado en Israel, no se observó una relación entre los anticonceptivos orales y el cáncer de ovario, pero la paridad fue protectora.[11]

Esterilización tubárica

En un estudio prospectivo se observó una disminución de 33% del riesgo de cáncer de ovario en mujeres que se sometieron a esterilización tubárica, después de ajustar los datos para el uso de anticonceptivos orales, paridad y otros factores de riesgo de cáncer de ovario. En este estudio también se demostró una disminución más débil, aunque estadísticamente significativa, del riesgo relacionado con la histerectomía simple.[12]

Ooforectomía profiláctica

La ooforectomía profiláctica puede reducir el riesgo de cáncer de ovario en mujeres con riesgo alto. Un grupo para el que se considera esta opción es el de las mujeres con susceptibilidad hereditaria al cáncer de ovario, como las mujeres con mutaciones de BRCA1, BRCA2 o genes relacionados con el cáncer de colon hereditario sin poliposis (CCHSP). Estas mujeres tienen un riesgo de por vida mucho más alto que la población general en el intervalo de 20 a 60%. Las pruebas de la magnitud de la reducción del riesgo relacionado con la ooforectomía bilateral surgen, principalmente, de estudios de mujeres con un riesgo hereditario de cáncer. En un estudio basado en la familia de mujeres con mutaciones de BRCA1 o BRCA2, se encontró que de las 259 mujeres sometidas a una ooforectomía profiláctica bilateral, 2 (0,8%) presentaron carcinoma papilar seroso del peritoneo posterior y 6 (2,8%) tenían cáncer de ovario en estadio I en el momento de la cirugía. De los 292 controles compatibles que no se sometieron a cirugía profiláctica, 20% presentó cáncer de ovario. La cirugía profiláctica se relacionó con una reducción del riesgo de cáncer de ovario superior a 90% (riesgo relativo [RR] = 0,04, intervalo de confianza [IC] 95%: 0,01–0,16), con un promedio de seguimiento de 9 años;[13] sin embargo, los estudios basados ​​en la familia se pueden relacionar con sesgos debido a la selección de casos y otros factores que pueden influir en la estimación del beneficio.[14] En un estudio de 315 mujeres con mutaciones documentadas de la línea germinal relacionadas con el CCHSP, no se encontró cáncer de ovario en 47 mujeres que se habían sometido a salpingooforectomía bilateral y en 12 (5%) mujeres con mutaciones que no se habían sometido a cirugía para una fracción de prevención de 100% (IC 95%, 62–100%).[15-17]

Al considerar la ooforectomía profiláctica para las mujeres de alto riesgo, se debe tener en cuenta el grado de riesgo de cáncer de ovario, el potencial de morbilidad y mortalidad de la cirugía, y los riesgos relacionados con la menopausia prematura. Los efectos adversos de la ooforectomía bilateral y de la menopausia prematura incluyen esterilidad, síntomas vasomotores, disminución del interés y la actividad sexual, enfermedades cardiovasculares y osteoporosis. En las mujeres que no han tomado terapia hormonal, aquellas sometidas a ooforectomía bilateral tuvieron el doble de probabilidades de presentar crisis vasomotoras moderadas o graves que las mujeres que tuvieron una menopausia natural (oportunidad relativa [OR] = 2,44; IC 95%, 1,03–5,77).[18] Las mujeres con mayor riesgo de cáncer de ovario hereditario sometidas a ooforectomía sin terapia hormonal notificaron más síntomas vasomotores, estadísticamente significativos, que las mujeres que eligen exámenes de detección o utilizan la terapia de reemplazo hormonal (TRH).[19] Estas mujeres también notificaron puntajes más bajos de la función sexual, pero la diferencia no fue estadísticamente significativa.[19] En un metanálisis de menopausia prematura como factor de riesgo de enfermedad cardiovascular, se observó un riesgo combinado de 4,55 (IC 95%, 2,56–8,01) en mujeres con ooforectomía bilateral y menopausia prematura (definida como antes de los 50 años).[20] La menopausia prematura también se relaciona con un aumento de riesgo de fracturas (OR = 1,5; IC 95%, 1,2–1,8).[21]

Factores no hereditarios asociados con un aumento del riesgo de cáncer de ovario

Terapia de reemplazo hormonal o terapia hormonal

El uso de la terapia de reemplazo hormonal (TRH) posmenopáusica, que también se llama terapia hormonal (TH), se relaciona con un aumento de riesgo de cáncer de ovario.[22-24] El riesgo puede variar según se use terapia de reemplazo de estrógeno (TRE), que también se llama terapia de estrógeno (TE) o terapia de reemplazo de estrógeno-progestina (EPRT). En un estudio de cohortes de mujeres que participaron en el Breast Cancer Detection Demonstration Project, se observó un aumento del riesgo de cáncer de ovario relacionado con el uso de TRE/TE y TRE/TE seguidas de EPRT. Un RR de 3,2 (IC 95%, 1,07–5,07) se relacionó con 20 o más años de uso de TRE/TE solas, con una tendencia estadísticamente significativa de aumento de riesgo con el aumento de la duración del uso. Aunque no se ha observado ningún riesgo de cáncer de ovario relacionado con el uso de EPRT solo, el número de mujeres en este subgrupo fue pequeño y no se puede descartar un riesgo relacionado con esta terapia.[23] En un estudio de casos y controles de cáncer de ovario tampoco se encontró una relación entre la combinación de estrógeno y progestina, pero el uso de la terapia de estrógenos sola por más de 10 años se relacionó con un aumento de riesgo.[25] También se observó una relación entre el uso de estrógeno después de la menopausia y la mortalidad por cáncer de ovario. Hasta el 31 de diciembre de 1996 se evaluó el estado vital de 211.581 mujeres posmenopáusicas que completaron un cuestionario inicial en 1982, en el que documentaron que no tenían antecedentes de cáncer, histerectomía o cirugía ovárica. Las mujeres que usaban estrógeno al inicio del estudio tuvieron un riesgo significativamente más alto de muerte por cáncer de ovario que aquellas que nunca usaron estrógeno (RR = 1,51; IC 95%, 1,16–1,96). El riesgo aumentó con el uso más prolongado; las mujeres que utilizaron estrógeno al inicio del estudio y las que habían usado estrógeno durante por lo menos 10 años tuvieron un riesgo más alto de muerte por cáncer de ovario que aquellas que nunca habían usado estrógeno, respectivamente (RR = 2,20; IC 95%, 1,53–3,17).[26]

El mayor ensayo controlado aleatorizado doble ciego de TRH/TH fue el Women’s Health Initiative (N = 16.608). En este estudio se encontró que, después de un seguimiento promedio de 5,6 años, las mujeres que tomaron la combinación TRH/TH (en comparación con las mujeres asignadas al azar a un placebo) tuvieron un aumento del riesgo de cáncer de ovario invasivo sin importancia estadística (coeficiente de riesgos instantáneos [CRI] = 1,58; 0,77–3,24 ), con un intervalo de confianza amplio.[27]

Tratamiento de la esterilidad

En un análisis conjunto de estudios de casos y controles, en el que se analizaron datos de 2.200 mujeres con cáncer de ovario y 8.900 mujeres del grupo control de 12 estudios de EE.UU., se notificó una relación entre el uso de medicamentos para la fecundidad y el cáncer de ovario invasivo.[28] El uso de medicamentos para la fecundidad se relacionó con un aumento del riesgo de cáncer de ovario, principalmente, en las mujeres que no tienen un embarazo posterior. En dos estudios de casos y controles publicados después del análisis conjunto, no se encontró una relación entre el uso de fármacos para la fecundidad y el riesgo de cáncer de ovario.[29,30]

En un estudio de cohortes retrospectivo de mujeres evaluadas por esterilidad, se observó un aumento del riesgo de tumores de ovario invasivos malignos o dudosos relacionados con el uso prolongado de clomifeno.[31] En otro estudio retrospectivo de cohortes de más de 12.000 mujeres evaluadas por esterilidad, se encontró un aumento del riesgo de cáncer de ovario en comparación con la población general (razón de incidencia estandarizada 1,98; IC 95%, 1,4–2,6). No hubo exceso de riesgo por el uso clomifeno o gonadotropinas. A pesar de que los riesgos de cáncer de ovario fueron ligeramente más altos en las mujeres de 15 años o más a partir de la primera exposición, el número expuesto fue pequeño (cinco casos y tres casos expuestos, respectivamente) y los cocientes de tasas observados no fueron estadísticamente significativos.

En otros estudios de cohortes de mujeres sometidas a tratamiento para la esterilidad, no se observó un exceso de riesgo de cáncer de ovario.[32-34] En un estudio, las mujeres con esterilidad sin razón conocida que no se expusieron a fármacos para la fecundidad tuvieron un exceso de riesgo de cáncer de ovario y de útero.[34]

Exposición a polvos de talco

En un estudio de cohortes de enfermeras, no se observó un riesgo de cáncer de ovario relacionado con el uso perineal de polvos de talco (RR = 1,09; IC 95%, 0,86–1,37).[35] En un metanálisis de 16 estudios se observó un aumento de riesgo con el uso de polvos de talco (RR = 1,33; IC 95%, 1,16 –1,45); sin embargo, no hubo pruebas de una respuesta a la dosis.

Estatura, peso y factores alimentarios

La obesidad se relaciona con un aumento de la mortalidad por cáncer de ovario.[36]En los estudios de cohortes, la estatura y el índice de masa corporal (IMC),[37,38] incluso el IMC alto durante la adolescencia,[38] se relacionaron con un aumento del riesgo de cáncer de ovario, lo que indica un efecto de la alimentación y la nutrición en el período de la adolescencia.

Las relaciones con factores alimentarios específicos y el cáncer de ovario no son congruentes en los estudios de observación.[39-47]

Bibliografía
  1. Fathalla MF: Incessant ovulation--a factor in ovarian neoplasia? Lancet 2 (7716): 163, 1971.  [PUBMED Abstract]

  2. Riman T, Persson I, Nilsson S: Hormonal aspects of epithelial ovarian cancer: review of epidemiological evidence. Clin Endocrinol (Oxf) 49 (6): 695-707, 1998.  [PUBMED Abstract]

  3. Cramer DW, Welch WR: Determinants of ovarian cancer risk. II. Inferences regarding pathogenesis. J Natl Cancer Inst 71 (4): 717-21, 1983.  [PUBMED Abstract]

  4. Risch HA: Hormonal etiology of epithelial ovarian cancer, with a hypothesis concerning the role of androgens and progesterone. J Natl Cancer Inst 90 (23): 1774-86, 1998.  [PUBMED Abstract]

  5. Ness RB, Cottreau C: Possible role of ovarian epithelial inflammation in ovarian cancer. J Natl Cancer Inst 91 (17): 1459-67, 1999.  [PUBMED Abstract]

  6. Hankinson SE, Colditz GA, Hunter DJ, et al.: A quantitative assessment of oral contraceptive use and risk of ovarian cancer. Obstet Gynecol 80 (4): 708-14, 1992.  [PUBMED Abstract]

  7. The reduction in risk of ovarian cancer associated with oral-contraceptive use. The Cancer and Steroid Hormone Study of the Centers for Disease Control and the National Institute of Child Health and Human Development. N Engl J Med 316 (11): 650-5, 1987.  [PUBMED Abstract]

  8. Whittemore AS, Balise RR, Pharoah PD, et al.: Oral contraceptive use and ovarian cancer risk among carriers of BRCA1 or BRCA2 mutations. Br J Cancer 91 (11): 1911-5, 2004.  [PUBMED Abstract]

  9. Gronwald J, Byrski T, Huzarski T, et al.: Influence of selected lifestyle factors on breast and ovarian cancer risk in BRCA1 mutation carriers from Poland. Breast Cancer Res Treat 95 (2): 105-9, 2006.  [PUBMED Abstract]

  10. Narod SA, Sun P, Risch HA, et al.: Ovarian cancer, oral contraceptives, and BRCA mutations. N Engl J Med 345 (23): 1706-7, 2001.  [PUBMED Abstract]

  11. Modan B, Hartge P, Hirsh-Yechezkel G, et al.: Parity, oral contraceptives, and the risk of ovarian cancer among carriers and noncarriers of a BRCA1 or BRCA2 mutation. N Engl J Med 345 (4): 235-40, 2001.  [PUBMED Abstract]

  12. Hankinson SE, Hunter DJ, Colditz GA, et al.: Tubal ligation, hysterectomy, and risk of ovarian cancer. A prospective study. JAMA 270 (23): 2813-8, 1993.  [PUBMED Abstract]

  13. Rebbeck TR, Lynch HT, Neuhausen SL, et al.: Prophylactic oophorectomy in carriers of BRCA1 or BRCA2 mutations. N Engl J Med 346 (21): 1616-22, 2002.  [PUBMED Abstract]

  14. Klaren HM, van't Veer LJ, van Leeuwen FE, et al.: Potential for bias in studies on efficacy of prophylactic surgery for BRCA1 and BRCA2 mutation. J Natl Cancer Inst 95 (13): 941-7, 2003.  [PUBMED Abstract]

  15. Tobacman JK, Greene MH, Tucker MA, et al.: Intra-abdominal carcinomatosis after prophylactic oophorectomy in ovarian-cancer-prone families. Lancet 2 (8302): 795-7, 1982.  [PUBMED Abstract]

  16. Piver MS, Jishi MF, Tsukada Y, et al.: Primary peritoneal carcinoma after prophylactic oophorectomy in women with a family history of ovarian cancer. A report of the Gilda Radner Familial Ovarian Cancer Registry. Cancer 71 (9): 2751-5, 1993.  [PUBMED Abstract]

  17. Casey MJ, Synder C, Bewtra C, et al.: Intra-abdominal carcinomatosis after prophylactic oophorectomy in women of hereditary breast ovarian cancer syndrome kindreds associated with BRCA1 and BRCA2 mutations. Gynecol Oncol 97 (2): 457-67, 2005.  [PUBMED Abstract]

  18. Gallicchio L, Whiteman MK, Tomic D, et al.: Type of menopause, patterns of hormone therapy use, and hot flashes. Fertil Steril 85 (5): 1432-40, 2006.  [PUBMED Abstract]

  19. Madalinska JB, van Beurden M, Bleiker EM, et al.: The impact of hormone replacement therapy on menopausal symptoms in younger high-risk women after prophylactic salpingo-oophorectomy. J Clin Oncol 24 (22): 3576-82, 2006.  [PUBMED Abstract]

  20. Atsma F, Bartelink ML, Grobbee DE, et al.: Postmenopausal status and early menopause as independent risk factors for cardiovascular disease: a meta-analysis. Menopause 13 (2): 265-79, 2006 Mar-Apr.  [PUBMED Abstract]

  21. van Der Voort DJ, van Der Weijer PH, Barentsen R: Early menopause: increased fracture risk at older age. Osteoporos Int 14 (6): 525-30, 2003.  [PUBMED Abstract]

  22. Garg PP, Kerlikowske K, Subak L, et al.: Hormone replacement therapy and the risk of epithelial ovarian carcinoma: a meta-analysis. Obstet Gynecol 92 (3): 472-9, 1998.  [PUBMED Abstract]

  23. Lacey JV Jr, Mink PJ, Lubin JH, et al.: Menopausal hormone replacement therapy and risk of ovarian cancer. JAMA 288 (3): 334-41, 2002.  [PUBMED Abstract]

  24. Mills PK, Riordan DG, Cress RD, et al.: Hormone replacement therapy and invasive and borderline epithelial ovarian cancer risk. Cancer Detect Prev 29 (2): 124-32, 2005.  [PUBMED Abstract]

  25. Moorman PG, Schildkraut JM, Calingaert B, et al.: Menopausal hormones and risk of ovarian cancer. Am J Obstet Gynecol 193 (1): 76-82, 2005.  [PUBMED Abstract]

  26. Rodriguez C, Patel AV, Calle EE, et al.: Estrogen replacement therapy and ovarian cancer mortality in a large prospective study of US women. JAMA 285 (11): 1460-5, 2001.  [PUBMED Abstract]

  27. Anderson GL, Judd HL, Kaunitz AM, et al.: Effects of estrogen plus progestin on gynecologic cancers and associated diagnostic procedures: the Women's Health Initiative randomized trial. JAMA 290 (13): 1739-48, 2003.  [PUBMED Abstract]

  28. Whittemore AS, Harris R, Itnyre J: Characteristics relating to ovarian cancer risk: collaborative analysis of 12 US case-control studies. II. Invasive epithelial ovarian cancers in white women. Collaborative Ovarian Cancer Group. Am J Epidemiol 136 (10): 1184-203, 1992.  [PUBMED Abstract]

  29. Parazzini F, Negri E, La Vecchia C, et al.: Treatment for infertility and risk of invasive epithelial ovarian cancer. Hum Reprod 12 (10): 2159-61, 1997.  [PUBMED Abstract]

  30. Mosgaard BJ, Lidegaard O, Kjaer SK, et al.: Ovarian stimulation and borderline ovarian tumors: a case-control study. Fertil Steril 70 (6): 1049-55, 1998.  [PUBMED Abstract]

  31. Rossing MA, Daling JR, Weiss NS, et al.: Ovarian tumors in a cohort of infertile women. N Engl J Med 331 (12): 771-6, 1994.  [PUBMED Abstract]

  32. Dor J, Lerner-Geva L, Rabinovici J, et al.: Cancer incidence in a cohort of infertile women who underwent in vitro fertilization. Fertil Steril 77 (2): 324-7, 2002.  [PUBMED Abstract]

  33. Doyle P, Maconochie N, Beral V, et al.: Cancer incidence following treatment for infertility at a clinic in the UK. Hum Reprod 17 (8): 2209-13, 2002.  [PUBMED Abstract]

  34. Venn A, Watson L, Bruinsma F, et al.: Risk of cancer after use of fertility drugs with in-vitro fertilisation. Lancet 354 (9190): 1586-90, 1999.  [PUBMED Abstract]

  35. Gertig DM, Hunter DJ, Cramer DW, et al.: Prospective study of talc use and ovarian cancer. J Natl Cancer Inst 92 (3): 249-52, 2000.  [PUBMED Abstract]

  36. Calle EE, Rodriguez C, Walker-Thurmond K, et al.: Overweight, obesity, and mortality from cancer in a prospectively studied cohort of U.S. adults. N Engl J Med 348 (17): 1625-38, 2003.  [PUBMED Abstract]

  37. Schouten LJ, Goldbohm RA, van den Brandt PA: Height, weight, weight change, and ovarian cancer risk in the Netherlands cohort study on diet and cancer. Am J Epidemiol 157 (5): 424-33, 2003.  [PUBMED Abstract]

  38. Engeland A, Tretli S, Bjørge T: Height, body mass index, and ovarian cancer: a follow-up of 1.1 million Norwegian women. J Natl Cancer Inst 95 (16): 1244-8, 2003.  [PUBMED Abstract]

  39. Genkinger JM, Hunter DJ, Spiegelman D, et al.: A pooled analysis of 12 cohort studies of dietary fat, cholesterol and egg intake and ovarian cancer. Cancer Causes Control 17 (3): 273-85, 2006.  [PUBMED Abstract]

  40. Genkinger JM, Hunter DJ, Spiegelman D, et al.: Dairy products and ovarian cancer: a pooled analysis of 12 cohort studies. Cancer Epidemiol Biomarkers Prev 15 (2): 364-72, 2006.  [PUBMED Abstract]

  41. Genkinger JM, Hunter DJ, Spiegelman D, et al.: Alcohol intake and ovarian cancer risk: a pooled analysis of 10 cohort studies. Br J Cancer 94 (5): 757-62, 2006.  [PUBMED Abstract]

  42. Mommers M, Schouten LJ, Goldbohm RA, et al.: Consumption of vegetables and fruits and risk of ovarian carcinoma. Cancer 104 (7): 1512-9, 2005.  [PUBMED Abstract]

  43. Larsson SC, Holmberg L, Wolk A: Fruit and vegetable consumption in relation to ovarian cancer incidence: the Swedish Mammography Cohort. Br J Cancer 90 (11): 2167-70, 2004.  [PUBMED Abstract]

  44. Kushi LH, Mink PJ, Folsom AR, et al.: Prospective study of diet and ovarian cancer. Am J Epidemiol 149 (1): 21-31, 1999.  [PUBMED Abstract]

  45. Fairfield KM, Hankinson SE, Rosner BA, et al.: Risk of ovarian carcinoma and consumption of vitamins A, C, and E and specific carotenoids: a prospective analysis. Cancer 92 (9): 2318-26, 2001.  [PUBMED Abstract]

  46. Helzlsouer KJ, Alberg AJ, Norkus EP, et al.: Prospective study of serum micronutrients and ovarian cancer. J Natl Cancer Inst 88 (1): 32-7, 1996.  [PUBMED Abstract]

  47. Garland M, Morris JS, Stampfer MJ, et al.: Prospective study of toenail selenium levels and cancer among women. J Natl Cancer Inst 87 (7): 497-505, 1995.  [PUBMED Abstract]

Modificaciones a este sumario (03/07/2014)

Los sumarios del PDQ con información sobre el cáncer se revisan con regularidad y se actualizan en la medida en que se obtiene nueva información. Esta sección describe los cambios más recientes introducidos en este sumario a partir de la fecha arriba indicada.

Significación

Se actualizaron las estadísticas con el cálculo del número de casos nuevos y defunciones en 2014 (se citó a la American Cancer Society como referencia 1).

Este sumario está redactado y mantenido por el Consejo Editorial del PDQ® de Exámenes de Detección y Prevención, que es editorialmente independiente del NCI. El sumario refleja una revisión independiente de la bibliografía y no representa una declaración de políticas del NCI o de los NIH. Para mayor información sobre las políticas de los sumarios y la función de los consejos editoriales del PDQ que mantienen los sumarios del PDQ, consultar en Información sobre este sumario del PDQ y la página sobre Banco de datos de información de cáncer (PDQ®).

Preguntas u opiniones sobre este sumario

Si tiene preguntas o algún comentario sobre este sumario, por favor envíelas a través del formulario de opinión disponible en nuestro portal de Internet, Cancer.gov/espanol.

Información sobre este sumario del PDQ



Propósito de este sumario

Este sumario del PDQ con información sobre el cáncer para profesionales de la salud provee información integral, revisada por expertos, con base en los datos probatorios sobre prevención del cáncer de ovario. Su propósito es servir como fuente de información y ayuda para los médicos que atienden a pacientes de cáncer. No provee pautas o recomendaciones formales para la toma de decisiones relacionadas con la atención de la salud.

Revisores y actualizaciones

El Consejo Editorial del PDQ® de Exámenes de Detección y Prevención revisa y actualiza regularmente este sumario a medida que es necesario, el cual es editorialmente independiente del Instituto Nacional del Cáncer. El sumario refleja un revisión independiente de la literatura médica y no representa la política del Instituto Nacional del Cáncer o los Institutos Nacionales de la Salud.

Los miembros de este Consejo revisan mensualmente los artículos recién publicados para determinar si un artículo debería:

  • discutirse en una reunión,
  • citarse incluyendo el texto, o
  • sustituir o actualizar un artículo ya citado.

Los cambios en los sumarios se deciden por medio de un proceso de consenso durante el que los miembros del Consejo evalúan la solidez de los datos probatorios en los artículos publicados y determinan la forma en que se debe incluir el artículo en el sumario.

Cualquier comentario o pregunta sobre el contenido de este sumario se debe enviar a la página del Internet Cancer.gov/espanol del NCI utilizando el Formulario de comunicación (Contact Form). Se solicita no comunicarse con los miembros del Consejo para presentar preguntas o comentarios sobre los sumarios. Los miembros del Consejo no responderán preguntas individuales.

Grados de comprobación científica

Algunas referencias bibliográficas en este sumario vienen seguidas de un grado de comprobación científica. Estas designaciones tienen el propósito de ayudar al lector a evaluar la solidez de los hechos científico-estadísticos que sustentan el uso de intervenciones o abordajes específicos. El Consejo Editorial del PDQ® de Exámenes de Detección y Prevención utiliza un sistema formal de jerarquización de la medicina factual para establecer las designaciones del grado de comprobación científica.

Permisos para el uso de este sumario

PDQ es una marca registrada. Aunque el contenido de los documentos del PDQ se puede usar libremente como texto, este no se puede identificar como un sumario de información sobre cáncer del PDQ del NCI a menos que se reproduzca en su totalidad y se actualice regularmente. Sin embargo, se permitirá que un autor escriba una oración como, por ejemplo, “El sumario con información sobre el cáncer del PDQ del NCI sobre prevención del cáncer de mama indica los siguientes riesgos de manera suscinta: [incluir fragmento del sumario]”.

El formato preferido para una referencia bibliográfica de este sumario del PDQ es el siguiente:

National Cancer Institute: PDQ® Prevención del cáncer de ovario. Bethesda, MD: National Cancer Institute. Última actualización: <MM/DD/YYYY>. Disponible en: http://cancer.gov/espanol/pdq/prevencion/ovario/HealthProfessional. Fecha de acceso: <MM/DD/YYYY>.

Las imágenes incluidas en este sumario se usan con permiso del autor, el artista o la casa editorial para su sola inclusión en los sumarios del PDQ. El permiso para usar las imágenes fuera del contexto de información del PDQ se debe obtener del propietario; el Instituto Nacional del Cáncer no lo puede otorgar. Para mayor información sobre el uso de las gráficas de este sumario, así como de muchas otras imágenes relacionadas con el cáncer, consultar Visual Online, una colección de más de 2.000 imágenes científicas.

Cláusula sobre el descargo de responsabilidad

La información en estos sumarios no se debe utilizar como base para determinar reembolsos por cuenta de las aseguradoras. Para mayor información sobre cobertura de seguros, consultar la página Cómo hacer frente al cáncer disponible en Cancer.gov.

Para mayor información

En Cancer.gov/espanol, se ofrece más información sobre cómo comunicarse o recibir ayuda en la página ¿En qué podemos ayudarle?. Las preguntas también se pueden enviar por correo electrónico utilizando el Formulario de comunicación.

Obtenga más información del NCI

Llame al 1-800-4-CANCER

Para obtener más información, las personas que residen en los Estados Unidos pueden llamar gratis al Servicio de Información del Instituto Nacional del Cáncer (NCI) al 1-800-4-CANCER (1-800-422-6237), de lunes a viernes de 8:00 a. m. a 8:00 p. m, hora del Este. Un especialista en información sobre el cáncer estará disponible para responder a sus preguntas.

Escríbanos

Para obtener información del NCI, sírvase escribir a la siguiente dirección:

NCI Public Inquiries Office
9609 Medical Center Dr.
Room 2E532 MSC 9760
Bethesda, MD 20892-9760

Busque en el portal de Internet del NCI

El portal de Internet del NCI provee acceso en línea a información sobre el cáncer, ensayos clínicos, y otros portales de Internet u organizaciones que ofrecen servicios de apoyo y recursos para los pacientes con cáncer y sus familias. Para una búsqueda rápida, use la casilla de búsqueda en la esquina superior derecha de cada página Web. Los resultados de una gama amplia de términos buscados incluirán una lista de las “Mejores Opciones,” páginas web que son escogidas de forma editorial que se asemejan bastante al término que usted busca.

Hay muchos lugares donde las personas pueden obtener materiales e información sobre tratamientos para el cáncer y servicios. Los hospitales pueden tener información sobre instituciones o regionales que ofrecen información sobre ayuda financiera, transporte de ida y vuelta para recibir tratamiento, atención en el hogar y sobre cómo abordar otros problemas relacionados con el tratamiento del cáncer.

Publicaciones

El NCI tiene folletos y otros materiales para pacientes, profesionales de la salud y el público en general. Estas publicaciones describen los diferentes tipos de cáncer, los métodos para tratarlo, pautas para hacerle frente e información sobre ensayos clínicos. Algunas publicaciones proveen información sobre las diferentes pruebas de detección del cáncer, sus causas y cómo prevenirlo, además de estadísticas e información sobre actividades de investigación llevadas a cabo en el NCI. Los materiales del NCI sobre estos y otros temas, se pueden solicitar en línea al Servicio de Localización de Publicaciones del Instituto Nacional del Cáncer (National Cancer Institute Publications Locator) o imprimirse directamente. Estos materiales también se pueden solicitar con una llamada gratuita al Servicio de Información sobre el Cáncer del Instituto Nacional del Cáncer (National Cancer Institute's Cancer Information Service) al 1-800-4-CANCER (1-800-422-6237).